arrow
Crítica de Álvaro Nuño López
Garganta de Olduvai, Tanzania
6
Réquiem por un sueño
Réquiem por un sueño (2000)
  • 7,8
    119.065
  • Estados Unidos Darren Aronofsky
  • Jared Leto, Jennifer Connelly, Ellen Burstyn, Marlon Wayans, ...

El grito

16 de 17 usuarios han encontrado esta crítica útil
Si valoramos 'Réquiem por un sueño' por la dureza con que habla sobre la drogadicción, obtendríamos una instructiva (y rematadamente obvia) moraleja. Pero, entonces, su interés sería el mismo que el de ojear un folleto informativo sobre el LSD o asistir a la charla de un ex-adicto. A una película hay que valorarla por sus recursos visuales; por la tensión o flacidez de la cuerda que anuda forma y fondo. Es Cine, no una campaña de concienciación.

...

'Réquiem por un sueño' no es sutil. Es invasiva y, según leo en las críticas negativas, su estilo visual puede llegar a ser molesto. Siempre he pensado que ser dramático y frenético a la vez es mala combinación, que el drama germina mejor en ambientes calmados. Aronofsky logra el impacto (buen impacto), que, como todo efectismo, es vaporoso y tiene una corta vida. El director se pasa con el subrayador, y nos ahoga en su vehemencia.

No obstante, vi 'Réquiem por un sueño' por primera vez hace 8 años y, desde entonces, he guardado una nítida imagen de ella en la memoria. La pieza musical 'Ghost of things to come', acompañada de una evocación visual de futuro y amor en la imagen de un muelle donde el protagonista se visualiza a sí mismo con su pareja. Esa es una escena que nunca he olvidado; permaneció conmigo. Entre tanto golpe de cámara, montaje acelerado y empujón, capté algo valioso; una imagen que, de golpe, desvela toda una esencia. Eso lo consigue el buen Cine. Matizo, eso lo consigue un buen director. Y Aronofsky lo es; pese a que, procurando serlo, paradójicamente, no siempre lo parezca. 'Réquiem por un sueño' es la despedida de un sueño roto, una marcha funeraria (a veces, a ritmo de house) a la felicidad. Aronofsky tiene potencial poético, pero falla en el montaje, que, no por saturado, tiene que ser necesariamente más expresivo.

Y en las pausas, claro. La ominosa pausa, la cadencia. No vale con 'aturdir', hay que saber cuándo parar.

...

'Réquiem por un sueño' tiene entrañas, pero también artificio. Le sobra énfasis. Algo así como escribir un bello poema, y recitarlo a gritos.

Gracias.
¡Haz que tu opinión cuente valorando la crítica!
Ver más críticas del usuario Álvaro Nuño López
Ver más críticas de la película Réquiem por un sueño