arrow

En terapia (En tratamiento) (Serie de TV) (2008)

En terapia (En tratamiento) (Serie de TV)
Trailer
7.6
6,296
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Serie de TV (2008-2010). 3 temporadas. 106 episodios. El Dr. Paul Weston (Gabriel Byrne) es un psicoanalista de cincuenta años que, además de atender a sus pacientes, acude a la consulta de Gina (Dianne Wiest), una psicoanalista ya retirada, que hace años fue su supervisora profesional. Serie de la HBO que se basa en la serie israelí "Be 'Tipul", creada por Hagai Levi, Ori Sivan y Nir Bergman. (FILMAFFINITY)
Dirección
  Ver todos los directores
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
In Treatment (TV Series)
Duración
25 min.
Guion
Rodrigo García, Hagai Levi, Nir Bergman, Ori Sivan, Sarah Treem, Warren Leight, Merritt Johnson, Amy Lippman, Brian Goluboff, Davey Holmes, Keith Bunin, Marsha Norman, Jacquelyn Reingold, Anya Epstein, Dan Futterman, Adam Rapp, Alison Tatlock, Daphna Levin, Asaf Tzipor, Yael Hedya, Pat Healy, Ari Folman, Maya Hefner, Eran Kolirin, Omer Tadmor, Jhumpa Lahiri
Música
Richard Marvin (Tema: Avi Belleli)
Fotografía
Derick V. Underschultz, Mauricio Rubinstein, Patrick Cady, Fred Murphy, Xavier Pérez Grobet, Steve Mathis
Productora
Emitida por HBO; Closest to the Hole Productions / HBO / Leverage Management
Género
Serie de TV Drama Medicina Remake
Grupos  Novedad
En terapia
[Crítica primera temporada]: 'In Treatment' es la penúltima obra maestra de la HBO. Remake de una serie israelita (Be 'Tipul) volver a desplegar a estas alturas [2008] una nueva alfombra de alabanzas ante otra producción de la cadena por cable norteamericana puede resultar repetitivo. Dado su formato y tema, aparentemente poco atractivo para el gran público, lo mejor es invitar a que comprueben en carne propia, y prepárense, cómo pueden llegar a enganchar cuatro paredes y unos pocos personajes.

La atractiva doctora. El piloto engreído. La adolescente gimnasta. La pareja con problemas. Y claro; Paul, y Kate, y Gina. Elijan ustedes. Son todos fascinantes. Cuchilladas de realismo e intimidad a través de diálogos inteligentes y verosímiles –sin siquiera necesitar ser ingeniosos- que penetran con asombrosa adicción en la mente de un espectador atónito. Te dejan ansioso de más, anhelante de las próximas visitas de unos personajes que se hacen vivos, terriblemente cercanos.

Asombra la simplicidad de la propuesta y lo adictivo de sus resultados. Y además es una obra de arte que invita a la reflexión, pues, ante tanta basura, ante tantas costosas producciones televisivas, ante tanto reality vacío de ficción, llega el baratísimo poder de la palabra, la verdadera vida reflejada en frases y miradas… y se coloca en el pedestal del lujo inteligente. Televisión que cautiva, que enamora.

Claro que no hay que confundirse; imagino a docenas de productores y cientos de estudiantes de cine diciendo: "eso podría hacerlo yo, escribirlo yo, dirigirlo yo". Casi nadie podrá, pero bienvenido sea el intento si ello sirve para que luego venga Rodrigo García y lo mejore. Por cierto que el Sr. García no hace sino confirmarse como un director clave de nuestro tiempo, un artista sensible como pocos y sin problemas de sombras paternas. Yo, por mi parte, quedé tan enganchado que, tras esta terapia, intentaré ir a "Be 'Tipul", buscar la referencia de la "madre" de la fascinante criatura. Cualquier buen psicoanalista indagaría en el origen de esta adicción, de esta sensación inefable ante "In Treatment", una maravilla de la que no merece perderse ni una sola sesión.
[FilmAffinity]
9
In treatment; y nosotros, en tratamiento, con nuestro terror…
Planos y contraplanos; enfoques al rostro y juegos con las miradas, la gesticulación, las manos, el sudor, la ira, los miedos. Un psicoterapeuta, y un paciente enfrente suyo. Treinta minutos por sesión que harán el deleite del espectador, con un fascinante Gabriel Byrne que tiene el papel de su vida, y que como anillo al dedo le viene. Capítulos semanales; cinco sesiones para cada una, cuatro con pacientes suyos, y una quinta en la que el actor, con sus crisis, se expondrá a lo mismo que sus clientes días atrás con otra psicoterapeuta, una amiga del pasado. Una maravilla de la televisión, que ya me tiene enganchado. Rodrigo García, el director, baña esos pocos minutos de sesión con la sensibilidad del que hace algo con esmero y cariño. Sólo diálogos, caras frustradas, miedos y sueños que salen al exterior, normalmente, después de encontrarse frente a frente consigo mismo, frente al terror de ser descubierto por el peor de nuestros conocidos: nosotros.
[Leer más +]
69 de 81 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Silencio. Se analiza
Una nueva "delicatessen" nos llega de la mejor cocina de la televisión. ¡Qué sería hoy de la caja tonta (bueno ahora de la pantalla plana tonta) sin la productora americana HBO!

En este caso se trata de un cóctel de personajes que nos es servido en pequeñas raciones individuales, y que ha de degustarse pausadamente, dejando que se deshaga poco a poco en el paladar mientras libera todo su sabor.

Cine (porque estas series son como el mejor cine) sobrio, de planos cortos, pausado, de actores (la práctica totalidad del elenco borda su papel), de gestos y de diálogos, geniales diálogos. Es el triunfo del guión en los tiempos de los efectos visuales. Un oasis en una época en que nos estamos malacostumbrando a una manera de rodar pasada de revoluciones, con frenéticos y constantes movimientos de cámara que hacen que te alejes de la pantalla para poder ver mejor. Esta serie no, esta serie se ve de cerca.

Un oasis como la consulta del Doctor Preston lo es para sus pacientes (la seductora Laura, el inquebrantable Alex, la intrigante Sophie, y la pareja imposible que son Jake y Amy) o como la de su colega Gina lo es para el propio Paul, un refugio de calma para la problemática de sus vidas en el que juntos van tirando del hilo hasta deshacer el nudo que aprieta sus almas y que libera todo un torrente de emociones y sentimientos.

Es una serie que, para su mejor disfrute, debe verse tal y como está planteada: un capítulo al día, dedicado a cada paciente, y cinco por semana, de tal modo que acabemos por convertirnos en un personaje más dentro de esa habitación, alguien que acude fiel a la cita de cada día con su terapeuta.

P.D: El mérito habrá que reconocérselo igualmente a la serie original israelí (Be' Tipul), de la cual In Treatment es una traslación al gran mercado bajo la denominación de origen que es HBO.
[Leer más +]
26 de 30 usuarios han encontrado esta crítica útil