arrow

Larga es la noche (1947)

7.2
1,395
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Irlanda, principios del siglo XX. Johnny McQueen es uno de los militantes más importantes del Sinn Fein, el brazo político del IRA (1905), cuyo objetivo es la independencia de Irlanda. La necesidad de conseguir fondos para financiar la lucha armada lo lleva a elaborar un plan para atracar un banco. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Reino Unido Reino Unido
Título original:
Odd Man Out
Duración
116 min.
Guion
F.L. Green, R.C. Sherriff (Novela: F.L. Green)
Música
William Alwyn
Fotografía
Robert Krasker (B&W)
Productora
Two Cities Films
Género
Drama Cine negro Romance Thriller Crimen IRA
9
Debería haber sido “Sir” por esta película.
“Larga es la noche” es una de las mayores sorpresas cinematográficas que me he llevado este año: parece que aún existen films por encontrar que no están en mi lista particular de “películas pendientes”, y eso es de agradecer. Está editada, se puede encontrar en videoclub y quizás también en el e-mule…creo. Es una obra maestra.

Carol Reed hace un ejercicio de cine clásico majestuoso tirando de su estilo propio. Es una mirada estática, de muchas escenas de gran planificación para definir una secuencia; esto ayuda a que el montaje luzca más, pero sigo pensando que en la planificación es donde está el talento. Además Reed, ya que no es nervioso, sí que se toma su tiempo para enfocar desde el ángulo perfecto, define muy bien los espacios con sus picados desde altura; luego picados desde abajo y mirando hacia arriba, y filma con grandilocuencia ese monólogo bíblico “Cuando era un niño, pensaba como un niño…”. Reed coqueteaba ya en esta película con el impresionismo, a su manera. Además de las cafeterías, locales y esas escaleras sinuosas, también saca la cámara a la calle; es quizás Reed el mejor retratista de ciudades del cine. Si es Viena en “el tercer hombre”, antes fue Belfast en esta “larga es la noche”. Y la noche es suya filmando la nieve, la lluvia y el frío. Es una película que cala los huesos.


Imperdonable el olvido que sufre esta película, y sobre todo el trato de ninguneo que se le tiene a este autor (incomprensiblemente famoso por “Oliver!,”?¿?¿?¿?). Incluso llega a enervar cuando se lee, ya no en los blogs de aficionados(muy comprensible) sino en revistas especializadas, que aún se duda que “el tercer hombre” sea de Reed y no de Orson Welles: no hablo del “fotogramas” sino de revista con “supuesto” mayor fuste. En fin….

Vean “Larga es la noche”, cuyos méritos en la dirección son incluso superiores a “el tercer hombre”. No sale el “socarrón” de una sombra, ya les aviso; pero siendo de temática casi idéntica(aunque enfoque casi inverso) a mí me parece superior…..y además se hizo un par de añitos antes.

Nota: 9,3.
[Leer más +]
35 de 43 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
La angustiosa soledad de un fugitivo
Producida y realizada por Carol Reed, se basa en la novela "Odd Man Out", de Frederick L. Green, autor del guión. Se rodó mayoritariamente en exteriores de Belfast y en plató. Nominada a un Oscar (montaje) y al León de oro de Venecia, obtuvo un BAFTA (película británica). Se estrenó en febrero de 1947 (RU).

La acción tiene lugar en una ciudad portuaria del norte de Irlanda (Belfast), a lo largo de unas 12 horas (de mediodía a medianoche) en torno a 1920, antes de la independencia de Irlanda (1922). Narra la historia de Johnny McQueen (James Mason), líder de una célula del Sin Fein, organización independentista. Tras 6 meses en prisión hasta su huida y 6 meses de reclusión en casa de Kathleen Sullivan (Kathleen Ray), Johnny planea un atraco para obtener fondos para la financiación del grupo. Cuenta con la ayuda de Nolan, Murphy y Pat.

La película muestra un pueblo irlandés en el que el compañerismo, el sentido de la amistad, la religiosidad y el catolicismo informan el ambiente colectivo. Pese a ello, el temor a las represalias en tiempos de guerra hace mella en el ánimo de muchos, incluidos los compañeros del atraco. La ciudad de Belfast, símbolo de Dublin, se erige en un protagonista activo y relevante del film, al que aporta un escenario magnífico de callejones estrechos, rincones sombríos, edificios abandonados y viviendas cerradas ante el despliegue policial. Herido a la salida de la fábrica y tras caer del coche en el que huía, se ve inmerso en un viacrucis de dolor físico y moral. En su calvario se topa con personajes diversos que ante su situación reaccionan de diferente modo. Un mendigo pide dinero para revelar su paradero, el pintor Lucky (Robert Newton) quiere aprovechar su rostro para crear una obra maestra, un cochero le ayuda hasta que lo abandona en un rincón oculto, unos taberneros lo acogen con el cierre anticipado del establecimiento. El padre Tom (W.G. Fay) quiere salvarle la vida y entregarlo a la policía. Sólo Kathleen le busca sin condiciones y con propósitos firmes. Son escenas destacadas las de P. Tom, la casa de las dos voluntarias de protección civil, la caída del coche y la escena final, de factura magistral. La lluvia intensa y el frío de nieve incrementan la desprotección de Johnny.

La fotografía, de Robert Krasker ("El tercer hombre", 1949), es un sueño expresionista en b/n, de sombras angustiosas, encuadres de abajo hacia arriba inquietantes, imágenes distorsionadas en cámara subjetiva, de relojes que marcan la acción contrarreloj (atraco, huida de la policía, etc.). La música amplía el dramatismo y el suspense. El guión describe con habilidad el mundo interior de un hombre atormentado, pese a algunos desmayos como la escena del pintor loco. La interpretación de J. Mason es brillante y convincente. La de Kathleen Ray es pulcra y emocionante. La dirección demuestra habilidad narrativa y el buen momento creativo que vivió en 1947/49.
[Leer más +]
30 de 37 usuarios han encontrado esta crítica útil