arrow

La balada del soldado (1959)

La balada del soldado
Trailer
7.6
1,245
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), el joven Alyosha, un soldado de apenas 19 años, gana una medalla como recompensa por su heroísmo en el frente de batalla. En lugar de la condecoración, Alyosha pide unos días de permiso para poder visitar a su madre. De camino a casa, en el tren conoce a una chica de la que se enamora. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Unión Soviética (URSS) Unión Soviética (URSS)
Título original:
Ballada o soldate (Ballad of a Soldier)
Duración
84 min.
Guion
Grigori Chukhrai, Valentin Ezhov
Música
Mikhail Ziv
Fotografía
Vladimir Nikolayev, Era Savelyeva (B&W)
Productora
Ministerstvo Kinematografii
Género
Drama Romance Bélico II Guerra Mundial Drama romántico
8
Historia de un abrazo
El joven Aliosha está en el frente. Informa heroicamente del avance de los tanques enemigos. En una acción casual, desesperada, destruye dos de ellos. Ese es, en apariencia, el planteamiento: la exaltación del heroísmo militar. Pero la escena deja un poso extraño, la persecución es torpe, el tono es casi bufo.

El general propone una medalla para el chico, que, con la inocencia de sus diecinueve años, pide canjear la condecoración por unos días de permiso para despedirse de su madre. Una sutil manera de decirnos cuál va a ser el fondo de la obra: la patria no es la madre, la madre es la mujer que nos espera siempre en el rincón más confortable de la infancia.

Toda la intriga está en saber si llegan a encontrarse.
[Leer más +]
69 de 71 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
LA GUERRA DESTRUYE EL CORAZÓN HUMANO
Tras el plano del camino serpenteando hacia un fondo lejano, bajo un cielo de nubes brillantes, plano tan profundo como el momento emocional logrado (una amable voz en off anuncia el relato de lo ocurrido al joven y heroico soldado cuya tumba remota no podrá visitar su madre, a quien contemplamos mientras tanto, enlutada y dolorida), una secuencia hace temer que nos encontremos ante una película eminentemente bélica y, además, regularcilla: los tanques rampantes que se lanzan a persecuciones veloces y tercas campo a través, las explosiones y ráfagas, tienen un aire grotesco.
Por fortuna, veremos enseguida que ese aire es intencionado. La película no exalta el heroísmo ni los valores del sacrificio patriótico, ni las razones de estado para respaldar matanzas. Lejos de ello, se mueve desde pronto en un campo de valores humanistas y sencillos, como el amor a la madre y la tierra natal, la identificación solidaria con los semejantes, la disposición a un romance elevado, la honradez y la sinceridad, valores básicos cuya afirmación permite exponer sin tapujos la crueldad con que la guerra llega a desgraciar las vidas concretas de la gente, sus vínculos conyugales y familiares, y a impedir amores merecedores de mejor suerte.
Con lo que, si no es propiamente un film bélico, porque aunque transcurra en tiempos de guerra apenas incluye acciones militares, tampoco es cine propagandístico, porque no puede concluirse que la ideología oficial resulte muy reforzada tras este bello y sereno lamento por la devastación irreparable que una guerra causa en el corazón de las personas sencillas e inocentes, nacidas con la esperanza de algo más que padecer en nombre de principios huecos.

El relato del viaje del joven soldado a su aldea natal está desarrollado con ritmo ejemplar, oscilando los episodios del itinerario suavemente en torno al eje continuo del camino (de tierra, carretera o ferrocarril). Y el lenguaje fílmico está manejado magistralmente: lo que se cuenta se ve, entra por los ojos, no necesita apoyarse en diálogos, que son escasos y funcionales. Hay largos pasajes en que todo avanza en pantalla mientras se suceden, con la fluidez de una sinfonía, planos repletos de significación, a veces narrativa, a veces poética, apoyados con absoluto equilibrio por una música dosificada en la medida justa, incluso cuando en un gesto genial, de sobrecogedor efecto, se suspende y se convierte en mudo clamor, para decir con el silencio la mayor de las emociones, en un momento cinematográficamente culminante.

La suma sin estridencias de valores éticos y artísticos consigue para esta obra maestra un claro lugar en el corazón cinéfilo.
[Leer más +]
38 de 41 usuarios han encontrado esta crítica útil