arrow
Críticas de Jormungander
Críticas ordenadas por:
Bohemian Rhapsody
Bohemian Rhapsody (2018)
  • 7,4
    29.990
  • Reino Unido Bryan Singer
  • Rami Malek, Joseph Mazzello, Ben Hardy, Gwilym Lee, ...
8
ES TARDE, ES TARDE, ES TARDE, PERO NO DEMASIADO TARDE
Es tarde, pero no demasiado tarde para que escriba mi crítica a esta película que no he podido ver hasta hoy.

Ante el público, Freddie Mercury era un showman inigualable, con una voz de otro mundo. ¿Pero quién era el señor Bulsara fuera del escenario?

Era un hombre invisible que siempre buscaba a alguien a quien amar, obsesionado por encontrar esa pequeña cosa loca llamada amor. ¿Quién iba a decirlo de alguien que le decía al mundo "no me detengáis ahora"?Cualquiera que se le enfrentase acababa siendo otro más que mordía el polvo, otra víctima de la reina asesina, pero cuando se apagaban los focos él se sentaba a cantar su blues de melancolía.

Su banda fue grandiosa, tenían una especie de magia. Ellos eran realmente los campeones, iban a rockearnos, y ya podíamos atar a nuestra madre. Entonces... ¿Era un mentiroso? ¿Fingía ser quien no era? Nada de eso. Estaba jugando al juego, pero era sincero: Si le gustaban las chicas de culo gordo lo decía bien alto, si deseaba adorar al Gran Rey Rata también, y si quería hacer el vago un domingo por la tarde, lo mismo.

No faltaron aprovechados que se le acercaron por interés. Alguno de ellos era la muerte sobre dos piernas, y ese fue uno de los muchos motivos por los que tuvo una vida dura, siempre estaba bajo presión, como si sobre él pendiera un martillo a punto de caer. Se estaba volviendo ligeramente loco. Pero lo que le salvó era que él sabía quienes eran sus mejores amigos, porque los amigos serán amigos.

¿Qué es lo que quería? Él quería ser libre. De hecho, él lo quería todo. Quería mantenerse con vida, pero también quería algo que lo dejara sin respiración, y lo encontró en el amor de su vida. No, no estaba enamorado de su coche como Taylor, lo suyo era más complicado.

El film tiene varios innuendos que insinúan brillantemente lo que aquí explico. No todo eran fiestas lujosas en las que bailaba el vals del millonario, no todo eran hits de radio en los que se inspiraría Lady Gaga, había momentos en los que Freddie extendía sus alas para huir de todo eso.

En sus últimos días, tomó la decisión más valiente posible, apreció la vida como el milagro que es. Se dijo a sí mismo ¿Quién quiere vivir para siempre? ahora estoy aquí, éstos son los días de nuestras vidas y el espectáculo debe continuar.

¿Muerto a tiempo? No, podría habernos dado mucho más. Desde que nos dejó, reposa merecidamente en el regazo de los dioses, y lo que nos queda de él ha sido hecho en el cielo.

P.D: Rapsoda Bohemia, por cierto.
[Leer más +]
7 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
Vengadores: Infinity War
Vengadores: Infinity War (2018)
  • 7,6
    31.090
  • Estados Unidos Anthony Russo, Joe Russo
  • Robert Downey Jr., Chris Hemsworth, Benedict Cumberbatch, Chris Evans, ...
7
SALVADA POR LA RISA
No es el argumento, no es el mensaje, ni siquiera es la acción y los efectos especiales; es el sentido del humor, y sólo el sentido del humor, lo que salva a esta película.

¿Os imagináis que hubiesen optado por hacer una película seria con una trama como la que aquí nos presentan?

Es decir ¿Os imagináis esta película tomándose en serio a sí misma, Sin chistes, sin chascarrillos, sin bromas ni momentos deliberadamente cómicos?

Podrían haber caído en ese error. Muchas películas de superhéroes han pretendido ser muy serias y solemnes, y alguna vez quizás ha funcionado (alguna de Batman, supongo). ¿Pero ésto?

Repasemos el argumento:

Un Dios nórdico se ha aliado con un mapache espacial, un árbol, un millonario con una armadura robótica, un niño con una mutación que le da los poderes de araña, dos magos, un robot, un rey africano que se viste de pantera, un soldado descongelado de la segunda guerra mundial, una espía, un científico que se convierte en un monstruo verde cuando se enfada y mucha más gente para derrotar a un extraterrestre musculoso que va de planeta en planeta provocando genocidios para paliar los problemas de superpoblación que según su opinión padece el Universo y necesita ponerse cinco gemas en un guantelete para poder hacerlo con facilidad.

No sería imposible intentar hacer una película pretendidamente seria con un argumento así, borrarle todas las bromas y chistes; pero el resultado de algo así sería un fracaso estrepitoso. Cada vez que transcurrían cinco minutos sin algún chiste, me preguntaba ¿Pero qué cojones estoy viendo? Y sólo cuando el humor volvía recordaba que estaba viendo una divertida película de Marvel y recordaba por qué valía la pena verla.

Sólo riéndose de sí mismos podían lograr que algo así funcionase, y lo han logrado; evidentemente no para hacer una obra maestra, pero sí para conseguir, como siempre, una película entretenida.
[Leer más +]
4 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
Star Wars: Los últimos Jedi
Star Wars: Los últimos Jedi (2017)
  • 6,2
    36.138
  • Estados Unidos Rian Johnson
  • Daisy Ridley, John Boyega, Adam Driver, Oscar Isaac, ...
3
ESTAR GUARROS (Episodio mocho)
Habiendo superado ya el ecuador de la tercera trilogía de esta saga, me ha quedado clara una cosa. Del mismo modo que existe un considerable grupo de frikis puristas nostálgicos intransigentes que solamente reconocen y respetan la trilogía original (Episodios IV, V, VI) y nunca van a reconocer ni a respetar la trilogía de precuelas (Episodios I, II, III), muy pronto pasará a existir otro considerable grupo de frikis puristas nostálgicos intransigentes que solamente reconocerán las seis primeras películas (I, II, III, IV, V, VI) y jamás reconocerá esta última trilogía (VII, VIII y el IX que está por venir).

Lo sé porque, a menos que el Episodio IX sea algo deslumbrante y espectacular que corrija todas las cagadas de los dos últimos films (cosa que dudo mucho), yo pasaré a situarme firmemente en ese segundo grupo de frikis; y esta trilogía terminará siendo, para mi, tan dolorosamente innecesaria como olvidable.

De hecho, tengo la sensación de que estas películas van a provocar una revalorización de las precuelas en aquellos que hasta ahora las habían despreciado.

Como recordaréis (si no habeis visto el Episodio VII esto es spoiler) lo más decepcionante y desconcertante del Episodio VII había sido el personaje de Kylo Ren. Al inicio de dicho episodio se nos presentaba como un personaje misterioso con un poder aparentemente descomunal, capaz de detener un rayo láser en el aire con la mente. Sobre el final descubrimos que es una especie de niño llorón que quiere ser como Darth Vader y que, pese a su entrenamiento, es derrotado en un combate contra una chica que nunca había empuñado un sable láser.

En este Episodio VIII, la cosa empieza bien cuando el Lider Supremo Snoke (que sin duda debió leerse las críticas de Filmaffinity a la película anterior) se mete con Kylo Ren echándole en cara todas las cosas que los espectadores le habían reprochado al personaje. Le dice que se quite esa ridícula máscara que no le sirve para nada, que él sólo es un niño, que no es Darth Vader, y que debería darle vergüenza que una novata le haya dado una paliza.
[Leer más +]
24 de 28 usuarios han encontrado esta crítica útil
La ciudad de las estrellas (La La Land)
La ciudad de las estrellas (La La Land) (2016)
  • 7,5
    50.149
  • Estados Unidos Damien Chazelle
  • Emma Stone, Ryan Gosling, John Legend, Rosemarie Dewitt, ...
6
EL PAÍS DE MASSIEL
Según filmaffinity un 6 significa “interesante”, así que no, no estoy diciendo que esta película sea horrible, inaguantable, ni nada parecido. Ni siquiera voy a negar haber disfrutado algunas canciones. Pero obviamente, un 6 no es un 7, ni un 8 ni un 9 ni un 10; y en vista del gran éxito de la película lo que me toca es explicar por qué solamente le pongo un 6.

El problema de La La Land, a mi juicio, es que el film quería ser un musical, pero da la sensación de que a media película se le olvida y se dedica a ser otra cosa. Hay momentos, por ahí en medio, en los que realmente te preguntas ¿Esto no era un musical? ¿Por qué hay tan pocas canciones entonces? ¿Y por qué hay tan pocos personajes?

Sí, he dicho que hay pocas canciones; pero esperad, no vayáis a consultar ahora la banda sonora de la peli para decirme que el soundtrack es de 15 temas, porque la mayoría de esos temas no son propiamente canciones, sino instrumentales jazzeros (virtuosos y agradables al oído, pero olvidables), y variaciones de los mismos tres o cuatro motivos melódicos. Ya sé que muchos musicales recurren a la repetición de temas a modo de leitmotiv, el problema es que aquí había muy pocos.

Y lo anteriormente dicho lleva al segundo problema. En la película hay solamente dos personajes; todos los demás son extras (o secundarios tan irrelevantes que casi son extras). Más allá del personaje de Ryan Gosling y del de Emma Stone, el resto son todos individuos anónimos (incluido John Legend) sin personalidad definida que sólo están ahí para que los dos protagonistas interactúen con alguien que tenga forma humana.

