arrow
Crítica de Kosti
Alicante/Alacant, Marruecos
8
Siempre Alice
Siempre Alice (2014)
  • 6,8
    12.376
  • Estados Unidos Richard Glatzer, Wash Westmoreland
  • Julianne Moore, Alec Baldwin, Kristen Stewart, Kate Bosworth, ...

Las penas del Alzheimer

Sé el primero en valorar esta crítica
En algún momento de nuestras vidas seguro que hemos echado la vista atrás y hemos podido disfrutar de todos esos recuerdos que, aún hoy, nos siguen haciendo disfrutar o nos emocionan. Son esos momentos que atesoramos los que nos hacen sentir que nuestra vida ha valido la pena. pero ¿qué pasaría si un buen día esos recuerdos se esfumasen, si por un capricho del destino olvidáramos todo lo bueno y mal que la vida nos ha deparado? En ‘Siempre Alice’ (Richard Glatzer y Wash Westmoreland, 2014) es lo que le sucede a su protagonista, la Dra. Alice Howland (Julianne Moore). Cuando se da cuenta que hay palabras que se escapan en su vocabulario o que olvida una receta que prepara desde hace años, tras las pruebas pertinentes, Alice descubre que tiene un tipo de alzheimer precoz. Una película de los directores de las algo más “queer” ‘The Fluffer’ (2001) y ‘Quinceañera’ (2006), o de la recientemente estrenada ‘La última aventura de Robin Hood’ (2013).

Lo que en principio parecía una mera adaptación, como otra cualquiera, de la novela de Lisa Genova, poco a poco se va convirtiendo en una historia profunda y conmovedora. Nos encontramos con una historia a la que le cuesta arrancar, aunque con una introducción necesaria y orientadora. La Dra. Alice Howland es una eminencia en el campo de la lingüística, una erudita del lenguaje, una eminencia intelectual, y eso queda claro desde el primer minuto de la película. Su elocuencia y sus conocimientos son abrumadores. Pero su declive empieza a percibirse lentamente en esa introducción algo alargada que puede presagiar algo anodino y cargante. Nada más alejado de la realidad. A la historia le cuesta arrancar, repetimos, pero una vez que lo hace agarra al espectador, mete su mano desgarrando la carne y aprieta justo a la altura del corazón, consiguiendo un “K.O.” fulminante. Consigue una empatía absoluta hacia la Dra. Howland, y nos hace sufrir junto a ella.

Julianne Moore es la artífice de que esa empatía o ese sufrimiento hacia su personaje se incremente. Tras ganar el Globo de oro. el premio Gotham o el de la NBR, y conseguir nominaciones en premios tan dispares como el BAFTA, el Sindicato de Actores, los Critics’ Choice, los Satellite o los Independent Spirit, queda claro, tras ver su actuación, que su papel difícilmente encontrará rival en los Oscar (aunque eso está por ver todavía). Su papel apela al sentimiento, al del espectador, al que inocentemente está sentado en su butaca pensando en ver una película más sin saber la bofetada lacrimal que va a recibir. Soberbio se quedaría corto para reflejar el trabajo que Julianne Moore realiza, y no porque su papel sea espectacular o realice un cambio físico extraordinario, sino porque desde la sencillez de la Dra. Howland, consigue arrastrar al público hasta su lado, y, lo que considero más importante, le hace sufrir. Podríamos decir que realiza un trabajo absolutamente sádico, y que los demás disfrutando siendo masoquistas sentimentales, porque si hay algo que desprende ‘Siempre Alice’ es ese anhelo sensible, un sufrimiento apetitoso que todo espectador debería disfrutar. Podría tacharse la película de lacrimógena, pero se realiza con un realismo y una naturalidad tan pasmosos que resulta imposible no caer en su “trampa”.

Para aquellos que buscan una inyección sensitiva para descargar una presa emocional que hace tiempo no se vaciaba.
Lo mejor: El poderío interpretativo de Julianne Moore y su facilidad para llenarnos.
Lo peor: A ojos más duros puede resultar tramposa, pero ellos se lo pierden.
¡Haz que tu opinión cuente valorando la crítica!
Ver más críticas del usuario Kosti
Ver más críticas de la película Siempre Alice