arrow
Crítica de XiMeT
Palma de Gandia, España
1
Bola de Dragón: Comienza la Magia
Bola de Dragón: Comienza la Magia (1991)
  • 2,1
    1.973
  • Taiwán Chen Chun-Liang
  • Charles Chen Zi-Qiang, Jeannie Tse, Cheng Tung-Chuen, San Peng, ...

Mi historia con esta simpática y valiente aberración

11 de 12 usuarios han encontrado esta crítica útil
Trato de recordar cuándo llegó este film a estos lares. Imagino que allá por el 92 o 93, en el cenit de aquel genuino y entrañable "boom" de Dragon Ball que azotaba medio país y medio mundo. El caso es que, como muchos de los que por aquí cuentan, cierto día nos encontramos con esta cinta en un lugar privilegiado de nuestro vídeo-club habitual, con un precio que oscilaba entre las dos mil y las tres mil pesetas si mal no recuerdo. No nos lo podíamos creer: una película de Dragon Ball con actores reales. Ni la rubia del cole nos la ponía tan dura. Ni que decir tiene que a tan tierna edad (soy del 83 si no me han mentido) nuestra paga y los cinco duros que nos daba la abuela cada domingo no eran suficientes para hacernos con tal fetiche. Así que entre algunos colegas decidimos, como ya hicieron en una serie de dibujos para conseguir el número 1 del Hombre Radioactivo, juntar nuestro capital para hacernos con esta obra de culto. Por supuesto cada uno de nosotros conspiró por su cuenta para ser dueño y señor absoluto de la cinta. Aunque nunca nadie lo confesó. Por suerte o por desgracia mi madre no accedió a darme la pasta y me tuve que rendir a la custodia compartida. Mangoneamos para llegar a la cifra, durante varias semanas tuvimos que robar los gusanitos en un intento desesperado por ahorrar, y entre tanto alguien nos arrancaba la ilusión adelantándose y comprando el único ejemplar de la película. Nos mordimos los labios y se nos empañaron los ojos. Fueron meses lo que esperamos, que se me antojaron décadas, hasta que llegaron las prometidas copias de alquiler.
Años más tarde nació una televisión local, y no se les ocurrió otra cosa que usar esta película para las emisiones de prueba. Así pues, en el número once del televisor, podíamos ver una vez tras otra esta simpática y valiente aberración. Y vuelta a empezar, y vuelta. Fantástico. Un fantástico y descojonante bucle 24 horas al día. Alguien aseguró que aquel mamón o mamona que se quedó la mítica y única copia que estuvo a la venta quiso amortizarlo. Nadie le explico que dos mil pesetas gastadas en eso nunca se llagan a amortizar, que te pesan para siempre en la conciencia.

Si bien de algo me ha servido esta película es para aventurarme a hacer mi primera crítica por aquí, aunque paradójicamente no haya comentado absolutamente nada de ella en sí. Tampoco creo que haga falta ni sea interesante. Cualquier día, en buena compañía, con birra y otros anestésicos envueltos en papel de fumar, volvemos a tirar 90 minutos de nuestra vida a la basura. Seguro.
¡Haz que tu opinión cuente valorando la crítica!
Ver más críticas del usuario XiMeT
Ver más críticas de la película Bola de Dragón: Comienza la Magia