arrow

En el nombre de Dios (2002)

En el nombre de Dios
Trailer
7.3
5,612
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Los conventos de la Magdalena en Irlanda eran gestionados por las hermanas de la Misericordia en nombre de la Iglesia católica. Acogían a muchachas enviadas por sus familias o por los orfanatos, que allí quedaban encerradas y a las que se obligaba a trabajar en las lavanderías para expiar sus pecados. Dichos pecados eran de distinta naturaleza: desde ser madre soltera a ser demasiado bella o demasiado fea, o demasiado simple o demasiado inteligente, o víctima de una violación, y por tales pecados trabajaban sin percibir ninguna retribución, 364 días al año, y se las hacía pasar hambre, se las sometía a castigos físicos, humillaciones, violencia fisica y moral, y se las separaba de sus hijos. Las penas que tenían que cumplir eran ilimitadas. Miles de mujeres vivían y morían allí. El último convento de la Magdalena en Irlanda cerró sus puertas en 1996. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Irlanda Irlanda
Título original:
The Magdalene Sisters
Duración
119 min.
Guion
Peter Mullan
Música
Craig Armstrong
Fotografía
Nigel Willoughby
Productora
Coproducción Irlanda-Reino Unido; PFP Films / Temple Films
Género
Drama Religión Basado en hechos reales
"Excelente, dura, terrible, necesaria. Habla de las impunes barbaries que siempre ha cometido la Iglesia católica contra los débiles. Conviene recordar a esa gentuza vestida con sotano o con hábito."
[Diario El Mundo]
7
Perdonen, ¿podrían decirme dónde está Innisfree?
La música tradicional y los rostros raciales de los figurantes no dejan lugar a la duda, con toda certeza visitamos Irlanda, cuna de Oscar Wilde, de Bram Stoker, de Francis Bacon, de John Field, de los Chieftains... Sin embargo, a Peter Mullan, director y guionista (y con un pequeño pero intenso papel, el de padre de Una), no le interesa la historia con mayúsculas de Eire, sino las historias minúsculas de los habitantes de una sociedad machista y católica de lo más cerril. La primera secuencia es modélica: la cámara se posa en los rostros de los asistentes a la fiesta de una boda mientras el folk irlandés es lo único que se escucha. En una habitación del piso superior se comete una violación; ipso facto, la víctima de la afrenta lo confiesa a una mujer de su familia; no se oyen las palabras, pero se ven los rostros, los instrumentos, los bailes, los crucifijos y el ir y venir de las personas que difunden el crimen hasta los oídos de los más viejos, hombres de gesto duro y áspero. Los patriarcas toman una rápida decisión: la deshonrada es una sinvergüenza. En el resto de la película, la cámara intenta pasar desapercibida y deja que la expresividad de los magníficos actores vigorice unas escenas tan tremendas que quitan el hipo.

The Magdalene Sisters es un alegato contra la moral cristiana y la moralidad de su iglesia, contra la sociedad machista y la prepotencia de los hombres. Las vejaciones narradas crean una sensación de impotencia en el espectador con un legítimo y casi desusado fin: avivar conciencias.
[Leer más +]
49 de 52 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
No podía creer lo que veía
Es difícil imaginar que la última de estas "cárceles" se cerrara en 1996. Cárceles entrecomillado porque bastaba que un pariente tuyo fuese a recogerte para sacarte de allí, aunque hubieses permanecido presa durante años. Se me hace duro pensar en las miles de inocentes que murieron entre aquellos muros por el simple hecho de ser mujeres y haber atentado contra una moral religiosa. Desde entonces no tengo el mismo concepto de los irlándeses.

Peter Mullan realiza un trabajo notable. Los films de denuncia deben ser llevados con ritmo, fuerza y rigor, y en el caso de Las hermanas de la Magdalena está más que conseguido. La escena de la violación y posterior sinceramiento con los parientes de la ultrajada, así como la escena del cura que se despelota en el campo por la venganza llevada a cabo por una de las "hermanas" debido a sus abusos sexuales, son los recuerdos más vivos que tengo del film.

Debería ser obligatoria en todos los colegios católicos de Irlanda, en ésos en los que abusar del débil parece una máxima. Malditos...
[Leer más +]
36 de 44 usuarios han encontrado esta crítica útil