arrow

Secretos íntimos (2006)

Secretos íntimos
Trailer
6.9
14,156
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Varias personas se cruzan de forma azarosa e incluso peligrosa en los parques, piscinas y calles de su barrio. Una madre aburrida (Kate Winslet) se hace amiga de Brad (Patrick Wilson), un hombre que se ocupa de la casa y de su hijo mientras su mujer (Connelly) trabaja. Larry (Noah Emmerich), un amigo de Brad, empieza a inquietarse por la presencia en las calles de un pedófilo recién salido de la cárcel (Haley). (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Little Children
Duración
130 min.
Estreno
9 de febrero de 2007
Guion
Todd Field, Tom Perrotta (Novela: Tom Perrotta)
Música
Thomas Newman
Fotografía
Antonio Calvache
Productora
New Line Cinema
Género
Drama Romance Drama romántico Abusos sexuales Historias cruzadas
Grupos  Novedad
Adaptaciones de Tom Perrotta
"Te atrae como si tuviera una fuerza magnética. (...) Puntuación: ★★★½ (sobre 4)."
[Rolling Stone]
"Soberbia (...) Una película exigente, desafiante, imposible dejar de pensar en ella."
[The New York Times]
7
Columpiando las emociones y la infelicidad
Lo reconozco, me he columpiado con mis previsiones de los Oscars de este año pensando (inocente de mi) en la tónica habitual, es decir, que la academia preferiría “Banderas de nuestros padres” a “Cartas desde Iwo Jima”, que descartaría a la estupenda “Pequeña Miss Sunshine” por “Dreamgirls” y que “Volver” le pondría las cosas más difíciles a “El laberinto del fauno”; aunque ese descarte huele a premio seguro para el de Del Toro y preferido de la prensa americana, convirtiéndose automáticamente en una lluvia de votos para Penélope Cruz debido al favoritismo de la academia por el manchego y que le ponga las cosas más complicadas a Helen Mirren, que ha ganado TODO este año.

Parece que los Oscars se han convertido en un escaparate de la crítica americana, aunque sigue obviando “otro” tipo de cine más arriesgado, ese que arrasa en festivales europeos y que no tiene tanta cabida entre las distribuidoras, cuyas campañas de marketing deciden unos premios que pretenden airear el adjetivo “devaluados”; aunque en un año en el que las buenas películas se pueden contar con los dedos “vivos” de un personaje de una de yakuzas y donde la crítica de EEUU ha tenido que recurrir al “atrasado” estreno de “El ejército de las sombras” (ha encabezado prácticamente más veces la mayoría de las listas) para dar algo de heterogeneidad a un reducido grupo de títulos.
Por supuesto, todos esos filmes han recibido sus merecidas nominaciones y “Juegos secretos”, con buenas críticas y entre las favoritas de parte de la prensa, ha pescado tres (guión adaptado y a las interpretaciones de Kate Winslet y Jackie Earle Haley). Y es que esas nominaciones denotan que el segundo largometraje de Todd Field es un filme de guión y actores.

Aunque lo mejor de “Juegos secretos” es su trailer, uno de los mejores del año, construido sobre las imágenes, los silencios, la banda sonora y el choque de dos trenes, que avecinan que no es un filme para masas. Su duración puede dar más pistas.
Lo que queda claro es que desde su inicio, con ese narrador en forma de voz en off fría y ronca de Will Lyman (que también pone su voz a bastantes documentales), Field va a diseccionar a los personajes como si de un antropólogo de emociones se tratase. Ya lo hizo en su anterior y estupenda “En la habitación”, aunque también puede recordar en bastantes aspectos a “Mi tío de América”, donde Resnais relacionaba las relaciones humanas con el comportamiento animal y diversos experimentos, que ahora se han convertido en “juegos” que hacen que los protagonistas interactúen y desencadenen los acontecimientos, como si se tratase de un malabarismo narrativo con reminiscencias de Altman.

Más emparentada con “Happiness” que con “American beauty”, “Juegos secretos” es el retrato de una sociedad hipócrita e inmadura donde pagan justos por pecadores y éstos últimos, los que no esconden sus emociones, son condenados y castigados irónicamente a lo Madame Bovary.
[Leer más +]
114 de 152 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
¿Quién es el lumbrera que traduce los títulos?
En el cartel promocional se ven dos cuerpos desnudos y eso es la película: desnudez. La completa desnudez que deja al descubierto las miserias. Little Children es una visión profunda de las carencias y frustraciones de varios personajes creados para criticar no sólo a la sociedad norteamericana sino a cualquier sociedad desarrollada, donde todo se tiñe del color del convencionalismo y la hipocresía es la reina del lugar.

Es un relato crudo y sin aditivos, con un ritmo pausado pero equilibrado y con vocación de honestidad. Es todo un acierto ampliar la perspectiva a diversas historias a cada cual más interesante, con grandes interpretaciones de todo el plantel. La voz en off no molesta en absoluto y el creativo manejo de cámara no lo resta puntos sino que le suma. Está plagada de escenas intensas como la de la piscina, la culminación de la cita en el coche, el diálogo de Ronnie con su madre, la reacción de Winslet en el coche ante la estampa familiar, el diálogo del club de lectura o la cena matrimonial con una Jennifer Connelly que domina de forma asombrosa el lenguaje no verbal. Juega a su favor la ausencia de tapujos para mostrar escenas de sexo explícito o retratar la turbia personalidad del pederasta. Goza de tintes inquietantes que la hace aún más atractiva consiguiendo en varios tramos inspirar desasosiego.

Lo peor es que se ha desaprovechado metraje y la traducción bochornosa del título dejándolo sin sentido y evocando a esos seudo-thrillers de serie Z que echan de madrugada justo antes de la teletienda. No se dejen engañar por el título, Little Children aunque no fácil de ver es una estupenda película.
[Leer más +]
82 de 95 usuarios han encontrado esta crítica útil