Los mejores musicales que he visto ("Jesucristo Superstar" y "Los Miserables") e incluso otros que no están mal ("Rocky Horror Picture Show" o "Grease") siempre se han caracterizado por tener varios personajes relevantes (como mínimo cuatro o cinco), y cada uno de esos personajes tiene su propia canción, mediante la que se presenta al público y se define; esto es algo que se da incluso en pelis Disney como “El Libro de la Selva” o “La Bella y la Bestia” o incluso en la película de “South Park”; cada personaje tiene reservado su momento musical amoldado a su carácter y a su papel, y eso está de puta madre, porque una canción puede definirte una personalidad mucho mejor que cualquier escena o diálogo de un film.

Pero no, aquí sólo hay DOS personas y, como ya hemos dicho, pocas canciones. Irónicamente, la mejor canción, a mi juicio, no la canta ninguno de los dos protagonistas, sino un montón de gente anónima durante un atasco al principio del film; “Another Day of Sun” y su introducción pianística es lo mejor de la película, porque ahí todavía podías tener esperanzas de que fuese un musical. La de “Somewhere in the crowd” no está del todo mal (sobretodo por los saxos que suenan por ahí en medio), aunque lo malo es la escena en sí, que parece una pérdida de tiempo que no va a ninguna parte. Y después está la de “City of Stars” y la de “Fools who dream”, que son las únicas otras dos canciones cuyas melodías puedo recordar.
[Leer más +]
4 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
Rogue One: Una historia de Star Wars
Rogue One: Una historia de Star Wars (2016)
  • 6,9
    40.750
  • Estados Unidos Gareth Edwards
  • Felicity Jones, Diego Luna, Ben Mendelsohn, Donnie Yen, ...
7
RON JUAN
Una película cuyo mayor mérito es el de explicar algo de lo que la gente lleva descojonándose hace nada menos que 40 años (diríjase usted al spoiler para saber a qué me refiero)

No forma parte de los nueve episodios oficiales, las tres trilogías que siguen en marcha son las que son y las que serán; pero los de Disney saben bien que no han comprado los derechos de una gallina que pone huevos de oro para conformarse con los beneficios de tres películas.

No obstante, que esta película exista al margen de los episodios canónicos no implica que su trama no esté fuertemente ligada a ellos y que los acontecimientos que aquí se narran sean imprescindibles para explicar por qué en otras películas sucede lo que sucede.

Ha valido la pena verla en la pantalla grande, pues lo mejor que ofrece el film es el disfrute visual en sí mismo, el despliegue de efectos estéticamente atractivos que cautivarán los ojos del atónito espectador y toda esa mierda y bla bla bla.
[Leer más +]
4 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
El chip prodigioso
El chip prodigioso (1987)
  • 6,3
    18.800
  • Estados Unidos Joe Dante
  • Dennis Quaid, Martin Short, Meg Ryan, Kevin McCarthy, ...
7
EL CHIP OCHENTOSO
Hay chips que envejecen mal, como es el caso de "Bom Bom Chip", y hay chips que envejecen bien, como es el caso de "El Chip Prodigioso".

Estamos ante una película digna de la época blockbusteriana ochentera, inaugurada por Spielberg y sus discípulos; cine de aventuras para toda la familia y la madre que los parió. Se trata de un film de entretenimiento del bueno, y eso nadie puede negarlo que yo sepa.

En primer lugar, debo decir que la peli no tiene nada que ver con "Un Viaje Alucinante" y que si alguien dice que la una es una copia de la otra, bien podría decir que "Jurassic Park" es una copia de "Los Picapiedra" porque en ambas salen dinosaurios. Igual que "Un Viaje Alucinante", aquí tenemos una nave miniaturizada que viaja por el interior de un cuerpo humano, pero lo importante para determinar si hay plagio es la historia, no el escenario, por eso "Avatar" es una copia de "Pocahontas" por mucho que una vaya de nativos americanos en el siglo XVII y la otra de alienígenas azules de tres metros en el año nosecuantos.

Lo mejor de esta película es que la acción no para ni por un segundo. Hay quien diría que la cantidad de cosas que sucede a lo largo del metraje es excesiva; pero lo que algunos verían como un defecto yo lo veo como una virtud. Realmente la peli engancha de principio a fin.

Otra crítica que recibe esta obra es que, pese a ser un film sobre un piloto introducido en el cuerpo de una persona, la acción de la película se centra bastante más en lo que sucede en el exterior que en lo que hace el piloto en su viaje intracorporal. Eso es cierto, pero PRECISAMENTE por eso no estamos ante una copia de "Un Viaje Alucinante" sino ante algo totalmente distinto; y ciertamente es genial como se han combinado a la perfección la acción "interior" y la acción "exterior". Si la película tratase solamente sobre la aventura de un piloto que explora un cuerpo humano mientras ese cuerpo reposa en calma, sin verse envuelto en ninguna situación compleja, la trama transcurriría sin apenas conflicto. Lo que tiene más gracia de esta película es que, mientras el miniaturizado está viajando por las venas del cajero de supermercado, este está viviendo la aventura de su vida, enfrentándose a personajes ciertamente pintorescos.

¿Tiene algo malo la peli?

Sin duda, si nos ponemos quisquillosos:

Por una parte, hay algunos errores en cuanto a "rigor científico": ¿Cómo puede un vino "no miniaturizado" entrar en una botellita miniaturizada y ser bebido por un hombre miniaturizado que es tan pequeño como una célula? ¿Ese vino no tiene tensión superficial como cualquier otro líquido? ¿Acaso una sola gota de ese vino no sería mucho más grande que toda la nave del piloto?

Pero antes de que me llaméis aguafiestas tocacojones diré que no son detalles como este los que molestan, sino más bien algunos errores de coherencia en el guión, como el hecho de que en una escena el piloto esté metiéndole prisa al tío porque se quedará sin oxígeno en menos de 24 horas y, casi en la escena siguiente, están los dos emborrachándose y bailando "Twistin' de Night Away" de Sam Cooke. ¿En qué quedamos?

Pero sin duda, lo más estúpido de la película es (sigo en la zona fantasma)
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
La guerra de las galaxias. Episodio IV: Una nueva esperanza
La guerra de las galaxias. Episodio IV: Una nueva esperanza (1977)
  • 7,9
    133.618
  • Estados Unidos George Lucas
  • Mark Hamill, Harrison Ford, Carrie Fisher, Alec Guinness, ...
7
LA RUPTURA DEL PRINCIPIO DRAMÁTICO DEL ARMA DE CHEJOV
Tiempo hace que escribí críticas respecto a las tres precuelas de Star Wars y respecto al reciente Episodio VII; pero hasta hoy no me he animado a tocar esta vaca sagrada. Y pronto veréis por qué.

Para empezar, debo decir que ésta NO es una película de CIENCIA ficción. Para algunos eso es evidente, pero lo aclaro en tanto que, para muchos otros, la película no solamente encaja en la categoría (de hecho, Filmaffinity le atribuye ese género), sino que incluso la consideran la "mejor película" de ciencia ficción de la historia. Hay que hacerle a esta película el enorme favor de no considerarla ciencia ficción, porque solamente excluyéndola de dicho género cinematográfico la podremos calificar como se merece. Es una película que desprecia la ciencia y la física más básicas en múltiples niveles. Estoy dispuesto a debatirlo (y a hablar sobre la gravedad en el espacio, el sonido en el vacío, los lásers lentos, la velocidad de la luz sin efectos relativistas y sin efectos de inercia, las espadas de luz que detienen rayos de luz y muchas otras chorradas impresionantes); pero dudo que cualquiera que tenga un mínimo conocimiento de ciencias pueda argumentar que este film tiene algún rigor científico, ni pretenda tenerlo. Además, no plantea cuestiones sobre un hipotético avance tecnológico o científico en la historia humana (como hacen las verdaderas películas de ciencia ficción, tales como Gattaca, Blade Runner, 2001, Terminator o incluso Jurassic Park); y de hecho, la trama ni siquiera transcurre en el futuro de nuestro mundo, sino "hace mucho tiempo" en "una galaxia muy lejana".

Esta es una película de aventuras sobre la lucha del bien contra el mal en un entorno de pura fantasía, y en tal sentido está mucho más cerca de cosas como "El Señor de los Anillos" o "Harry Potter" que de cosas como "Blade Runner" o "Gattaca".

Habiendo dejado esto claro, explico el problema que tengo con esta película, incluso cuando intento analizarla como un film de fantasía y aventuras. He leído en más de una ocasión que, en el momento en que George Lucas hizo este film, su idea no era todavía crear una enorme saga constituida por nueve películas (de las que en este momento solamente se han hecho siete); parece ser que la idea de las tres trilogías surgió poco después, cuando se hacía "El Imperio Contraataca". Si aceptamos que tal cosa es cierta, e intentamos imaginar este “Episodio IV”como una película que supuestamente pretendía concluir en sí misma, sin secuelas ni precuelas, lo cierto es que nos queda algo increíblemente cojo. En otras palabras, esta película no valdría ni la mitad de lo que vale (e incluso sería terriblemente incoherente) si no se hubieran hecho, como mínimo, los Episodios V y VI.

Una de las cosas que demuestra lo coja que quedaría le peli por sí misma es el hecho de que (sigo en spoiler)
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
La llegada
La llegada (2016)
  • 7,3
    54.543
  • Estados Unidos Denis Villeneuve
  • Amy Adams, Jeremy Renner, Forest Whitaker, Michael Stuhlbarg, ...
8
Y YO QUE QUERÍA PONERLA A PARIR
Siempre me he considerado exigente con el cine de ciencia ficción, y más especialmente con el cine sobre extraterrestres. En esta página, si no recuerdo mal, he puesto a parir no solamente pelis de aliens palomiteras como Independence Day, sino también otras consideradas más "profundas" o "inteligentes" como Señales, Prometheus o Encuentros en la Tercera Fase. Desprecio la mayor parte de películas sobre alienígenas, porque el tema que abordan me interesa, y habitualmente lo abordan de forma horriblemente chapucera.

Ayer fui a ver esta película, presuponiendo que iba a ser una decepción, una de esas pelis que algunos idolatran y encumbran como obras maestras pero que a mi juicio no presentan una buena historia ni se sustentan sobre una base científica muy sólida (ejem, Interestelar...). Mi intención era verla, advertir sus múltiples fallos e incoherencias y venir aquí a señalarlos todos y a burlarme de la película (cada uno se divierte como quiere), pero resulta que me equivoqué. Y me alegra haberlo hecho.

Para empezar, la película se sustenta sobre una premisa muy coherente que la mayor parte de pelis de extraterrestres se pasan por los cojones. Me refiero al hecho de que, EVIDENTEMENTE, en el caso de que una civilización extraterrestre un día contactase con nosotros, constataríamos que no hablan nuestra lengua. Esto es una obviedad aplastante, pero podría citar decenas de películas que ignoran esto (por pereza o por auténtica ignorancia) y ponen a los aliens a hablar en inglés sin explicación alguna. Por otra parte, no se trata solamente de que no hablen nuestra lengua, sino de que su forma de comunicación y, probablemente, su forma de pensar y de concebir la realidad, sería también radicalmente distinta a la nuestra. Estamos hablando de una forma de vida que ha evolucionado de forma absolutamente independiente a nosotros; sólo por haber sabido plantear y respetar a la perfección esta premisa, el film ya merece una buena nota.

Cabe añadir que, en muchos aspectos, la película trata de distanciarse de otros films de extraterrestres ya vistos. Tanto en la forma de las naves (alejada de los clásicos platillos voladores) como en otras cuestiones que no puedo desvelar aquí para no hacer spoiler.

No obstante, debo admitir que hay algo en lo que no han sabido distanciarse del resto de películas del género, me refiero al aspecto físico de los extraterrestres (esto no lo considero spoiler, en tanto que puede verse en el trailer). Por lo que he visto entre las pocas críticas negativas que ha recibido la película, esta cuestión ha sido reiteradamente señalada. Sí, efectivamente, bien sabemos que la forma "pulpoide" es un cliché en este tipo de pelis, y en este caso han caído en él con los llamados "heptápodos". Lo habitual en los alienígenas cinematográficos (cuando no tienen la clásica forma humanoide delgada y cabezona) es que se tire por una semejanza con insectos o con calamares. Admito que la estética cefalópoda de las criaturas no es precisamente un alarde de originalidad. Pero, en defensa del film diré ¿Qué otro aspecto físico se os ocurriría para los aliens que sea original y no sea ridículo? Planteo esta duda muy en serio, y creo que la respuesta es tan difícil que por ello en algunos films como Contact o 2001 han optado por NO MOSTRAR en ningún momento a los extraterrestres (una opción poco valiente, pero elegante). A mi realmente no se me ocurre ninguna forma creíble y no ridícula en la que diseñar a un alienígena; hacerlos con forma de mamífero (en alguna crítica he leído que los podrían hacer con forma de vaca) no solamente quedaría estéticamente ridículo, sino que a nivel biológico sería dificilmente explicable como una vida que ha evolucionado de forma aislada pueda asemejarse casualmente a animales terrestres como las vacas con los que no tienen ningún parentesco. Asemejarse a un pulpo parece más plausible, en tanto que son una forma física simple que consta únicamente de cabeza (con la que pensar) y tentáculos (con los que manipular la materia), toda especie que haya desarrollado cierto nivel de tecnología debería contar, en principio, con extremidades hábiles, así que (por muy manida que esté la idea) la forma de pulpo no deja de ser bastante coherente.

Dejo para el spoiler lo que hay que dejar para el spoiler
[Leer más +]
190 de 235 usuarios han encontrado esta crítica útil
God's Not Dead
God's Not Dead (2014)
  • 3,9
    532
  • Estados Unidos Harold Cronk
  • Shane Harper, Kevin Sorbo, David A.R. White, Willie Robertson, ...
1
LAMENTABLE
Posiblemente la película más nauseabunda y repugnante que jamás haya visto (y eso que vi la del ciempiés humano). Entre las películas que peor he calificado en esta página hay auténticos bodrios (Dragon Ball Evolution, Lonesome cowboys..); pero, aún con sus innumerables defectos, no dejan de ser films inofensivos y carentes de maldad. Aquí estamos, sin embargo, ante un acto repulsivo de propaganda barata destinada a ser consumida por gente extremadamente estúpida.

La película es maníquea hasta extremos de chiste, se trata de un maniqueismo de parvulario para mentes infantiles, con su buen corderito y su lobo feroz. Todo personaje cristiano es presentado como sabio, bueno, amable, simpático y "cool", es el tipo de gente agradable con quien querrías encontrarte en la vida. Por otro lado, todo ateo o agnóstico es presentado como un amargado, fanático, enfermizo, nocivo, malvado, inmoral y estúpido. Es una película que induce abiertamente al odio hacia un colectivo definido por sus creencias (o "no creencias") presentando a ese colectivo como gente indeseable.

El malvado profesor ateo es básicamente un monstruo. En su primera clase obliga a todos sus estudiantes a escribir "Dios ha muerto". Y todos lo hacen excepto el único valiente cristiano que se atreve a mantenerse fiel a sus creencias. Obviamente, el profesor (como ateo abominable que es) hará todo lo posible por humillarlo, recurriendo únicamente a trampas y trucos rastreros, así como lo amenazará con suspenderlo y destruir todo su futuro académico. El profesor ateo se nos muestra aquí como un ser increíblemente patético; por una parte obliga al pobre chico cristiano a defender ante la clase sus creencias mientras él lo interrumpe y lo insulta con el único fin de hundirlo, pero por otra se enfada al ver que el chico está haciendo exactamente lo que él pidió que hiciera (defender sus creencias) y lo amenaza cada vez que lo encuentra por el pasillo como un abusón de colegio.

La película da por hecho que NO puede existir un ateísmo sincero y honesto. No puede ser que alguien, tras un calmado análisis de las evidencias existentes y tras un ejercicio de razonamiento lógico, haya llegado de forma desprejuiciada y honesta a la conclusión de que la entidad invisible, omnipotente y omnisciente descrita en las sagradas escrituras es ficticia. No, para esta película el ateo tiene que ser forzosamente un creyente resentido, lleno de odio contra Dios, un ser enfermo. Por eso terminaremos descubriendo (¿spoiler? ¿realmente le importa a alguien ser spoileado respecto a esta película?) que el profesor supuestamente ateo no era realmente un ateo, sino que simplemente odiaba a Dios con todas sus fuerzas, por lo que todos sus actos despreciables estaban movidos por ese enfermizo odio; mientras los actos de su alumno cristiano, bueno, simpático, inteligente y superior en todo estaban guiados por una fuerza benigna y super positiva.

¿No habría sido mejor presentar un debate entre un creyente sincero y un ateo (o agnóstico) sincero? ¿Era necesario que el ateo fuera una persona horrible, pedante, cegada por el odio y dispuesta a cualquier bajeza moral con tal de derrotar al pobre e inocente chico cristiano? Por supuesto que lo era, porque esta es una película hecha POR y PARA imbéciles. La consumirán alegremente idiotas de la misma clase que aquellos que han confeccionado el guión del film.

No voy a entrar muy a fondo en los pseudo-argumentos empleados por los dos contrincantes en el debate de la película porque son ambos penosos. Obviamente los guionistas sólo querían confeccionar argumentos intencionalmente penosos para el malvado y tonto profesor (que era el que tenía que quedar mal), mientras los del buen chico cristiano debían ser argumentos inteligentes. Pero como los guionistas eran estúpidos, no lograron construir ni un sólo argumento inteligente para que lo esgrimiera el héroe de su película.

Es sumamente graciosa la parte en la que el estudiante habla del Big Bang según lo describe el físico Steven Weinberg y afirma que lo expuesto por el científico coincide con el Génesis en sus primeros versículos. Más gracioso aún es que de esa basura extraiga la conclusión de que las evidencias del Big Bang demuestran que la Biblia "estaba en lo cierto" y que "la ciencia se equivocaba". Es divertidamente irónico intentar recurrir a evidencias científicas para demostrar un presunto "fallo" de "la ciencia"; de hecho eso es exactamente NO saber que es la ciencia.

El profesor pedante, ateo y horrible sólo puede responder a las inteligentes observaciones del héroe mediante falacias de autoridad, apelando a Stephen Hawking y sin molestarse en demostrar argumentar por qué Hawking está en lo cierto (supuestamente lo está simplemente porque es muy listo y punto). El alumno explicará que John Lennox dijo que Hawking se equivocaba (con lo que todo se queda en un conflicto entre autoridades académicas) y el profesor se quedará sin respuesta, porque por lo visto toda su defensa del ateísmo se sustentaba en su fe ciega en la infalibilidad de Stephen Hawking. Si, así de tonto es ese profesor.

Por si no queda claro lo monstruoso que es ese profesor, tenemos unas escenas en las que humilla a su jovencita novia cristiana delante de sus amigos pseudo-intelectuales pedantes, tan ateos y horripilantes como él.
[Leer más +]
23 de 26 usuarios han encontrado esta crítica útil
Batman v. Superman: El amanecer de la Justicia
Batman v. Superman: El amanecer de la Justicia (2016)
  • 5,6
    33.042
  • Estados Unidos Zack Snyder
  • Ben Affleck, Henry Cavill, Amy Adams, Jesse Eisenberg, ...
7
SABÍAS A LO QUE VENÍAS
Aunque los dos pertenezcan al mundo DC, es evidente que Batman y Superman jamás fueron concebidos (inicialmente) para compartir el mismo universo. El primero era un héroe humano en un entorno de villanos humanos (excéntricos y raros; pero humanos al fin y al cabo), un héroe "realista" (dentro de lo realista que pueda ser la idea de un millonario que se disfraza de murciélago). El segundo es ciencia ficción en su extremo más inverosímil, una entidad sobrenatural. No obstante, han acabado compartiendo universo en numerosos comics, dibujos y, por primera vez, en una película. Normalmente siempre han sido aliados y alguna que otra vez han sido adversarios/enemigos (siendo la más célebre "El Regreso del Caballero Oscuro", del que toma mucho esta película)

La idea de reunir a dos personajes de ficciones tan diferentes puede ser indeseable para muchos (especialmente para los fans de Batman, en este caso), porque bien podría considerarse tan forzado como reunir en una película a Bugs Bunny y a Michael Jordan ¿Os imaginais una película así? ¿No sería rematadamente estúpida? No obstante, cuando se va a ver una película de título "Batman contra Superman y no sé qué y blablabla" la gente ya sabe a lo que va, ningún crítico que se queje de la idea misma de mezclar a los dos héroes puede ser tomado en serio. Si la idea principal no te gusta no veas la jodida película.

Por mi parte, la idea de mezclar al hombre de acero con el caballero oscuro a mi me encanta, y no solamente porque me interesen los dos personajes por separado (pues a uno le puede gustar el ketchup y el helado de vainilla, pero sentir nauseas ante la idea de mezclarlos); sino porque además considero que son dos mitos que contrastan de forma tan interesante que el hecho de ponerlos frente a frente se me hace sumamente atractivo.

Batman decidió invertir una gran cantidad de tiempo, esfuerzo, entrenamiento, ingenio (y sí, un montonazo de pasta) en llegar a ser quien es. A Superman nunca le preguntaron si quería ser quien era, simplemente vino a este mundo con la bendición/condena de serlo; nunca entrenó, ni inventó, ni compró sus poderes (ni siquiera los obtuvo tras la picadura accidental de una araña radioactiva). Batman tiene mucho más claros sus objetivos (especialmente en esta película), imparte justicia por su cuenta, desprecia al Estado corrupto, garantista y blando con los criminales, puede ser cruel con sus víctimas, a las que procura aterrorizar. A Superman le atormentan las dudas; exteriormente es un ser casi indestructible con un poder descomunal, pero interiormente no es un Dios omnisciente que tenga la certeza absoluta respecto a cómo debe usarlos, es indudablemente bueno y no es tan corruptible como cualquier humano, no es susceptible de usar sus dotes sobrenaturales de forma malvada o egoísta; él quiere hacer el bien, pero no sabe cómo. El mito de Superman plantea diversos dilemas filosóficos respecto a cómo debería actuar él y también respecto a cómo debería actuar la humanidad respecto a la amenaza que él (incluso siendo bueno) representa.

Después de tanta párrafada explicando mi interés en la idea de Superman y Batman, la gran pregunta es: ¿Consigue esta película aprovechar el potencial de esa idea? A mi juicio sí, lo hace en gran medida. He salido contento del cine.

No obstante, la película no es perfecta, tiene defectos que ya muchos han resaltado por aquí:

Uno de los defectos es, por ejemplo, el personaje de Lex Luthor, y su principal problema es que NO es Lex Luthor. No es que la actuación de Eisenberg haya sido mala en sí misma, si el tío hubiera interpretado a un villano nuevo, desconocido, con otro nombre, entonces nada habría que objetar; pero el caso es que el personaje que interpretaba se llamaba Lex Luthor, y los que hemos visto otras películas/series de Superman ya sabemos cómo es Lex Luthor y nos gusta que sea como es. El Lex Luthor de toda la vida es una especie de genio narcisista con una insaciable sed de poder, es sumamente inteligente y se jacta de serlo, tiene sentido del humor y sin duda puede llegar a ser cómico, pero de una forma contenida y elegante, sin caer en una sobreactuación pallasesca más propia de villanos como el Joker. El Lex Luthor de Gene Hackman y el de Kevin Spacey (sí ¿Os acordais de la denostada "Superman Returns"?) dieron en el clavo; ambos tenían su punto cómico y gracioso, pero no actuaban como dementes totales.

Por otra parte, no tengo ninguna queja respecto al trabajo del resto de actores. Batman/Wayne está brillantemente interpretado por un Ben Affleck por el que nadie daba un duro, dados sus antecedentes como Daredevil; Henry Cavill cumple perfectamente como Superman; Gal Gadot cumple como Wonderwoman; un millón de pixeles cumplen como Doomsday.

Otro de los defectos de la película es el exceso de sueños/alucinaciones/flashbacks/premoniciones que confunden constantemente al espectador, sacándolo de la realidad de la historia para meterlo en fantasías sexuales de algún personaje que al final resultan ser una pesadilla. Es un cliché que, por lo menos a mi, me resulta muy molesto; especialmente cuando han puesto escenas de esos sueños en los trailers, como esa escena en la que Superman
[Leer más +]
71 de 95 usuarios han encontrado esta crítica útil
El Ministerio del Tiempo (Serie de TV)
El Ministerio del Tiempo (Serie de TV) (2015)
  • 7,2
    10.357
  • España Javier Olivares (Creator), Pablo Olivares (Creator), ...
  • Rodolfo Sancho, Aura Garrido, Nacho Fresneda, Hugo Silva, ...
7
Toma Ministerio
No voy a ser condescendiente con esta serie por el hecho de ser una de las pocas producciones españolas que tiene los huevos necesarios para adentrarse en un género atípico como la ciencia ficción, no la voy a tratar como si el hecho de ser española fuera un hándicap al compararla con otras series del mismo género. No obstante, tratándose de una serie que trata sobre la posibilidad de viajar al pasado, el hecho de ser española la dota de una considerable ventaja de la que carecen las producciones estadounidenses. ¿A qué me refiero? A que España, a diferencia de los Estados Unidos, tiene una historia extensa y compleja; por lo que esta serie puede dar mucho de sí (claro, la comparación es con Estados Unidos, si la hiciéramos con Inglaterra la cosa ya sería distinta).

¿Nunca os habéis preguntado por qué sólo hicieron tres películas de Regreso al Futuro? Vale, quizás uno de los motivos fue que al pobre Michael J. Fox le diagnosticaron Parkinson poco después de la tercera, pero aun así siguió haciendo otras películas; un motivo aún más importante es que estando la saga ambientada en California no tenían mucha historia por la que moverse, más allá del siglo XIX (el viejo oeste) y el siglo XX.

Pero ¿Y España? Eso ya es otra cosa. Por España, a diferencia de los USA, ha pasado el cartaginés Aníbal Barca con sus elefantes y han sido derrotados Retógenes y Viriato. España ha estado bajo el dominio del Imperio Romano, y por ella ha pasado hasta Julio César, siendo la cuna del emperador Trajano que llevó el imperio a su máxima expansión; ha sido dominada por Suevos, Vándalos, Alanos y Visigodos, y hasta un trozo por los Bizantinos; ha sido un deslumbrante Califato con capital en Córdoba; ha presenciado batallas legendarias y decisivas desde los tiempos de Don Pelayo hasta las Navas de Tolosa, pasando por los del Cid Campeador; ha sido la España poderosa de Felipe II en la que no se ponía el Sol, la España venida a menos de la Guerra de Sucesión y los primeros Borbones, así como la España decadente y tumultuosa posterior a la invasión francesa, la de las guerras carlistas, los desastres, los golpes de estado y las guerras civiles.

En resumen, esta serie puede dar mucho de sí, tiene potencial. Y lo bueno es que hay capítulos que lo demuestran. Los tres primeros de la primera temporada me gustan especialmente; también los dos primeros de la segunda. El trio protagonista está muy conseguido.

¿Qué es lo malo entonces?

Para empezar, como en toda película, serie, cómic, videojuego, obra de teatro o chiste en el que tengan lugar viajes atrás en el tiempo, existen incoherencias y paradojas sin solución; esto es algo a lo que los aficionados a este género ya nos hemos acostumbrado. Sería incontable la cantidad de incoherencias que podría citar; pero por poner el ejemplo general más básico y aplicable a casi cualquier capítulo: Si los del Ministerio se enteran de que ha sucedido algo malo en el pasado y van a ese pasado para evitarlo, al evitar que esa cosa suceda, nunca se enterarán (en el futuro) de que esa cosa sucedió (porque la cosa ya no sucedió jamás), y por lo tanto nunca fueron al pasado a evitarla; y como no fueron, entonces la cosa sí que sucedió; y como sucedió, fueron al pasado a evitarla; pero como la evitaron no sucedió y no fueron a evitarla porque no había sucedido; y así eternamente.

El otro problema, si obviamos las paradojas temporales, es que realmente no logro entender del todo la finalidad del Ministerio. Se supone que su finalidad es que la historia no cambie respecto a cómo la conocemos; la pregunta lógica que todos los novatos hacen es ¿Y por qué no cambiarla? Quizás si el ministerio estuviera en Estados Unidos o Inglaterra, la respuesta sería obvia “No queremos que la historia de nuestra nación cambie, porque de momento nos ha ido de puta madre”; pero cuesta entender por qué un ministerio que trabaja para España no iba a querer cambiar la historia de España. La respuesta del jefe del ministerio en esta segunda temporada es que la historia de España no ha sido la mejor posible, pero que podría ser peor (cosa que resume en “virgencita, que me quede como estoy”). Pero ¿Realmente sería peor la historia de España si se hubiera evitado el desastre de la Armada Invencible, la derrota en la Guerra de Cuba o (como bien plantea un personaje de la serie) el retorno de Fernando VII al trono? Lo dudo muchísimo. En cualquier caso, admito que aunque no entienda la finalidad del Ministerio, por lo menos algunos personajes de la serie la cuestionan también.

