arrow

Hijos de un dios menor (1986)

Hijos de un dios menor
Trailer
6.3
4,059
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
En un colegio para sordos, los problemas habituales de cualquier centro docente se ven agravados por la dificultad que implica el trato con jóvenes acostumbrados al aislamiento. Cuando, además, un profesor se siente atraído por una empleada del centro, la situación se complica por las imprevisibles reacciones de la muchacha. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Children of a Lesser God
Duración
118 min.
Guion
Mark Medoff, Hesper Anderson (Obra: Mark Medoff)
Música
Michael Convertino
Fotografía
John Seale
Productora
Paramount Pictures
Género
Drama Melodrama Discapacidad auditiva Enseñanza Colegios & Universidad
9
Entre el Silencio y el Ruido
El prestigioso profesor James Leeds llega a un nuevo colegio para sordomudos en el que tiene que tratar con jóvenes acostumbrados al aislamiento. En el colegio trabaja una joven, Sarah Norman, también sordomuda, que despertará en el profesor una mezcla de curiosidad, compasión y atracción, al tiempo que luchará por que la muchacha aprenda a desenvolverse por sí misma en el mundo real. Tras un comienzo duro y hostil, Sarah y James terminan por enamorarse y entre los dos lucharán por encontrar su felicidad a medio camino entre el silencio y el ruido que les separa.

La película de Randa Haines es una obra maestra vestida de drama comercial. Lo cierto es que juega, en efecto, con el tópico ‘alumna diferente-profesor idealista’, pero la cinta no es, ni por asomo, una película tópica. Muy al contrario, los personajes están revestidos de un misterio que va más allá del lenguaje de signos. Malee Matlin, la actriz protagonista, es sordomuda en la realidad que realizó desde luego un papel encomiable. Ganó el Óscar, pero la perla de la película es William Hurt, a quien la estatuilla se le quedó pequeña.

El actor firma una de sus mejores y más convincentes interpretaciones. Aprendió el lenguaje de signos para su papel y consigue desprender en cada uno de sus gestos una ternura real, que no hace sino estremecer de admiración a cualquier espectador. Tan grande es su trabajo en esta cinta, que otros aspectos positivos del filme quedan en un segundo plano, como el resto del reparto o la bella banda sonora de Michael Convertino. El guión de Hesper Anderson y Mark Medoff, éste último autor también de la obra teatral, deja claro que se trata de una gran historia de amor, sensible e inusual, sobre la búsqueda de la felicidad.
[Leer más +]
20 de 21 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Porque no en todos los dramas es necesario sufrir
El poder de la palabra y la necesidad de explicar el mundo que nos rodea, obligó al ser humano a inventar el fascinante mundo de los géneros. Que si esto es comedia (y por tanto te vas a reir); que si esto es drama (así que vete esperando lo peor).
Bueno pues aquí tenemos una genial obra maestra, y no porque lo haya copiado de ningún libro escrito por un erudito del cine, sino porque todas las veces que la he visto me ha maravillado.
Es sencilla pero compleja, emotiva pero alegre, romántica y alucinante.
Las actuaciones son soberbias, tanto William Hurt como Marlee Matlin brillan por su intensidad.

Si has llegado aquí por casualidad, espero que descubras una de esas películas que sólo con verlas una vez duran en la retina para siempre.
[Leer más +]
8 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil