arrow

La marca del Zorro (1940)

La marca del Zorro
Trailer
7.0
1,371
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Cuando Don Diego Vega regresa a su hogar, descubre que su padre, el alcalde del pueblo de Los Angeles, ha sido destituido por el capitán Esteban Pasquale. Ocultando su identidad bajo una máscara, se convierte en el abanderado de la justicia social; e intentará que Don Luis Quintero abandone el puesto usurpado.

Obra maestra que narra las aventuras de El Zorro, el famoso espadachín. Tyrone Power tenía el difícil reto de hacer olvidar a Fairbanks, pero la acertada decisión de acentuar el lado romántico del personaje -en contraposición a su faceta atlética- ayudó a conseguir una versión a la altura de sus predecesoras. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The Mark of Zorro
Duración
93 min.
Guion
John Taintor Foote, Garrett Fort, Bess Meredyth
Música
Alfred Newman
Fotografía
Arthur C. Miller (B&W)
Productora
20th Century Fox
Género
Aventuras Capa y espada Siglo XIX América colonial
Grupos  Novedad
El Zorro
8
Esto si que es un Zorro
Recordaba algo de esta peli, la vi de pequeño y sabía que me puse a zorrear (es decir hacer del zorro) durante una buena temporada. Allí estaba yo con mi antifaz dando la brasa a mis amiguitos.

Me puse a verla con mucha curiosidad, después de ver las del Banderas ¿Me gustaría ahora esta?

Y señores que quieren que les diga, no hay color (Y no lo digo porque sea en blanco y negro), este Zorro es un pedazo de Zorro. Divertido, dicharachero, amariconadete cuando quiere, una auténtica gozada.

Tyrone Power no tira de ir de guaperas ni machote como nuestro Banderas, Tyrone esta gracioso y divertido, se ve que disfruta con el personaje, medio se está descojonando siempre, genial interpretación. Bien los secundarios, buenísimo el señor Alcalde.

El guión no da respiro, se deja de gilipolleces y es acción, acción y más acción, las pocas escenas de amor casi rozan la cachondada. Así han de ser las películas de aventuras, divertidas y sin tregua, genial.

He visto al Banderas y al Delon, y mi Zorro va a ser el de toda la vida el Señor Tyrone Power, película muy divertida que se pasa sin que te des ni cuenta. Antes si que sabían hacer cine de aventuras, notable alto.
[Leer más +]
35 de 43 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Azote de malvados
Realizada por Rouben Mamoulian, la película se basa en el relato "La maldición de Capistrano" (1919), de Johnston McCully, llevado al cine por primera vez en 1920 ("La marca del Zorro", Fred Niblo). Se rodó en los estudios de la Fox. Se estrenó el 8-XI-1940, tras su "première" el 1-X-1940 (Cincinnati, Ohio, EEUU).

La acción principal tiene lugar en LA en torno a 1820, después del tratado de España y EEUU de 1819 (que reconoció la soberanía de éstos por encima del paraleo 42) y antes de la independencia de Méjico (1821). Diego de Vega (Tyrone Power) es un español nacido en California que, tras residir unos 10 años en España, regresa a su tierra natal. Se sorprende al saber que el alcalde del lugar es un hombre cruel y corrupto, que oprime a los débiles con impuestos injustos, de los que se apropia.

La película desarrolla un relato de acción, aventuras y western, que incorpora elementos de comedia, romance y suspense. El Zorro es un héroe que lucha a favor de los débiles y se comporta como azote de los malvados que los oprimen por ambición y codicia. Adopta una doble personalidad: en las esferas de la alta sociedad se comporta como un hombre poco valeroso, débil e inseguro de si mismo y en sus correrías justicieras despliega valentía, fortaleza, generosidad y decisión. El doble aspecto del personaje es fuente de comicidad, pero sobre todo sirve a Momoulian para dar complejidad al personaje, resaltar su valía e incrementar su capacidad de acción. Diego es valiente y precavido, osado y prudente, generoso e implacable. No lucha de modo compulsivo, sino de acuerdo con una estrategia pensada y puesta en práctica con sentido de la eficacia. Desconcertar a los oponentes y ocultarles información relevante es una táctica que demuestra que el Zorro, además de valiente y generoso, es astuto e inteligente. No es un hombre solitario y cerrado en si mismo, sino que le gusta la vida social. Sus hazañas solitarias no son fruto de su idiosincracia, sino de sus deseos de mantener bajo control el secreto de su identidad. Tampoco es un hombre frío y calculador, aunque aparente serlo. Su entrega al servicio de los débiles se fundamenta en sentimientos de solidaridad y humanidad anclados en una personalidad apasionada. En manos de Mamoulian, la figura del Zorro adquiere relieve, complejidad y una muy grata riqueza de matices. Son escenas destacadas la carrera nocturna y el excelente duelo a espada de Power y Rathbone.

La música, de Alfred Newman, nominada al Oscar, se basa en una partitura emotiva y colorista, de aires hispanos, alegres y románticos, que incluye la canción "Sombrero blanco". El vestuario se inspira en figuras goyescas, de gran elegancia y vistosidad. La fotografía, en B/N, destaca el claroscuro, los contrastes de luz y el equilibrio de las composiciones.

La película evoca 300 años de soberanía española en California (1534-1821) y la modestia entrañable de LA a comienzos del XIX.
[Leer más +]
23 de 24 usuarios han encontrado esta crítica útil