arrow
Crítica de astimegoesby
Ad Petrum, Madrid, España
10
El padrino
El padrino (1972)
  • 9,0
    176.202
  • Estados Unidos Francis Ford Coppola
  • Marlon Brando, Al Pacino, James Caan, Robert Duvall, ...

La familia que mata unida, permanece unida

1 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
El Padrino es la mejor película de todos los tiempos. Te la crees. Las barbaridades cometidas por una familia de mafiosos italianos llegan a parecer “naturales” gracias a un guión y unos actores excelentes, con Marlon Brando a la cabeza.

Ahora bien, sabiendo que la industria del cine ha sido propiedad de la mafia judía desde su misma creación, ¿cuál fue el objetivo real de esta carísima superproducción de la Paramount? ¿Por qué se recuperó al díscolo Marlon Brando?

La saga de El Padrino otorgó a la mafia italiana (católica) la categoría de El Mal cuando la judía ha estado siempre por encima porque controla, entre otras cosas, a los políticos. En la película se hartan de repetir que es Don Vito Corleone quien controla a los políticos (incluso se llega a decir de “un senador judío”) cuando esto es completamente falso, pues son los judíos quienes lo dominan todos los ordenes económicos y sociales, empezando por "Judiwood".

Los guiños realistas se suceden, haciendo que nos perdamos entre la realidad y la ficción, por ejemplo, con el personaje del ahijado de Don Vito-Marlon, cantante y actor de medio pelo, al que El Padrino ayuda a triunfar, tras amenazar a un productor. Evidentemente, el personaje es una representación de Frank Sinatra, que estuvo ligado a la mafia, como es del todo público y acabó triunfando en Las Vegas, como el personaje de la película.

Pero, ¿cuál fue el interés por realizar esta saga de mafiosos? Evidentemente, por un lado, desviar la atención sobre la mafia judía y echar la culpa a la católica-italiana, y la prueba está en que los asesinatos fundamentales de la película suceden durante la Navidad, y tras una boda y un bautizo, con las evidentes connotaciones religiosas que ello contiene. En particular, la serie de asesinatos que desencadena Michael Corleone/Al Pacino se entremezclan con su juramento como padrino de su sobrino mientras lo bautizan y afirma “renunciar a Satanás”. Evidentemente hay un deseo de manchar la fe católica por parte de Francis Ford Coppola, pero todavía más subliminal es la ecuación que esta película de 1971 ayudó a establecer: FAMILIA=MAFIA.El concepto de Familia como átomo de la violencia cristiana (los italianos eran fervientes católicos) fluye por los minutos de toda la saga de El Padrino, aderezada con asesinatos, palizas y hasta malos tratos a la mujer (Connie, hija de Don Vito) que su hermano Sonny intenta sofocar por medio de más violencia, generando su propia muerte, y que más tarde Michael/Al Pacino acaba vengando.

Las películas de mafiosos, como las de guerra, han ayudado a establecer la ecuación HOMBRE=VIOLENCIA que la política de género de 20 años después convertiría en la criminalización de la virilidad y la identificación de la Familia con el Mal. El Padrino forma parte pues de esa
ingenería social para suprimir la familia y el amor entre hombre y la mujer. Sin duda alguna, sin el concurso de la ingeniería social por medio del cine hubiera sido imposible de establecer esa asociación de ideas. Y la película El Padrino tiene mucha culpa.

Hay otro elemento interesante en las películas de mafiosos y las de ladrones (como “El Golpe”, “Dos hombres y un destino”, “Bonnie & Clyde y, más modernamente, “Ocean Eleven”): los ladrones son representados como unos tíos libres y atractivos que convierten la violencia en algo cuasi poético: es evidente que han contribuido decisivamente a que el mundo en que el hoy vivimos sea el estercolero inhumano que todos padecemos.
¡Haz que tu opinión cuente valorando la crítica!
Ver más críticas del usuario astimegoesby
Ver más críticas de la película El padrino