arrow
Crítica de Ferdydurke
Stalingrado, Rusia
3
Yo, Tonya
Yo, Tonya (2017)
  • 7,0
    15.947
  • Estados Unidos Craig Gillespie
  • Margot Robbie, Sebastian Stan, Allison Janney, Caitlin Carver, ...

Palurdos

19 de 34 usuarios han encontrado esta crítica útil
(Basura blanca... Con ellos todo vale. Se puede. Barra libre. Nadie se quejará. Ninguna organización o gobierno les defenderá jamás. Nadie reclamará. Todos aplaudirán. A nadie le importará. Que les jodan. Si da igual)
(¿Se atreverían a hacer eso mismo con otras razas, de color, del que sea, con la negra por ejemplo, se lo permitirían, les acusarían de algo si lo hicieran, de una palabra algo conocida que rima con manierismo, les darían el visto bueno? ¿Qué creéis, amigos?)
Abusar de los débiles. Reírte de los tontos. De los mamarrachos y majaderos. Es un buen deporte, seguro, no hay peligro. Todos lo practicamos, tarde o temprano.
Pero el resultado no es agradable, es plano, palmario, bruto, crudo, incómodo.
Lo fácil es unirte al coro, celebrar, carcajearte a modo. ¿Pero no sería más decoroso buscar un enemigo protegido, alguien más poderoso, establecido, ir a por él y no a por estos bobos?
Bueno, cada película, situación o trozo de vida debería tener su mirada más adecuada, su punto de vista más idóneo. Todos valen. Todos son posibles. Peo no igual de acertados.
En este se caso elige la burla, la broma, el sarcasmo macabro. La agresividad, el histrión, la música sonando a todo volumen, todo el rato, los personajes sin apenas matices, espantajos, las situaciones lo más extremas posibles, los idiotas que sean de baba, las exageraciones a todas horas, los golpes, la sangre, las palizas, el ruido, la histeria, todo ese barullo.
Y es una opción, lícita, como decíamos.
Pero a mí no me convence, me parece la salida más obvia y simple, la menos iluminadora, la menos compasiva y comprensiva, la menos arriesgada, valiente u honesta. Es la opción que recurre a las sensaciones más gruesas y primarias, al estrambote, la sal fuerte, al descojone de los tarados botarates y sus aberrantes aventuras, en su conjura de los necios.
Yo hubiera preferido enterarme de más, mejor, de algo por lo menos. No de lo ya conocido por la leyenda (esa agresión forma parte de la cultura popular, muchos ya la conocíamos en forma de nebulosa borrosa, confusa, sórdida, como la dolorosa memoria de un acto nefando, culpable, no precisamente deportivo, su otra cara, tan tapada), no de todos los tópicos mostrencos sobre la vida de los paletos blancos de medio pelo con su violencia endogámica, su burricie, su incultura, barbarie y estupidez, su autodestrucción cazurra.
Eso ya lo habíamos visto.
Yo quería que me humanizaran esas personas, descubrirlas en su particularidad, lo que les hace únicos a esos arquetipos, a esos seres, al fin y al cabo, de nuestra especie (aunque los observen como si fueran marcianos o australopithecus ). Que me los explicaran de verdad, sin tantos gritos ni puñetazos todo el rato, con un poco de calma, tiento y gusto.
Pero claro, eso es pedir demasiado, un imposible. El cine no está al alcance de la mano, no es una carta de restaurante, es casi siempre plato único, rancho que llena y no quita el hambre. Hay que conformarse.
Ella, Margot Robbie, productora (o te buscas tú un buen papel o te ponen de florero. Bien. Un buen vehículo para su lucimiento. Puesto por el ayuntamiento, por ella como alcaldesa), actriz, valerosa, entregada, vibrante, fuerte, guapa, ingobernable. No le quiero poner pegas ni restar méritos, que los tiene. Pero tampoco. Ella es mucho mayor (respecto a la edad adolescente en la que Tonya comenzó a destacar), más grande, pesa más, más alta, más volumen, más bella, más todo. Su cuerpo poco tiene que ver con el de una patinadora profesional de (tanta) élite. Ni por muy garrula que nos quieran hacer ver que era la Tonya original. Lo cual confirma que su aspecto deportivo, el más luminoso, les interesa poco, lo justo. Clama al cielo cuando tiene que hacerse pasar por una niña de unos 16 años. Por Dios. Si parece su madre. Ella no.
La forma. Las entrevistas. Tampoco me convence ese recurso si lo sumas a los hechos y lo metes todo en una coctelera de humor grueso que no para de acumular grasas en un cuerpo muy adiposo, a punto de reventar de brutales excesos, de monstruoso sobrepeso.
Y esa suma infinita de canciones y músicas, desde Dire Straits a Vivaldi, a presión, al mogollón, como si no confiaran en el espectador del montón y su atención de ratón.
Y lo quizás mejor se contradice hipócritamente durante su propia narración. Me refiero a las bromas "metaficcionales" (cuando se ríen de su propio cuento, ya sea al compararse con Rocky en los ridículos métodos de entrenamiento o en algún comentario de la madre sobre el peso de su personaje) y, sobre todo, a una especie de crítica al sueño americano y a sus tentáculos groseros en forma de medios de masas, que hacen como de lado pero que tristemente les devuelve su propio reflejo, es decir, la utilización de pobre gente, miserable, pequeños monstruos como carne de cañón para el entretenimiento más burdo de toda la nación, de cómo hay que dar continua carnaza a un público embrutecido que pide sangre, una realidad con colores chillones, gente a la que idolatrar u odiar, un mundo reducido al más romo hueso. Eso es justamente lo que hace la película. Los vuelve a echar al barro no para reivindicarlos o entenderlos como seres humanos, con sus luces y sombras, no, lo contrario, para hacer chanza, escarnio, para cagarse (siempre con mucho cariño) en ellos, para, desde arriba, ridiculizarlos y no parar de despreciarlos. A este respecto el caso del gordo podría ser el ejemplo perfecto.
Spoiler:
Un momento lamentable:
- Cuando después de haber asistido con indudable desagrado a las mil y un hostias ocurridas durante ese matrimonio (se supone que muy especialmente propinadas por él, eso se da a entender aunque ella también algo haga), ella, tras haberse separado y vivir en lugares distintos, debido a esa convivencia insoportable y llena de tanta violencia, coge el teléfono y le llama pidiéndole que por favor vuelva con ella, que le necesita, que es indispensable para estar lista de cara a los juegos olímpicos.

SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama.

¡Haz que tu opinión cuente valorando la crítica!
Ver más críticas del usuario Ferdydurke
Ver más críticas de la película Yo, Tonya