arrow
Críticas de keizz
Críticas ordenadas por:
La mejor oferta
La mejor oferta (2013)
  • 7,1
    22.553
  • Italia Giuseppe Tornatore
  • Geoffrey Rush, Jim Sturgess, Sylvia Hoeks, Donald Sutherland, ...
8
El hombre que comía con guantes
Virgil Oldman (Geoffrey Rush) es un reputado experto en arte y agente de subastas, uno de los mejores del mundo. Hombre solitario, excéntrico y meticuloso, un día recibe el encargo de una joven que acaba de heredar una casa llena de piezas de arte para que las examine, las tase y haga un catálogo para venderlas. Esta joven (Sylvia Hoeks) sufre agorafobia, por lo que vive encerrada en una habitación, así que el contacto verbal con el sr. Oldman se realiza por teléfono o hablando a través de la pared de su habitación. Poco a poco el metódico sr. Oldman va sintiéndose fascinado por la joven hasta llegar a obsesionarse por ella.

Desde ya, he de decir que esta es mi película favorita de Tornatore. Me ha sorprendido favorablemente, aunque no estoy seguro de hasta qué punto es mérito de Tornatore y hasta qué punto es mérito de Geoffrey Rush, que hace una interpretación absolutamente magistral, y me cuesta muchísimo pensar que el resultado habría sido el mismo si la película se hubiera hecho con otro actor.

La película es un thriller al estilo Hitchcock en su aspecto formal, pero en su interior es un enorme drama sentimental que indaga profundamente en los personajes de la película y que la dota de una enorme fuerza. Sin este tratamiento del alma de los personajes, probablemente la película sería un thriller fallido, porque hay bastante de previsibilidad en el desarrollo de la historia, pero todo queda en un segundo plano porque lo verdaderamente importante (al menos, para mi) es lo que sucede por dentro, lo que se cuece en el interior del imperturbable Virgil Oldman.

El mundo del arte está tratado también, pero de un modo bastante somero, sin implicarse demasiado y sin explicar del todo las cosas. Llama la atención el mundo de las subastas y uno llega a entender la admiración que sienten los expertos en arte por las obras maestras, pero siempre queda en un segundo plano, relegado a una importancia residual. Virgil es experto en arte como podría ser director de banco. No es relevante, aunque le añade interés a la película.

Me ha gustado también bastante el ritmo en que se va desarrollando la película y como se va desentrañando toda la historia, de un modo adecuado, sin prisas y sin que se haga largo en absoluto. Solo la parte final me parece un poco excesiva, recreándose demasiado para mi gusto en la explicación de las cosas y aportando ese inevitable toque sensiblero que toda película de Tornatore posee, sirviendose para ello de la excelente música de Ennio Morricone.

Como no quiero desvelar nada de la historia, voy a insistir en la parte interpretativa. Un punto importante a favor de la misma es la presencia de Donald Sutherland, magnífico actor al que tenía perdida la pista desde hacía muchos años (también he perdido la pista de su hijo Kiefer, aunque a éste espero seguir sin verle muchos años más…). Los otros personajes principales, Sylvia Hoeks y Jim Sturgess son menos convincentes aunque no llegan a desentonar. Pero vuelvo a loar a Geoffrey Rush porque la película es él. Se sale. Es imposible no empatizar con ese personaje que crea, tan raro pero tan real, tan sabio en arte pero tan torpe y hasta patético en temas de amor. Y es que uno es experto de lo que sabe, pero en lo que nos resulta novedoso todos somos adolescentes, por muchos años que tengamos.

Agradable sorpresa, en definitiva, película muy bien facturada, impecable de estilo, bastante sobria (raro tratándose de un thriller), demostrando que se puede conseguir una buena atmósfera de suspense y un buen crescendo en cuanto a la tensión de la película sin recurrir a demasiados efectismos.

Además, esta película tiene otra cosa buena que no tienen muchas. Creo que gustará a públicos de todo tipo de nivel, desde los más cinéfilos hasta los amantes del cine de palomitas.

http://keizzine.wordpress.com/
[Leer más +]
4 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
Un invierno en la playa
Un invierno en la playa (2012)
  • 6,3
    6.817
  • Estados Unidos Josh Boone
  • Greg Kinnear, Jennifer Connelly, Lily Collins, Logan Lerman, ...
5
Jennifer Connelly forever
Normalmente procuro contar pocas cosas sobre lo que pasa en la película, no desvelar lo que pasa, y simplemente hacer una breve sinopsis para que se sepa eso que parece ser tan importante, el “de-qué-va”. Pero esta vez no lo haré así. Voy a contarlo todo en estas lineas. Así que, quien no quiera saberlo, que lo deje aquí, porque voy a spoilear a tope.

Un escritor (Greg Kinnear) fue abandonado por su mujer hace tres años. Ella se marchó con un tío mucho más joven, musculoso (tiene un gimnasio) y tonto. Y viven en una casa cercana a la suya. El no ha superado este abandono, y suele ir a su casa a mirar por la ventana a ver qué hacen. No ha vuelto a escribir desde que le abandonó, y sigue convencido de que volverá. Tanto, que en la cena de Acción de Gracias siempre pone un plato más en la mesa, por si ella vuelve.

Tienen dos hijos. Una chica de 19 años y un chico de 16. La hija (Lily Collins) no habla a su madre. La culpa de haber hecho daño a su padre, y sufre al verle tan humillado. El chico sí va a ver a su madre, pero también piensa que su padre debería rehacer su vida, pasar página y dejar de pensar en volver con ella. Tres años después, no parece lógico pensar que ella tenga intención de regresar.

Los hijos son muy distintos. La hija es intrépida, decidida, cortante, sarcástica, y no busca el amor, solo quiere a los chicos para tener sexo, pero no quiere enamorarse de nadie. El hijo es lo contrario, soñador, tímido, y se enamora locamente de una chica de su instituto, que además tiene novio.

El padre lo pasa mal, pero tiene un alivio. Una vecina pasa todas las mañanas haciendo footing por delante de su casa, y ya que pasa por allí, entra a echar un polvo.

Los dos hijos han sido educados para ser escritores. El padre les hizo que cada uno escribiera su diario desde pequeños, para que fueran aficionandose a escribir. El hijo es un tremendo fan de Stephen King. La hija tiene otros gustos más elevados, y en seguida consigue publicar su primer libro.

A partir de aquí, todo lo que se espera que pase, ocurre. El hijo consigue enamorar a la chica de su clase, que deja a su novio (que es un gilipollas, como ya habreis imaginado). La hija que solo busca sexo, termina enamorándose de un buen chico (Logan Lerman), y la mujer (Jennifer Connelly) vuelve a casa justo la noche de Acción de Gracias, la primera vez que el marido no la había puesto un cubierto en la mesa, cuando ya no la esperaba. Llega, se abrazan, se sienta a cenar, y se queda. Final feliz. Esto es América.

Evidentemente, estamos ante una película mezcla de comedia romántica con melodrama familiar. No termina de ser ninguna de las dos cosas, porque es muy superficial y ni hace llorar ni es demasiado graciosa.

Para mí, lo mejor de la película son las interpretaciones y el hecho de que trata de hablar de las numerosas formas de amor que hay: amor de pareja, padre-hijos, amor de hermanos, hijos-padres separados, amor entre adolescentes, etc. Por lo tanto, es una película que trata básicamente sobre sentimientos aunque, insisto, no llega a profundizar demasiado, y no alcanza a transmitir emociones al espectador.

Lo peor, muchas cosas. El tema de la vecina. Absurdo. Una vecina (que está bastante buena) casada que cada mañana va a cepillarse al escritor. Es algo que yo creo que está de más en la película. No aporta nada, es un personaje totalmente prescindible. Y, por supuesto, nada creíble.

Es una película muy americana, en el mal sentido. Contiene todos los tópicos posibles. Incluso la consabida e insoportable cena de Acción de Gracias, que a los americanos les parecerá una tradición cojonuda pero a mi me parece una gilipollez.

El film trata muchos temas, pero todos de un modo muy ligero. El amor (lo único en lo que profundiza un poquito), el desamor, la muerte, las drogas, las relaciones familiares, la adolescencia, el sexo, etc. pero como digo, todos estos temas tratados desde muy lejos, de un modo muy distante. Así es imposible transmitir emociones.

La historia (como ya habreis visto) es demasiado increíble. Padres muy modernos, hijos casi superdotados, situaciones demasiado extravagantes, y un final definitivamente imposible de creer. Es tan poco creíble que no es una película manipuladora, porque jamás llega a atraparte lo suficiente como para manipularte. Desde el principio hasta el final la ves como una cosa de ciencia-ficción.

A pesar de todo lo que he dicho, la película no está tan mal. No es de estas espantosas, que estás deseando que acaben. Se ve con agrado y simpatía. Los actores están muy bien, sobre todo Jennifer Connelly y la pareja Lily Collins y Logan Lerman. Los diálogos son bastante buenos. Es una pena que el camino al que conduce la historia no tenga el nivel que sí tienen los díalogos. Uno sale del cine con la sensación de que se podría haber hecho una película mucho mejor si no hubieran querido ser tan convencionales, tan tópicos y tan americanos.

También he de destacar la música. Hay un puñado de buenas canciones, destacando especialmente “Between the bars”, de Elliot Smith.

¿Recomendable? Si eres capaz de ir con pocas expectativas, si. De lo contrario, no vayas.

http://keizzine.wordpress.com/
[Leer más +]
6 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
El último Elvis
El último Elvis (2012)
  • 6,6
    1.430
  • Argentina Armando Bo II
  • John McInerny, Griselda Siciliani, Margarita López, Rocío Rodríguez Presedo, ...
8
Menphis on my mind
Carlos Gutiérrez se hace llamar Elvis. Durante el día trabaja en una fábrica, y por las noches actúa en locales vistiéndose de Elvis Presley y cantando sus canciones. No solo es una impostura, Carlos se siente como si fuera Elvis. Escucha su música, ve sus películas, hace todo lo posible por ser Elvis. Su coche, sus gafas, sus pantalones, todo recuerda a Elvis. Salvo él. Físicamente no se le parece en absoluto. Está a punto de cumplir 42 años, justo la edad que tenía Elvis cuando murió.

Es un hombre solitario, descuidado, abandonado por su mujer y con una hija que no le hace mucho caso. Está planeando dar el show definitivo, que le haga famoso. Pero de repente su mujer y su hija sufren un accidente de coche. A partir de entonces tiene que afrontar su papel de padre, y tendrá que decidir si cambia su destino por su familia. Si será capaz de convertirse en Carlos o prefiere ser Elvis hasta el final.

Opera prima de Armando Bo, la película es lúgubre y con grandes dosis de realismo, incluso diría que con un cierto aire de documental que cautiva al espectador desde el principio. Muy pocos diálogos, grandes silencios, mucha música (de Elvis), obliga a que el espectador ponga también de su parte para que la historia funcione. Es un drama con momentos cómicos, de aquellos que hacen reir por absurdos dentro de la dramática realidad de los personajes.

Producida entre otros por Alejandro González Iñarritu, la película es francamente original. Aparecen un montón de dobles, de imitadores de famosos músicos. Así que recuerde: Charly García, John Lennon, Mick Jagger, Freddie Mercury, y sobre todo un Iggy Pop a la argentina tremendo. Como digo, todos son clavados, menos el protagonista, que no tiene el más mínimo parecido físico con el rey del rock.

Las actuaciones son muy buenas. El protagonista canta muy bien las canciones de Elvis, y consigue que una boda parezca un teatro, y un bingo de Avellaneda se convierte en un casino de Las Vegas. Su entrega es total en las actuaciones. Si ya es Elvis en su vida cotidiana, lo es aún mucho más cuando actúa, tanto da que sea para una gran audiencia como si simplemente canta “You are always on my mind” para las viejecitas de un geriátrico, o si le canta una canción a su hija antes de dormir. Es Elvis también cuando cena un sandwich de crema de cacahuete y plátano, todas las noches. Sólo hay algunos momentos de disturbio en su realidad cuando alguien le recuerda que también es Carlos. Especialmente, su exmujer y su hija, que son las dos que más intención ponen en que Elvis no se olvide de que es Carlos.

Sigo en el spoiler.

http://keizzine.wordpress.com/
[Leer más +]
8 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil
Tú y yo
Tú y yo (2012)
  • 6,3
    2.839
  • Italia Bernardo Bertolucci
  • Jacopo Olmo Antinori, Tea Falco, Sonia Bergamasco, Veronica Lazar, ...
6
Adolescentes de ayer y de hoy
Un chaval de catorce años, introvertido y poco sociable, que siempre está escuchando música para evitar que le hablen los compañeros de colegio, se siente solo y desubicado, excepto cuando se encuentra en soledad. Vive en su burbuja, con sus libros de vampiros, su ordenador portátil y su música, y además empieza a dar muestras de un cierto complejo de edipo. Su colegio organiza una excursión de una semana a la nieve, y su madre le da dinero para que pague el viaje, pero él se lo gasta en provisiones porque decide no ir al viaje, y encerrarse esa semana en el sótano de su casa.

Allí se traslada, y al principio se encuentra genial estando solo en su mundo, con sus cosas. Pero de repente aparece por allí su hermanastra, una yonki que decide pasar allí también unos días para sobrellevar el mono.

Estos hermanastros, que apenas se conocían, se ven forzados a conocerse en ese sórdido y claustrofóbico lugar, ese sótano lleno de hormigas e incomodidades, en el que poco a poco se van conociendo y ayudando el uno al otro. La historia no da más de sí, se trata de eso, la relación que entablan dos hermanastros, dos personas que se sienten excluídos fuera del sótano, dos outsiders que no encuentran su camino y que buscan en ese sótano el refugio donde recuperarse y salir a la vida convertidos en otras personas. Ella limpia del mono de las drogas, él aprendiendo a mirar la vida de otra manera, a dejar de encontrar hostilidad en el mundo exterior.

Me parece que es una película que consigue lo que pretende. Es cierto que no hay una gran historia, y que parece que van a pasar más cosas de las que al final pasan. Pero es que la película lo que pretende es retratar los personajes, desarrollar psicológicamente el modo en el que inciden en los personajes las situaciones que se van produciendo como consecuencia de esa experiencia inesperada que ambos van viviendo.

Bertolucci lo tenía difícil para hacer interesante esa historia sin historia, en ese escenario siniestro y con esa relación forzada. Seguramente la mayoría de los directores no habrían superado la prueba, pero Bertolucci logra una película sincera y hasta lírica por momentos.

No busca grandes complejidades, ni lleva a los personajes a situaciones límites, no ocurre nada extraordinario, ni los personajes viven experiencias de éxtasis ni para bien ni para mal. Simplemente, cuenta una experiencia diferente, que a determinadas edades resulta determinante para que la vida lleve una dirección u otra. Parece que no pasa gran cosa, pero el chico que sale del sótano no es el mismo que entró en él una semana antes.

Por lo tanto, se trata de una película intimista, de pocos actores (apenas tres o cuatro), con pocas escenas en exteriores, casi todo sucede en ese sótano siniestro, una película poco explícita, en la que priman las sensaciones, los pensamientos, los sentimientos. Una película, en definitiva, que no recomiendo a cualquiera. No es una película para pasar la tarde y evadirse. No es un entretenimiento. Quien quiera ir, que sepa lo que se va a encontrar.

