arrow

Iluminación íntima (1965)

Iluminación íntima
Trailer
6.7
138
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Un joven violonchelista de Praga y su sofisticada novia visitan a algunos amigos en un pequeño pueblo. El violonchelista también ha sido contratado para tocar con la orquesta local.(FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Checoslovaquia Checoslovaquia
Título original:
Intimni osvetleni
Duración
71 min.
Guion
Jaroslav Papousek, Ivan Passer, Václav Sasek
Música
Josef Hart, Oldrich Korte
Fotografía
Miroslav Ondrícek, Josef Strecha (B&W)
Productora
Ceskoslovenský Státní Film
Género
Comedia Drama Música Nueva Ola Checoslovaca
9
Nuevo cine checo
Primer largometraje de Ivan Passer, anteriormente había dirigido el cortometraje "Tarde aburrida" y había sido colaborador de Milos Forman en películas como "Al fuego, bomberos" y "Los amores de una rubia", considerada una obra clave de la llamada ola de nuevo cine checo, es una tragicomedia sobre los sueños perdidos de dos amigos. Un filarmonista visita junto con su novia a un antiguo amigo, profesor de música de una escuela en una ciudad de provincia. Pues bien, ésta era toda la información que tenía antes de ver la película, así que esperaba un drama rural alrededor de sus personajes que se ahogan en su propia existencia. Y, afortunadamente, no es así. Sí, se puede considerar drama a una vida donde la mayor aspiración es quedarse a solas escuchando música y comiendo mientras el resto de la familia duerme, y ganarse la vida tocando en entierros para que te paguen con ladrillos y así poder construir tu casa. En sí, es un drama, pero narrado con tintes de comedia negra, con una asombrosa frescura y agilidad (que no ligereza) y que da como resultado una muy buena película donde te arrancan carcajadas sin esperarlo. Como curiosidad, Krzysztof Kieslowski dijo "Una de las diez películas que más me han asombrado".
[Leer más +]
9 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Intima e iluminada
«Película originalísima y brillante de apenas poco más de una hora entre lo agridulce, lo cómico y que nos da trucos de cómo perder la barriga ante las sobredosis cerveceras. Transforma lo más triste en lo mas cómico, como esa magistral secuencia del funeral. Todo ello con música clásica de contante fondo.

De Ivan Passer no se volvió a saber nada (cinematográficamente) cuando cruzó el charco.

La vida es como un chupito congelado: hay que tener paciencia, romperte el cuello y que se te quede dormido un brazo para saborearla poco a poco.»

—Extraído del Diccionario de Cine Bastado—
[Leer más +]
8 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil