arrow

El cisne negro (1942)

El cisne negro
Trailer
6.8
1,581
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Tras ser indultado y posteriormente nombrado gobernador de Jamaica en 1674, el famoso pirata sir Henry Morgan, anteriormente un temible bucanero de los mares del sur, pide ahora ayuda a sus antiguos compañeros para su nueva misión: eliminar la piratería del mar Caribe. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The Black Swan
Duración
85 min.
Guion
Ben Hecht (Novela: Rafael Sabatini)
Música
Alfred Newman
Fotografía
Leon Shamroy
Productora
20th Century Fox
Género
Aventuras Piratas Aventuras marinas Siglo XVII Capa y espada
8
El pirata Morgan
Basada en la novela homónima de Rafael Sabatini, fue dirigida por Henry King. Se rodó en estudio y con abundantes efectos visuales. Dispuso de un presupuesto moderado. Ganó el Oscar a la mejor fotografía en color y se alzó con dos nominaciones (efectos especiales y banda musical).

La acción tiene lugar en el Caribe, en torno a Jamaica, en la segunda mitad del XVIII. Narra la historia del capitán Jamie Waring (Tyrone Power), mano derecha del pirata Henry Morgan (Laird Cregar), que se pone del lado de la ley cuando Morgan es nombrado gobernador de Jamaica y él se enamora de Margaret Denby (Maureen O'Hara). Su decisión, irrevocable, le acarrea disgustos y contratiempos.

La película es uno de los grandes films clásicos de piratas. Se desarrolla a un ritmo trepidante, que no concede descanso al espectador. Contiene escenas memorables, como la brilante batalla multitudinaria a espada en la oscuridad de la noche. Sobresale la escena de Jamie y Margaret en la cama en busca no de amor, sino de refugio contra la amenaza de muerte que les acecha. La figura de Margaret elogia la independencia y la fortaleza de la mujer, que no se doblega ni antes ni después de su doble secuestro. Se exalta el arrojo, la valentía y el esfuerzo de Jamie en defensa de la ley y contra la tiranía, en unos momentos en los que EEUU se habían visto involucrados (diciembre de 1941) en la II GM. Las escenas que describen las luchas sibilinas, las intrigas y los enfrentamientos dialécticos de los políticos, aportan un contrapunto acertado y gratificante a la acción desbordante de la obra. Ésta es, fundamentalmente, una pieza de evasión y entretenimiento, que incorpora todos los elementos tópicos de una película de piratas: batallas navales, abordajes, luchas a espada, malvados, romance, etc.

La música es de Alfred Newman, uno de los compositores más eminentes de la historia del cine, autor de la sintonía de la Fox. A lo largo de su carrera obtuvo 9 Oscar a la mejor música y 43 nominaciones al mismo. El film combina melodías románticas, épicas y de refuerzo de la acción, en torno a un sugestivo tema principal. La fotografía enfatiza la acción, magnifica las escenas de lucha y visualiza lances de un humor sutil y refrescante. El guión aplica una exquisita economía de la palabra, de excelente construcción, en beneficio de una acción intensa y vibrante. La obra está punteada de humor natural, fresco e inteligente. La interpretación de Power y O'Hara se beneficia de la buena química que media entre ellos y del momento de gracia en el que ambos se hallaban. Fortunio Bonanova, actor español, en el papel de don Miguel, ofrece una intervención tan breve como acertada. La dirección lleva el sello del buen oficio de Henry King, que dota a la obra de un acabado magnífico, equilibrado, emocionante y de gran efectividad.

Película antológica de piratas. Una de las que mejor han combinado ritmo, belleza visual, excelencia sonora y buen humor.
[Leer más +]
35 de 38 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Mi película favorita de piratas
Hablar de esta película es hablar de mi niñez, de las sesiones de buen cine que se emitían cuando tan sólo existían TVE-1 y TVE-2; de la época en la que, a edad temprana, comencé a apasionarme por el género cinematográfico.
Visionar "El cisne negro" ("Rafael Sabatini's The Black Swan") me llevó a leer la novela de Sabatini. Así me di cuenta de que, a pesar del título de la película, ambas tienen muy poco en común; casi tan poco como nada. ¿Pero qué importa eso, si tanto novela como producto cinematográfico son maravillosos y en el cine todo está permitido, incluso tergiversar y cambiar su origen literario?

Esta película pertenece a otra época, aquella en la que se producían filmes como "El capitán Blood", "El capitán Kidd" o "La mujer pirata". Durante años, las películas de piratas se mantuvieron en el olvido. Un reciente conato de recuperación se produjo en los años noventa, con la fallida "La isla de las cabezas cortadas", con Geena Davis y Matthew Modine. Tuvo que llegar el nuevo siglo, el XXI, para que el género adquiriese nuevamente un lugar en la taquilla, precisamente con el taquillazo de "Piratas del Caribe". Sin embargo, a pesar del éxito de esta película y sus secuelas, nada parece suponer que este género vaya a convertirse en algo recurrente en las pantallas.
"El cisne negro" conjuga todo eso y mucho más. El ritmo es trepidante de principio a fin en la escasa hora y media que dura la cinta. Los diálogos son incisivos, combinando comedia, ironía y pasión. La música de Newman es inapreciable, al igual que la fotografía en color y los limitados efectos especiales, que no por limitados resultan arcaicos u obsoletos.
La pareja protagonista está insuperable. Decir que nunca Maureen O'Hara estuvo tan hermosa es injusto, pero es que en esta película está especialmente radiante con un personaje fuerte, una mujer de armas tomar, y nunca mejor dicho. En lo que respecta a Tyrone Power, su perfecto rostro, que rozaba lo femenino, se suaviza a través de su caracterización de pirata mugriento, que a ratos aspira a parecer un gran señor. Su interpretación es más que apropiada, provista de grandes dosis de ingenio, perspicacia y humor. Un personaje bribón, pero leal; bruto, pero sensible; pero, sobre todo, enfermo de amor por Margaret, el personaje de O'Hara, que a su vez obliga a enamorar al espectador (o espectadora).

Precisamente porque el cine es fantasía, podemos perdonar las inexactitudes históricas, la mayoría intencionadas, desde luego. Como ejemplo, la edulcoración del personaje de Morgan o el vestuario colorido del aristócrata español (en esa época solían vestir de negro riguroso).
Estos son unos pequeños datos que no desmerecen en absoluto esta magistral película de aventuras. Es por esto que, desde los rincones más profundos de mi recuerdo, recomiendo que, todos aquellos que aún no han tenido el placer de conocerla, la visionen en cuanto tengan la más mínima oportunidad.
[Leer más +]
28 de 30 usuarios han encontrado esta crítica útil