arrow

Enséñame a querer (1958)

Enséñame a querer
Trailer
6.5
328
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
James Gannon (Clark Gable), un maduro editor de prensa se enamora de Erica Stone (Doris Day), una joven que ejerce como profesora en una escuela de periodismo. Con el fin de conquistarla, el editor no duda en matricularse, como un novato más, para que ella le dé clases. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The Teacher's Pet
Duración
120 min.
Guion
Fay Kanin, Michael Kanin
Música
Roy Webb
Fotografía
Haskell B. Boggs (B&W)
Productora
Paramount Pictures
Género
Comedia Romance Comedia romántica Periodismo
8
ENSEÑAME A QUERER
El rey Clark Gable una vez más no desentona en esta comedia de la post guerra. Y es que a pesar de su aspecto torvo y un tanto tosco; nos es grato ver su corpulenta figura entrar al aula para conquistar a una bella Doris Day, que en esos años era la reina de la comedia.
Quizá Gable no era un dechado en la actuación, pero el magnetismo que su presencia le daba a las escenas, es digno de admirase. Le considero un actor muy espiritual. Son de esos actores de una madera muy especial (como lo fue Bruce Lee en su genero) y que aunque pudiéramos imaginar que Gable le imploraba a Doris “enséñame a actuar” y ella a él “enséñame a querer”…
La verdad es que cuando Clark Gable pisaba el plató, esto pasaba a segundo término.
[Leer más +]
19 de 20 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Todos pueden enseñar a todos
Comedia romántica de los años cincuenta del siglo pasado, interpretada por dos grandes actores. Doris Day fue la actriz que mejor dominó el panorama de la comedia norteamericana de las Postguerra. En esta obra encarna a la protagonista de una trama más seria que la habitual en ella, mientras Clark Gable se esfuerza con suficiente éxito en la representación de un papel más ligero que los habituales en él. Los componentes de enredo que contiene la película conservan la fuerza con la que fueron concebidos, en cambio no ocurre lo mismo con los elementos cómicos, que el tiempo ha deslucido, al menos, en parte. Destaca la corrección y la precisión de los diálogos, base del buen ritmo narrativo de la película y de su capacidad de mantener el interés del espectador. Son impecables la iluminación, el vestuario, el movimento de la cámara, los contrastes del blanco y negro, el decorado de los escenarios y el movimiento de los actores. La moraleja de la obra viene a decir que la experiencia y el estudio son dos fuentes de conocimiento complementarias y no excluyentes. El estudio es el caballo y la experiencia el jinete, dice Jim Gannon hacia el final de la obra.
[Leer más +]
11 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil