arrow
Críticas de astimegoesby
Críticas ordenadas por:
Gavilanes (Serie de TV)
Gavilanes (Serie de TV) (2010)
  • 2,8
    1.059
  • España Jesús Font, E.C. Lletget, ...
  • Rodolfo Sancho, Roberto Álvarez, Carmen Elias, Diana Palazón, ...
2
¿Gavilán o palomo?
Tras “Gran reserva”, una adaptación ibérica de “Falcon Crest”, continúa la imitación de culebrones inspirados en aves de presa con “Gavilanes”, versión castiza del legendario folletín colombiano “Pasión de gavilanes”. La fórmula utilizada para sacar adelante ambas producciones es exactamente la misma: inspirarse en un éxito ajeno, añadirle absolutamente nada de talento… y rodarlo todo en alta definición. Parece poca cosa, ¿verdad?

Sobre todo porque en este caso nuestros gavilanes parecen palomos. Los protagonistas colombianos, sementales abrasados por la pasión, la ambición y la venganza, se comen con patatas a nuestros hermanos Reyes, auténticos mirlos blancos televisivos. Los culebrones tienen que oler a sudor, codicia, pólvora y semen. Si no, chungo. Y “Gavilanes” apesta a enredos generacionales, conflictos laborales y amores imposibles. Para justificar la blandenguería de nuestros representantes, la productora dice que el producto español es una serie de ficción para prime time, no un novelón de emisión diaria. No me lo creo.

Como no me creo a los protagonistas de la versión española diciendo, con espuma en la boca, la frase bandera de los colombianos: “Porque hasta el más macho de los machos se enamora”. Un ejemplo: uno de los tres hermanos protagonistas da un puñetazo al novio de su hermana, un hombre casado de 55 años. Cuando está en el suelo, le tiende la mano y le dice: “Lo siento, perdóname”. En su lugar, el colombiano le hubiera rematado con una patada en los riñones mientras le escupía: “y la próxima vez que te acerques a mi hermana, bastardo piojoso, te cortaré los huevos y se los echaré a los cerdos”.

No es un problema de la cadena o de la productora. Es un problema de la sociedad española, muy exigente con el tema de los culebrones. Cuando se trata de ambiciones desenfrenadas, odios viscerales y puñaladas traperas tenemos tanta experiencia, hemos visto situaciones tan espeluznantes, hemos conocido a personajes tan repugnantes, que es muy dificil que algo nos parezca original, excitante, sucio. Estamos viviendo el caso Gürtel, pero seguro que recuerdan la trama de espionaje de Esperanza Aguirre, sus relaciones con Gallardón, Tamayo y los transfugas, los GAL, los trajes de Matas, Miguel Sebastián y la foto de Montserrat Corulla, las gafas de Fabra, la fuga de Roldán…

Si la televisión quiere sorprendernos con sórdidas historias de mentiras, ambiciones e infidelidades, me temo que tendrá que currárselo mucho más que con las hazañas de tres cándido palomos.
[Leer más +]
20 de 30 usuarios han encontrado esta crítica útil
Alicia en el país de las maravillas
Alicia en el país de las maravillas (2010)
  • 6,0
    78.810
  • Estados Unidos Tim Burton
  • Mia Wasikowska, Johnny Depp, Helena Bonham Carter, Anne Hathaway, ...
5
Feliz no película, de mi a tu
Los niños no entenderán ni una sola de las excentricidades bizarras de Burton. Los adultos apenas resistirán veinte minutos el relato de una historia sin alma y, lo que es más extraño en él, sin pulso dramático. Y los devotos del director, que seguramente esperarán encontrarse con un cuento trágico e infausto sobre las contrariedades del ser humano en su encuentro con la fantasía, se darán de bruces contra una irrealidad incompresiblemente normalizada, al tiempo que se cercioran de que el genio está llamado a reinventarse. Su reinterpretación libre y a la postre fútil de Alicia en el país de las maravillas ha sido concebida como una especie de 'pastiche' de sí mismo.

Era algo que, tarde o temprano, tenía que ocurrir, porque Burton vive instalado en una permanente indefinición narrativa, en un convencionalismo consciente, en una inanidad preocupante, recubierta paradójicamente de una iconografía personalísima e intransferible.

Su universo, el ‘universo Burton’, esa concepción trágica y atormentada de la vida bañada en un imaginario visual insuperable, agoniza a la espera de un recuentro obligado con alguna historia que contar. Los últimos trabajos del director demuestran que el genio está dispuesto a aceptar cualquier proyecto insólito y extravagante que conecte con ese cosmos. Pero las maravillas de Burton, sus figuras cadavéricas, sus flores semidifuntas, sus criaturas contrahechas, se han extinguido definitivamente en su encuentro con Lewis Carroll.

A pesar de que Burton se ha afanado en dar forma de pesadilla habitualmente oscura, siniestra y tenebrosa al universo onírico de su madura Alicia, la retórica Disney –la guionista, Linda Woolverton, es también responsable de el libreto de El rey León o La bella y la bestia- se ha acabado imponiendo. Y el resultado final, una reivindicación más infantil que adulta del girl power, al estilo de Mulán, no convencerá a casi nadie
[Leer más +]
6 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
Gran Reserva (Serie de TV)
Gran Reserva (Serie de TV) (2010)
  • 5,5
    1.570
  • España Ramón Campos (Creator), Gema R. Neira (Creator), ...
  • Emilio Gutiérrez Caba, Ángela Molina, Tristán Ulloa, Armando del Río, ...
2
Pan, gaseosa y vino peleón.
Tres décadas después ha regresado, con otro nombre y bajo una gruesa capa de maquillaje, el legendario culebrón norteamericano “Falcon Crest”. Ahora se llama “Gran reserva”, y TVE lo emitió como si fuera algo nuevo. Un estreno. Pero no se confundan: nada de gran reserva. Ni crianza ni cosechero. Se parece más a ese vinazo de pitarra, oxidado, cocido, picado y aguado que no sirve ni para vinagre. A mí me recuerda al calimocho, esa mezcla que dicen tiene mejor sabor cuanto peor es el vino que se mezcla con la cola.

El director de TVE ha calificado esta mediocridad como el «producto estrella» de la televisión pública. Estamos apañados. “Gran reserva” demuestra una patética ausencia de imaginación, una preocupante falta de ideas y talento, puesto que, sólo es una versión riojana de la serie sobre bodegueros californianos emitida en los ochenta. Cambie usted los viñedos del valle californiano de Tuscany por las cepas de Haro. Las variedades Cabernet Sauvignon y Chardonnay por nuestras Tempranillo y Garnacha. Los enfrentamientos entre los Channing y los Gioberti por las luchas entre los Cortázar y los Reverte. Ruede la pantomima en alta definición, quién sabe para qué, y ahí lo tiene “Gran reserva”, la gran apuesta de TVE.

No son originales ni siquiera copiando: hace diez años ETB emitió “El señorío de Larrea”, otro culebrón en este caso ambientado en los viñedos de la Rioja Alavesa. El director de TVE no está de acuerdo con los parecidos entre “Falcon Crest” y “Gran reserva”: “los vinos no tienen nada que ver, por lo cual ya es un buen punto de partida”, asegura sin ruborizarse. Para colmo de males se trata de un trabajo encargado por la televisión pública a una productora privada (Bambú Producciones) que esconde algo parecido a publicidad encubierta: hace solo unos meses Aránzazu Vallejo, consejera de Turismo, Medio Ambiente y Política Territorial del Gobierno de La Rioja, decía lo siguiente: “Gran reserva forma parte de las acciones de promoción turística de la región durante el próximo otoño, para reforzar el papel de La Rioja como destino único, singular y sorprendente… la propuesta es mucho más eficaz que un breve anuncio televisivo o una simple foto en una revista…”.

¿TVE había dejado de emitir publicidad? Lo que es seguro es que está dejando de producir televisión imaginativa y de calidad. En “Gran reserva” encontramos lenguaje vinícola, guiones repletos de tópicos culebroneros (maldad, pasión, enredo, infidelidad…), algunos actores magníficos en papeles de medio pelo, otros con una dicción nefasta, un sonido mediocre, un ritmo excelente, algunos planos cinematográficos… Y la sensación de que se trata del mismo viejo folletín de toda la vida rodado en innecesaria HD.
[Leer más +]
30 de 53 usuarios han encontrado esta crítica útil
Cómo entrenar a tu dragón
Cómo entrenar a tu dragón (2010)
  • 7,3
    44.504
  • Estados Unidos Dean DeBlois, Chris Sanders
  • Animation
5
Cegados por el fuego
Aceptando reptil como alimaña de compañía, dada la maña que se están dando últimamente las productoras para "meternoslo" por los ojos, y si no ahí están Eragon, Avatar y otras cosas de volar justo a puntito de quererse estrenar, ésta de Cómo entrenar a tu dragón y no morir en el intento no tiene ni un pase, aunque gran parte de la acción se desarrolle en un coso o cosa donde los hirsutos vikingos toman pan y disfrutan del circo. El argumento es patético: un padre que no cree en su hijo, un chico que no encaja en su entorno, una heroína que deja de ser rival para convertirse en compinche y un mensaje final que apela a la confianza en uno mismo y a no juzgar a los demás por su aspecto, precisamente cuando el aspecto es lo que condiciona la idea que nos hacemos de casi todos los personajes secundarios: la anoréxica andrógina, el gordo empollón, el brutote con buen corazón, el amigacho invalido, la bestia parda con run run de gato de salón... Las prolongadas y feroces batallas vikingas y la apabullante imaginería aérea son efervescentes y vibrantes, pero que pena que la película sea solo eso: una orgiastica barbacoa de luz y sonido con vistas a una videoconsola de salón que permitira a los niños vivir la fantasía de crear sus propios dragones y luchar contra otras fieras corrupias.
[Leer más +]
13 de 38 usuarios han encontrado esta crítica útil
La huella del crimen 3: El secuestro de Anabel (TV)
La huella del crimen 3: El secuestro de Anabel (TV) (2010)
  • 4,9
    333
  • España Pedro Costa, Luis Oliveros
  • Enrique Villén, Luisa Martín, Juan Antonio Quintana, Fermí Reixach, ...
3
Tinta roja
Recuperar en nuestros días un sórdido crimen de 1993, por motivos simplemente comerciales, debería parecernos tan sucio como profanar un cadáver. Tiene ciertas similitudes. Se abre una caja llena de recuerdos tristes, de fotografías que van perdiendo color, de sentimientos y dolor. Se obliga a familiares y amigos a mirar en su interior, y a sufrir como entonces. En el tanatorio es jornada de puertas abiertas: televisan la nueva autopsia. Así se recrea la violencia pasada, se reabren las cicatrices, accedemos a lo peor de nuestra sociedad, la muerte y la pérdida. Rociar con vinagre heridas ajenas para, nada más y nada menos, rellenar 80 minutos de programación. ¿Merece la pena profanar cadáveres? A TVE sí: el lunes 1 de marzo emitió en prime time “El secuestro de Anabel Segura”.

La televisión pública tiene la obligación de ofrecer contenidos basados en los principios del servicio público. Es decir, información, educación y entretenimiento de calidad. Desenterrar el espantoso secuestro y asesinato de una joven, que tuvo lugar hace diecisiete años, resulta difícil de encajar en alguno de estos apartados. Información no es, puesto que el caso se cerró hace una década. Educación parece que tampoco: el morbo carece de valores pedagógicos. Y puedo asegurarles que entretenimiento de calidad, después de ver hora y media de soporífera y anticuada tv movie, tampoco. Luisa Martín, una gran actriz, y nada más. Para una cadena pública “El secuestro de Anabel Segura”, telefilm que emitió La 1 (TVE), es simplemente televisión macabra y comercial de la peor calidad. Telebasura.

Fue la segunda entrega de la nueva etapa de “La huella del crimen”, aquella producción que en la segunda mitad de los 80 y comienzos de los 90 recreó los sucesos más espantosos que tenían lugar en España. El estreno de anoche, “El secuestro de Anabel Segura”, fue el ecuador de una macabra trilogía que la actual TVE ha encargado al director y productor Pedro Costa. “El actual es un programa mucho más blanco, más centrado en la investigación policial que en la ejecución de los crímenes”, asegura Costa. En TVE dicen que los familiares de Anabel Segura “han dado el visto bueno al telefilm”. Tranquilizadoras palabras, ¿verdad?
[Leer más +]
3 de 12 usuarios han encontrado esta crítica útil
Los viajes de Sullivan
Los viajes de Sullivan (1941)
  • 7,7
    4.113
  • Estados Unidos Preston Sturges
  • Joel McCrea, Veronica Lake, Robert Warwick, William Demarest, ...
9
“La risa es poca cosa, pero es mejor que nada en este mundo de locos”.
SULLIVAN’S TRAVELS es, prácticamente, una obra maestra. Un film de asombrosa modernidad pero, al mismo tiempo, podríamos considerarla como una comedia de sonrisa congelada. Y es que en ella, pese a que confluyan con armonía los apuntes cómicos e incluso satíricos, no es menos perceptible el hecho de que sus imágenes se inserten en una desacostumbrada mirada a los desfavorecidos. Siguiendo, en este sentido, el sendero que ya marcara previamente el inolvidable Charles Chaplin –una figura que en algunos momentos despliega su sombra en esta película-, lo cierto es que la combinación de elementos que Preston Sturges logró combinar en esta su obra más lograda y personal, confirmaron no solo sus facultades para la comedia más o menos satírica, sino que en su figura se incardinaba a un auténtico humanista, así como un estilista de primera magnitud dentro del contexto cinematográfico de inicios de los años cuarenta.

SULLIVAN’S TRAVELS supone una de las obras más valientes, lúcidas y renovadoras, con que se encontró el cine norteamericano de su tiempo. Reflexión sobre la importancia de la diversión, revolucionaria manera de hacernos asistir a un recorrido que tuviera diferentes paradas por otros contextos genéricos transitados en el cine de su tiempo, lúcida en el manejo de su mensaje social –que no excluye e incluso adelantándose a Buñuel, la inutilidad de la caridad practicada por Sullivan para intentar corresponder a esas gentes sin recuersos con las que ha convivido-, lo cierto es que también en su metraje hay momentos en los que el espectador llega a sentirse conmovido. Lo manifestará en los planos finales, pero también lo hará en ese casi descenso a los infiernos que vivirán Sullivan y la joven muchacha, recorriendo estupefactos todos los lugares donde la sociedad reúne mediante guettos a los más desfavorecidos, o incluso en la dureza que el propio director recibe en un maltrato como ser humano, que le llevará a un injusto juicio y una condena por completo desproporcionada.
[Leer más +]
5 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
Perdidos (Lost) (Serie de TV)
Perdidos (Lost) (Serie de TV) (2004)
  • 7,9
    111.251
  • Estados Unidos J.J. Abrams (Creator), Damon Lindelof (Creator), ...
  • Matthew Fox, Evangeline Lilly, Terry O'Quinn, Josh Holloway, ...
3
Somos de Dios. O de Satán, o de Carabanchel
La isla, el accidente del vuelo 815 de Oceanic, los diferentes perfiles de los pasajeros, su instinto de supervivencia… Parecía una versión moderna, libre y enloquecida de “Robinson Crusoe”, rodada con grandes medios, actores aceptables y un guión que prometía muchas y excitantes sorpresas. Pero un buen día, aquel en que un oso blanco apareció de pronto en la selva tropical, una mosca se me poso detrás de la oreja. Y nada volvió a ser igual. Después llegó el maltrato de TVE a la serie: cambios de fecha de emisión, episodios amontonados, desorden… “Perdidos” dejó de parecerme interesante en el momento en que la estructura narrativa y la trama comenzaron a ser anárquicas, enrevesadas, interminables, rocambolescas.

Que me perdonen los “losties”, pero a estas alturas me importa un pimiento si la serie se desarrolla en el pasado o en el futuro; si la isla es una isla, la sede de la cienciología o la segunda vivienda de una familia extraterrestre; si John Locke es el jefe, Jesucristo resucitado o un vendedor de seguros de New Jersey. Creo sinceramente que todo el interés generado por el final de “Perdidos” se ha conseguido mediante un guión repleto de preguntas sin respuesta, un juego de saltos en el tiempo (presente, futuro y pasado como posibilidades imaginarias a representar), una gran inversión publicitaria y una brutal campaña de marketing. ¿Qué puede contar una periodista que ha sido invitada a Hawai para presenciar el rodaje de la última temporada de la serie? Sólo cosas buenas, sobre todo si habla en una emisora o en un periódico de la misma empresa que la cadena que emite la serie.

El final de “Perdidos” será una desilusión. Es imposible desenredar semejante madeja. Pasan los años y el duelo por la noción del tiempo, esa batalla entre física y filosofía que mantuvieron Einstein y Bergson, sigue siendo algo relativo. Como relativo es el éxito de una ficción cuya realidad difícilmente puede superar las expectativas creadas por el marketing.
[Leer más +]
46 de 63 usuarios han encontrado esta crítica útil
Las marmotas
Las marmotas (1993)
  • 5,6
    44
  • Francia Elie Chouraqui
  • Jacqueline Bisset, Jean-Hugues Anglade, Gérard Lanvin, André Dussollier, ...
6
Atrapados en la nieve
Comedia ridículo-dramática. Toda una pléyade de protagonistas participa en esta juerga de mamporros entre esposos, hermanos y sobrinos, abuelos y nietos. ¿Cómo es posible echar a perder unas vacaciones de invierno tan bonitas en un marco tan incoparable? Las situaciones se exageran demasiado y toda esta gente con problemas vagamente existenciales puede terminar por agotar al más pintado. No obstante, una familia que peca unida, permanece unida. Todos descubren rápidamente que todos tienen grandes problemas, que en realidad solo son cuitas amorosas o problemas sexuales (o eventualmente los dos). El conjunto no es muy creíble, por mucho que nos hagan reir los conflictos y preocupaciones (que no son tan graves, dicho sea de paso) de este pequeño y selecto mundillo. Que nadie busque reflexiones muy profundas, que se centre en el elenco de protagonistas que nos permiten pasar un buen rato entre bostezo y bostezo.
Como en cualquier película francesa que se precie, se come y se bebe a todas horas. Por mandato del "star system" resulta bastante difícil eso de "cherchez la femme", ya que todas son altas y delgadas, de pomulos hundidos y ojos redondeados, de pechos escurridos y caderas estrechas, de labios carnosos y frentes despejadas. ¿Alguien puede distinguirlas?
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica
Los protegidos (Serie de TV)
Los protegidos (Serie de TV) (2010)
  • 4,8
    6.075
  • España Ruth García (Creator), Darío Madrona (Creator), ...
  • Antonio Garrido, Ana Fernández, Luis Fernández, Mario Marzo, ...
3
Es una barrera para el placer y una telaraña para el contagio.
La serie va de gente especial, extraordinaria, única. Gente con superpoderes. “Los protegidos” cuenta la historia de niños aparentemente normales que tienen dones sobrenaturales. Ya se imaginan, ¿verdad? Mueven objetos con la mente, escuchan el pensamiento de los demás, pueden ser invisibles o transmiten electricidad. Los más mayores se acordarán dell tío calambres, ¿verdad? Pues esto no tiene nada que ver. Hablamos de pequeños superhéroes. Dos adultos hacen de improvisados padres de estos monstruitos, y buscan una casa donde esconderse de unos malhechores que quieren montar con los chavales un circo de freaks (o algo parecido).

