arrow

El final de un canalla (1970)

El final de un canalla
Trailer
7.5
5,241
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Año 1883. Un grupo de condenados ingresa en la prisión federal de Arizona. Entre ellos está Paris Pitman (Kirk Douglas), un hombre que ha enterrado un botín de medio millón de dólares en el desierto y vive con la obsesión de fugarse para recuperarlos. Con este fin trata de convencer a varios presos para que lo secunden y, al mismo tiempo, intenta ganarse la confianza del nuevo alcaide (Henry Fonda). (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
There Was a Crooked Man
Duración
123 min.
Guion
Robert Benton, David Newman
Música
Charles Strouse
Fotografía
Harry Stradling Jr.
Productora
Warner Bros. Pictures
Género
Western Comedia Drama carcelario
"Interesantísima combinación de western, comedia y trama carcelaria que contó con la inestimable ayuda de un Kirk Doulgas magistral, una dirección sobria e inteligente y un guión hábil y sorprendente. Un clásico con mucho sabor"
[Diario El País]
"Una ácida reflexión sobre los difusos límites del bien y del mal en formato de western"
[Diario El País]
8
Tramposos hasta el final
"There was a crooked man" ("El día de los tramposos" para nuestros amigos, los traductores) posee uno de los mejores arranques que servidor haya podido ver en muchísimo tiempo, y más me sorprende todavía si hablamos de un género que a mi nunca me ha causado gran furor como es el western, pero el film dirigido a principios de la década de los 70 por Mankiewicz se sustenta bajo una introducción espectacular, donde cada personaje es presentado con sumo cuidado, y se añaden sus características con una maña tan particular como soberbia: Douglas en un papelón hecho a su medida, donde suelta las puntillas justas en el momento exacto, Fonda en un papel serio y contundente que posee una leve aportación durante el inicio, Oates haciendo de tipo duro, tosco y de pocas palabras y un gran puñado de acompañantes de lujo como Blodgett en uno de los mejores papeles de la película (el joven e inexperto Coy), Meredith como "El niño" aportando experiencia y la extraña pareja que con sus constantes desmanes ofrecen vida a la cinta y le dan un aire renovado minuto tras minuto.

Tras esa grandiosa y divertida presentación de personajes, y al contrario de lo que pudiera parecer, el trabajo de Mankiewicz prosigue una buena línea que, aunque algo descendiente, pues es prácticamente imposible mantener el ritmo de situaciones, diálogos y momentos humorísticos inicial, ofrece buena fuerza a la película, narrándonos en un espacio no demasiado holgado las peripecias que corren todos los presos que en un principio habían sido presentados: Los problemas de Coy con el capataz, los primeros pasos de Pitman allí y las inconveniencias que se le presentan, las constantes aportaciones de "El niño" como coartada para salir del lugar, etc....

Entre todo, el realizador sorprende con una dirección potente y amena, donde cada fotograma parece estar rodado con el vigor debido, y cada aportación de la banda sonora (brillante BSO, por cierto) no podría ser mejor. Además de ello, el dinamismo con que se mueve la cámara y la dirección tanto de actores como de algunos instantes es practicamente impecable.
Todo ello, para rematar con ese brillante tramo final, donde uno no puede llegar a dar un paso sin caer en falso y en el cual cada minuto es más sorpresivo todavía que el anterior, eso por no hablar de la inhóspita relación entre Douglas y Fonda, de esos giros argumentales que, para nada son inverosímiles, y además de sorprender hacen gozar constantemente al espectador y de una conclusión tan enormemente ejecutada como impoluta, que hace de "There was a crooked man" uno de los mejores westerns que servidor haya podido ver, logrando rescatar en mi la emoción de ver aquellas endurecidas personalidades a través de las cuales, en ningún momento, puedes saber hacía donde avanzarán sus destinos, y esa es una de las mayores virtudes de esta obra y lo que hace de ella una joya indispensable.
[Leer más +]
36 de 49 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
El gato y el ratón
Único western de Joseph L. Makiewicz (1909-1993). El guión es original de David Newman y Robert Benton (“Bonnie y Clyde”, Penn, 1967). Se rueda en escenarios reales de Joshua Trees (CA) y La Joya (NM), en escenarios construidos para el rodaje (la prisión de Yuma costó 300.000 USD) y luego eliminados y en platós de los Warner Studios (Burbank, CA). Producido por Joseph L. Mankiewicz para Warner y Seven Arts, se proyecta por primera vez en público el 19-IX-1970 (Francia).

La acción dramática tiene lugar en el territorio de Arizona y en el Penal Federal de Yuma (Arizona) (situado en pleno desierto), en 1883. El estado de Arizona no se constituyó hasta el 14-II-1912. Paris Pitman Jr. (Douglas) al frente de un grupo de asaltantes toma la casa del rico hacendado Sr. Lomax y se apodera de los billetes que guarda en la caja fuerte (500.000 USD). Tras eliminar a sus compañeros de asalto, guarda el botín en un nido entre rocas de serpientes de cascabel (1). Descubierto en un burdel, es juzgado y condenado a pena de prisión. Junto con otros condenados (Cyrus, Dudley, Coy, Floyd y Ah-Ping) es conducido al penal de Yuma, en el que rigen unas duras condiciones de vida bajo las órdenes de un alcaide muy partidario de los castigos físicos, los trabajos forzados, las celdas de aislamiento y el trato inhumano. El alcaide es asesinado poco después y sustituido por Woodward Lopeman (Fonda), que encarna la reforma penitenciaria y rechaza el trato inhumano. Encarna la rectitud, el trato justo, el respeto a la ley y el rechazo de la arbitrariedad. Es astuto e inteligente.

El film suma western, comedia y farsa. Como western es una obra singular, atípica, sarcástica, de la época en la que el género había entrado en su etapa crepuscular. Desarrolla un humor ácido, crítico y corrosivo, con toques de humor negro, de intensidad y fuerza demoledoras. Se ha dicho que es una de las películas más anómalas y críticas del género (western) y del propio Mankiewicz. Los planos de presentación del film, precisos y vigorosos, ponen de manifiesto desde distintos puntos de vista el arraigo y la extensión de la falsedad y la mentira, la arbitrariedad y el despropósito en el comportamiento humano. Cyril (Randolph), falso predicador, conmueve a los fieles con mentiras que impresionan para sacarles dinero del bolsillo. El sheriff más justo amenaza caprichosamente a una prostituta, mientras en la misma calle un ladrón asalta a varias personas. Paris Pitman es descubierto en un burdel por el Sr. Lomax, el bondadoso padre de familia víctima del atraco, que es un “voyeur”. De modo similar presenta el ambiente de delincuencia que rige en el interior del penal y el imperio de la codicia que en él mueve las relaciones personales. La vida en la prisión está dominada por la hipocresía, la falsedad de los sentimientos y la mentira. La codicia, el egoísmo y la corrupción son los únicos valores que inspiran la conducta de los penados y de sus guardianes (2).

(Sigue sin “spoilers”)
[Leer más +]
23 de 27 usuarios han encontrado esta crítica útil