Los problemas de la vida se tratan en ese sótano, con ese par de personajes frágiles y rotos. El mundo del arte, los problemas familiares, el amor, las drogas, la soledad, y sobre todo la adolescencia y sus problemas, están tratados de una manera poco pretenciosa y honesta en esta película. Es lo que es, y para lo que es. El cine de grandes alardes es otra cosa.

En definitiva, Bertolucci demuestra que se puede hacer cine de calidad con cuatro elementos bien tratados, que la trama tiene mucha menos importancia que el desarrollo que se haga de la misma, y que con creatividad y talento se pueden conseguir muchos mejores resultados que con otro tipo de recursos. No es su obra cumbre, por supuesto, ni lo pretende, pero es una película más que digna. Eso sí, no para cualquiera, lo advierto.

http://keizzine.wordpress.com/
[Leer más +]
6 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
The Trip
The Trip (2010)
  • 5,6
    1.710
  • Reino Unido Michael Winterbottom
  • Steve Coogan, Rob Brydon, Margo Stilley, Claire Keelan, ...
7
El ganador se lo lleva todo
El argumento es simple. Steve Coogan (se interpreta a sí mismo) es contratado por un periódico para hacer un viaje en el que debe recorrer seis restaurantes del norte de Inglaterra para escribir en el suplemento dominical de gastronomía del citado periódico. En principio, a Steve le apetecía mucho hacer el viaje con su novia, gran aficionada a la gastronomía, pero ella le abandona y se marcha a Estados Unidos. Ante la fea perspectiva de hacer el viaje solo, llama a su amigo Rob Brydon (también se interpreta a sí mismo) para que le acompañe. Y acepta.

Se diría que se trata de una especie de “road movie” a la inglesa. Nada que ver con las americanas. Aquellas tienen interminables y anchas carreteras, paisajes desérticos y multitud de aventuras. Esta, carreteras estrechas y sinuosas, verdes paisajes y apenas pasa nada fuera de las conversaciones. Personalmente, prefiero esta segunda opción.

No se si he hablado alguna vez de la importancia de ver las películas en versión original… pues voy a volver a dar la vara con eso. Si alguien ve esta cinta doblada, que me explique como es posible que la entienda. Rob Brydon se pasa toda la película haciendo imitaciones (que yo sepa: Michael Caine, Woody Allen, Sean Connery, Roger Moore, Al Pacino, Richard Burton, y alguno que me dejaré, y alguno que no habré reconocido). Pero claro, imita las voces reales de esos actores, no las voces con las que los dobladores españoles han popularizado dichas voces. Por lo tanto, esta película hay que verla en versión original para entender la gracia de las imitaciones. Pero por otra parte, si ves este film en versión original pero nunca has visto en este mismo formato las películas de los mencionados actores, tampoco podrás entender la gracia, puesto que no sabrás si los está imitando bien o mal. Por lo tanto, primero encontrad y visionad todas las películas de esos actores en versión original y después, si es que todavía la ponen, acudid a ver “The trip”, y vereis que risa…

En serio, esto de las versiones originales nunca lo pelearé bastante. Hay una escena en la película en la que Brydon se pone a hacer imitaciones ante una fotógrafa española, y ella termina por decirle “Es que en España siempre ponen las películas dobladas, así que no se a quien estás imitando”. Que triste realidad.

La película es un continuo duelo entre Coogan y Brydon. Son dos personas y personajes totalmente diferente. Mientras Brydon es simpático, sencillo, humilde y familiar, Coogan es vanidoso, egocéntrico, soberbio y promiscuo. Ambos se admiran pero a la vez compiten. Las conversaciones son interesantes y divertidas, aunque a mi juicio se pasan un poco con las imitaciones. Una cosa es hacer imitaciones de vez en cuando y otra hacerlas continuamente. Pero son graciosas y realmente están bien hechas. La del hombre de la caja es genial.

Principalmente, la película tiene tres tipos de escenarios: el coche, los restaurantes, y los paisajes. Hay que decir que son magníficos los paisajes, y que dan ganas de hacer ese mismo viaje, pero la mayor parte del tiempo de la película se pasa en diálogos entre los dos protagonistas tanto en el coche como en los restaurantes.

Yo creo que la película tiene más miga de la que parece. Entiendo que se trata de una crítica satírica a los restaurantes de “autor”, aunque podría estar equivocado, pero así me lo pareció. Otra cosa discutible es hasta qué punto los actores interpretan un papel y hasta qué punto se interpretan a sí mismos. Porque está claro que también hay un ácido análisis del ser humano, los egoísmos, las creencias, las cosas que nos afectan… yo creo que por debajo de tanta risa hay tema para reflexionar.

http://keizzine.wordpress.com/
[Leer más +]
5 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
Hijo de Caín
Hijo de Caín (2013)
  • 5,8
    3.556
  • España Jesús Monllaó
  • Julio Manrique, José Coronado, David Solans, María Molins, ...
6
El niño es un auténtico hijo de ... Caín
Nico es un niño de catorce años, muy inteligente, que vive encerrado en sí mismo, obsesionado con el ajedrez, que muestra una actitud hostil hacia sus padres y que parece disfrutar haciendo daño. Sus padres deciden contratar a un psicólogo para que les ayude a normalizar su comportamiento. Este psicólogo también es un apasionado del ajedrez y mediante esa pasión común logra adentrarse en el inquietante mundo de Nico para descubrir el origen de su complejo comportamiento.

La película es buena, me gustó, aunque tiene algunos puntos oscuros que yo creo que deberían haberse mejorado, tanto en el tratamiento de los personajes como en la estabilidad de la película, incluso en el propio argumento. A pesar de estas irregularidades, creo que vale la pena verla, está bastante bien.

Comienza como un drama familiar en el que trata de analizar los personajes y de adentrarse en la psicología de cada uno y en las relaciones entre los miembros de la familia, pero a medida que avanza se va descuidando eso para convertirse cada vez más en un thriller puro y duro que busca capturar al espectador a través de golpes de efecto. Cosa que logra, por cierto.

Es cierto que esta historia de niño inteligente y malo la hemos visto muchas veces. Es verdad que el argumento tiene bastantes cosas previsibles, y que no termina de contestar a todas las preguntas que plantea. Todo eso es así, pero a pesar de ello no creo que sea una película fallida. El ritmo es acertado, y a pesar de ser el primer largometraje de su director (Jesús Monllaó), la puesta en escena es brillante y no parece la obra de un debutante. Sabe generar una atmósfera inquietante, el ritmo nunca decae y a nivel formal la película es impecable.

A vueltas con la versión original. La película está rodada en catalán y castellano. Casi todo el tiempo hablan en catalán, salvo cuando interviene José Coronado y poco más, que hablan en castellano. Incluso cuando habla Coronado en castellano, sus interlocutores suelen contestarle en catalán. Digo esto porque si la veis doblada, seguramente las voces de los dobladores no serán las de los actores originales, con lo cual la cosa quedará chapucera y seguramente os guste menos.

Los actores. Me gustó bastante el niño (David Solans) que hace un gran trabajo dotando a su personaje de la crueldad y el aire inquietante que reclamaba. Se trata de un papel en el que tiene que parecer que es un auténtico hijo de puta, pero también tener momentos en los que se pueda sentir cierta ternura hacia él, la misma que él logra transmitir hacia su madre o hacia el psicólogo. Tanto una cosa como la otra las logra ampliamente. Muy buena interpretación. También está bien José Coronado, aunque creo que va de más a menos. Comienza adueñándose de la película y termina empequeñecido, pero bueno, está digno. No me gusta tanto la actuación de la madre (María Molins) y el psicólogo (Julio Manrique), no llegan a convencerme. Especialmente, no me convence su relación, su pretendida pasión no es creíble, no existe el feeling necesario o no lo saben transmitir.

