arrow
Crítica de keizz
Madrid, España
7
Gett: El divorcio de Viviane Amsalem
Gett: El divorcio de Viviane Amsalem (2014)
  • 7,0
    1.813
  • Israel Ronit Elkabetz, Shlomi Elkabetz
  • Ronit Elkabetz, Simon Abkarian, Menashe Noy, Gabi Amrani, ...

Liberad a Viviane!

3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
Viviane Amsalem (Ronit Elkabetz) no es feliz con su marido, Elisha (Simon Abkarian), por lo que lleva varios meses viviendo fuera del domicilio conyugal. Pero no se conforma con estar separada, quiere el divorcio para legalizar su situación y no ser una marginada social.

Pero en Israel el divorcio sólo es posible si el marido da su consentimiento. Elisha no está dispuesto a dar dicho consentimiento. Pero Viviane no se resigna, y lucha junto a su abogado para que el Tribunal Rabínico acepte lo que ella considera que es su derecho. No obstante, los jueces tienen que cumplir la ley judía y no le ponen fácil las cosas a Viviane, que se verá inmersa en un proceso de varios años en el que la tragedia compite con lo absurdo, y todo se termina poniendo en tela de juicio.

La película está dirigida por Ronit Elkabetz (que además de dirigir, es la guionista y la protagonista principal) y Shlomi Elkabetz, hermano de la anterior y coguionista. Al parecer, los hermanos ya hicieron dos películas anteriormente en las que también abordan el tema familiar y la problemática religioso-social que se vive en Israel con este asunto.

Y es que en este film se refleja la sociedad israelí. Por aquí tenemos la idea de que Israel es un país occidental, aunque se encuentre en Oriente. Pero en esta película se pone de manifiesto que no es así. En Israel el vínculo existente entre el Estado y la religión es muy fuerte, lo que hace que la modernización y occidentalización del país se resienta.

Supongo que los Elkabetz tratan de concienciar a los habitantes de su nación y al resto del mundo de lo absurdo de ciertas leyes político-religiosas que imperan en su cultura. Del atraso y la injusticia que supone vivir bajo las circunstancias que se exponen en esta película.

“Gett” tiene una curiosidad, y es que toda la película se desarrolla en el Tribunal. No existe otro escenario en la cinta. Con tal parquedad escenográfica, tiene mucho mérito que el espectador siga durante todo el metraje con absoluta atención a todo lo que sucede en la pantalla. Los directores logran esto gracias a unas interpretaciones muy logradas, unos diálogos excelentes, y la habilidad de los hermanos Elkabetz para hacer que la historia evolucione de un modo natural y mantener el interés de la misma sin que decaiga desde el principio hasta el final.

Lo interesante del film no es únicamente el tema que denuncia. A nivel estrictamente cinematográfico, el desarrollo narrativo de la película es brillante. Los tribunales se transforman en un teatro entre cuyas paredes va sucediendo la historia, vamos descubriendo las cosas a través de conversaciones y declaraciones de Viviane, su marido Elisha, los abogados, los testigos, los jueces, etc.

El hecho de que toda la trama transcurra en el juzgado hace que la sensación de asfixia y claustrofobia se acreciente. La angustia que siente Viviane de no poder liberarse de su marido llega claramente al espectador, y se mezcla con la sensación de estar siempre encerrados en la sala del Tribunal. Las dos cosas se suman y hacen que las ganas de escapar de Viviane sean perfectamente captadas por el público.

Un punto importante para el buen funcionamento de la película es la presencia del humor negro en bastantes escenas. Es más, considero que su presencia es imprescindible para enriquecer la trama y engordar el interés del espectador. Hay situaciones y conversaciones que resultan cómicas de lo puro trágicas que son, que para nuestra forma de pensar occidental nos parecen grotescas, pero que por desgracia son dramáticamente reales.

En suma, “Gett” me ha resultado sorprendentemente agradable porque conjuga el descubrimiento de cosas que no sabía sobre la sociedad judía y al mismo tiempo me ha ofrecido un buen rato de cine-teatro, eso que tanto me gusta cuando en la pantalla los actores y sus diálogos toman el mando por encima de los efectismos.

Película para ver, sorprenderse y debatir.

https://keizzine.wordpress.com/
¡Haz que tu opinión cuente valorando la crítica!
Ver más críticas del usuario keizz
Ver más críticas de la película Gett: El divorcio de Viviane Amsalem