arrow

La jaula de oro (2013)

Sinopsis
Cuenta la historia de dos adolescentes que salen de su aldea y a los que pronto se suma un chico indígena. Juntos vivirán la terrible experiencia que padecen millones de personas, obligadas por las circunstancias a emprender un viaje lleno de peligros y con un final incierto. En el camino aflora la amistad, la solidaridad, el miedo, la injusticia, el dolor. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ México México
Título original:
La jaula de oro
Duración
110 min.
Estreno
5 de diciembre de 2013
Guion
Lucía Carreras, Gibrán Portela, Diego Quemada-Díez
Música
Leonardo Heiblum, Jacobo Lieberman
Fotografía
María Secco
Productora
Animal de Luz Films / Kinemascope Films / Machete Producciones
Género
Drama Inmigración Road Movie Adolescencia
7
El hombre es lobo para el hombre: desmoralizador relato de un viaje infausto
Desde Guatemala a Guatepeor, desde el infierno al abismo más tenebroso… Es encomiable que un director español, burgalés para más seña, nos ofrezca en su primera cinta un relato de unos ilusionados guatemaltecos en busca de una vía de escape a su pobreza y chato horizonte y emprendan una odisea poco gratificante de superación personal y ambición adolescente hacia ámbitos más propicios. Y como ya dijo el sabio, lo interesante de todo ese ajetreo es el viaje en sí mismo y no el mero punto de destino.

Y los hitos del camino serán los peores monstruos que imaginarse pueda: atrás quedaron las sirenas, los argonautas, las bestias o los cíclopes, quedan por sortear otros seres humanos, que tratan de hacer negocio de la miseria ajena, que explotan, secuestran, humillan, roban y sojuzgan a cualquier persona que trate de buscar un mundo mejor, trate de alcanzar una playa más cálida y grata que le que conocen. Y no hay bajeza, indignidad, vejación, ofensa y vergüenza que los ¿semejantes? no estén dispuestos a infligir a aquellos otros que muestran un poco de iniciativa y coraje por salir del lodazal en el que se encuentran inmersos.

Ingrata cinta de escasos diálogos, frenéticos movimientos de cámara, estilo documental, imágenes pedregosas, narrativa lineal y poco propensa al entretenimiento, angustiante relato de un loco peregrinaje por tierras americanas, de exuberante belleza y desleal afecto… Hay mucho que alabar en esta recia cinta hecha con amor hacia los personajes y odio hacia la sociedad, pero resulta difícil recomendar ésta más que lograda cinta que le puede a uno indigestar su próxima comida (trata de blancas, tiro al hombre como si fuera tiro al plato, expolio y oprobio del débil hacia el más exánime aún), porque no es para nada agradable ver lo que ya sabemos y comprobar que tenemos muchas suerte por vivir en un mundo reglado, ordenado y bastante pacífico…

Potente cinta de imágenes poderosas y desenlace descorazonador. Para espectadores curtidos, optimistas irredentos y espíritus concienciados sin resquicio para el desaliento.
[Leer más +]
31 de 34 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Cruda, emotiva y sencilla.
Hay veces que la modestia y las buenas intenciones de una película que se acerca a temas sociales de dolorosa actualidad, nos puede llevar a confundir una vulgar y olvidable colección de tópicos con el buen cine. Este era el temor principal ante una película como La jaula de oro, ópera prima del español Diego Quemada-Díez, que comienza su andadura como director tras muchos años trabajando como operador de cámara para gente de tanto renombre como Ken Loach, Oliver Stone o Alejandro G. Iñárritu.
Afincado en México desde hace muchos años Quemada-Díez ha querido acercarse en su primera película a un tema tan espinoso como es el de la inmigración. Un asunto que siempre está de triste actualidad, bien sea en las costas del sur de Europa, o en la frontera entre México y los USA. En este caso, y con un notable conocimiento de la situación, La jaula de oro se acerca al problema de los emigrantes guatemaltecos que quieren llegar a Estados Unidos, pero para ello tiene que vivir previamente otra odisea, tanto o más peligrosa, como es atravesar el territorio mexicano.
La historia comienza en un suburbio guatemalteco, cuando tres adolescentes deciden emprender el duro viaje hacia la (supuesta) libertad, que ha de llevarles hasta los Estados Unidos , atravesando primero todo México. Uno de ellos es una chica que debe hacerse pasar por chico para que su camino sea más fácil. Uno de los tres decide abandonar el viaje ante los primeros contratiempos. Por contra, se suma al grupo otro chaval de origen maya y que no habla español. De esta forma Juan, Sara y Chauk emprenden un viaje tan duro como, por momentos, aterrador, en el que la lealtad y la amistad serán definitivos a la hora de mantener la ilusión por un futuro mejor al otro lado de la frontera. Un futuro tan esperanzador como, en el fondo, imposible.
Diego Quemada-Díez, que además es uno de los tres autores del guión, se acerca a la historia con una dureza extrema, mostrando, sin concesiones, todas las penurias por las que estos tres chavales tienen que pasar antes de alcanzar su objetivo. Pero su visión, lejos de caer en un dramatismo extremo, más sensacionalista que necesario como ocurre en otras historias, resulta casi pudorosa, y de una honestidad que llega a conmover. Es cierto que los protagonistas sufren, pero la película no se regodea en ello, más bien al contrario, nunca abandona un tono de esperanza, triste, pero ilusionante. La jaula de oro es una película cuyos personajes, apenas adolescentes, siempre miran hacia delante, y con ellos, nosotros, los espectadores, no podemos evitar contagiarnos de esa fuerza que los impulsa, pese a todo, a conseguir su objetivo.
Sin grandes alardes, el director pone la cámara a la altura de los ojos de sus protagonistas, para mostrar una tremenda realidad, de la que solo en alguna ocasión se permite el lujo de extraer unas pequeñas, pero necesarias, gotas de poesía que dicen mucho de su sensibilidad como cineasta. De esta forma La jaula de oro se convierte en una ópera prima madura y serena, sin excesos ni estridencias, que consigue dejarte conmovido en la butaca.
[Leer más +]
17 de 19 usuarios han encontrado esta crítica útil