arrow

La flecha rota (1950)

La flecha rota
Trailer
7.1
1,954
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
En 1870, el territorio de Arizona es escenario de cruentas luchas entre los blancos y los apaches, capitaneados por Cochise, que defienden palmo a palmo su territorio. En estas circunstancias, Tom Jeffords decide entrevistarse con Cochise para proponerle un tratado de paz. El jefe indio, impresionado por la audacia del joven, lo recibe en su campamento. La entrevista es fructífera y Cochise autoriza que el correo pueda pasar por sus territorios. Durante su estancia en el campamento, Tom se enamora de una joven india. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Broken Arrow
Duración
93 min.
Guion
Michael Blankfort, Albert Maltz (Novela: Elliott Arnold)
Música
Hugo Friedhofer
Fotografía
Ernest Palmer
Productora
20th Century Fox.
Género
Western Drama Romance
"Atractivo western con aires pacificadores (...) No es de los mejores trabajos de Daves, pero merece la pena"
[Diario El País]
8
Preciosa, pacifista y desmitificadora (8.1)
Si estabas buscando un western más centrado en la antropología filosófico-cultural, con aires pacifistas y antirracistas, ésta es tu película.
El argumento se centra en la relación –histórica– entre Tom Jeffords, un explorador del ejército encargado de una línea de correo civil, y Cochise, jefe de los Apaches Chiricahua levantado en armas tras ser acusado injustamente de un secuestro cometido por otra tribu. Tras un esclarecedor encuentro con un indio moribundo al que salva la vida, Tom se da cuenta de que las dos culturas enfrentadas en Arizona no son tan diferentes como le habían hecho creer, así que decide dialogar con Cochise para hacerle entender la diferencia entre sus correos y los militares y así evitar que maten a sus jinetes. A partir de aquí, la historia de amor que surge entre él y Sonseeahray es completamente ficticia, pero reconozco que su romanticismo me llegó.
Se toman también varias licencias espacio-temporales para agilizar la narración.

El film es en todo momento entretenido, pero además juega muy bien con el sentimiento de impotencia del espectador –recuerden la escena en que una muchedumbre cegada por el odio casi ahorcan a Tom, y también el desenlace final–, alternando magistralmente intimismo y espectáculo.
Los ataques indios están rodados con una claridad como pocas veces se ha visto: por un lado vemos desde la distancia cómo el jefe dirige a su caballería siguiendo unas tácticas perfectamente planeadas, pero además se alternan con acercamientos a la batalla que, gracias a la maravillosa fotografía y a la trabajada colocación de la cámara y de los especialistas, consiguen que el polvo que se levanta llegue a los pulmones del espectador. Tampoco hay que olvidar la emboscada del principio.
Los paisajes son preciosos y se convierten en un protagonista más.

Stewart está muy bien, como siempre, interpretando a "Hombre Alto"; Jeff Chandler también como Cochise; y lo mismo digo de una preciosa Debra Paget. Estos dos últimos no son de raza nativa americana –supongo–, pero están mejor maquillados de lo que era habitual por aquel entonces.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------

"No digo que seamos perfectos, pero nosotros hemos traído la civilización: telas, alfombras, sombreros, botas, medicinas, WHISKY."
[Leer más +]
46 de 47 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
UNO DE LOS HITOS DEL WESTERN: SENSIBILIDAD HACIA LOS NATIVOS NORTEAMERICANOS
Merece mención y honor el guionista de este filme, Albert Maltz. Antes de "Flecha rota" era de los escritores más famosos y valorados de Hollywood, pero poco tiempo después de esta película, en plena "caza de brujas" contra los comunistas, Maltz pasó a formar parte de la lista negra de vetados, rechazados y segregados. Parece ser que su valiente guión cinematográfico, inusual en el género western hasta ese momento, presentando a los enemigos clásicos (en este caso los indios autóctonos norteamericanos, y más concretamente los apaches-chiricahuas de Arizona, que lucharon bravamente por mantener su identidad y territorio) como personas honestas, civilizadas, cuya palabra tenía valor de ley, capaces de tanta belleza, ternura y sensibilidad como los colonizadores venidos del Este, parece ser que todo esto no fue bien visto a mediados del s. XX por las sesiones del Comité de Actividades Antiamericanas o los directivos de la industria cinematográfica amedrentados por el senador McCarthy y un clima social donde se extendía el fanatismo de descubrir a comunistas infiltrados en la sociedad USA que supuestamente estaban al servicio de la URSS. Recordemos que el inicio de este miedo e histeria persecutoria tuvo lugar a raíz del estallido de la primera bomba atómica soviética en 1949 y del peligro de esta superpotencia bélica que acababa de bloquear Berlín y se extendía ideológicamente cada vez más por el mundo.

Para mí, "Flecha rota", es de las películas más conmovedoras y dignas en cuanto a mostrar la inculturización del occidental tolerante, abierto a la convivencia, a la mezcla, al respeto hacia los auténticos dueños de la tierra americana; así mismo, uno de los primeros y más bellos exponentes en cine del "Oeste americano" del enamoramiento interracial entre hombre-mujer de mundos y vidas en pugna. Al menos "Flecha rota" marcó en el campo cinematográfico una estela de consideración y empatía hacia los nativos autóctonos de Norteamérica, de sacar a la luz relaciones de amor entre nativas y colonizadores, que luego seguirían otros filmes hasta llegar al gran o magnífico "Bailando con los lobos" (Kevin Costner, USA 1990), que sin duda es un producto-nieto del hito fílmico dirigido por Delmer Daves. Lástima que el filme tenga también su churrete impresentable: poner al indio Jerónimo como el malo-malísimo de la película. Se podían haber ahorrado, tanto el guionista como el director, este facilismo histórico, esta deshoneta desacreditación de un nativo que sólo se comportó como un hombre que se resiste a que los invasores de su tierra le avasallen hasta límites humillantes.

La película hace gala de excelentes máximas entre personajes de índole dialogante. De entre todas ellas me quedo con una que sale por la boca del nativo Cochise (dignísimamente interpretado por Jeff Chandler): "Hablar de paz es sencillo, pero vivirla no."
[Leer más +]
22 de 24 usuarios han encontrado esta crítica útil