arrow
Crítica de Luis Guillermo Cardona
Medellín, Colombia
8
Clamor humano
Clamor humano (1949)
  • Estados Unidos Mark Robson
  • Jeff Corey, James Edwards, Lloyd Bridges, Douglas Dick, ...

Dos guerras para un sólo hombre

1 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
Hay hombres que, por el natural incidente de haber nacido con una piel oscura, se ven abocados, en algún momento, a enfrentar dos guerras distintas al mismo tiempo. La primera, contra un país enemigo, en una guerra física en la que resultan involucrados poniendo en grave riesgo sus vidas por orden de su gobierno, sin que ellos sepan siquiera las causas reales de porqué están peleando. Y, la segunda, con sus propios compañeros de división, quienes, ¡por el simple color de su piel! los consideran inferiores, indeseables y ven con recelo el estar a su lado. Se olvidan que la guerra la causaron los blancos, que los mismos blancos los han llevado a exterminar a otro pueblo y que no les importa si es a ellos a quienes matan. ¿Y es esto lo que los hace mejores?

Peter Moss es uno de estos hombres. Durante la II Guerra Mundial, se convirtió en topógrafo del ejército norteamericano y fue convocado para servir en una operación de inteligencia en una de las numerosas islas japonesas. Su grupo lo constituían cinco hombres: el mayor Robinson –racista– quien se ve obligado a aceptarlo. TJ Ritter –racista– obtuso y presuntuoso. Mingo –al margen– esposo de una brillante poetisa. Finch, un viejo amigo de colegio con el que jugó baloncesto y quien lo aprecia sinceramente… aunque no escapa a los inconscientes rezagos racistas. Moss es el quinto, y asume su lugar dispuesto a sobrepasar los rechazos y las discriminaciones, que no son nada nuevo para él pues las viene padeciendo desde su más temprana infancia en una sociedad que se considera civilizada.

Y es una gran lección la que, como ser humano y como soldado, habrá de darnos este hombre efectivo, leal, comprometido con su causa y con su grupo, y leal a la amistad que tiene con su amigo Finch.

La película se convierte así, en el primero de varios alegatos que contra la infamia racista, asume el productor y más tarde brillante director, Stanley Kramer. Esta fue la tercera y última colaboración entre Kramer y el director Mark Robson, con quien llevó al cine tres obras de gran éxito en Broadway: "Sin Contemplaciones", "El Ídolo de Barro" y "Home of the brave", filmes que ya ocupan un meritorio lugar en la historia del séptimo arte.

La historia resulta dotada de rasgos psicológicos de gran interés y va develando el entendimiento humano cuando éste se permite ver desde adentro a aquellos seres que torpemente prejuzga. James Edwards, como Moss, recrea un personaje fuerte, complejo y de enorme significado y, sin duda alguna, todo el peso de la historia recae sobre sus hombros.

Y unas palabras del brillante psiquiatra quedan resonando en nuestros oídos: "La misma gente que hace burla y que trata de hacerte sentir diferente, lo hace porque, muy adentro, también se siente insegura e infeliz. Necesita un chivo expiatorio a quien despreciar para sentirse fuerte, pero necesita ayuda tanto como tú y quizás más".

Esto es cine para sacudirse las entrañas. Notable.

Título para Latinoamérica: "CLAMOR HUMANO"
¡Haz que tu opinión cuente valorando la crítica!
Ver más críticas del usuario Luis Guillermo Cardona