Me suena el tema de los superpoderes… ¿Marvel? No, no, en televisión. ¿”Héroes”? Efectivamente, la ficción norteamericana de la NBC que habla de personas corrientes que un día descubren que poseen habilidades sobrehumanas (incluida la telequinesia: desplazar objetos sin la intervención de medios físicos). Un éxito: superó los 15 millones de espectadores en la primera temporada.

“Los protegidos” es parecida, pero no tiene nada que ver. Está hecha en España, con otro presupuesto, otros guionistas, otros actores, otros directores, otras músicas, las mismas… fuentes de inspiración. Es ciencia ficción castiza. “La primera serie en España con efectos especiales de calidad”, dice Antonio Garrido, uno de los protagonistas. Bueno, no esperen “Avatar”. Ni siquiera esperen “Héroes”. Confórmense con un vaso con agua desplazándose por la mesilla de la habitación de un niño o la puerta de un bar que se abre sola. Y con detalles tomados prestados de otras series: el cojo de “Los protegidos” muy bien podría ser el fumador de “Expediente X”.

Es decir, confórmense con una ficción española. Vean las fotos promocionales de las dos series en párrafos anteriores. Lo siento, pero esa es la diferencia entre ambas.
[Leer más +]
18 de 36 usuarios han encontrado esta crítica útil
El pacto (Miniserie de TV)
El pacto (Miniserie de TV) (2010)
  • 3,5
    2.142
  • España Fernando Colomo
  • Marina Salas, Macarena García, Diana Gómez, Vicky Luengo, ...
3
Un tema francamente escabroso
Puede parecer un planteamiento algo retorcido, pero en realidad resulta conservador. Metidos en faena, y teniendo en cuenta que se estrenaba en la cadena de Paolo Vasile, lo suyo hubiese sido darle una vuelta de tuerca para hacer el producto aún más atractivo. Una idea: los padres de las criaturas serían extraterrestres, y los fetos tendrían al menos dos cabezas y tres órganos sexuales. Sólo con estas pequeñas modificaciones el éxito de la mini serie estaría garantizado.
[Leer más +]
12 de 27 usuarios han encontrado esta crítica útil
A media escalera
A media escalera (2002)
  • 6,5
    127
  • Alemania Andreas Dresen
  • Steffi Kühnert, Gabriela Maria Schmeide, Thorsten Merten, Axel Prahl
8
A mitad de camino
"Halbe Treppe" ("A mitad de camino") narra la historia de dos parejas de cuarentones que se replantean sus existencias y analizan los errores y aciertos del pasado. Con esta película, el director Andreas Dresen obtuvo anteriormente el Oso de Plata en Berlín 2002.

Andreas Dresen inició su carrera como cineasta amateur en 1979. Posteriormente se convirtió en asistente de dirección de Günther Reisch. Cursó estudios de dirección cinematográfica graduándose en 1991. Desde entonces alterna su trabajo de guionista con el de director. Autor de numerosos cortos y documentales. Halbe Treppe es su segundo largometraje para cine, donde su propuesta según la crítica “resucita” el cine alemán contemporáneo.

