arrow
Crítica de Vivoleyendo
Huelva, España
5
Rebeca
Rebeca (1940)
  • 8,3
    33.869
  • Estados Unidos Alfred Hitchcock
  • Laurence Olivier, Joan Fontaine, George Sanders, Judith Anderson, ...

La sombra de una difunta

55 de 86 usuarios han encontrado esta crítica útil
Me vuelve a ocurrir. Me planto delante de un clásico con una elevada nota media y me llevo un chasco como la copa de un pino. Y eso que a mí Hitchcock siempre me ha gustado. Pero me ha dado la sensación de que "Rebeca" envejece mal, y además no ha cumplido mis expectativas. La verdad, tratándose de Hitchcock, una se esperaba un drama de intriga de quitar el hipo. Pero por no quitar, no me ha quitado ni el ligero hastío que se apoderaba de mí a ratos, y además sentía una irritación creciente.
El guión, adaptado a partir de una novela de la famosa escritora de suspense, Daphne du Maurier, me ha sonado todo el tiempo a trillado (y mira que he visto películas con guiones trillados y muchas no me han fastidiado como en este caso) y algo me olía a rancio, a forzado, a falso, a artificioso.
Para empezar, la puesta en escena deja bastante que desear, aunque claro, eso solía ocurrir con las películas que abusaban un poco de las tomas rodadas en estudio, incluso muchas de las que se supone que son de exteriores. Pero se nota descaradamente cuándo ponen un fondo artificial en lugar de rodar la escena en un escenario natural. Es lógico que de ese modo se ahorraban presupuesto, pero me choca que en películas de Hitchcock de la talla de ésta se advierta tanto esa a ratos descuidada ambientación, cuando hay otras muchas escenas que casi llegan a lo impresionante y cautivador. Por otra parte, se abusa teatralmente de los efectos tétricos y fantasmales, como esa niebla espesa (que terminaba por parecer antinatural). Además, todos los personajes son tan rematadamente planos, insulsos y estereotipados, y para mi gusto tienen tan poca chispa, que apenas me transmitían nada. Joan Fontaine me parecía una tontita sumisa, florero y llorica sin pizca de carácter, Laurence Olivier más tieso y soso que una percha, el ama de llaves una versión vampiresca y estreñida de la señorita Rottenmeier, el primo de la primera señora de Winter demasiado odioso, y los demás una sucesión de limpiabotas haciéndole la rosca al señorón.
Yo estaba ya hasta los pelos de la coronilla de la dichosa Rebeca difunta, de su pijerío, de su balandro, de sus abrigos de visón, de sus ropas de seda, de sus iniciales bordadas hasta en las bragas, de sus frivolidades de ricachona aburrida, de su esnobismo repelente.
Estaba hasta los pelos de la coronilla de la desmedida obsesión del ama de llaves hacia la antigua señora.
Estaba hasta los pelos de la coronilla del acartonado y súper pijo De Winter (y mira que era guapo el Olivier, pero me habría gustado en un papel más desmañado, un papel de los de despeinarse y mancharse el impoluto traje), de su machismo, de sus estallidos de mala leche (yo de la nueva señora De Winter le habría mandado a cierto sitio fragante en menos que canta un gallo) y de que tuviera a su pobre mujercita de disgusto en disgusto sin necesidad.

SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama.

¡Haz que tu opinión cuente valorando la crítica!
Ver más críticas del usuario Vivoleyendo
Ver más críticas de la película Rebeca