arrow
Crítica de play it again Sam
madrid, España
8
El sabor de las cerezas
El sabor de las cerezas (1997)
  • 7,1
    7.173
  • Irán Abbas Kiarostami
  • Homayoun Ershadi, Abdolrahman Bagueri, Safar Ali Moradi, Afshin Khorshid Bakhtiari

Las cerezas me salvaron la vida

16 de 16 usuarios han encontrado esta crítica útil
El sabor de las cerezas, una exquisitez no apta para todos los paladares del iraní Abbas Kiarostami, es una película profunda, incómoda y lenta. Tres palabras que, si bien para mi son una virtud, comprendo que para muchos es un defecto.

Es una Road movie existencialista y filosófica que narra el viaje del Señor Badí, quien ha decidido quitarse la vida, en busca de alguien que le ayude a ser enterrado. En su búsqueda se encuentra con tres personas: un joven soldado, un seminarista y un sabio taxidermista. Los magníficos diálogos que tiene con los dos últimos son el motor de la película.

Con el suicidio como tema central, Kiarostami despliega ante nosotros unos diálogos profundos y existenciales que, al igual que la filosofía, nos abre interrogantes sin respuesta. Kiarostami puro y duro vamos.

Si tuviera que destacar dos momentos serian la explicación del Señor Badí al seminarista:

- “Si se lo contara no lo entendería. Bueno, no es que no pueda entenderlo, pero no puede sentir lo que yo siento. Puede simpatizar, entender, mostrar compasión. ¿Pero sentir mi dolor? No. Comprende mi dolor, pero no puede sentirlo.”

Y el tremendo discurso del sabio taxidermista. Después de contar su historia donde los cerezos le salvaron la vida, el Señor Badí responde: “¿Y comió cerezos y todo se arregló?”

Taxidermista: - “No, no fue así, pero yo cambié. Después de aquello, me fue mejor, pero yo había cambiado mi forma de pensar. Me sentía mejor... Tu mente está enferma pero no hay nada malo contigo. Cambia tu perspectiva. El mundo no es de la forma en que lo ves. Tienes que cambiar tu perspectiva y cambiar el mundo.”
¡Haz que tu opinión cuente valorando la crítica!
Ver más críticas del usuario play it again Sam
Ver más críticas de la película El sabor de las cerezas