arrow
Crítica de Luis Guillermo Cardona
Medellín, Colombia
6
Orgullo de hidalgo
Orgullo de hidalgo (1925)
  • Estados Unidos King Vidor
  • Eleanor Boardman, Pat O’Malley, Harrison Ford II, William J. Kelly, ...

Así se comportan los caballeros en el amor

1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
En la madrugada del 18 de abril de 1906, la ciudad de San Francisco, California, EEUU, fue sacudida por un terremoto que llegó a alcanzar los 8.6 grados Mw, el cual dejó un saldo de más de tres mil muertos y dos terceras partes de la gente sin hogar.

Es en este escenario donde comienza el simpático romance que nos cuenta el director King Vidor en “ORGULLO DE HIDALGO”, haciéndonos enseguida un comentario en intertítulo que amerita luego alguna reflexión: “Por una aparente sin razón en toda esta historia… comenzamos con el terremoto de San Francisco”. Se nos muestran entonces algunas imágenes que ilustran como se iba produciendo aquel trágico insuceso… apreciamos el éxodo de los sobrevivientes… y entonces veremos nacer, a la sombra de un árbol, a una niña que quedará huérfana y que entonces será adoptada por una familia española, los Borel, quienes la llevarán a Barcelona donde la verán crecer.

Cuando ya Fernanda (Eleanor Boardman) es una adolescente guapa y orgullosa, aparecerá su Romeo encarnado en don Diego, y con él empezará una historia de amor que proseguirá con su regreso a San Francisco, donde la joven vivirá en casa de sus tíos, los McKee, y donde conocerá a Patrick O’Malley, un plomero dispuesto a rivalizar con el hidalgo seductor español.

Inspirada en la novela de Lawrence Rising, y con un guión de Agnes Christine Johnston y Harry Behn, la historia de esta nueva comedia de King Vidor resulta un tanto ligera, pero pretende dejar bien plantada cual es la manera en que los caballeros deben actuar en los asuntos del amor, para poder diferenciarse de los machos y demostrar así que ya hacen presencia en una sociedad civilizada.

Viéndola reflexionaba: Esta película se hizo en 1925. Ha pasado casi un siglo ¿Y cuánto hemos aprendido?
Patrick O’Malley (representado curiosamente por Pat O’Malley) se ha enamorado de Fernanda, y su profesión lo hace “indigno” de la joven, quien además conserva la más cordial de las relaciones con don Diego. ¿Será capaz de demostrarle que también él es un caballero?

La rivalidad que se produce entre estos dos hombres, es lo mejor de este filme donde veremos como el respeto a la razón, el donaire y el desprendimiento, son las principales cualidades de los hombres de verdad. Que de vez en cuando te sobrepases un poco ¡vale!... pero hasta en estos casos, debes ser capaz de conservarte cauto y tener el coraje de reconocer que te has equivocado.

¡Bienvenidos a la escuela del amor!

P.D. En alguna escena aparecerá la, por entonces principiante, Joan Crawford. A ver si la identificas.
¡Haz que tu opinión cuente valorando la crítica!
Ver más críticas del usuario Luis Guillermo Cardona