Halbe Treppe fue grabada toda con cámara digital y un equipo de apenas siete personas. En ella se incita a los actores a improvisar sobre un guión básico, lo cual le imprime gran verosimilitud al relato. Su director afirma que «lo único que se necesita para hacer una película es una cámara, una cinta y fantasía. Muchos jóvenes se animarán a hacer una película al ver que se pueden obtener resultados satisfactorios con poco dinero». Parece que Andreas Dresen retoma el espíritu del “hazlo tú mismo” del punk y con Halbe Treppe nos demuestra como debe hacerse el cine de hoy. A destacar la banda sonora del grupo berlinés 17 Hipies.
[Leer más +]
2 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
The Holiday (Vacaciones)
The Holiday (Vacaciones) (2006)
  • 6,0
    32.915
  • Estados Unidos Nancy Meyers
  • Cameron Díaz, Kate Winslet, Jude Law, Jack Black, ...
2
Santo Santo Santo
La primera moneda del mundo se llamó shekel y se uso en Sumeria. Equivalía a una determinada cantidad de fanegas de cereal. Los campesinos sumerios lo usaban para pagar al templo los servicios de sus prostitutas sagradas. Hollywood es hoy como un monte sagrado. Es sagrado porque allí se crea la realidad en la que vive mucha gente. Fabrica ídolos y, a través de ellos, controla la mente de las personas. ¿Nunca te has preguntado por qué los artistas triunfan tan jóvenes? Liz Taylor, Marilyn Monroe, James Dean, Elvis, The Beatles, Jim Morrison, Jimmy Heindrix, Madonna, Michael Jackson, Sara Montiel, Penélope Cruz, Javier Bardem, Britney Spears, Shakira… Los artistas siempre triunfan jóvenes. ¿Por qué? Son las mismas prostitutas del templo sumerio. Lo único que ha cambiado es el tipo de púlpito. Si antes era el del templo, ahora son las pantallas o la radio. ¿Nunca te has preguntado por qué todas las radios emiten la misma música y los cines y las televisiones el mismo tipo de películas con esquemas repetitivos de violencia y sexo rastrero? La respuesta es que son armas de control mental. Te mantienen en un bajo estado de conciencia. Los neurocientíficos han comprobado que cuando imaginas algo se forman las mismas conexiones cerebrales que cuando lo vives. Así que aquello que estás sintiendo en el cine, tu cerebro lo guarda como una vivencia en tu memoria y pasa a influir en lo que vives, igualito que una experiencia propia. Piensa ahora en las letras de las canciones que escuchas y las consecuencias que provocan en tu vida. ¿Te has preguntado alguna vez por qué te va mal en el amor? ¿No son esas canciones que escuchas las mismas emociones que te embargan y no son esas películas que ves los mismos sentimientos que te impresionan vivamente? Piénsalo por un momento. ¿Necesitas ídolos para vivir?
[Leer más +]
20 de 29 usuarios han encontrado esta crítica útil
Crepúsculo (Twilight)
Crepúsculo (Twilight) (2008)
  • 4,8
    67.871
  • Estados Unidos Catherine Hardwicke
  • Kristen Stewart, Robert Pattinson, Billy Burke, Peter Facinelli, ...
2
Si amanece y ves que estoy dormida: muérdeme, muérdeme, muérdeme.
Antena 3 estrenó “Crepúsculo”, la película basada en el primero de la serie de cuatro libros de la escritora estadounidense Stephenie Meyer. Una historia de amor entre humanos y vampiros que se ha convertido en el fenómeno cinematográfico del año. El libro ha sido traducido a 37 idiomas y ha vendido más de 25 millones de ejemplares. La película ha recaudado 380 millones de dólares en taquilla. Mordiscos adolescentes que, sin duda, han reventado los audímetros y conseguido audiencias de record.

La versión cinematográfica de “Crepúsculo” dura 109 minutos. La versión televisiva de la versión cinematográfica de “Crepúsculo” duró 41 minutos más: desde las 10.25 hasta las 00.55. Mucha publicidad, con bloques absolutamente agotadores de quince minutos de anuncios, seguidos por quince minutos de película… y otros quince de anuncios. Mucho corte a capón, sin miramientos. Y para colmo de males, un auténtico espanto de película. Bram Stoker se hubiera muerto de aburrimiento, y de vergüenza, viendo esta aventurilla protagonizada por vampiros vegetarianos, mojigatos, saltimbanquis y postmodernos.

De entrada, la voz en off es un recurso pésimo y antinarrativo, cinematográficamente hablando. Se sublima hasta la morbosidad enfermiza el placer de ser una víctima y la imposibilidad de remediarlo. Y luego haremos campañas institucionales contra los malos tratos. No obstante, el guionista intenta disimularlo convirtiendo a la victima en autosuficiente consejera matrimonial: "Toma las riendas de tu vida", le dice a una colega que está esperando que la inviten a no sé qué baile.

Me ponen de los nervios estos dos tortolitos balbuceantes incapaces de articular dos frases seguidas, no digo ya dos oraciones, y además con sentido. Los vuelecitos al estilo supermán del chico malo con alma de angelito son ridículos. Durante una hora larga no pasa nada. Ellos se ven, pero no se hablan. ¡Y qué emoción cuando ella pronuncia la palabra vampiro! Por cierto, ahora me entento que cuando éstos se ponen al sol son tan relucientes como los diamantes. A mi me parecieron escamas de reptil, pero bueno: el amor es ciego y la ocasión la pintan calva. Si tiene otra cosa mejor que hacer, no la vea. Ya he pecado yo por Vd.
[Leer más +]
5 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
A años luz
A años luz (1981)
  • 6,6
    320
  • Suiza Alain Tanner
  • Trevor Howard, Mick Ford, Odile Schmitt, Louis Samier, ...
5
ALTAZOR
La historia es lenta, aburrida, pesada, insoportable ¿Por qué se empeñan en contar en 100 minutos lo que se puede contar en 20? Sólo encuentro atractivo y desgarrador el testamento de Yoshka Poliakeff. Parece todo lo demás se hubiera elaborado para que todo áquel cobrará sentido. Sinceramente, siempre será mejor leer el poema de Vicente Huidobro "Altazor", 1919:

»Se debe escribir en una lengua que no sea materna.
»Los cuatro puntos cardinales son tres: el sur y el norte.
»Un poema es una cosa que será.
»Un poema es una cosa que nunca es, pero que debiera ser.
»Un poema es una cosa que nunca ha sido, que nunca podrá ser.
»Huye del sublime externo, si no quieres morir aplastado por el viento.
»Si yo no hiciera al menos una locura por año, me volvería loco.»
Tomo mi paracaídas, y del borde de mi estrella en marcha me lanzo a la atmósfera del último suspiro.
>>Ruedo interminablemente sobre las rocas de los sueños, ruedo entre las nubes de la muerte.

Los trabajos que el viejo le encarga a Jonás a cambio de comida son tan duros como absurdos. El espectador asiste con sopor al cambio que experimenta el joven y se da cuenta, porque Jonás se da cuenta, que esta extraña labor de aprendizaje tiene su razón de ser.

Quizás lo más intersesante sea la puesta en escena. Tanner utiliza un desgüace como decorado en un filme que trata del acercamiento del hombre a la Naturaleza: las tareas que Jonás realiza le disponen anímica y espiritualmente para esa aproximación. Sólo cuando el joven esté realmente preparado podrá participar del secreto que celosamente guarda el anciano en su cobertizo.

A Años luz es una película bien realizada e interpretada, pero el fondo supera a la forma: la libertad que reside en el interior de las personas y que está esperando a ser descubierta.
[Leer más +]
4 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
Simsalagrimm: Los cuentos de los hermanos Grimm (Serie de TV)
Simsalagrimm: Los cuentos de los hermanos Grimm (Serie de TV) (1999)
  • 5,5
    79
  • Alemania Gary Blatchford, Jody Gannon, ...
  • Animation
4
Posibles efectos secundarios
Lamentablemente, no respeta la fuente original: los hermanos Grimm. Aunque guste a los niños, tampoco conviene tomárselo al pie de la letra. ¿Que narices pintan un gato y una salamandra tartamuda como hilos conductores de todas las historias? ¿Habrá que meterlos a capón cuando se lean o cuenten los cuentos originales a los niños que vean la serie? Peca de un libreversionismo absurdo. Si quisieran haber sido originales, tendrían que haber revisado la cargante dependencia femenina del sempiterno príncipe salvador.

Lo único que se salva es esta coletilla:

"Hace mucho tiempo cuando aún ocurrían milagros había un conjuro mágico que abría la puerta a la tierra encantada de Simsala, el lugar donde los personajes de los cuentos fantásticos vivían en realidad abracadabra Simsala Grimm.
¿Estáis preparados para una nueva aventura? allá vamos"
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
El Gran Gato
El Gran Gato (2002)
  • 6,1
    138
  • España Ventura Pons
  • Gato Pérez, Luis Eduardo Aute, Martirio, Jaume Sisa, ...
7
La vida sin Gato es un mundo lleno de perros
Gato Pérez fue el renovador de la rumba catalana. Destaca especialmente la calidad de sus letras y la fusión que logra entre la rumba y otras músicas populares contemporáneas, como el rock, la salsa o incluso el bolero. Los testimonios de la gente que le conoció dan fe de que la vida puede ser maravillosa (en homenaje a otro jugón que se nos acaba de ir). Las actuaciones de los artistas que rinden homenaje a Xavier Patricio Pérez Álvarez son en vivo. Algunas, para mi gusto, no mejoran el trabajo de Gato, pero todas trasmiten emoción y reconocimiento. Se echa en falta algún testimonio directo del Gran Gato, pero entran unas ganas de salir al carrer y no parar de bailar...
"El Gato era muy respetuoso con los gitanos, venía a nuestras fiestas, respetaba a nuestras mujeres y se empapaba de rumba. Era una esponja, muy observador y le respetamos mucho porque él supo hacer rumba a su manera", dicen Toni y Joanet palmeros de Peret.
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
FlashForward (Serie de TV)
FlashForward (Serie de TV) (2009)
  • 6,1
    10.915
  • Estados Unidos Brannon Braga (Creator), David S. Goyer (Creator), ...
  • Courtney B. Vance, Joseph Fiennes, Jack Davenport, Zachary Knighton, ...
5
Flash golosina, me quedo helado
Sólo he visto el primer capítulo, pero me parece que es el típico producto para el gusto especulativo de la mente adolescente: ¿Y qué pasaría si...) Lo siento, pero reniego de la conjetura, prefiero el análisis. Estoy pensano en Mad Men. Según esta serie titulada premonición (qué empeño en repetir flash forward hasta la saciedad, herramienta habitual del colonialismo lingüístico que nos atosiga) el mundo se para unos segundos y lo único que une a la gente es lo que realmente ahora les separa: los gobiernos (los que están en la sombra) y los medios de comunicación. Me fatigan tantos lugares comunes: FBI que todo lo graba (expecto cuando algunos aviones chocan en el pentágono), pareja protagonista con desaveniencias conyugales, alcohólicos anónimos, asiaticos raros con un destino trágico, negros lentos de reflejos, malos malotes, niños supersensilbes o, como ahora los llaman, indigo. Me temo que todo esto acabará con un coitus intrerruptus. La burra habrá dado otra vuelta al trigo en vano. Si hay que verla, se ve, pero verla "pa" na...
[Leer más +]
10 de 21 usuarios han encontrado esta crítica útil
La huella del crimen 3: El crimen de los Marqueses de Urquijo
La huella del crimen 3: El crimen de los Marqueses de Urquijo (2009)
  • 5,4
    305
  • España Fernando Cámara, Pedro Costa
  • Félix Gómez, Juanjo Puigcorbé, Ricard Borras, Pilar Abella, ...
3
El caso
TVE recuperó uno de los asesinatos más famosos de nuestra historia negra, el de los marqueses de Urquijo, cometido en 1980. Fue el primer episodio de la nueva edición de 'La huella del crimen', serie con más de 25 años recuperada para la ocasión. Y es que después de los Urquijo llegarán otras miserias sangrientas, como 'El secuestro de Anabel', basado en el caso de Anabel Segura, o 'El asesino dentro del círculo', inspirado en el caso de un asesino en serie de Castellón. Este retorno al pasado supone un paso de gigante de la televisión pública hacia lo carca, lo viejuno, lo morboso, lo comercial. Hacia el espíritu de El Caso. Es televisión realizada pensando en las audiencias, no en los telespectadores. Televisión pública concebida como televisión comercial, privada. Competencia para el 'Paquirri' de Telecinco. Un asco de televisión.

'El Crimen de los Marqueses de Urquijo' fue un auténtico bodrio. Por la pobreza del guión, de la realización, de la ambientación y la mediocridad de la mayoría de los actores. ¿Y qué me dicen de la escena en que Rosa María Mateo hace de Loca de la Colina y entrevista en la cárcel a Rafi, el asesino? Patética. Sólo un detalle aceptable: el despliegue de teléfonos vintage, de todos los modelos y colores, recuperando el plástico de los ochenta sin perder de vista la baquelita de los 60.
[Leer más +]
3 de 12 usuarios han encontrado esta crítica útil
Hace mucho que te quiero
Hace mucho que te quiero (2008)
  • 7,1
    5.963
  • Francia Philippe Claudel
  • Kristin Scott Thomas, Elsa Zylberstein, Serge Hazanavicius, Laurent Grévill, ...
8
Esclavo de mis palabras, dueño de mi silencio
La película es, en apariencia, muy simple. Creo que se cumple el axioma semiótico: “A mayor complejidad del código, mayor sencillez en el mensaje”.

El código o los códigos que hay detrás de todo esto son altamente complejos. La historia, basada en la novela del propio Claudel, comprende la intimidad, el mundo enigmático, la soledad, la carencia de sentido de las cosas y de la vida misma, mundo en el que Juliette Fontain (Kristin Scott Thomas) se encuentra inmersa. No hay posibilidades reales para una exconvicta que fue condenada con evidencias a tal condena.

Mediante escasos diálogos, densas situaciones y escenas incómodas para todos, incluyendo al espectador, resueltas con maestría por el genio de Claudel, el filme se sucede en unas ruptura completa de las reglas establecidas tanto en lo que se refiere a las reglas o códigos de la convivencia común, como las reglas de la actuación fluida, libre, preparada.
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
El salario del miedo
El salario del miedo (1953)
  • 8,2
    7.396
  • Francia H.G. Clouzot
  • Yves Montand, Charles Vanel, Véra Clouzot, Peter van Eyck, ...
9
Capitalismo salvaje
Con una extraordinaria fotografía en blanco y negro de Armand Thirard, desde sus primeros fotogramas la obra de Clouzot destaca por su casi asfixiante trasfondo físico. Da la impresión que en todo momento el calor, las moscas, los caminos polvorientos y la suciedad trascienden de los personajes al espectador, como pocas veces se ha podido contemplar en el cine. Un aspecto visual que en la parte más valiosa de la película adquiere una sorprendente personalidad, basada fundamentalmente en la combinación de dos géneros como el de la aventura y el suspense. Ciertamente, la película de Clouzot resalta por transmitir en todo momento la sensación interna y externa de la aventura infernal, mostrando al mismo tiempo un trasfondo existencial que es evidente ya se encontraba en la novela de George Arnaud. Una odisea de cuatro personajes que en realidad viajan a la nada, a ninguna parte, pero al mismo tiempo han de demostrar su capacidad de lucha por intentar salir de un mundo que les ha tocado vivir, lleno de penalidades y en el que realmente son unos extranjeros desarraigados.
[Leer más +]
5 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil