arrow

La vaca (1969)

La vaca
Trailer
7.0
142
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Gaav es la historia de Gholam-Hossein Saedi, orgulloso propietario de una vaca en un pueblo pobre. Un día, cuando está de viaje de negocios, la vaca muere de manera inesperada. En lugar de decirle la verdad, los demás aldeanos fingen que la vaca sólo se ha extraviado. Hassan, cuya identidad y posición social dependen tanto de la vaca, se obsesiona con encontrarla hasta enloquecer. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Irán Irán
Título original:
Gaav
Duración
105 min.
Guion
Dariush Mehrjui (Novela: Gholam-Hossein Saedi)
Música
Hormoz Farhat
Fotografía
Fereydon Ghovanlou
Productora
Iranian Ministry of Culture
Género
Drama Vida rural Animales
9
La mirada interior
Esta película podría ser considerada desde dos perspectivas muy distintas: por un lado, uno encuentra lo que supone al leer la sinopsis, es decir, un drama sobre el humilde estilo de vida rural, con un protagonista pobre al que le sucede la desgracia (en este caso, la muerte de su mayor, y casi único, recurso, una vaca); por otro lado, Mehrjui consigue elevarse y superar el recurrente dramón tercermundista mediante varios recursos cinematográficos que consiguen reflejar brillantemente el estado interior de los personajes, e incluso de todo el pueblo, al tiempo que sirven para inquietar al espectador y crearle un mayor interés.

Así, por ejemplo, los momentos de suspense cuando aparecen "los malos" al principio de la película; los silencios en el pueblo que presagian la desgracia (recordando el género del "western"); las sombras nocturnas al estilo del cine negro y expresionista; y, sobre todo, la soledad y locura del protagonista aislado de sus semejantes tras el infortunado evento (lo que se expresa, por ejemplo, contraponiendo primeros planos rápidos de los amigos con planos lentos del protagonista mirando al vacío).

Todas estas técnicas, a veces de género (por ejemplo, hay escenas de auténtico terror) y a veces subjetivas-modernistas, nos llevan en la segunda mitad de la película a comprender que en el fondo el tema no era un drama rural sobre la pobreza, sino un descenso a los infiernos de la locura y la soledad de alguien que ha perdido al ser amado.
[Leer más +]
9 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Tengo una vaca lechera
Si bien lo que nos interesa es el propietario de la vaca, el pobre Hassan, no es posible hablar de esta película sin tener en cuenta la comunidad de un pueblo que siente cualquier problema del vecino como propio. No es un pueblo cualquiera, es un pueblo iraní situado en un contexto geográfico y cultural muy especial, de manera que muchas cosas que quedaron plasmadas en este buen largometraje son en realidad un retrato único. Sólo por ese valor más allá de lo cinematográfico merece la pena buscar esta película (no es fácil encontrarla) y usar sus dos horas en ver una historia triste, a menudo surrealista y sobre todo muy original.

La vaca es la protagonista, después Hassan su propietario y por último esa comunidad que se desvive por la salud mental de su vecino, un grupo de seres humanos que no se desinteresan por él y su problema y se desviven por el pobre desdichado. No es cuestión de ir más allá de lo que indica la sinopsis, Hassan sufrirá de forma muy especial la penalidad de perder su más preciado tesoro. Tras ese bofetón de la realidad, lo que viene después, ha hecho que por momentos me costara pestañear, en el establo por ejemplo, ante la incredibilidad de sus vecinos y ese gran Islam en concreto, cuya interpretación va mucho más allá de lo que uno podría esperar encontrarse en una película iraní de finales de los años sesenta.

Son pobres, viven acosados por otro grupo de aldeanos que siempre permanecen en la sombra y que temen desmedidamente. Pero la grandeza de "Gaav", si es que es grande, viene dada por la inocente alegría de Hassan por su vaca y la desproporcionada reacción que tiene por su pérdida. Merece la pena, sí, aunque venga de una "cultura de turbantes" (dicho esto con ironía): buenas ideas, buenas interpretaciones, dos horas en las que hay tensión psicológica y hasta nos encontramos con que las mujeres juegan un papel importante (y esto no es ironía).. ..

Viajar a Irán en 1969 es gratis y vale la pena...
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica