arrow

El plan (1998)

7.0
7,772
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Hank, su hermano y un amigo encuentran 4.500.000 dólares en una avioneta que ha sufrido un accidente. Enfrentados al dilema de quedarse o no con el dinero, adoptan una solución intermedia: como Hank es el único que tiene un empleo estable y, por tanto, es el menos sospechoso, guardará el dinero durante una temporada. Si, al final, nadie lo reclama, se lo repartirán a partes iguales. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
A Simple Plan
Duración
121 min.
Guion
Scott B. Smith (Novela: Scott B. Smith)
Música
Danny Elfman
Fotografía
Alar Kivilo
Productora
Paramount Pictures / Mutual Film Company / Savoy Pictures
Género
Thriller Intriga Crimen Vida rural (Norteamérica)
9
La vida nos viene grande
La vida nos viene grande... Esta es, al menos, la certidumbre que insidiosamente va minando los días de la familia Mitchell y de su reducidísimo círculo de amistades una vez que, en una bobalicona resolución, optan por abrir la “caja de los truenos”. A partir de ese instante, personajes movidos por una progresivamente explícita codicia intentan conducir un destino ingobernable. Peor aún, un destino que parece seguir milimétricamente el plan trazado por una mente maliciosa, cruel, alentada por una perversa variedad del humor negro.
Recuerdan estos definitivos antihéroes a los que protagonizaban el “Fargo” de los hermanos Coen. Unos y otros actúan en un universo cubierto de nieve, útil metáfora de su desamparo. Unos y otros exudan un aura de indefensión, de arbitrariedad, del más profundo desconcierto. Unos y otros toman, por una vez, una decisión importante en sus vidas... y no tardan en intuir el desastre que traerá aparejado ese gesto.
“A simple plan”, la magnífica traslación al cine de la novela homónima de Scott B. Smith, supone una incontestable reivindicación del talento de Sam Raimi, un director al que muchos daban por definitivamente echado a perder tras una serie de fiascos. Aclamado a los veintidós años por su primer film, ”Posesión infernal”, proyectado a la popularidad por su divertido “El ejército de las tinieblas”, criticado por “Rápida y mortal” o “Entre el amor y el juego”, Raimi demuestra en “Un plan sencillo” una madurez y maestría narrativa excepcionales.
Nada es superfluo en estos 123 intensos minutos de buen cine, de cine sólido. Sobran en la obra motivos para el disfrute del espectador. Por ejemplo, la perfecta estructura de su argumento, también escrito por S.B. Smith, que vería recompensado su trabajo con la candidatura al Oscar al mejor guión adaptado. O el espléndido trabajo de los actores, entre los que cabe destacar un inconmensurable Billy Bob Thornton en puro estado de gracia. Su construcción de Jacob Mitchell -también nominada al Oscar- es tan emocionante como prodigiosa, en línea con sus magistrales interpretaciones de Ed Crane, en “El hombre que nunca estuvo allí”, o de Hank Grotowski, en “Monster´s Ball”.
Si a usted -que se sienta a oscuras, frente a la pantalla- le resulta difícil alejar una leve sombra de mala conciencia por asistir tan lleno de gozo a las crecientes complicaciones de los protagonistas... concédase a sí mismo una indulgente coartada : después de todo, ellos eligieron una talla excesiva.
[Leer más +]
44 de 53 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
El precio del dinero (8.0)
El propio director se pone el listón demasiado alto al comenzar haciendo gala de un sentido del humor negrísimo de la mejor calidad. La situación y los cuatro personajes principales son presentados astutamente: un avión perdido bajo la nieve, y un maletín con muchos millones en su interior; tres pueblerinos que lo descubren: uno de ellos será el cabal –al menos al principio–, otro, su hermano, será un retrasado de opiniones cambiantes incapaz de guardar un secreto, y por último, un borracho en paro, vago y agresivo, que siempre necesita dinero para gastar en vicios. Se busca la identificación del espectador con el primero, amante esposo y a punto de ser padre, para luego jugar con los desesperantes avatares del destino y con el preocupante patetismo de la naturaleza egoísta del hombre.
En la segunda parte se enrevesa todo y se pierde la credibilidad y la sorpresa. No obstante, se mantiene un buen nivel de intriga.
[Leer más +]
31 de 42 usuarios han encontrado esta crítica útil