arrow
Crítica de jastarloa
Madrid, España
7
Borat: Lecciones culturales de América para beneficio de la gloriosa nación de Kazajistán
Borat: Lecciones culturales de América para beneficio de la gloriosa nación de Kazajistán (2006)
  • 6,0
    38.899
  • Estados Unidos Larry Charles
  • Sacha Baron Cohen, Pamela Anderson, Ken Davitian, Alan Keyes, ...

Tan irritante como divertida (7.5)

81 de 102 usuarios han encontrado esta crítica útil
Quiero dejar clara una cosa antes de comenzar: la parodia que hace de unas retrógradas y palurdas costumbres kazajas totalmente inventadas me parece una falta de respeto inexcusable hacia ese país. Seguramente si el personaje hubiera sido español me habría sentido muy ofendido y mi nota habría cambiado muchísimo (enésima muestra de hipocresía por mi parte). Y dicho esto, he de reconocer que sus chistes me hicieron muchísima gracia, tanto los que se ceban con los paletos del pueblo de Borat como, sobre todo, los que lo hacen con el pueblo estadounidense.
La película tiene una parte de ficción y otra de documental ficticio en la que se gastan bromas al estilo "Inocente, inocente" a unos entrevistados que tendrían que esperar al estreno en cines para descubrir que fueron víctimas de ellas. A la primera corresponde, claramente, todo lo relacionado con el pueblo kazajo, la realización del documental para la televisión kazaja, Pamela Anderson (el amor platónico de Borat), etc. A la segunda, las entrevistas a Bob Barr, diputado republicano del distrito 7 de Georgia, al que le ofrece a probar un queso que su mujer (la de Borat) "hace con leche de su propia teta", a Alan Keyes, político ultraconservador de color (negro) en cuya entrevista Borat se sorprende al ir atando cabos y descubrir que los amigos que hizo el día anterior en la cabalgata del orgullo Gay (la fiesta tradicional americana, según él) eran homosexuales, cosa muy mal vista en Kazajstán ("¿Qué es palabra gay? ¿Usted dice a mí que hombre que intenta meterme puño di goma por ano era homosexual?"), a Ilham Äliyev, a las feministas, y muchos momentos más, como la visita al concesionario, al rodeo, etc. El resto de escenas son difíciles de clasificar, no sabría adivinar el grado de preparación que tenían desde el guión; es decir, que no sé si los extras eran actores o gente de a pie. Y esto logra un clima interesante en la película, pues la simple posibilidad de que las reacciones de algunas de esas personas fueran naturales llega a sobrecogerme a la vez que troncharme de la risa (el mejor ejemplo de esto es la escena del rodeo, cuando Borat es invitado por los organizadores a hablar ante el público y dice que "desde Kazajstán apoyamos su guerra de teror, pido EEUUyUE elimine hasta último terorista, pido Geroge Bus bebe sangre hasta último niño y mujer de Irak", y el público prorrumpe en un una estruendosa ovación).
La cutrez es algo intencionado y adecuado al espíritu de la película, así que no puedo considerarlo como una fallo sino como todo lo contrario. Cohen no es lo que se dice un actor de método, pero, a pesar de que nunca llega a hablar kazajo, sino algo parecido a hebreo (es de ascendencia judía), logra dar el pego y engaña a todos —de hecho, durante el rodaje tuvo problemas con la policía hasta en 91 ocasiones.

(Sigue en Spoiler. Sólo desvelo un par de chistes que incluso podrían ayudar al que no haya visto todavía la peli.)

SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama.

¡Haz que tu opinión cuente valorando la crítica!
Ver más críticas del usuario jastarloa
Ver más críticas de la película Borat: Lecciones culturales de América para beneficio de la gloriosa nación de Kazajistán