arrow

Juego de lágrimas (1992)

Juego de lágrimas
Trailer
7.2
7,885
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
La organización terrorista IRA secuestra a un soldado británico. Durante su confinamiento, el prisionero entabla amistad con Fergus, uno de los terroristas, y le pide que, si lo matan, vaya a ver a su novia. Tiempo más tarde, Fergus, huyendo de sus compañeros, viaja a Londres al pub donde trabaja Dil, la novia del soldado británico. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Irlanda Irlanda
Título original:
The Crying Game
Duración
113 min.
Guion
Neil Jordan
Música
Anne Dudley
Fotografía
Ian Wilson
Productora
Miramax / Palace Pictures Promenade / Film4 Productions / British Screen / Nippon Film Development and Finance
Género
Drama Romance Thriller Terrorismo IRA Homosexualidad Amistad Secuestros / Desapariciones
8
Tema universal de gran interés humano
Película independiente, escrita y dirigida por Neil Jordan. Se rodó en localizaciones de Londres e Irlanda del N. y en Lee International Film Studios (Shepperton, Inglaterra). Dispuso de un presupuesto de 2 M de dólares. Obtuvo 17 premios y 16 nominaciones. Ganó el Oscar al mejor guión, el BFFA a la mejor película extranjera, el BAFTA al mejor film británico, el Golden Laurel a la mejor película y otros. Se estrenó el 25-XI-1992. El productor fue Stephen Woolley.

La acción tiene lugar en las proximidades de Newry (Irlanda del N.) y en Londres, en 1990/91. Narra la historia de amor entre Fergus/Jimmy (Stephen Rea) y la peluquera londinense Dil (Jaye Davidson), de unos 20 años, que ocasionalmente canta en un pub.

La película se divide en dos partes. En la primera desarrolla un thriller psicológico, protagonizado por un soldado británico, Jody (Forest Whitaker), secuestrado por el IRA y el encargado de su custodia, Fergus. Las largas horas de espera hacen que nazca entre ambos una singular amistad, propiciada por la compasión de Fergus y la desbordante humanidad de Jody, deportista, hablador, vitalista, enrolado como voluntario en el Ejército para huir del paro. La confianza que se establece entre ellos se enmarca en una acción terrorista despiadada. En la segunda parte, Fergus se instala en Londres, adopta el nombre de Jimmy y anda a la busca de la novia de Jody, una bella y delicada muchacha, Dil, que frecuenta un concurrido pub al finalizar su jornada laboral. La relación romántica entre Dil y Jimmy se enfrenta a problemas imprevistos de identidad y orientación sexual, que no impiden el nacimiento de un amor tan humano como sincero, que se afirma sin concesiones y sin límites límites. Los dos necesitan sentirse aceptados como son (por encima de sus secretos), ser deseados, queridos y amados. La obra explora, con sobriedad e inteligencia, la realidad de un amor humano, honesto y sincero, capaz de superar ideas preconcebidas, barreras mentales y tribulaciones internas.

La música original, de Anne Dudley ("Tristán e Isolda", 2006), brillante, colorista y emotiva, está interpretada por Pro Arte Orchestra of London. La música añadida contiene canciones tan bonitas como "Cuando un hombrre ama a una mujer", "Las rocas blancas de Dover" y "Let The Music Play". La fotografía elabora una narración muy efectiva que se integra, con acierto y sin ostentaciones estilísticas, en la narración general. El guión, muy bien escrito, desarrolla una historia vibrante, profundamente humana, sorprendente y cautivadora. La intepretación de Stephen Rea y la de Jaye Davidson son magníficas. La dirección aporta coherencia interna a las dos facetas de un thriller psicológico y romántico, que contiene genuinos elementos dramáticos de tensión, intriga y sorpresa.

Película multipremiada, bien interpretada y muy bien escrita, que trata con maestría un tema clásico y universal, de gran interés. El título corresponde al de una canción original de Dave, de 1960.
[Leer más +]
45 de 53 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Un juego más que digno
Seguro que Neil Jordan supo lo difícil que sería tocar un tema como este. Esta claro que en una situación real, los terroristas cuanto menos contacto tuvieran con el secuestrado pues mejor. Pero seguro que Neil Jordan, asumiendo todo eso y que le podría quedar poco creible, hace un trabajo más que digno, consiguiendo una lograda humanización del personaje interpretado por Stephen Rea y hace que me crea la relación que se establece entre él y entre Whitaker en la primera parte de la película.

Desde los créditos iniciales con el "When a man loves a woman" de fondo hasta los créditos finales, Jordan da una lección de maestría detrás de la cámara. Y el guión, merecido oscar, es sencillamente impresionante. Especialmente en la primera parte. La segunda tan solo es notable que no es poco. Da mucho juego, y Jordan sabe imprimirle el ritmo cuando lo desea o relajar la acción cuando lo cree necesario.
La interpretación de Stephen Rea es soberbia. La de Jaye Davidson buena. Y las siempre excelentes presencias de Miranda Richardson o Forest Whitaker, sin desmerecer a nadie de todos los demás, no bajan el nivel interpretativo de la película. También es correcta y adecuada la música de Anne Dudley y la buena ambientación que consigue Jordan.

Una película bastante interesante en el que Jordan nos introduce en ese juego de manera notable. El gran pero de la película no es culpa suya, sino culpa de un doblaje horroroso. Aunque eso tiene fácil solución.
[Leer más +]
26 de 28 usuarios han encontrado esta crítica útil