arrow

Son de mar (2001)

5.3
5,701
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
A finales del verano, Ulises (Jordi Mollà) llega a una pequeña localidad levantina para trabajar en un colegio como profesor de literatura. Allí conoce a Martina, una bella y sensual muchacha (Leonor Watling), que trabaja con sus padres en la pensión en la que Ulises se ha instalado. Los jóvenes se casan y tienen un hijo, pero, poco después, Ulises desaparece en el mar mientras pescaba. Martina vuelve a casarse con Alberto Sierra (Eduard Fernández), un rico constructor. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ España España
Título original:
Son de mar
Duración
99 min.
Guion
Rafael Azcona (Novela: Manuel Vicent)
Música
Piano Magic
Fotografía
José Luis Alcaine
Productora
Lolafilms S.A.
Género
Drama Drama romántico
3
Lo único salvable: Martina Watling
La adaptación de la fantástica novela de Manuel Vicent corre a cargo de un despistado y descuidado Bigas Luna (sin disculpar al guionista, Azcona, tan culpable en la adaptación). En director más erótico y pasional convierte el erotismo y la pasión de Ulises y Martina en una sucesión de escenas, estéticamente preciosas, pero que en conjunto, no alcanzan la esencia que pretendían las páginas del escritor valenciano (dónde se queda el rodaje de la película, y la montaña de los leprosos...).
Lo único que no me disgusta es Leonor Watling en el papel de Martina, que se esfuerza por parecer sensual y lo consigue con creces. Nunca hubiera imaginado una Martina mejor, y como supero mis espectativas, logre olvidarme de ese fantasmón de Ulises Moyá.

Una triste adaptación
[Leer más +]
34 de 39 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
El recital que consigue el éxtasis de la mujer amada
Conmigo sí encuentra sentido la historia de dos esposos enamorados, a quién la apatía de él les ha robado la felicidad y abre otras puertas que los pueden dirigir a la fatalidad o al amor eterno. Bigas Luna arropa con una buena dirección, trabajo histriónico y fotografía “El son de mar”. Película en donde la correspondencia mutua no se garantiza.

Este “Son de mar” aguardaba mi arribo para recordar por segunda vez una sencilla historia de amor, que supera los límites morales y con solo un recital se consigue el éxtasis de la mujer amada en la intimidad. Es el retrato de la pareja que sabe amarse a su modo y sufre cambios drásticos, donde la joven pobre e ignorante cede el paso a la mujer rica y sofisticada que no olvida el verdadero amor; donde él como maestro de literatura y esposo regresa derrotado para reafirmarse como el amante de Martina.

En “Son de Mar” se omite lo rudo y burdo del género masculino (característico de Jamón, jamón), para tratar de adentrarnos en el sentimiento más profundo e incomprensible de Ulises, así como también la manera de asumir la infidelidad que vive Alberto, hombre de éxito rotundo en los negocios, pero de frustración constante al no conseguir el amor de Martina.

La crítica juzga, yo comento: en cuanto a calidad hay mejores filmes españoles, pero también los hay peores, no estigmaticemos el trabajo: sencillo pero eficaz.

Lo mejor: El final de los amantes.
Lo peor: La apatía de Ulises.

Unas preguntas para finalizar:

¿Por qué la conducta humana es tan difícil?
¿Por qué muchas veces elegimos el camino más difícil para conseguir la felicidad?
¿Por qué la mayoría de las mujeres prefieren arriesgar con hombres que no les garantizan más que sufrimiento?
[Leer más +]
36 de 52 usuarios han encontrado esta crítica útil