En tercer lugar, asumiendo que el Ministerio tiene la misión de evitar que la historia cambie, algo bastante absurdo es que la mayor parte de cambios en la historia se producen precisamente por culpa de la existencia del propio Ministerio. Si nadie pudiera viajar al pasado, obviamente, nadie podría cambiar la historia. Así que el Ministerio se pasa gran parte de la serie solucionando los problemas que causa el mismo Ministerio. No obstante, también parece que hay puertas temporales no controladas por el Ministerio, cosa que resuelve este tema y explica la necesidad del mismo (pues si todas las puertas para viajar al pasado fueran las del Ministerio, bastaría con asegurarse de que estén todas cerradas para evitar que la historia cambie).

En cualquier caso, “lo malo” de la serie no tiene el peso suficiente como para compensar lo bueno, y lo bueno es el entretenimiento que proporciona; no es una obra maestra, pero es indudablemente buena.
[Leer más +]
7 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
Carlos, Rey Emperador (Serie de TV)
Carlos, Rey Emperador (Serie de TV) (2015)
  • 6,2
    1.265
  • España Oriol Ferrer, Salvador García Ruiz, ...
  • Álvaro Cervantes, Alfonso Bassave, José Luis García Pérez, Susi Sánchez, ...
7
Primero de España y Quinto de Alemania
Es justo decir que era muy difícil hacer una serie de 17 capítulos sobre la vida del emperador Carlos. Pocos personajes históricos (incluídos Napoleón y Julio César) tuvieron una vida tan difícil de resumir.

Carlos fue el personaje central de la Europa del siglo XVI, por eso explicar su vida es más difícil que hacer lo propio con personajes "periféricos" de la misma época, tales como Enrique VIII de Inglaterra, Francisco I de Francia, Martin Lutero, Hernán Cortés y Solimán el Magnifico. Carlos estaba en el centro, como única relación común entre todos estos personajes que no tuvieron ninguna relación entre sí. Cortés tenía el problema de conquistar México, y sólo ese problema; Enrique VIII tenía el problema de sus mujeres y el cisma con el Papa; Lutero tenía el problema de su reforma religiosa, Francia tenía el problema de superar a Carlos en poder, Solimán tenía el problema de intentar conquistar Europa. Pero solamente Carlos tenía, al mismo tiempo, todos esos problemas. Era el único personaje que estaba implicado en todo, en lo que pasaba en el Imperio Otomano, lo que pasaba en la hereje Alemania del norte, lo que pasaba en Francia, en Inglaterra y en España (en especial durante las revueltas de los Comuneros y las Germanías), así como lo que pasaba en México y (aunque esto ni se haya mostrado en la serie) también lo que pasaba en Perú, que fue conquistado por Pizarro, así como lo que pasaba en las Filipinas, a las que Magallanes y Elcano (que ni si quiera aparecen en la serie) llegaron durante su reinado, por no hablar del corsario otomano Barbarroja y sus acciones en el Mediterráneo.

En definitiva, Carlos es el personaje fundamental para entender la primera mitad del Siglo XVI, y es extremadamente difícil resumir una vida tan compleja como la suya en tan pocos capítulos (imagínate intentar hacer una película de un par de horas, tal cosa ya sería directamente imposible). Partiendo de esa base, considero que el intento no ha nada estado mal, y el esfuerzo realizado hasta se agradece.

Quizás no sea mejor que su antecesora "Isabel", si bien es preciso indicar que probablemente Carlos no fuera, por sí mismo, un personaje más interesante que los Reyes Católicos. A diferencia de estos últimos, Carlos sólo resulta interesantísimo por lo que le tocó ser, no tanto por lo que era en esencia. El tío recibió una herencia descomunal, y su herencia le condenó a tener que estar implicado en todos los asuntos que acontecían en Europa, de norte a sur y de este a oeste, así como de los asuntos que acontecían simultáneamente en América y, finalmente, en Asia.

La historia de los Reyes Católicos era, en cierto modo, diametralmente opuesta a la de Carlos. A diferencia de Carlos, Isabel y Fernando empezaron con nada; no estaban siquiera destinados a ser reyes (pues la Beltraneja pudo haberlo sido en lugar de Isabel; y en lugar de Fernando pudo serlo el principe Carlos de Viana). Y no solamente llegaron a ser reyes, sino que unieron sus coronas, conquistaron Granada, enviaron a Cristobal Colón al Nuevo Continente, derrotaron a Francia en Italia, conquistaron Navarra, se unieron a los Habsburgo y llevaron sus reinos a su máximo apogeo. El caso de Carlos es, por el contrario, el de alguien que desde un principio lo tiene todo, y tiene como meta mantener sus posesiones. El personaje no deja de ser muy digno de atención, pero nunca tanto como los protagonistas de la serie que precedió a ésta.

¿Qué fallos tiene esta serie?

Son evidentes. Para empezar, hay que ser un friki de la historia, como es el caso de un servidor, para poder seguir todo el argumento sin perder el hilo. Muchas veces, al visualizar la serie, he tratado de ponerme mentalmente en el pellejo de alguien que no hubiera leído nada sobre los personajes históricos que la protagonizan, y realmente me cuesta entender como podrían seguirla sin perderse.

Otro fallo está en algunas interpretaciones. Alvaro Cervantes lo hace, a mi juicio, sobradamente bien; pero, por ejemplo, el actor que interpreta al hermano de Carlos (Fernando) es incapaz de hablar sin dar la impresión de ser un jodido robot.

Otro problema, quizás debido al bajo presupuesto, está en la representación de las batallas (Pavía, Muhlberg, San Quintín, la Conquista de México por Cortés, las batallas contra el Imperio Otomano, etc). El reinado de Carlos fue un reinado de grandes batallas, en muchas de las cuales estuvo presente el propio emperador; este habría sido el momento perfecto para mostrar a lo grande los choques entre ejércitos provistos de miles de hombres; pero, muy lejos de ellos, las pocas imágenes de batallas que se nos muestran son ciertamente pobres, en ellas vemos apenas a 20 hombres, en el mejor de los casos (y eso cuando nos muestran alguna batalla, porque en ocasiones incluso se las saltan con una elipsis, limitándose a hablar de ellas, pero sin mostrarlas en pantalla).

Dejando de lado esos fallos (que me llevan a reducir su nota), debo admitir que la serie me ha enganchado de principio a fin. Claro, no puedo garantizar que esta serie vaya a lograr con otro espectador lo mismo que ha logrado conmigo (de hecho, no lo hará), en tanto que aquel que desconozca por completo la historia de Carlos I, probablemente se sentirá tan confuso ante mucho de lo que sucede que desistirá en los primeros capítulos.
[Leer más +]
17 de 17 usuarios han encontrado esta crítica útil
Los odiosos ocho
Los odiosos ocho (2015)
  • 7,3
    54.752
  • Estados Unidos Quentin Tarantino
  • Samuel L. Jackson, Kurt Russell, Jennifer Jason Leigh, Walton Goggins, ...
4
CRITICA ODIOSA
En vista de las buenísimas notas que obtiene este film por estos lares, me dispongo a hacer una crítica para ser odiado por muchos que en sus respectivas reseñas le otorgan a esta obra el estatus de obra maestra.

Siendo totalmente honesto, aunque me gustaría ponerle una nota aun más baja (por motivos que serán ulteriormente explicados), no puedo hacerlo. No puedo hacerlo porque el film, por lo menos, no es aburrido. Es una película entretenida. Quienes digan que precisamente eso (entretener) es todo lo que pretende Tarantino (que lo dudo) están en su justo derecho de manifestar que toda expectativa razonable ha sido satisfecha; pero si afirman que lo único a lo que debe aspirar el cine es a "entretener", entonces términos como "obra maestra" sobran al calificar esta cosa, y términos como "genio" sobran al calificar a Tarantino. Esos términos sólo tienen sentido para quienes pensamos que el cine puede aspirar a ser mucho más que un entretenimiento de un par de horas, que puede ser mucho más profundo, mucho más conmovedor, más intelectualmente estimulante; aquellos que pensamos que el cine puede ser una forma de arte y no solamente un mero pasatiempo sí podemos ser coherentes al hablar de "obras maestras" y de "genios".

Esta podría ser una película perfecta para pasar el rato, como lo es la primera de las Tortugas Ninja o (por poner un ejemplo más reciente) la de Los Vengadores. El problema es que la primera película de las Tortugas Ninja o la peli de Los Vengadores son totalmente honestas, mientras ésta simula ser algo más de lo que es, y ahí es donde la caga siempre, para mi, el jodido Tarantino, en esa pretenciosidad que lo hace más odioso que "los ocho" de la película.

Esos pequeños toques de "originalidad" totalmente innecesarios, claramente pseudointelectuales, son precisamente lo que a muchos lleva a subir la nota de esta cosa y, paradójicamente, lo que a mi me lleva a bajársela. Quienes hoy se divierten con pelis de acción de Michael Bay, o con algunas pelis de Schwarzenegger , pueden hallar en Tarantino a su Dios personal y en sus películas su Nuevo Testamento. Porque Tarantino les da la misma "violencia molona" que esas pelis palomiteras honestas que sólo aspiran a divertir (y que a mi mismo me divierten), pero Tarantino se las da con unas superficiales (y falsas) pinceladas de intelectualidad, que son la excusa perfecta para poder presumir ante los colegas de que no te gusta algo tan "tonto" como la peli "Commando", sinio que te gusta una obra artística de mucho más nivel.

La película empieza sin narrador; pero a mitad de la misma, de forma totalmente gratuita e innecesaria un narrador (que no sabemos de dónde cojones ha salido) empieza a explicarnos cosas que ya podríamos ver perfectamente sin necesidad de que nos las expliquen. Recurrir a un narrador omnisciente (pues ni siquiera es uno de los personajes de la historia) tiende a ser un recurso muy poco elegante, digno de directores que no son capaces de expresar lo que quieren decir mediante sus imágenes; pero, por lo menos, si vas a usar un narrador, úsalo desde el principio. Poner un narrador a mitad de la película es algo sumamente chapucero, en especial cuando incluso yo (sin ser director de cine) habría podido explicar con imágenes esa cosa para la que Tarantino necesita una voz externa.

Alguien podría alegar que esto del narrador inesperado es uno de esos recursos "originales" típicos del "artista" genial que es Tarantino. ¡Pues peor me lo pones! Si realmente no se trata de una chapuza de mal director, sino de una exhibición de originalidad, la cosa es mucho peor. Si la cosa es así, es una muestra más de lo ridículamente pretencioso que es Tarantino. El tío parece incapaz de olvidarse de sí mismo y de lo genial que es mientras hace sus películas. Es por eso que ya desde el principio de esta película anuncia de forma bien clara "La Octava Película de Tarantino". Que todo el mundo sepa que esta es la octava película que yo, el gran genio, otorgo a los mortales. Además voy a dividirla en capítulos (de forma totalmente gratuita e innecesaria, otra vez). ¿Por qué la divido en capítulos? ¿Sirve de algo? ¿Aporta algo esa división? No, no sirve para nada dividirla en capítulos; sólo sirve para demostrar que quien está haciendo la película soy yo, y que soy increíblemente original, lo cual me convierte en un genio.
[Leer más +]
30 de 40 usuarios han encontrado esta crítica útil
Star Wars: El despertar de la Fuerza
Star Wars: El despertar de la Fuerza (2015)
  • 6,8
    60.142
  • Estados Unidos J.J. Abrams
  • Daisy Ridley, John Boyega, Harrison Ford, Adam Driver, ...
7
LA SÉPTIMA QUE ES LA SÉPTIMA
Por vez primera en la historia de esta saga galáctica vemos una película cuyo número ordinal de estreno coincide con la cronología interna de la historia. Es la séptima se mire como se mire; no pasa como con la primera que era la cuarta, y la cuarta que era la primera, o la quinta que era la segunda y la segunda la quinta, y toda esa mierda que es imposible explicarle a tu novia cuando dan alguna de estas pelis por la tele y te pregunta por qué están desordenadas y tú no tienes ganas de explicárselo y ya no sé de qué estoy hablando.

Desconfiaba mucho de J.J. Abrams, a quien odio por haber hecho Perdidos; pero confiaba en Lawrence Kasdan, por El Imperio Contraataca y El Retorno del Jedi. De hecho vi ésta última película (la tercera que era la sexta) el día antes de ver ésta, para tener bien fresco el recuerdo del episodio inmediatamente anterior.

¿El resultado? A mi juicio, muy satisfactorio. Efectos especiales del nivel que cabe esperar, acción y aventuras, sentido del humor, actores viejos, robots y wookies que echábamos de menos. Me ha gustado prácticamente todo.

¿Pero qué sabré yo? La verdad es que todavía no he conocido la opinión de nadie (excepto la de quienes la han visto conmigo en el cine), y la estrenaron ayer mismo, por lo que no tengo la menor idea de si ha sido una decepción o un éxito para los frikis y para la gente normal (cosa que descubriré después de escribir esta crítica). Yo consideré aceptable y entretenida La Amenaza del puto niño y El Ataque de los enamorados, e incluso consideré realmente buena La Venganza de la madre que los parió, así que desde el punto de vista de un purista de la trilogía original no soy la persona más confiable en esta materia. En cualquier caso, ésta me ha gustado claramente más que las dos primeras precuelas (la tercera precuela, a mi humilde juicio, ya está al nivel de las originales).

Expresada ya mi honda satisfacción respecto a este episodio, procedo a enumerar esas cosas que, si bien no me han decepcionado, no me han acabado de convencer, lo meto todo en la zona SPOILER:
[Leer más +]
10 de 15 usuarios han encontrado esta crítica útil
Mystery Men (Hombres misteriosos)
Mystery Men (Hombres misteriosos) (1999)
  • 5,3
    6.691
  • Estados Unidos Kinka Usher
  • Ben Stiller, William H. Macy, Hank Azaria, Janeane Garofalo, ...
8
CUANDO DUDAS DE TU PODER, LE DAS PODER A TUS DUDAS.
Quizás mi juicio se vea parcialmente afectado por la nostalgia de aquella temprana adolescencia en la que vi por vez primera este film. Pero el caso es que ahora, 16 años después, vuelvo a verla y me sigue pareciendo genial.

Vale, no es una obra maestra del séptimo arte, ni aspira a serlo. Pero es, en mi opinión, la mejor parodia de superhéroes que jamás haya visto.

Todos los personajes, en mayor o menor medida, tienen lo suyo:

El trío principal es perfecto: El "furioso" al que nadie considera amenazante en lo más mínimo, ese señor casado y con hijos que insiste en ser "el mejor con la pala" y el "Raja Azul" lanzador de tenedores, con falso acento británico, que vive con su madre.

Por otra parte, de los que están en segundo plano, el único que quizás no encaja con mi tipo de humor es el que se tira pedos. Pero la sabia esfinge, el chico invisible y la chica de los bolos no desentonan en absoluto.

¿Y qué decir de "El Capitán Asombrso"? Ese superhéroe exitoso, recubierto por los espónsors de las diversas marcas comerciales que lo patrocinan. Y el villano "Casanova Frankenstein", interpretado por Geoffrey Rush y su ejército de malvados, a cual más ridículo.

La película, milagrosamente, no ha envejecido mal en absoluto. Por lo menos yo he podido disfrutarla en pleno 2.015, habiéndola ya visto, sin aburrirme ni por un momento. A ello se añade el hecho de que les puedes acabar cogiendo cariño a alguno de los imbecilísimos personajes que la protegonizan, cosa que tiene mérito.

Sinceramente (y aquí viene la inevitable parte en la que tengo que tocar los huevos a alguien, con lo bien que iba todo) me cuesta entender por qué una película como "Kickass" está, generalmente, mejor valorada que ésta. A mi juicio, esta no es solamente más divertida, sino que es más coherente con su propio planteamiento. Kickass empieza en un escenario presuntamente realista, mostrando el ridículo de un tipo normal que pretende ser superhéore y ulteriormente se carga la supuesta originalidad que en ello había al mostrar a verdaderos superhéroes infalibles como los que podría haber en cualquier obra marveliana. Aquí no hay ningún personaje que no sea ridículo (ni siquiera el Capitán Asombroso se libra de tal calificativo), todos oscilan entre lo ridículamente terrenal y lo ridículamente surrealista.

No sé. ¿Qué quieres que te diga? Un jodido 8.
[Leer más +]
4 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
Terminator Génesis
Terminator Génesis (2015)
  • 5,3
    20.009
  • Estados Unidos Alan Taylor
  • Emilia Clarke, Arnold Schwarzenegger, Jason Clarke, Jai Courtney, ...
2
CORRE SARAH CONNOR TE PERSIGUE EL CYBORG
Esta es para mi la culpable del asesinato. Esta película es la que ha matado definitivamente la saga Terminator. No fue la tres, ni siquiera la cuatro; esta es la que lo manda todo a la mierda, y encima tiene la poca vergüenza de meter las narices en el resto de películas para modificar toda la historia.

Ya sabemos que la primera es un clásico básico, la segunda es incluso mejor que la primera, la tercera no estaba mal (y sé que aquí discrepo con bastante gente), la cuarta ya empezaba a adentrarse en el terreno de lo mediocre; pero todas ellas seguían una secuencia coherente en la que unas películas no molestaban demasiado a las otras. Esta no es solamente un bodrio, sino que intenta salpicar su mierda a todas las demás, hasta el punto que la única forma de salvarlas es ignorar la existencia de este despropósito.

La primera decepción es el nuevo John Connor, un personaje que jamás ha logrado ser interpretado dos veces por el mismo actor. Cada película de Terminator tiene un John Connor distinto, y siempre parece que hagan el casting procurando que el actor no se parezca en nada a ninguno de los anteriores; el próximo John Connor podría ser el enano de Juego de Tronos ¿Por qué no?

El Connor de esta película podría ser incluso peor que el interpretado por Nick Stahl en la tercera. Sí, ya sabemos que ese John Connor era un pringao, pero realmente la película pretendía que fuera un pringao hasta el último momento. Aquí quieren que sea un personaje bien molón y el resultado es bastante vergonzoso.

La segunda decepción es el hecho de que (como ya vimos en el trailer, por lo que no considero esto un spoiler) volvemos a viajar a escenas de la primera película. Esto es algo que se hizo con brillante resultado en la peli "Regreso al Futuro 2", en la que en cierto punto Marty viajaba a 1955 y volvían a verse las mismas escenas de "Regreso al Futuro 1" desde otra perspectiva. Pero aquí la idea es más jodida: Skynet envía un T-800 a 1984 y los humanos envían a Kyle Reese, hasta aquí todo coincide con lo visto en la primera película; pero resulta que Skynet, en vista de su fracaso, envía ulteriormente a un T-1000 a ese mismo año para cargarse a Kyle Reese y, por otra parte, envió en los años 70 a otro T-1000 para matar a Sarah Connor cuando era una niña, siendo esta salvada por un T-800 que no se sabe quien cojones envió. De esta manera, alteran desde el principio todo lo que va a suceder en todas las películas. Si aceptamos esta película, nada de lo sucedido en Terminator 1, Terminator 2, Terminator 3 y Terminator Salvation ha ocurrido jamás, toda esta historia es una realidad alternativa a aquellos films.

En tercer lugar, Sarah Connor aquí es el personaje que más parece un robot, lo cual tiene mérito siendo uno de los pocos personajes que no tiene nada de robot. Quizás sea más culpa del doblaje que de la actriz, pero la inexpresividad en su forma de hablar es impresionante.

Por otra parte, los robots actúan como personas. El director no tiene ni puta idea de como hacer actuar a los Terminators. El T-1000 que llega a 1984 se planta delante de su objetivo (Kyle Reese), quien le pregunta que día es, y el supuesto cyborg programado para matarle se molesta en responderle antes de formar un arma punzante con su brazo y fallar al intentar rebanarle la cabeza. ¿Qué mierda es esta? ¡Es un jodido robot y su objetivo es matarle! ¿Para qué cojones se molesta en responderle? ¿Pretende crear intriga? Un auténtico terminator ni siquiera le habría dejado terminar la pregunta, caminaría hacia él y en menos de una décima de segundo le atravesaría el cerebro.

El comportamiento del "abuelo" T-800 es igualmente incoherente. En la tercera película, cuando le decían "no me jodas" respondía "no estoy programado para joderte". En esta, cuando Sarah le dice "cómemela" él contesta "esa respuesta es inmadura". ¿Esto es un terminator o es la señorita Rottenmeyer?

Pero todo lo expresado hasta ahora son detalles. Lo peor de la película son dos cosas que si que la joden por completo y que debo exponer en la zona spoiler:
[Leer más +]
33 de 38 usuarios han encontrado esta crítica útil
El curioso caso de Benjamin Button
El curioso caso de Benjamin Button (2008)
  • 7,2
    119.323
  • Estados Unidos David Fincher
  • Brad Pitt, Cate Blanchett, Taraji P. Henson, Tilda Swinton, ...
3
LA MEJOR IDEA JAMÁS DESAPROVECHADA
Vale, miento, sólo quería que el título fuera impactante. Pero no miento porque no haya sido desaprovechada la idea (que lo ha sido, y mucho), sino porque no es la mejor que se ha desaprovechado. La idea de una persona que inicie su vida siendo un anciano y vaya haciéndose más joven con el paso de los años es buena; pero no más que la idea de la fregona o los donuts sin agujero. No es una genialidad, pero sí algo lo suficientemente original como para llamar la atención.

Pero, si bien la idea es interesante, en la práctica hay varios problemas bastante gordos, que no puedo obviar, he aquí los principales:

1 - A todo el mundo se la trae floja el curioso caso de Benjamin Button. Nadie en la película manifiesta la menor sorpresa ante un fenómeno sobrenatural tan inexplicable. Eso hace que no me pueda creer la jodida película. Ya, ya, ya, ya.... Ya sé que el propio fenómeno mágico de un hombre que envejece al revés es imposible de creer, pero esa es la PREMISA que estamos dispuestos a aceptar. A partir de ella, todo debería ser verosímil y coherente. Si uno ve la película Superman, asume la premisa de que pueda existir un extraterrestre humano con el poder de volar; pero imaginemos lo absurdo que sería que en la primera película de Superman nadie mostrase la menor sorpresa ante ese fenómeno milagroso, imaginad que la gente viera por primera vez a un hombre volando y su reacción fuese "vaya, un hombre que vuela, que cosa, ponme una fanta limón por favor". En esta película, hay varios personajes que son testigos directos del milagroso rejuvenecimiento del protagonista, pueden verlo más joven año tras año y no le dan ni un miligramo de la importancia que tal cosa merece.

2 - El protagonista tiene una vida sumamente normal y ordinaria. El brillante trabajo de maquillaje rejuvenecedor queda como un elemento totalmente decorativo y anecdótico para una vida que tampoco es tan interesante. Es una vida sin chicha, construida a base de cosas estándar por las que se supone que debe pasar un huérfano normal nacido en el sur de Estados Unidos en 1918: Pierde la inocencia respecto al sexo, conoce la guerra, conoce el amor, conoce a su verdadero padre, descubre la Cocacola Light, todo parece seguir un programa estándar, y hay muy pocas sorpresas.

3 - Al principio de la película, puede verse como han intentado lograr que el anciano refleje la inocencia del supuesto niño que en realidad es. No obstante, han fallado porque han tratado de convertir a ese anciano en una suerte de inverosímil "niño sabio", con esa sabiduría socrática del "yo sólo sé que no sé nada". Es un niño inocente que no sabe aún nada sobre la vida; pero que en lugar de exhibir esa ignorancia atrevida, esas equivocaciones propias de una persona inmadura y esa impaciencia e imprudencia propias de la edad que supuestamente tiene, lo que hace es comportarse como un sabio silencioso que escucha a los demás sin emitir juicio alguno. Los críos y los adolescentes NO actúan así, no se quedan callados limitándose a escuchar, no actúan como sabios contemplativos. Los críos juzgan, expresan con entusiasmo cuando algo les mola y cuando algo les parece una chorrada o un aburrimiento. Claro, al actuar así, se equivocan con frecuencia, y así es como van aprendiendo a ser más prudentes. Este protagonista parece ser erudito y prudente desde el principio (pese a su nula experiencia de la vida).

4 - Durante la película, puede apreciarse la excelente labor de los maquilladores, que han hecho rejuvenecer a Brad Pitt de forma brillante. Pero apenas puede notarse como madura interiormente su personaje, actúa más o menos igual durante todo el film y hay muy pocos detalles que indiquen que su personalidad está siendo transformada por la experiencia. No sé en qué se diferencia su comportamiento en la escena que tiene 20 años del que tiene en la escena en que tiene 50 años.

Hasta aquí, todos los (a mi juicio) defectos que he señalado me parecen más o menos tolerables, lo peor, por estar al final de la película, lo reservo para el spoiler.
[Leer más +]
8 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil
La guerra de las galaxias. Episodio III: La venganza de los Sith
La guerra de las galaxias. Episodio III: La venganza de los Sith (2005)
  • 7,1
    99.264
  • Estados Unidos George Lucas
  • Hayden Christensen, Ewan McGregor, Natalie Portman, Ian McDiarmid, ...
8
THE END OF THE BEGINNING o algo así
Una película que refleja a la perfección la España de los años treinta, lo tiene todo, la República en decadencia, los separatistas amenazando con la secesión y la ulterior transformación del sistema en una tiranía fascista, incluso esos robots con cuatro espadas laser, tan comunes durante la Guerra Civil Española.

La contraposición entre el jedi y el sith es la de lo apolíneo frente a lo dinonisíaco, la representación del ascetismo y la auto-restricción, que niega el propio ego en pos de un equilibrio universal superior, frente al nietzschieano impulso de supravivencia, que es irremediablemente arrastrado por la pasión más brutal y el más sediento deseo de poder. En otras palabras, esta es una peli de esas del espacio en la que se disparan rayos laser y cosas así. Con naves y esas cosas.

Es la mejor de la trilogía de precuelas ¿Por qué? Por muchos motivos:

- Para empezar. ¿Habeis visto lo que hace el personaje Jar Jar Binks en esta película? ¡Nada! ¿No es esa la mejor idea posible que pudo tener Lucas para ese personaje? La idea de que no haga nada. A mi me pareció una genialidad.

- En segundo lugar, el General Grievous me ha gustado. Los fans de la vieja trilogía (siempre dispuestos a machacar sin piedad cualquier cosa de las precuelas) dicen que esa idea del robot "enfermo" es ridícula; pero a eso yo respondo: 1) Dado que tiene una suerte de corazón biológico, es probable que no sea totalmente "robótico" y 2) ¿Qué idea tienen los fanáticos de la vieja trilogía respecto a lo que es ridículo y lo que no? ¿Hay algún argumento objetivo con el que sustentar que C3PO o Jabba no son ridículos y que este personaje sí lo es?

- En tercer lugar. la hostia de espadas láser. Nuevamente he visto fans de la trilogía clásica quejándose de los diálogos "infantiles" de esas escenas de kendo lumínico. Supongo que hace mucho tiempo que no han vuelto a mirarse los "brillantes" diálogos de los combates de aquellos viejos episodios (Obi Wan contra Darth Vader, especialmente). Sí, ya sé que me meto mucho con la trilogía vieja, que también me gusta; pero es simplemente porque me cuesta entender por qué aquello mismo que se tolera (o incluso se aplaude) de aquellos films setentosos/ochentosos resulta tan "intolerable" en estos otros. Sí se les exigiera a esas películas antiguas lo mismo que se les exige a éstas lo tendrían más difícil que el rey Felipe si le exigiéramos trabajar en el Pans and Company.

Dejando de lado la pelea contra el conde y contra el robot resfriado, está el primer (o segundo, según se mire) enfrentamiento de Obi Wan contra Anakin y el único enfrentamiento de Yoda contra el mejor personaje de toda esta trilogía (obviamente, me refiero a uno de los dos soldados anónimos que son noqueados mentalmente por Yoda sin el menor esfuerzo, el de la derecha, un adversario impresionante y una escena sobrecogedora)

- En cuarto lugar, esta película, además de ser "entretenida" como sus dos antecesoras, añade un toque de emoción de las que aquellas carecían totalmente. Las escenas finales, en las que todo termina por cerrar brillantemente el círculo, concluyendo justo en el punto en el que había empezado el Episodio IV, son algo que no se había probado antes en el cine. ¿A qué cojones me refiero? Pensemos por un momento en los seis episodios que han sido realizados de momento (ya sabemos que Walt Disney ha sido descongelado y quiere hacer tres más, pero eso no importa ahora); pensemos en ellos como una única y gigantesca historia sobre una galaxia de no sé donde. En su orden cronológico interno esa historia tendría un planteamiento (Una feliz y próspera república galáctica), un nudo (la destrucción de la república y consecuente imposición del imperio) y un desenlace (la derrota del emperador y consecuente fin del imperio), lo curioso es que Lucas decidiera presentarnos primero la parte que va desde el nudo hasta el desenlace (Episodios IV, V y VI) y después los que van desde el planteamiento hasta el nudo (Episodios I, II y III), ese innecesario desorden narrativo parecería no tener razón de ser; pero al ver el final de este episodio la cosa cobra mucho sentido. Ver al Luke recién nacido enviado a Tatooine al concluir esta trilogía, de alguna manera hace que un final trágico se funda con "una nueva esperanza" (guiño, guiño). La cosa no podría concluir mejor.

Más en el spoiler.
[Leer más +]
7 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
La guerra de las galaxias. Episodio II: El ataque de los clones
La guerra de las galaxias. Episodio II: El ataque de los clones (2002)
  • 6,3
    103.131
  • Estados Unidos George Lucas
  • Hayden Christensen, Ewan McGregor, Natalie Portman, Ian McDiarmid, ...
7
LA PRECUELA CUELA
Después de re-visualizar La Amenaza Fantasma he querido re-visualizar también este “segundo episodio” de la saga galáctica. Y ahora quiero criticarlo, así soy yo.

Pero antes de hacerlo, es mi obligación advertir al lector de que los Episodios I, II y III que he visto recientemente son versiones en que han sido CORTADAS las escenas más inútiles, aburridas, vergonzosas o lamentables. Han sido eliminadas partes que los fans han odiado especialmente, es importante remarcar esto, porque (lo quiera o no) mi revisión se basará más en la buena impresión que me deja esta versión y no tanto en el vago recuerdo que queda en mi memoria de cuando vi la película completa en la pantalla grande. ¿Debería revisualizar las películas completas para criticarlas debidamente? Tal vez; pero, por un lado, no me sale de la punta del alma y, por el otro, el hecho de que sólo sea necesario ELIMINAR algunas cosas, en lugar de añadirlas, ya me indica que esta película no está tan jodidamente mal.

En las trilogías, las segundas partes suelen tenerlo muy difícil para ser relevantes. Claro, admito que algunas lo han conseguido (El Imperio Contraataca, de la trilogía original, es un ejemplo claro); pero si uno piensa, por ejemplo, en cosas como “Las Dos Torres”, de la trilogía de “No vayas de listo”, entiende perfectamente que, mientras la primera parte tiene el encanto de ser el origen de una historia, la tercera tiene el encanto de ser la conclusión y la segunda se queda ahí en medio, como un aburrido puente entre ambas, que no empieza nada y no concluye nada.

Por lo anteriormente expuesto, antes de esta re-visualización, yo tenía claro que este Episodio II iba a ser lo peor de la trilogía de precuelas. No obstante, me ha sorprendido gratamente en muchos aspectos, así que lo pongo al nivel de su antecesora.
Para empezar, hay cosas buenas bastante obvias: Aquí Anakin ya no es el niño de “Un Padre en Apuros” y, por otra parte, Jar Jar Binks empieza a desaparecer, para desgracia de sus millones de fans.

También está lo obviamente malo, que es esa historia de amor no apta para diabéticos. Si en la primera trilogía la relación entre Han Solo y Leia tenía algo de gracia, ésta no contiene más que toneladas de azúcar puro.

Pero obviando eso y centrándonos en lo que importa: Esta película cuenta con escenas de acción realmente buenas, desde la persecución en Coruscant, el enfrentamiento entre Obi Wan y Jango o esa batalla que empieza en un coliseo romano con un alien-triceratops, un alien-insecto gigante y un alien-felino y termina con un montón de jedis, robots y toda la puta familia bailando samba.

Pero la cosa va más allá, porque después de que el Conde Drácula le dé una paliza a Obi Wan y Anakin, entra Yoda y tiene lugar el mejor momento de la película que, como siempre, para algunos fans de la vieja trilogía, es un momento lamentable. El hecho de que ese anciano, que usa un bastón para caminar, se ponga así de golpe a dar volteretas en el aire, es algo tan inesperado y absurdo que termina por ser genial. Ya sabemos que a los conservadores y puristas fans de la trilogía original, las sorpresas no les gustan nada; para ellos Yoda no debería saltar nunca, el domingo hay que ir a misa y hay que estar casado para tener relaciones sexuales.

Un film realmente entretenido, que es lo único que le pido a una peli de Star Wars. Nada más que decir.
[Leer más +]
4 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
La guerra de las galaxias. Episodio I: La amenaza fantasma
La guerra de las galaxias. Episodio I: La amenaza fantasma (1999)
  • 6,2
    99.337
  • Estados Unidos George Lucas
  • Liam Neeson, Ewan McGregor, Natalie Portman, Jake Lloyd, ...
6
¡DEJADLA EN PAZ, QUE ES PEQUEÑA!
Bueno, vale ya. Dejad a esta peli tranquila. ¿No veis que es pequeña? ¿Por qué os metéis con ella?

Lo que no entiendo de los más acérrimos detractores de esta película es que (por lo general) son, al mismo tiempo, los más fanáticos admiradores de la trilogía original de Star Wars. Quienes defenestran este film no son quisquillosos intelectuales de refinado paladar cinematográfico, incapaces de tolerar obras que no estén en las heladas y elitistas cumbres del séptimo arte. Nada de eso, los que se cagan en la madre que parió esta película (esa madre llamada Lucas) son los mismos que idolatran una trilogía en que pueden verse cosas como una banda musical de aliens cabezones tocando en un bar, un robot afeminado y parlanchín acompañado de un enorme termo silbador con patas, un peludo de dos metros que se comunica mediante gruñidos ininteligibles, una versión verde a escala real de Jordi Pujol, un alienígena obeso mórbido sexualmente atraído por hembras humanas en bikini e incluso un montón de adorables ositos de peluche espaciales. Todo eso es sagrado para ellos, forma parte de su santoral; pero les pones al jodidísimo Jar Jar Binks delante y te dicen “Eh!!! ¿Qué cojones es esta cosa tan ridícula? ¿Qué pinta en Star Wars un bicho raro secundario “”cómico””? ¡Es lo nunca visto! ¡Estáis destrozando una saga mítica, legendaria y no sé qué y no sé cuántos!” Claro que sí, porque es bien sabido que Star Wars es una cosa muy seria desde siempre.

Obviamente, no digo que esta película sea genial, pues no lo es. Y, sin duda, se podría considerar “mala” si se espera ver algo más que un decente producto de entretenimiento superficial. Pero claro, eso mismo se puede decir también de la trilogía original. Si intentase tomarme esas películas de los 70/80 muy en serio, o tratase de compararlas con verdaderas obras maestras del cine, las lanzaría directamente a la papelera de reciclaje y tiraría de la cadena ; pero si las juzgo como lo que son (cine de aventuras) ya es otra cosa.

Entonces, juzgando esta película como lo que es, no la veo tan claramente por debajo de la trilogía clásica.

Lo siento mucho, pero vais a tener que reconocer todos por escrito que en esta película los efectos especiales (por razones cronológicas obvias) superan con mucho los de las películas clásicas, que los combates de sable láser son aquí más espectaculares, que la reina de las Amígdalas está más buena que la princesa de las ensaimadas y que la pseudo-sabiduría barata de Qui Gon Jin no tiene nada que envidiar a la pseudo-sabiduría barata de aquel Obi Wan que interpretó Alec Guinness o el Yoda que interpretó un cacho de plástico verde hace tantos años.

Y además, también tendréis que reconocer que ese Darth Maul está bastante conseguido como villano (o como esbirro del verdadero villano). Vale, no creo que tenga ni cinco palabras de diálogo en todo el metraje, no se sabe quien es, ni de dónde ha salido ni a dónde va, ni cual es su disco favorito de Led Zeppelin. Pero casi es mejor así, si lo hubieran hecho más hablador o le hubieran dado más historia habría podido perder parte de su encanto, o casi todo, ya sólo le quedaría el doble sable láser como última reminiscencia encantadora.

Y claro, también hay que hablar del puto crío que algún día se convertirá en (¿spoiler? ¿En serio hay alguien que no lo sepa?). A muchos les ha molestado la infantilización del mítico villano, cosa que casi podría entender; ¿Pero qué otra opción había si se quería mostrar toda la historia pasada de ese personaje? Hasta Hitler tuvo una infancia. Y claro, el niño se comporta como un niño, no lo van a dibujar desde el principio con el carácter frío y cruel del malvado en el que se convertirá cuando sea adulto.

Admito que hay algunos detalles que revelan una dirección bastante mala, admito que Jar Jar tiene una hostia en la cara con la mano abierta para la que me pondría a la cola si no fuera tan larga. Tiene claros defectos, pero la disfruto en gran medida y eso es lo único que le pido a una película como ésta.
[Leer más +]
33 de 33 usuarios han encontrado esta crítica útil