arrow
Críticas de astimegoesby
Críticas ordenadas por:
El mago de Oz
El mago de Oz (1939)
  • 7,4
    53.009
  • Estados Unidos Victor Fleming
  • Judy Garland, Frank Morgan, Ray Bolger, Bert Lahr, ...
8
Agüita amarilla, lalalala
A estas alturas ya sabemos que Hollywood es un antro de corrupción, drogas, cortesanas siliconadas, cretinos malintencionados, anabolizados y control mental. Sólamente los crédulos se enganchan a la basura de Jolibud, esos que nos dicen:

-Tío como molan las pelis de 007 y Spielberg. ¡Qué buena esta la Zeta Jolie Johanson Jones o el Harrison Pitt Clooney Ford!

"El Mago de Oz" fue el libro infantil más influyente en su época y de los más influentes en la historia de la humanidad. Es esóterico de la pe a la pa, como su versión cinematografica de la MGM de 1939. Sus frases y símbolos son usadas por los perturbados para darse placer y para los programas de control mental MK Ultra como nos cuentan en "El mensajero del miedo" (1962) de John Frankenheimer o "El mito de Bourne" (2004) de Paul Greengrass. Son mantras alienantes tipo “no hay lugar como el hogar”. El hogar es el infierno, la violación, las aberraciones del ritual o el gatillo que te hace cambiar de personalidad múltiple para la tortura, para volver a la realidad ordinaria, para hipnotizarte o para llevarte a donde quieran los que están entre bambalinas, como el mago de Oz.

El mkultra funciona así: el Amo le dice a la esclava mkultra despues de torturarla, traumatizarla y drogarla: “vas a ir a un lugar más allá del arcoris”. Con hipnosis la llevan y ella actúa como un zombi. Así entra en una de sus personalidades divididas. En el arcoris la torturan, o la hacen lo que quieren o la mandan con un mensaje subconsciente para que se lo trasmita a alguien importante. Luego, cuando quieren que vuelva al estado de vigilia normal, la dicen: “nada mejor que estar en casa”, frase final con la que Dorothy vuelve a Kansas.
[Leer más +]
4 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
El planeta de los simios
El planeta de los simios (1968)
  • 7,5
    54.623
  • Estados Unidos Franklin J. Schaffner
  • Charlton Heston, Roddy McDowall, Kim Hunter, Maurice Evans, ...
7
El gobierno secreto
"El planeta de los simios" es una distopía o utopia negativa basada en una novela homónima de Pierre Boullé. Como en Avatar, aunque parezca que hay mensaje positivo, todo es engañoso y manipulado. “Todo lo que sabes es basura”, dice Charlton Heston, que representa a la humanidad mutilada y esclavizada. Reflexiona al principio de la película sobre el hecho de que el hombre se sienta solo en el espacio y que "el hombre mantiene a sus hijos muertos de hambre”. Siempre culpabilizando al homre de todo. Toda la película es una gran alegoría que nos dice que nuestra ciencia actual está dominada por chimpancés repetidores de propaganda. Los militares son gorilas sin cerebro y los líderes religiosos esperpéticos orangutanes. La película tiene todas las claves para el lavado de cerebro de la época con la guerra fría y el terror al peligro nuclear. De paso, se ríen de nosotros mostrándonos el mundo actual donde la Ciencia, la Historia, la Arquelogía y la Tecnología se manipulan y esconden como en la película. Los científicos ocultan la tecnología ovni como el orangutan oculta la capacidad humana en la prehistoria y rompe el avión de papel que Taylor hizo volar. El guión está muy conseguido, es dinámico y novedoso, no pierde originalidad con el paso del tiempo.
[Leer más +]
2 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
14 de abril, la República (Serie de TV)
14 de abril, la República (Serie de TV) (2011)
  • 5,6
    795
  • España Jordi Frades (Creator), Virginia Yagüe (Creator), ...
  • Félix Gómez, Verónica Sánchez, Alejo Sauras, Lucía Jiménez, ...
4
Cuando supe toda la verdad, señora, ya era tarde para echar atrás, señora.
Lamentablemente se trata de la segunda, no de la tercera. República, claro. Continuación de “La señora” (spin-off, que le dicen), “14 de abril. La República” es el nuevo culebrón histórico de TVE, una vuelta de tuerca más al inagotable filón que han encontrado en las series inspiradas en el franquismo y aledaños. Cosas como “Amar en tiempos revueltos”, “Cuéntame”… Pura nostalgia light. Que nadie se asuste y piense, como contaba La Razón en su alarmista portada, que la serie “hurga en la memoria de la guerra civil”. Después de ver el primer capítulo se puede asegurar que ni siquiera turbará el sueño de una monja de clausura. El espectador encontrará una excelente ambientación, un vestuario muy cuidado, mucho amor, muchos enredos, muchos personajes extremos (buenísimos y malísimos)… Y poco más. Todo el mundo al... sueño, después de “14 de abril. La República” nadie saldrá a la calle para defender la monarquía.
[Leer más +]
18 de 26 usuarios han encontrado esta crítica útil
Sofía (Miniserie de TV)
Sofía (Miniserie de TV) (2011)
  • 3,2
    219
  • España Antonio Hernández
  • Nadia de Santiago, Yon González, Juanjo Puigcorbé, Emma Suárez, ...
3
Y había también un príncipe malo, una bruja hermosa y un pirata honrado
¡Pobres Juan Carlos y Sofía, que en contra de su voluntad y sus ideas tuvieron que compartir mesa y misa con Franco, sin enfrentarse al sátrapa, sin exigirle libertad y democracia! ¡Pobre monarquía española, que se vio obligada a esperar a rebufo de la dictadura para, cuando esta murió en la cama, alcanzar el poder! En “Sofía”, la mini serie de Antena 3 sobre la vida y milagros de la realeza española, quieren ser tan políticamente correctos que transmiten al telespectador la idea de que el actual rey Juan Carlos era demócrata y antifranquista de toda la vida, incluso cuando levantaba la mano al ladito del mismísimo Francisco Franco. “No se puede tener a 30 millones de personas sin libertad, la democracia tiene que volver”, confiesa, por supuesto en la ficción, un jovencísimo Juan Carlos a una tierna Sofía mientras pasean por un parque, cogiditos de la cintura.
“A veces, la realeza parece más una condena que un privilegio”, dice el pobre príncipe televisivo. Y es que la mini serie, mala de solemnidad, ofrece al telespectador momentos realmente hilarantes en los que se alterna el humor más pueril con la más tosca manipulación histórica. El resultado, no podía ser de otra manera, es tronchante: los personajes son patéticos, los guiones ridículos, las situaciones esperpénticas, los actores nefastos… La serie muestra a Juan Carlos y Sofía como una pareja de merluzos sin personalidad, dos peleles en manos de las monarquías europeas, de la iglesia, del franquismo. Juanjo Puigcorbé es un Juan de Borbón sobreactuado e histriónico. El papel de Federica de Grecia, que interpreta Emma Suárez, parece escrito para Bárbara Rey. Carrero Blanco es el mejor caracterizado: resulta tan repugnante ahora como entonces.
En los momentos más inspirados, Juan Carlos recuerda incluso a profesionales del humor del prestigio de Gila. Y es que cuando el príncipe se pone al teléfono, el panoli se transforma en cascabel: llama a “Sofi”, su prometida (que entonces hablaba castellano perfectamente, no como después de casados), y le dice cosas hermosísimas: “Vas a ser la princesa de España más bonita que ha habido nunca”, “Hola princesa, soy tu príncipe azul”. ¿No es enternecedor? Lo sería si no fuese porque por aquel entonces, comienzo de los 60, la dictadura seguía siendo feroz: las últimas ejecuciones del franquismo tuvieron lugar en febrero de 1975, sin que se escuchasen las protestas del entonces príncipe.
[Leer más +]
8 de 17 usuarios han encontrado esta crítica útil
Celuloide
Celuloide (1997)
  • 6,7
    110
  • Italia Carlo Lizzani
  • Giancarlo Giannini, Anna Falchi, Massimo Ghini, Lina Sastri, ...
7
Más cine por favor
Para Juan Antonio Bardem es la mejor película sobre el "CINE dentro del CINE" que se haya hecho jamás. "Celuloide" expone muchas de las innumerables trabas que los prejuicios de producción, distribución y exhibición suelen plantear a quienes realmente producen –es decir, crean– una película. En este caso, a su director y a su guionista. Ejemplo: "Roma ciudad abierta" no es lo que quiso Giuseppe Amato, el productor que le retiró los víveres cuando se cansó de insistirle a Rosellini para que la convirtiera en una comedia... pero tampoco estuvo tan lejos de serlo. Por lo menos a juzgar por el Rosseillini constantemente acosado por los imprevistos que vemos aquí.

El veterano realizador Carlo Lizzani describe de manera maravillosa la atmósfera de fervor artístico que rodeó la preparación, el rodaje y la distribución del precursor título neorrealista. Las diferencias entre las visiones del guionista y del director son el eje argumental de la cinta. Amidei prefiere una visión más particular e íntima, mientras que Rossellini se inclina por una visión más trascendental y universal.

La recreación de la época es muy cuidada y realista, con un excelente grupo de actores que se asemejan físicamente a los del film homenajeado. El guión transmite lo exitante y asombroso del proceso creativo cinematográfico. Es un hermoso tributo al gran film de Rossellini.

"Celuloide" exhibe algunas imágenes del film original, pero nunca las utiliza para enfangarse en el recuerdo. Es mucho menos sensiblera que "Cinema Paradiso", pero mil veces más honesta. "Celuloide" no reverdece viejos laureles, sino que explora las circunstancias tangibles, y ocultas, que les tocó vivir a sus creadores. Lo suyo son las bambalinas del rodaje, pero no tanto en el plano técnico (nada que ver con "La Noche Americana", en la que Truffaut rendía homenaje a los oficios del cine) como en el de la elaboración. En este sentido, la materia prima fundamental es el enfoque político.
[Leer más +]
9 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
The Walking Dead (Serie de TV)
The Walking Dead (Serie de TV) (2010)
  • 7,1
    72.792
  • Estados Unidos Robert Kirkman (Creator), Frank Darabont, ...
  • Andrew Lincoln, Norman Reedus, Melissa Suzanne McBride, Lauren Cohan, ...
6
Como pollos sin cabeza
Se trata de la adaptación de un comic que, escrito por Robert Kirkman y dibujado por Tony Moore en 2003, describe con gran éxito entre el público yankee un cataclismo que convierte a los humanos en zombis. Los zombis son esos muertos que no acaban de palmar y que se mueven por el mundo como si fuesen sonámbulos a los que se les están acabando las pilas. “The Walking Dead” no es una serie para pusilánimes: la violencia es brutal y el detalle morboso no siempre está justificado. Cabezas reventadas con palos de beisbol, sesos saltando por los aires, sangre corriendo a chorros, cuerpos troceados que se arrastran con las tripas colgando, humanos embadurandos con restos de zombi… El ambiente post apocalíptico de la serie, que recuerda sospechosamente a “The Road” de Corman McCarthy y a la película de Danny Boyle “28 días después”, puede que así lo exija. Pero es seguro que tampoco le vendría mal un guión más jugoso, personajes emocionantes y actores con alma. Aunque tratándose de zombis imagino que no se les puede pedir demasiada pasión…
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
Fiebre del sábado noche
Fiebre del sábado noche (1977)
  • 6,4
    34.889
  • Estados Unidos John Badham
  • John Travolta, Karen Lynn Gorney, Barry Miller, Joseph Cali, ...
6
They shoot horses, don't they?
La peli revolucionó la estética de las discos de todo el mundo que, desde entonces, pasaron a ser templos de la juventud y el ocio, y el que no iba a la disco a hacer el indio era un necio. Nos hicieron creer que Hollywood era una industria del entretenimiento. Creíamos que las películas eran obras casuales que triunfaban o no dependiendo del gusto de la masa adormecida, pero no es así. El cine de palomistas es, probablemente, un experimento de Control MENTAL. El sistema siempre nos manipula, y especialmente mediante el ocio, pero sin que seamos conscientes de ello. Fiebre del Sábado Noche es, probablemente, una de las mejores (y más vendidas) bandas sonoras de la historia. Junto con "El Guardaespaldas" y "Grease" forma el triunvirato comercial de películas para influenciar en la cultura de masas con modelos mundiales DE LO QUE DEBEN SER EL HOMBRE Y LA HEMBRA del "capitaltimo". El sistema, el mercado, suele ponernos como modelos de la juventud a drogadictos, prostitutas, chulos y afeminados. Las drogas, que en los 60 eran un medio de expansion de la conciencia (LSD) o de socialización (la marihuana) desde que las tomó Toni solo sirven para colocarse y olvidar. Muchos descolgaron la foto del Che y pusieron la de Manero.
[Leer más +]
5 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
Los chicos de Scottsboro
Los chicos de Scottsboro (2006)
  • 6,0
    613
  • Estados Unidos Terry Green
  • Timothy Hutton, David Strathairn, Leelee Sobieski, Anthony Mackie, ...
6
Basada en hechos reales...
... ocurridos en el Sur de los Estados Unidos en los años previos al estallido de la Segunda Guerra Mundial. Película de género, del género de abogado honesto en independiente frente a fiscal acusica y transigente (con la norma social de la manada) y con alguien sobrevolando el nido, el muy cuco, (llamémosle juez) por ciertos asuntillos de racismo en el incomparable marco del estado de Alabama, con su miajita de conato de linchamiento, sus incomprensilbles discriminaciones por cuestiones de raza y su pellizco de sexo no explícito.
[Leer más +]
7 de 15 usuarios han encontrado esta crítica útil
Viva la clase media
Viva la clase media (1980)
  • 5,6
    263
  • España José María González Sinde
  • Emilio Gutiérrez Caba, María Casanova, Irene Gutiérrez Caba, Enriqueta Carballeira, ...
7
La sociedad civil
En una crítica de cine cabe de todo, porque el cine es la vida y, a veces, puede ser más interesante e importante. Este film ejemplifica perfectamente como la Partitocracia parida en la Transición, con los acuerdos de la Moncloa y el esperpento constitucional del 78, sabía que su auténtico enemigo no eran los franquistas, sino la sociedad civil salida de la dictadura que era la que, tomando la calle a base de octavillas, pedía la democracia. Los clandestinos "oficiales", Isidoro y compañía, que no Vladimiro (José Luis Garci personaje), traicionaron las aspiraciones civiles, pactando con los franquistas a cambio de los despachos con moqueta y coche oficial. De haber prevalecido el sistema electoral inglés, hoy en día se habrían evitado las listas cerradas y el plegamiento total del legislativo al ejecutivo, lo que con gran probabilidad habría reforzado a la sociedad civil.

Finalmente prevaleció el sistema proporcional, la monarquía parlamentaria y la España de las autonomías, porque beneficiaba a la partitocracia y significaba pérdida total de influencia en política de la sociedad civil, que era reducida a un simple convidado de piedra, condenada a ratificar lo que la plutocracia de la banca y los partidos decidieran. Hay que ver el paisaje completo para captar la idea política subyacente, pues el exterminio industrial, la sucesivas reformas educativas, el Estado usado por los políticos como instrumento económico para crear lobbies y oligopolios privados no han tenido otro fin que cargarse la independencia del enemigo número uno de la partitocracia, que es la sociedad civil, corrompiéndola en lo ecónomico, confundiéndola en lo moral y acabando con su orgullo profesional, convirtiendo la educación en un estercolero.
[Leer más +]
22 de 36 usuarios han encontrado esta crítica útil
Bab'Aziz, el sabio sufí
Bab'Aziz, el sabio sufí (2005)
  • 6,6
    712
  • Irán Nacer Khemir
  • Parviz Shahinkhou, Maryam Hamid, Hossein Panahi
5
Echa el freno, Magdaleno.
Por muy loable que sea el propósito de fondo, otra cuestión es el interés que despierta la monotóna encadenación de imágenes místicas, de simbólicos personajes y de lírica poesía. Un empalagoso camino por el desierto, en el que un señor ciego acude a una reunión de derviches que se celebra cada treinta años. Cada vez que su nieta le pregunta dónde es tal reunión, el sabio sufí contesta que no lo sabe, que basta con tener fe, y escuchar al desierto, que los guiará hasta el lugar.

Es una película que gira siempre en torno al mismo concepto: Lo espiritual, el alma, la paz interior... y los distintos encuentros que tiene la pareja protagonista no hacen más que incidir en ello. Entre bellas imágenes, música agradable y bondad suprema, subyace cierta propaganda del Islam como algo repleto de paz, sabiduría y amor. Todo, excesivamente idílico, para combatir a fondo la depauperada imagen que se tiene de la comunidad musulmana.

Una película recomendable para espíritus místicos ávidos de conocer el lado más amable y espiritual de religiones exóticas y el recogimiento humano. Aunque para otros más terrenales todo ello no derive más que en un sopor insufrible.
[Leer más +]
6 de 12 usuarios han encontrado esta crítica útil
An Education
An Education (2009)
  • 6,6
    22.824
  • Reino Unido Lone Scherfig
  • Carey Mulligan, Peter Sarsgaard, Alfred Molina, Dominic Cooper, ...
6
Hoy es siempre todavía
Producto encantador y amargo al mismo tiempo, que combina la felicidad y la desazón casi en el mismo plano, que resulta evocador y cuestionador de un pasado más o menos cercano y que, por encima de todo, alberga en su esencia la incorporación de materiales de primera fila, utilizados si no con maestría, si con un notable asomo de inspiración.

AN EDUCATION se expresa por medio de un lenguaje visual amable, provisto de encanto y sarcasmo, aunque por debajo de sus costuras se adivine la sombría faz de la manipulación de los sentimientos, y cierto canto en torno a la inocencia perdida.
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica
La guerra de los mundos
La guerra de los mundos (2005)
  • 5,7
    78.188
  • Estados Unidos Steven Spielberg
  • Tom Cruise, Dakota Fanning, Justin Chatwin, Tim Robbins, ...
4
PANFLETO
¿Han sido terrorista, han sido terroristas?
¿Y por qué tanto empeño en mantener a la niña en una burbuja? Este es tu espacio. No importa lo que oigas ni lo que veas. No prestes atención. ¿Es así cómo mantienen dormida a la población? Me da más miedo el tentáculo-ojo que los saltamontes vampiros.
Sin duda, es una apología de la doctrina del schock, magnificamente contada por Naomi Klein y Alfonso Cuarón en un vídeo fácil de encontrar en la red, donde sostienen que las políticas económicas del Premio Nóbel Milton Friedman y de la Escuela de Economía de Chicago han alcanzado importancia en países con modelos de libre mercado no porque fuesen populares, sino porque han alcanzado importancia través de impactos en la psicología social con desastres o contingencias provocando que ante la conmoción y confusión se puedan hacer reformas impopulares. Se supone que algunas de estas perturbaciones, como la Guerra de las Malvinas, el 11 de septiembre, el Tsunami de 2004 en Indonesia, o la crisis del huracán Katrina pudieron haber sido aprovechadas con la intención de empujar la aprobación de una serie de reformas. Y si los que realmente mandan son los mercados, ¿para qué elegimos gobiernos?
[Leer más +]
1 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
Felipe y Letizia (Miniserie de TV)
Felipe y Letizia (Miniserie de TV) (2010)
  • 2,4
    2.384
  • España Joaquín Oristrell
  • Fernando Gil, Amaia Salamanca, Marisa Paredes, Juanjo Puigcorbé, ...
1
¡Arriba España, viva España!
Alrededor de nueve millones de personas son pobres en España. Pobres e invisibles. Los medios de comunicación no quieren ni ver a estos indigentes “nativos”, seguramente porque causan muy mala impresión y deprimen a la ciudadanía. Si hay que informar sobre pobres, los medios prefieren a los de Haití, por ejemplo, a los que podemos ayudar con generosas donaciones o enviando fragatas del Ejército. Tienen razón: pudiendo abrir con los premios Príncipe de Asturias, buena gana dedicar tiempo y papel a cosas tristes…

Después de jugar al ratón y al gato con Antena 3, y contraprogramarse sin piedad y sin respeto alguno por la ley o el televidente, Telecinco emitió por fin “Felipe y Letizia, una historia real”. Bien hecho: se trata de un cuento rosa de superación con el que, pese a su aparente frivolidad, podemos aprender muchas, muchísimas cosas sobre la vida misma. No deberíamos quedarnos en la simpleza de los diálogos, la superficialidad de la trama, la torpeza de los actores o la inutilidad del director. La mini serie resulta no ya mala, sino increiblemente mala. Mala de solemnidad. “El Príncipe parece un panoli; Letizia, una sabelotodo; la Reina, una bruja y el Rey da risa”, escribe Mabel Galaz en El País. ¿Y si fuese una producción hiperrealista?

Ya sé que puede parecer tan grande como un gag de “Polònia”, pero cuidado, no sea que un primer visionado resulte engañoso. Con esta mini serie sobre Felipe y Leticia pasa lo mismo que con las películas porno: nada más empezar ya sabes cómo va a terminar. Y no me refiero a una copiosa eyaculación facial. “Felipe y Letizia, una historia real” acabará en boda. Poca cosa para el telespectador exigente. Lo realmente fascinante de la historia de esta parejita no son los preámbulos, el flechazo, la primera penetración furtiva en los asientos traseros del Rolls de papá o la campechana pedida de mano. No. Lo realmente fascinante de esta relación principesca es la metamorfosis posterior, ese proceso mágico capaz de convertir a una vulgar plebeya republicana en toda una princesa de España.

La capacidad del ser humano para sobreponerse a las calamidades, para adaptarse a las circunstancias, y hacerlo con absoluta naturalidad, resulta impresionante. Cuando conoció al príncipe, Letizia era periodista. Una profesión sin futuro, como estamos comprobando. Pero Letizia supo adelantarse a los malos tiempos y reciclarse de manera magistral. ¿Cambiar del papel a internet, del analógico al digital, del Telediario al periodismo ciudadano? Quiá… Yo me mudo de un apartamento a un palacio, de nómina en tele pública a presupuesto real.

Letizia nos ha dado una lección de supervivencia a todos los españoles deprimidos, desempleados o simplemente pobres de solemnidad: si te lo propones, pillas cacho. ¡Arriba esos ánimos! ¡Si ella ha conseguido presidir un puesto del día de la Banderita, también usted y yo podemos! ¡El futuro existe!
[Leer más +]
114 de 139 usuarios han encontrado esta crítica útil
Al límite
Al límite (2010)
  • 5,7
    10.834
  • Estados Unidos Martin Campbell
  • Mel Gibson, Ray Winstone, Bojana Novakovic, Danny Huston, ...
7
Oro parece, plata no es.
Si al Arte cinematográfico se le pidiera hacer vivir experiencias reales, despertar sentimientos de dignidad y justicia y emociones sinceras mediante actuaciones creíbles, esta película se merecería el calificativo de gran película. Pero si a eso unimos que el guión de la película resume admirablemente la trama del Poder en el Planeta Tierra (empresas por encima de los gobiernos, que realizan pactos con los supuestos enemigo de éstos mediante políticos traidores, policías sin poder frente a servicios secretos con vínculos directos con el Poder real y tecnologías secretas) nos daríamos cuenta que Edge of Darkness es una Obra Maestra de la historia del cine, del genero detectivesco: el que aborda sucesos criminales o que entrañan amenazas de muerte, aunque éstos quedan en segundo plano frente al mecanismo narrativo que hace de la participación del espectador –a quien se proporciona una información hábilmente dosificada cuando no manipulada– y de diversas hipótesis sobre los interrogantes planteados en el motivo espectacular. Los personajes son investigadores (policías, detectives privados, agentes secretos, periodistas o simples aficionados) y falsos culpables, criminales, agentes enemigos, etc., pero en ningún caso, tienen relación con el crimen organizado como sucede en el cine de gangsters.

Quien todavía no pueda verlo con estos ojos, que se lo haga mirar.
Creo que con el tiempo Craven será un clásico, como Harper.
[Leer más +]
5 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
Un juego de inteligencia
Un juego de inteligencia (2007)
  • 6,0
    1.912
  • Alemania Hans Weingartner
  • Moritz Bleibtreu, Elsa Schultz Gambard, Milan Peschel, Gregor Bloéb, ...
6
La cajita de los horrores
“Un juego de inteligencia” pretende denunciar la televisión basura y los medidores de audiencia que dan lugar al famoso share.

Es una película que debería llegar a las grandes masas, difundirse en todas las cadenas televisivas y proyectarse en todos los colegios mensualmente. Es más: no tiene que considerarse como una película, sino como un bien social, una medida de ayuda contra la imbecilidad general a la que últimamente parece abonada la televisión. Debería programarse cada viernes y sábado por la noche en sustitución de “Dónde estás corazón” o “Sálvame Deluxe”; el problema es que tan nobles son sus objetivos como limitado su guión, desorientado y por momentos tan banal como para acabar condenándose a sí mismo -al final, el gran objetivo del grupo de insurgentes acaba provocando involuntariamente pensamientos contrarios: ¿hasta qué punto se diferencia lo que hacen ellos de lo que hacen las cadenas contra las que compiten?- De modo que únicamente es recomendable por su potencial para hacernos soñar con un mundo mejor, por su espíritu combativo, su propósito aleccionador y condición de ensanchador de la cultura social.

Una lástima que con tanto que decir, al final se haya olvidado de lo más importante, y es que hasta que alguien diga lo contrario, esto sigue siendo cine, y quien quiera hacer cine deberá respetar alguna premisa básica como puede ser el cuidado de un guión consistente y consecuente. Y aquí, Weingartner no da la talla.
[Leer más +]
5 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
El grito
El grito (1957)
  • 7,4
    848
  • Italia Michelangelo Antonioni
  • Steve Cochran, Alida Valli, Betsy Blair, Gabriella Pallotta, ...
7
"El problema es que no tengo ganas de nada”.
Si en alguna ocasión alguien se planteara una serie de películas que expresaran con la mayor fidelidad posible lo que el existencialismo aportó al séptimo arte, estoy convencido que pocos ejemplos resultarían tan pertinentes como IL GRIDO (El grito, 1957), partiendo de un guión del propio realizador, en unión a Elio Bartolini y Ennio De Concini.

IL GRIDO es una obra llena de tristeza, pero al mismo dominada por una extraña serenidad. Desde los primeros minutos sabemos como culminará la misma, pero al mismo tiempo no dejamos de conmovernos en esa mirada que el protagonista girará hacia ese pueblo ordenado y tranquilo que ha decidido abandonar profundamente desengañado.

La singularidad de esta admirable película de Antonioni estriba en la capacidad de ser sensible y desesperanzado al mismo tiempo, de buscar el calor de la comunicación humana y asumir que no hay posibilidad de lograrla, de manifestar un contexto físico y natural casi fantasmal y en el mismo fotograma acercarse de una manera casi palpable a la sensualidad que esta manifiesta –a través de sus eternamente húmedos parajes-. El logro de articular con tanta sinceridad, hondura, sencillez y complejidad un estado de ánimo personal que culminará con un final tan trágico como buscado desde el primer momento, es sin duda la prueba más palpable de que el cineasta se encontraba preparado para depurar su visión del hecho cinematográfico hasta extremos más austeros y complejos.
[Leer más +]
16 de 17 usuarios han encontrado esta crítica útil
El buen alemán
El buen alemán (2006)
  • 5,6
    6.843
  • Estados Unidos Steven Soderbergh
  • George Clooney, Cate Blanchett, Beau Bridges, Tobey Maguire, ...
6
El hombre que nunca estuvo allí
THE GOOD GERMAN propone desde su primer fotograma –recuperando el anagrama de la Warner-, la apuesta en la nostalgia por aquellos títulos rodados en torno a la II Guerra Mundial, expresando dramas románticos en marcos extranjeros, y mostrando en sus imágenes ese desarraigo y horror que podría ir desde CASABLANCA (1942, Michael Curtiz) –una referencia demasiado obvia-, hasta el BERLIN EXPRESS (1948) de Jacques Tourneur. Es sin duda el gran atractivo de la película, que sabe combinar desde sus primeros instantes la inserción de imágenes documentales que muestran la ruina de un Berlín recién salido del horror bélico, y cuyas calles se ofrecen como una auténtica tierra de nadie, en la que pululan sus supervivientes. Esa sociedad alemana que ha resultado cómplice con la atrocidad del nazismo, y que se enfrenta con la presencia de las autoridades del frente occidental y el ruso, a esa enorme “patata caliente” que supone levantar un país devastado, pero cuyo gran problema se revela en última instancia fundamentalmente moral. En este sentido, la película conserva cierta sobriedad de formas, consecuencia de ese seguimiento de los modos narrativos del cine evocado. Esa evidencia, personalmente tendría que haberse tenido en cuenta a la hora del enfoque ofrecido en la película, en la que se plasma una sexualidad mucho más explícita que la mostrada en el cine de aquellos lejanos años cuarenta.

A la incapacidad de Soderbergh para aportar pasión al relato, la escasa incidencia que revela el secreto final de la protagonista, la sensación de incapacidad de descender a los sótanos más siniestros de la condición humana -que casi parece pedir a gritos el film-, cabe unir la resolución de algunas de sus secuencias, que parecen haber sido rodadas sin dirección alguna, como puede manifestar la huída final del esposo de Lena entre una multitud –escasamente creíble- que aclama la llegada de las fuerzas liberadoras.

En suma, THE GOOD GERMAN no será una película que pase a los anales, pero que puede resultar reveladora de esa extraña inclinación que tanto Soderbergh como el propio Clooney –GOOD NIGHT, AND GOOD LUCK (Buenas noches y buena suerte, 2005)- manifiestan al intentar recuperar la presencia del blanco y negro en la pantalla. Si bien en ambos casos fracasan en un objetivo imposible de plantear, lo cierto es que al menos aportan una cierta singularidad, mezcla de cinefilia desaforada unida a apariencia de experimentación que, si más no, se debe contemplar con la misma moderada simpatía que revela esta pequeña película, que solo invita a recuperar tantos y tantos títulos imborrables en nuestra memoria, imposibles de trasladar a nuestros días en su esencia, por más que, como es el caso, se apueste por un perfeccionismo técnico que, las más de las veces, suena a impostura.
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
My Blueberry Nights
My Blueberry Nights (2007)
  • 6,6
    23.369
  • Hong Kong Wong Kar-Wai
  • Norah Jones, Jude Law, Natalie Portman, Rachel Weisz, ...
6
La analogía no es baladí
Sin dejar de reconocer que nos encontramos con un producto que combina con astucia su alcance juguetón con unas bien insertadas pinceladas de dramatismo, que algunos de sus instantes poseen una considerable belleza plástica, o que la dirección de actores resulta acertada –aunque en algunas ocasiones se ceda a la molesta tentación del show de alguno de sus intérpretes-, lo cierto es que la sensación que uno tiene tras contemplar MY BLUEBERRY NIGHTS, es la de saborear "una tarta a la que soplan las velas de su sabor antes de que pueda ser degustada".

La tentación del realizador hongkonés de articular bellas imágenes –en ocasiones con marcada tendencia publicitaria-, no se detiene en una molesta utilización del ralentí, sino en la saturación de su patina fotográfica y, en conjunto, asumiendo en todo momento la sensación de asistir a una película en la que su manierismo formal se superpone al débil sustrato dramático que, en determinados momentos, esta deja entrever. Es en las secuencias en las que la debilidades fotográficas quedan en un segundo término, deteniéndose la cámara en las confesiones y debilidades de sus personajes, cuando en realidad MY BLUEBERRY… alcanza cierta vida propia.

En definitiva, pese a los defensores que la película tuvo y sigue teniendo, MY BLUEBERRY NIGHTS es una propuesta tan simpática como insustancial, tan brillante en su aspecto exterior como poco consistente en su regusto dramático. Un producto complaciente, destinado a mentes acríticas, y que bajo su despliegue visual esconde bastante poco. Quizá tan solo la autocomplacencia y blandura de una película que podía haber aspirado a cotas más altas aunque, justo es reconocerlo, albergue en su conjunto al las formas de una formulación visual tan atractiva como en no pocas ocasiones empalagosa.
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
Je vais bien, ne t'en fais pas
Je vais bien, ne t'en fais pas (2006)
  • 6,9
    1.007
  • Francia Philippe Lioret
  • Mélanie Laurent, Kad Merad, Julien Boisselier, Isabelle Renauld, ...
7
Inquietudes
Hay películas que te atrapan por su precisión y por la veracidad de sus personajes y situaciones. "Je vais bien, ne t'en fais pas" es una de ellas. Es una adaptación de una novela del mismo título de Olivier Adam.

Philippe Lioret, el director, ha conseguido hacer surgir la auténtica emoción. No cuenta nada a lo que no estemos acostumbrados: un familia como cualquier otra, de clase media, un barrio de las afueras y una hija de 18 años, Lili, a la que acaban de recoger en la terminal de autobuses al final de las vacaciones. El ambiente está un poco cargado, pero esto se justificará más adelante: Loïc, el hermano gemelo de Lili se ha marchado de casa. El hijo se ha ido dando un portazo sin decir a dónde iba después de una acalorada discusión con su padre.

La pena de la perdida, la violencia de la depresión y, poco a poco, el aprendizaje de la soledad comienzan entonces para Lili. Aunque lo que realmente cuenta la película a partir de una anécdota más compleja de lo que parece, es el paso a la edad adulta o, más exactamente, la emancipación necesaria y dolorosa: los niños crecen y juzgan a sus padres con una mezcla extraña de lucidez y amor... El film aborda situaciones de todos los días (en las que los espectadores, padres o hijos, se reconocerán con facilidad) con una sutil economía del diálogo y una gran capacidad para sugerir los sentimientos. Muy creíble.
[Leer más +]
7 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
Patito feo (Serie de TV)
Patito feo (Serie de TV) (2007)
  • 1,9
    2.733
  • Argentina Jorge Montero
  • Laura Esquivel, Brenda Asnicar, Juan Darthés, Griselda Siciliani, ...
1
¡Niños, abstenerse!
Despiadada como el crack, adictiva como la heroína, estimulante como la cocaína, “Patito feo” es una telenovela argentina de la peor calaña que, por alguna razón difícil de entender, ha enganchado a cientos de miles de niños españoles. Indefensos chavales que padecen despiadados monos a lo largo del día, síndromes de abstinencia que sólo superan cuando se enchufan a la tele y se meten en vena uno de los capítulos de esta dañina droga audiovisual. Sabemos quiénes son los camellos: Disney Channel y Telecinco. Y también que el álbum de cromos que regalaron El País y La Vanguardia sólo cumple las funciones de la metadona.

Actores nefastos, guiones esperpénticos, decorados de saldo, iluminación tristes, números musicales vomitivos, repugnantes moralinas…No importa. “Patito feo” arrasa: en ocasiones alcanza el 5% de share y algunos días ha sido vista por más de 800.000 idiotizados fieles. La pregunta es inevitable: ¿Por qué gusta tanto “Patito feo” a los niños? La respuesta es cruel: porque los niños son una proyección de los adultos. Gavilanes para los mayores, patitos para los chavales.
[Leer más +]
67 de 74 usuarios han encontrado esta crítica útil