arrow
Crítica de Dabi
West Coast, España
6
Súper empollonas
Súper empollonas (2019)
  • 6,5
    350
  • Estados Unidos Olivia Wilde
  • Kaitlyn Dever, Beanie Feldstein, Lisa Kudrow, Jason Sudeikis, ...

Deconstruyendo, más o menos.

3 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
Pues nada, aquí tenemos la comedia dramática sobre la adolescencia de la semana. Lo digo así porque de este género te salen películas hasta de debajo de las piedras, lo cual es lógico. Son baratas, son sencillas de vender, se adhieren en su mayor parte a una fórmula que ha funcionado en numerosas ocasiones pero a su vez permiten cierta maleabilidad, tratan temas con los que todos nos podemos identificar o nos hemos identificado en el pasado y se adaptan a los nuevos tiempos con relativa facilidad. Booksmart sigue en su mayor parte los elementos básicos del género, creando un producto más que digno, efectivo, aunque lejos de ser revolucionario.

La mayor baza de Booksmart reside en la enorme química entre sus dos protagonistas. Kaitlyn Dever y Beanie Feldstein se complementan maravillosamente y tienen una vena cómica decente. Ambas aprueban con nota interpretando a Amy y Molly, personajes, dicho sea de paso, bastante bien construidos. Con los secundarios, por desgracia, no todo son aciertos. Aunque el guion sea inteligente a la hora de presentarte a algunos de ellos, dotarles de cierta personalidad y deconstruirlos conforme va pasando la película (Jared es probablemente el mejor ejemplo), otros muchos se quedan en refuerzos cómicos y estereotipos unidimensionales (los dos alumnos gays que hacen teatro, aunque ocasionalmente divertidos, son los que peor parados salen, en mi opinión). Y con esto hablo de los personajes, porque no tengo nada malo que decir de los actores que los interpretan, ya que prácticamente todo el elenco joven hace un trabajo fantástico (destaco especialmente a una desatada Billie Lourd como Gigi). A ellos hay que sumar, además, la presencia de cómicos más conocidos como Lisa Kudrow, Jason Sudeikis y Will Forte, que espolvorean la cinta y cumplen en sus breves apariciones.

En cuanto al guion en sí, pues funciona, pero dista mucho, en mi opinión, de la excelencia. El argumento de Booksmart no es muy distinto al de otras películas del estilo (protagonistas impopulares que deciden desmelenarse, rollo Supersalidos) y, aunque bien desarrollado por lo general, me da la sensación de que pierde un poco el foco cuando empieza el segundo acto (ese ir de un lado a otro en busca de la fiesta se me acaba haciendo un pelín cansino) y que corre el riesgo de descalabrarse cuando se acerca el final, con una escena en particular que me parece una americanada más molesta que enternecedora (sí, hablo de la puta graduación).

Booksmart tal vez merezca más elogios por su relativa riqueza temática (al menos con respecto a otras comedias dramáticas del estilo), por su forma de desmontar las preconcepciones que existen no en las mentes de los personajes secundarios, sino en las de las protagonistas. Ambas son inadaptadas cuyos arcos no se centran en plantarles cara a unos abusones, ni en demostrar lo válidas que son, ni en vengarse por lo injusta que ha sido la vida del instituto con ellas, sino en aprender y corregir sus propios prejuicios. Son imperfectas, lo cual las hace mucho más interesantes. También tienes, por supuesto, estas ideas sobre la amistad, la madurez, la responsabilidad, el despertar y la identidad sexuales que sí, es cierto que son omnipresentes en el género, pero todas están bastante bien tratadas. Como comedia (que no olvidemos que es una comedia) es decente, diría yo. Ninguna coña me parece particularmente mala, pero la gran mayoría me hacen sonreír más que descojonarme, con alguna que otra excepción.

En definitiva, Booksmart es una buena coming of age (lo dije en otra crítica y lo repito, necesitamos un término en español para referirnos a este género). Es agradable y divertida, y tiene encanto. Los diálogos están bien escritos y los actores hacen un gran trabajo, tiene una fotografía sólida para ser una comedia de bajo presupuesto y una banda sonora que encaja bien con la historia. Su mayor fallo es que la he visto antes. En varias ocasiones. No es sorprendente ni demasiado original, aunque bueno, no todas las películas tienen que serlo. Tampoco me ha parecido el descojone padre, pero no hay nada más subjetivo que la comedia. Si la comparamos con películas recientes de este género con protagonistas femeninas, Booksmart le da mil vueltas a Blockers, pero para mí se queda lejos de la sencillez, la suavidad, la emotividad y la eficacia de Eighth grade.

Puntuación: 6,8
¡Haz que tu opinión cuente valorando la crítica!
Ver más críticas del usuario Dabi
Ver más críticas de la película Súper empollonas