arrow

Faustina (1957)

5.5
213
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
En el infierno hay deliberación para enviar a la Tierra un diablo que se encargue de devolver la juventud a una anciana de tempestuoso pasado. Y el elegido es un tal Mogó, un condenado que se suicidó por aquella mujer que fue la causa de que perdiera su alma y esté en el infierno... (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ España España
Título original:
Faustina
Duración
101 min.
Guion
José Luis Sáenz de Heredia (Novela: Johann Wolfgang von Goethe)
Música
Juan Quintero
Fotografía
Alfredo Fraile
Productora
Chapalo Films / Suevia Films - Cesáreo González
Género
Comedia Drama Sobrenatural
Grupos  Novedad
Adaptaciones de Johann Wolfgang von Goethe
6
Si Fausto (de Goethe) fuese Faustina.
Un espeleólogo (Fernando Rey) que se encontraba explorando una cueva a la que se había dirigido con su pareja, mientras esta esperaba fuera, tiene un accidente y cae al fondo, donde se encuentra con un tipo vestido con traje y gabardina pescando en un charco (Fernando Fernán Gómez), el cual le dice ser un demonio llamado Mogo, cargo al que había accedido desde simple condenado (lo cual según sus palabras, es como que te toque una quiniela de 14), pasando a continuación a contarle su historia, que empieza cuando tras ser ascendido, el mismo Mefistoles (Juan de Landa), le pide que suba a atender el encargo de una anciana que está dispuesta a venderles el alma a cambio de rejuvenecer (María Félix) y que a modo de manual se lleve el que emplearon anteriormente con un tal Fausto (realmente divertido el dialogo, actitud y vestuario de los diablos y muy resultón visualmente la recreación del infierno).
Todo esto a modo de presentación durante los primeros 15 min, a partir de aquí tenemos una divertida comedia demoniaco/satírico/surrealista, centrada en la perenne lucha que mantienen a lo largo de todo el metraje una ladina y astuta, a la vez que despampanante, Faustina y el resentido y continuamente vapuleado por esta, diablo Mogo y que es una adaptación de la opereta escrita por José Luis Sáenz de Heredia (director también de esta película que nos ocupa) e inspirada en el Fausto de Goethe, con Celia Gámez en el papel de Faustina y estrenada en 1942 (Si Fausto fuese Faustina), con un plantel actoral de lo mejorcito de la época, entre los que podemos encontrar, aparte de los anteriormente citados (guapísima María Félix), a Tony Leblanc y Jose Isbert en pequeños papeles, el uno como el mosqueado novio de una aspirante a miss y el otro como el cura que aparece a visitar a su moribundo sobrino, mientras Mogo esta con sus conjuros , y en la que es un verdadero placer escuchar a los personajes hablando un perfecto y florido castellano (igualito que más de uno y más de dos mastica chapas de hoy en día) y que destila un humor, que para definirlo, vendría como un guante el slogan de la mítica revista humorística, “La Codorniz”: La revista más audaz para el lector más inteligente, que la hace merecedora de salir del injusto desconocimiento en el que está enterrada (quizá porque la fama de cineasta de cabecera del régimen espanta a los adoctrinados programadores de Cine de Barrio y demás cadenas, más que por su fuerte amistad con Luis Buñuel, pero bueno, esa es otra historia) y que da sopa con honda a muchas de las españoladas al uso con las que nos machacan hasta la extenuación las televisiones nacionales.
Recomendable.
[Leer más +]
10 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Muy interesante
Faustina es una de esas incontables joyitas que permanecen demasiado ocultas y olvidadas entre las miles de películas de la historia del cine español. Por eso uno de los grandes placeres del cinéfilo es buscar y rebuscar entre ese oceano para encontrar a veces este tipo de agradables sorpresas.

Comedia divertida, con un argumento muy original y bien desarrollado, correctamente dirigida por Sáenz de Heredia (director maldito e injustamente olvidado, entre otras cosas por dirigir "Raza", aquella vomitiva película propagandística escrita por el mismo Franco y que se convirtió en un icono de la Dictadura) y con unas interpretaciones de mucha altura, empezando por un excelente Fernando Fernán Gómez, una más que correcta María Félix y unos secundarios de lujo, como Fernando Rey, Elisa Montés, Juan de Landa y Xan das Bolas, por citar algunos.

Buena película que merece la pena conocer.
[Leer más +]
4 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil