arrow

Topkapi (1964)

Topkapi
Trailer
6.5
1,363
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Elizabeth Lipp y su amante Walter Harper se alían para realizar un robo extraordinario: llevarse del museo de Topkapi, en Estambul, una daga de incalculable valor. Cuentan con la ayuda de varios compinches que idean un plan para entrar en el museo sin ser vistos, cosa que sólo se puede hacer a través de la cúpula del edificio. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Topkapi
Duración
120 min.
Guion
Monja Danischewsky (Novela: Eric Ambler)
Música
Manos Hadjidakis
Fotografía
Henri Alekan
Productora
United Artists
Género
Intriga Robos & Atracos Wrestling/Lucha libre
Grupos  Novedad
Adaptaciones de Eric Ambler
7
Marionetas en el tejado
Nueve años después de rodar una de las cumbres indiscutibles del cine negro, la extraordinaria “Rififí”, Jules Dassin se encaró de nuevo con una historia de robos en apariencia perfectos que acaban complicándose de modo endiablado a causa de las debilidades de alguno de los hombres que en él participan. A diferencia de su antecesora, que es la descorazonadora y brutal crónica de un puñado de hampones marcados por un destino que no pueden eludir, “Topkapi” tiene, desde su burbujeante inicio, un aire de comedia ligera, apenas aderezada con las gotitas justas de tensión, que la convierten en el reverso humorístico, cuando no cómico, de “Rififí”.
Todo en “Topkapi” parece ser, en efecto, una subversión hacia la ligereza de los elementos que conformaban “Rififí”: el París teñido de llovizna y brumas y sus barrios bajos repletos de bailarinas, yonkis y camellos dejan paso a una Estambul de postal, desbordante y colorista, con sus espectáculos para turistas y sus torpes polis con bigotes; el rostro adusto y amargo de Jean Servais y su parquedad gestual se troca en los exuberantes rasgos y maneras de Melina Mercouri, esposa de Dassin; la densa atmósfera de “Rififí”, los complejos hilos de su trama y su sobrecogedor desenlace se desvinculan aquí de la realidad y juguetean muy cerca de la caricatura, hasta desembocar en una escena final más propia de una última viñeta de “Mortadelo y Filemón” que de una peli de estas características.
“Topkapi” es, para lo bueno y para lo malo, hija de su tiempo, y, como ocurre con pelis de tono semejante, como la saga de “La pantera rosa”, “Charada” o “Cómo robar un millón”, todo cuanto puede beneficiarla o perjudicarla en la memoria del espectador proviene, al fin y al cabo, de esa dependencia del cine que se hacía a mediados de los años 60. No la benefician, desde luego, ciertos excesos psicodélicos que dispararían el mojo de Austin Powers pero que a nosotros nos huelen a naftalina, ni la desmesura de Dassin a la hora de modular el tono, tanto de la acción como de sus intérpretes, tan disparatados ambos en algunos momentos que se corre el riesgo de que al espectador le importen tres pitos lo que les ocurra a unos personajes que a veces parecen marionetas y no seres de carne y hueso.
Perdurarán, en todo caso, la agilidad y el nervio narrativo de Dassin, la honestidad con que nos ofrece un divertimento sin pretensiones ni solemnidades, su capacidad de crear y elevar la tensión y de atornillar al espectador en su butaca, esa escena del robo en el museo mil veces imitada y que es misión imposible superar y que valdría por sí misma para reivindicar y colocar en el lugar que se merece a un grandioso director de cine injusta y doblemente condenado al ostracismo y el olvido: primero McCarthy y luego los demás.
[Leer más +]
14 de 17 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
MEMORABLE POR MOMENTOS, ENTRETENIDA EN SU CONJUNTO, PERO ALGO INCONSISTENTE
Exotismo cinematográfico años 60 con efectos psicodélicos incorporados. Esta podría ser una definición de Topkapi, evidentemente cierta aunque poco descriptiva. Ese toque entre kisch y pop art tan propio de aquella década y del que Donen ya nos dejó sus dos buenas tazas con Charada y Arabesco es uno de los argumentos de un film entretenido y que en su conjunto deja una buena impresión, pero al que Dassin impregna de un excesivo aire de comedia bufa, cotorras incluidas. Un poquito de humor se agradece pero cuando los excesos se traducen en inconsistencias el conjunto se debilita.

Una policía turca más parecida de lo conveniente a la pareja Hernández y Fernández de Tintín, o una Melina Mercouri demasiado gestual, desatan algunas sonrisas pero debilitan algo la solidez de un guión donde destaca por encima de todo la excelente secuencia del robo, ciertamente magistral, digna de entrar en todas las antologías del cine de "amigos de lo ajeno" y que ha sido punto de referencia y modelo a seguir por otros directores del género. La relación con Misión imposible es clara y diáfana.

Entre los actores me quedo con Peter Ustinov porque su comicidad me resulta natural y por ello totalmente creíble. Todo lo contrario de un Maximilian Schell que siendo ciertamente un muy buen actor no acabo de encajarlo demasiado en este tipo de personajes donde la sofisticación, la risa floja y la vida loca se mezclan en proporciones desproporcionadas. A destacar el papel interpretado por Akim Tamiroff, uno de los puntos fuertes de la película.

De Jules Dassin tengo el buen recuerdo de Mercado de Ladrones, película donde aflora la fuerte personalidad de un director que, como bruja senatorial, tuvo que emigrar a una Grecia donde Melina, la luz y probablemente el Partenón le enamoraron al tiempo que le dejaban trabajar en tranquilidad. Debo ver Rififi, las reseñas leídas son buenas. En cuanto a Topkapi, memorable por momentos, entretenida en su conjunto, pero algo inconsistente y con un toque cartoon seudo cómico del que hubiese podido prescindirse.
[Leer más +]
8 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil