arrow
Crítica de vircenguetorix
Valladolid, España
7
El filo de la navaja
El filo de la navaja (1946)
  • 7,5
    1.519
  • Estados Unidos Edmund Goulding
  • Tyrone Power, Gene Tierney, John Payne, Anne Baxter, ...

El arte de vender "milongas".

38 de 46 usuarios han encontrado esta crítica útil
1944, Europa se encuentra al borde del exterminio en el año más largo, feroz y duro de la Guerra Mundial. Ese mismo año el escritor inglés William Somerset Maugham publica “El filo de la navaja”, una novela donde un joven americano que había combatido en la IGM decide cambiar su vida y abandona a su prometida, riquezas y estilo de vida, iniciando una búsqueda de sí mismo que le llevará hasta la India donde encontrará la Iluminación. El libro se convierte en un fenómeno social y en apenas dos años tendrá su adaptación cinematográfica.

¿Quieren que les diga una cosa? No se lo cree ni el que lo escribió, y nunca mejor dicho. Maugham fue un autor de best-seller en su momento, profundamente nacionalista británico, amante de la riqueza y el lujo (poseía la segunda colección privada de cuadros en su momento de toda Europa y disfrutaba de sus mansiones en la Costa Azul) y era de todo menos frugal en sus apetencias (bisexual activo). Y además era un oportunista. Tenía un olfato comercial a prueba de bombas y sabía lo que la gente necesitaba (se notaba que empezó a estudiar la carrera de Medicina).

Su literatura puede enmarcarse dentro del modernismo experimental, un poco como William Faulkner, James Joyce, Virginia Woolf o Marcel Proust, o lo que os lo mismo grandes escritores que juntan maravillosas palabras pero que carecen por completo de algo interesante que decir.. La novela, y por extensión la película, es por un lado vacía y pretenciosa, no sabemos ni lo que busca el personaje ni lo que encuentra, como mucho vuelve como un curandero. Es la abstracción absoluta, es la luz, es la bondad, es Dios, es el no saber qué decir. Pertenece de lleno al pensamiento débil que busca ciudadanos con problemas, vendiéndoles el producto como si fuera un manual de autoayuda. Al menos podría el autor haber dado ejemplo, pero como decía se dedicó a ganar mucho dinero y a vivir mejor, la antípoda de su personaje.

Cinematográficamente “El filo de la navaja” tiene algunos errores y bastantes aciertos. Entre los primeros apuntar el triste y lamentable episodio de la India carente de un mínimo de veracidad y la fallida elección de Tyrone Power como protagonista, James Stewart por decir alguno hubiera quedado infinitamente mejor para ese papel de hombre idealista.

En lo positivo, que también lo hay, hay que quedarse con los brillantes diálogos, la magnífica puesta en escena de Edmund Goulding (magnífica primera escena de la fiesta), la inteligencia y belleza de Gene Tierney y sobre todo un puñado de secundarios antológicos, especialmente con un Clifton Webb en su mejor trabajo de siempre. Se me olvidaba, la partitura de Alfred Newman, que nos vuelve a regalar otra pieza maestra.

Y recuerda, si te encuentras alicaída, enhorabuena, el aburrimiento es la enfermedad de las personas felices.

Nota: 6,6.
¡Haz que tu opinión cuente valorando la crítica!
Ver más críticas del usuario vircenguetorix
Ver más críticas de la película El filo de la navaja