arrow
Crítica de Pedro
Madrid, España
9
Ágora
Ágora (2009)
  • 6,5
    63.856
  • España Alejandro Amenábar
  • Rachel Weisz, Max Minghella, Ashraf Barhom, Oscar Isaac, ...

Un punto azul pálido

333 de 411 usuarios han encontrado esta crítica útil
"Mira ese punto. Eso es aquí. Eso es nosotros. En él se encuentra todo aquel que conoces, o del que has oído hablar, cada persona que existió y vivió su vida. La suma de nuestra alegría y sufrimiento, miles de religiones, ideologías y doctrinas, cada héroe y cobarde, creador y destructor, rey y campesino, cada pareja enamorada, madre y padre, niño, inventor y explorador, cada maestro de moral, cada político corrupto, 'superestrella', 'líder supremo', cada santo y pecador en la historia de nuestra especie vivió ahí, en una mota de polvo suspendida en un rayo de luz del sol"

(Del libro "Un punto azul pálido", Carl Sagan, 1994)

.....

La primera vez que supe de Hipatia de Alejandría fue leyendo "Cosmos" de este magnífico divulgador científico y astrónomo. Idealizaba a dicha filósofa como un atisbo de razón antes de que la sinrazón humana nos trajera siglos de Edad Media y oscurantismo. Por tanto, sin saber que el director había declarado la influencia de la obra del científico en su película, este hecho no me era ajeno. Faltaba averiguar si el espíritu del fallecido Sagan pervivía entre los fotogramas, pues decía Amenábar que hubiese deseado que viese "Ágora" porque le hubiera gustado.

No me cabe duda. La película refleja con imágenes la cita inicial de esta crítica. Cada secuencia del espacio, de la cámara sobrevolando el mundo mientras bulle el hormiguero humano abajo, de esa bola azul que es nuestro planeta..., no nos habla de otra cosa. Bello a la par que original planteamiento para sirviéndose de un peplum que tiene poco que envidiar en factura técnica a títulos como "Gladiator", "Espartaco", "Cleopatra", "Ben-Hur"..., trasladarnos al Egipto del Imperio Romano allá por el siglo IV. Con su mezcla de culturas y religiones, sus dioses paganos, cristiano y judío, sus conflictos de convivencia, revueltas, luchas de poder, su biblioteca, sus templos, su faro...

Ágora teje una interesante amalgama de circunstancias sociales y políticas para intentar contarnos de modo más o menos fiel a la Historia -aunque con alguna que otra licencia dramática- unos hechos que pivotan entorno a la protagonista, interpretada con sentimiento y credibilidad por una Rachel Weisz cada vez más en alza. Y el resultado es más que bueno. Eso sí... No es probablemente película para satisfacer a todos, pues quienes no frecuenten la admiración por el pensamiento lógico y científico -motor vital de Hipatia- probablemente sientan aburrimiento en lugar de emoción, y no faltarán quizá quienes consideren atacadas sus creencias y rechacen por ello lo que les están contando.

Mientras la introducción con letras superpuestas a las estrellas, homenajea en cierto modo la historia de otro famoso Imperio cinematográfico -galáctico en este caso-, la conclusión es una oda a lo perdido, y una reflexión que bien podría aplicarse a la humanidad incluso dos mil nueve años después de Cristo. Pues aquí seguimos, dibujando juntos en el espacio una elipse al compás de la luz del sol.
¡Haz que tu opinión cuente valorando la crítica!
Ver más críticas del usuario Pedro
Ver más críticas de la película Ágora