arrow

El adiós a la reina (2012)

El adiós a la reina
Trailer
5.5
1,362
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Una mirada a la relación entre Maria Antonieta y una de sus lectoras durante los días finales de la revolución francesa. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Francia Francia
Título original:
Les adieux à la reine
Duración
100 min.
Estreno
4 de mayo de 2012
Guion
Benoît Jacquot, Gilles Taurand
Música
Bruno Coulais
Fotografía
Romain Winding
Productora
Coproducción Francia-España; GMT Productions / Les Films du Lendemain / France 3 Cinéma
Género
Drama Histórico Revolución Francesa Siglo XVIII
7
De esa materia inflamable que nunca debe ser alimentada con fuego
Su estructura es una historia de amor clásica de tres y su germen la simpleza de un amor no correspondido. Pero el amor aquí no consiste solamente en que esos tres puntos que establecen el triángulo sean mujeres, tampoco que Benoît Jacquot nos trasporte, gracias a la novela de Chantal Thomas, a ese contraste de la Francia revolucionaria con la ostentación y magnificencia de la corte de Versalles. “Adiós a la Reina” es claramente un filme contemporáneo y emocional, desligado de ensalzar el contexto y mitigar el detalle histórico. Su guión está compuesto de sentimientos y sensibilidad desde el punto de vista de la lectora de María Antonieta, que nos dirigirá en esos cuatro últimos días que pase con la Reina… con su Reina.

Sidonie Laborde es una de las lectoras de María Antonieta, una especie de fantasma que nunca estuvo allí. Inmediatamente vemos el triángulo que forman Gabrielle de Polignac, María Antonieta y Sidonie. La Duquesa se ha ganado todo los favores de la Reina por ser su ideal de belleza, ese objeto libidinoso y carnal de deseo. Pero el contexto sobre el que siempre ha dirigido la mirada el cine francés y también norteamericano, cuando se ha ceñido a contar la historia de estos personajes, queda relegado a un simple escaparate. No es una postal aunque el fondo enmarca la narración. El punto de vista encuadra a los hechos históricos y ofrece la perspectiva de los personajes. “Adiós a la Reina” nos ubica en los ojos y sentimientos de esa bordadora y lectora cuyo amor por su Reina no es correspondido y dado a otra.

El filme dibuja una especie de “El hundimiento” en Versalles, con ciertas incisiones kafkianas y un Benoît Jacquot que parece guiado por Sokurov. Son las bases visuales de una propuesta que transforma en suspense informativo la toma de la Bastilla y el impacto que provoca en la corte. La visión no es tan pomposa y sofisticada como los filmes de Sofia Coppola o W.S. van Dyke sino que los mosquitos y la presencia de ratas muertas por la corte y yaciendo en los estanques son recurrentes. Ese tono real y creíble es enfatizado por el seguimiento de la protagonista como si la cámara fuera casi siempre su sombra. Una sombra que nos enseña el otro lado de los brillantes y esplendorosos muros de Versalles. La suciedad, el moho y la pintura carcomida que existe al otro lado.

“Adiós a la Reina” nos habla del camino de la separación para quebrar el amor. Pero es ahí donde entre esas líneas, historia y diálogos yace un claro subtexto de poder. Sidonie Laborde parece representar al pueblo… pero comprende demasiado tarde que solamente protegen a los suyos, a su sangre y a aquellos que han marcado con su gracia. La leyenda cuenta que Gabrielle de Polignac murió poco después de enterarse que su amada María Antonieta había sido ejecutada. Una leyenda que queda en la voz y ojos de esa lectora, como la del pueblo que la condenó. De esa materia inflamable que nunca debe ser alimentada con fuego…
[Leer más +]
25 de 30 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Fascinación por la reina
Interesante película sobre la revolución francesa, se centra en el día de la toma de La Bastilla y los días posteriores, pero en lugar de centrarse en los hechos históricos la acción tiene lugar en el palacio de Versalles y la veremos a través de los ojos de una joven sirvienta, excelente y bellísima Léa Seydoux, de la reina María Antonieta, la cuál siente devoción incluso amor por esta. Así no veremos acción y todo se mostrará a través de diálogos más o menos velados, de las acciones de la gente en palacio, de la huída de muchos, de la perseverancia de otros.

Con un rigor académico nos traslada a la corte como si de un documental se tratase, la puesta en escena es estupenda, se respira el ambiente de la época, el palacio hace el resto, acentuado por una buena fotografía, si bien un tanto visible y un vestuario totalmente realista.

Lo bueno de la película es que muestra los acontecimientos tal cual, sin entrar a juzgar, se puede apreciar la diferencia entre criados y señores, el pueblo llano apenas se vislumbra, el exceso en el trato a los soberanos, la fascinación por estos... aparte posee una pequeña trama, la de la obsesión e incluso amor de la reina por una amiga/amante y la de la sirvienta por la reina, así como un giro que se produce al final de la película, giro que provoca un aumento de interés de la película, hasta entonces excesivamente fría y documentalista, lástima que este se produzca cerca del final y de que no veamos las consecuencias que reporta, eso sí, fácil es imaginarlo. Pero por desgracia la película es más de tesis que de narración, así que el espectador se queda con las ganas, pues la película acaba en su punto más álgido, pero terminada ya aquella relación/tesis que el film pretendía mostrar este ya no encuentra sentido a su continuación que el espectador deberá imaginar, aunque no es difícil.

Recomendada para aquellos que les guste las películas de época, documentalistas, aunque no exista acción en esta, el ritmo es lo suficiente intenso para mantener el interés y las realistas interpretaciones hacen el resto, aparte de dotar a un acontecimiento lo suficientemente conocido de un punto de vista diferente. Al que no le interese este cine mejor que se mantenga alejado.
[Leer más +]
9 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil