arrow

The Wire (Bajo escucha) (Serie de TV) (2002)

The Wire (Bajo escucha) (Serie de TV)
Trailer
8.9
45,203
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Serie de TV (2002-2008). 5 temporadas. 60 episodios. En los barrios bajos de Baltimore, se investiga un asesinato relacionado con el mundo de las drogas. Un policía es el encargado de detener a los miembros de un importante cártel. La corrupción policial, las frágiles lealtades dentro de los cárteles y la miseria vinculada al narcotráfico son algunos de los problemas denunciados en esta serie. Parece inspirarse en series modernas como "Los Soprano" y en clásicos como "Policías de Nueva York (NYPD Blue)". El creador de la serie fue, durante años, reportero de la crónica negra de Baltimore, y uno de los coguionistas fue policía en la misma ciudad. (FILMAFFINITY)
Dirección
  Ver todos los directores
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The Wire (TV Series)
Duración
60 min.
Guion
David Simon, Ed Burns, Joy Kecken, Rafael Álvarez, Chris Collins, George Pelecanos, Richard Price, Dennis Lehane, David Mills, William F. Zorzi, Eric Overmyer
Música
Varios
Fotografía
Uta Briesewitz
Productora
Emitida por HBO
Género
Serie de TV Thriller Drama Crimen Policíaco Drogas Política
"Cualquiera de los capítulos de 'The Wire' es tan bueno o mejor que cualquiera de las películas presentadas a los Oscar"
[Entertainment Weekly]
10
Gloria a la HBO
Dos guionistas televisivos se reunen para hablar de la creación de una serie policíaca.

El primero de ellos dice de hacer una serie sobre un grupo de científicos forenses que investigan, siempre con éxito, los crímenes a los que se enfrentan.

El segundo dice de hacer una serie sobre un grupo de policias que se las ven siempre canutas para resolver los casos de homicidios y narcotráfico a los que se enfrentan.

El primero dice que los investigadores serán megaeficientes, nunca se equivocarán y resolverán siempre sus casos, y además siempre en un solo capítulo, porque hay que darle al espectador lo que quiere; casos cerrados que aumenten su psicológica seguridad en el sistema, sentado en el sofá y sin incomodarse demasiado.

El segundo dice que sus polis cometerán errores frecuentemente como humanos que son, habrá casos que no llegarán a resolver y los que sí resuelvan tardarán en hacerlo una o varias temporadas enteras, porque para él el sistema no funciona, y lo importante no es ver resuelto el caso, sino ver el proceso y mostrar los esfuerzos y el sacrificio puestos a la hora de resolverlos.

El primero buscará a actores muy guapos, jovenes y fashions todos ellos. Lógicamente tirará de catalogo de moda para buscarlos.

El segundo buscará a actores no demasiado guapos, algunos no tan jovenes y ni pizca de fashions. Si hace falta contratará a gente de la calle interpretándose a si misma.

El primero narrará su historia al estilo moderno, con brillantina digital, como si fuera un videoclip de la MTV.

El segundo la contará al estilo clásico; se tomará el tiempo que le haga falta para contar la historia, sin artificios videocliperos y sin moderneces absurdas.

El primero ambientará su historia en Las Vegas, Miami o Nueva York, ciudades emblemas del glamour.

El segundo ambientará su historia en Baltimore, el vertedero de América.

El primero reflejará una sociedad vanguardista y moderna sonde los delitos son casos aislados cometidos por un par de perturbados.

El segundo reflejará una sociedad podrida, corrupta, mísera y decadente, donde el delito es el pan de cada día, con gente muriendo en la calle con total impunidad y donde las campañas políticas están financiadas con el dinero del narcotráfico.

El primero contará con un presupuesto de lujo y con una promoción en los medios impresionante.

El segundo contará tan solo con su talento y su imaginación.

El primero llamará a su serie “CSI“.

El segundo llamará a su serie “The Wire“.

El primero se llevará el éxito.

El segundo se llevará la gloria.
[Leer más +]
2438 de 2486 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
"The wire": cuidado, crea adicción
Si las series fueran bebidas, "El mentalista" sería una gaseosa abierta, bebes un trago y te das cuenta de que está caliente y sin gas. "Bones", una Cola Dia, intenta copiar un producto ya existente y a veces da el pego, pero no deja de ser una imitación barata. "CSI", una lata de Coca Cola-Light: envase bonito, la bebes de un trago, produce un picor intrascendente en la nariz, eructas y te das cuenta de que no te quita la sed."House", sopa de ajo (no sé si se admite como bebida), se repite, se repite y se repite. "Me llamo Earl",cerveza de chiringuito playero, sabes que no es la mejor pero refresca y te permite seguir un rato más a la bartola con gesto atontado."Californication", cubata de garrafón a las 5 de la madrugada, a esas horas todo te da igual y hasta te da la risa."Dexter", un mojito: requiere elaboración, el ron le da cuerpo pero también refresca y deja achispado. "Los Soprano", un vino Gran Reserva, un clásico en el que siempre puedes confiar."Mad Men", un Manhattan: whisky con vermouth dulce, un toque amargo de bitter aromático con algo de hielo y una guinda, elaborado con maestría, sofisticado y necesariamente paladeado con lentitud.
¿Y "The Wire"? Un whisky escocés de malta de 12 años. No es una bebida fácil, puede resultar áspera y de gusto difícil de asimilar. Necesita paciencia, tiempo y un paladar educado, por eso la mayoría prefiere mezclarlo para hacerlo más digerible. "The Wire" es magistral de principio a fin. La calidad no decae en ninguna de sus 5 (y me parecen pocas) temporadas. La trama es un puzzle de 5.000 piezas, cuando las ves sobre la mesa parece algo confuso, cuando empiezan a encajar percibes la belleza del conjunto. En esta serie se produce la rara alquimia entre actores desconocidos pero impecables y creíbles, guión sólido y elaboradísimo y una puesta en escena sobria y realista. El ritmo de la serie es lento (en ocasiones exasperante dada la lentitud con que avanzan las investigaciones) pero al mismo tiempo frenético, ninguna escena es superflua, ningún diálogo sobra, perderte cinco segundos puede suponer perderte un momento clave, un detalle detonante de la acción. No es esta una serie de polis buenos/traficantes malos. Cada cual sobrevive como puede, de acuerdo a sus reglas y sus propias normas.
"The wire" va más allá de los aspectos policiales del tráfico de drogas. Escarba en las vergüenzas de un sistema político/policial corrupto e inoperante, en las miserias de un sistema educativo en caida libre, en la (i)rresponsabilidad de los medios de comunicación, en la hipocresía de una sociedad que públicamente se escandaliza con la delincuencia organizada mientras sus gestores se enriquecen colaborando con ella... Nadie es totalmente inocente, y por tanto nadie es totalmente culpable. Incómoda y necesaria, de visión obligatoria, solo se me ocurre una "pega": en ocasiones es "demasiado" realista y te deja hundido en el sofá tras golpearte en la boca del estómago con contundencia.
Sorry, no happy end here.
[Leer más +]
668 de 699 usuarios han encontrado esta crítica útil