Lo más debatible sobre la calidad de la película empieza a raiz del giro de guión que se produce en la última media hora. A partir del descubrimiento que hace el psicólogo del origen del problema del chico. Desde ese momento la película cambia. A mi juicio, se atropella un poco y es, creo, la parte más floja del film, hasta que todos los personajes se juntan en la partida final. En el momento de la resolución definitiva me parece que el nivel vuelve a subir y yo creo que termina bien, aunque a mi juicio se recrea un poco en una escena del final que no quiero desvelar y quizá queda un poco forzado, pero no está mal.

Soy plenamente consciente de que la película me ha gustado más de lo que debería. Me pilló bien, la ví en un momento de generosidad espiritual, y me gustó. Probablemente en otro momento me habría gustado menos. El caso es que me lo pasé bien a pesar de que ví errores que no deberían estar en la película, pero soy condescendiente con ellos.

Sobre todo, creo que este director tiene buenas maneras, conoce el oficio, y creo que el cine español está necesitado de gente así. Se ve que en este proyecto hay pasión y esfuerzo. Me parece una más que digna ópera prima y habrá que estar atento a los siguientes trabajos de este director, que seguro que los habrá.

http://keizzine.wordpress.com/
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
Turistas
Turistas (2012)
  • 5,7
    6.100
  • Reino Unido Ben Wheatley
  • Alice Lowe, Steve Oram, Eileen Davies, Richard Glover, ...
5
Comedia negra pero muy gris
Tina es una chica que por fin ha encontrado novio. No es Brad Pitt, precisamente, pero es un novio. Deciden irse de vacaciones haciendo un viaje en autocaravana. La madre de la chica está celosa e intenta que no se vaya con él y la deje sola. Por fin, comienzan el viaje. Tina está muy excitada porque nunca ha ido de vacaciones y esta será una gran manera de conocer más a fondo a su novio. Pero lo que empieza siendo un idílico viaje lleno de risas y amor, va convirtiéndose poco a poco en una odisea.

Se trata de una comedia negra, una especie de “Asesinos natos” de coña. Probablemente, para aquellos que la vean sin saber absolutamente nada, sea sorprendente y graciosa, pero yo ya había visto el trailer y sabía de qué iba la cosa (por eso fuí a verla, porque me pareció interesante lo visto en el trailer), y a mi me ha parecido más bien pobre, la verdad.

La película empieza bien. La relación de la madre con la hija, la llegada del novio a la casa a recoger a la novia, toda esa parte está bastante bien. El tipo parece un poco simplón y no cabe duda de que hacen buena pareja. Incluso el viaje empieza bien, y me hizo gracia todo lo que pasa en el “Museo del tranvía”, que era la primera etapa del viaje.

El primer asesinato pone al espectador en la situación de que quiera que a la víctima le pase algo, por cabrón. El protagonista adquiere entonces un rol parecido al “Tío de la vara”, ya que mata a un tipo porque éste se dedica a tirar al suelo los envoltorios de los helados o de cualquier cosa. A partir de ahí, esperas con ansia y expectación que la película vaya por interesantes derroteros. Sin embargo, esto no sucede. La trama no evoluciona. O, mejor dicho, evoluciona mal, y termina por hacerse pesada, que es lo peor que se puede decir de una película que pretende ser ligera y ágil.

Una cosa curiosa de la película es que los actores protagonistas (Steve Oram y Alice Lowe) son también los guionistas. Me parece bastante original, que la pareja que escribe la historia también la interprete. Por cierto, de lo más salvable del film me parece la interpretación de Alice Lowe. Muy buen trabajo.

Tengo que decir que me he sentido algo decepcionado con esta película, porque normalmente disfruto bastante con este tipo de cintas, surrealistas e irreverentes. Estoy seguro de que los Monthy Python habrían hecho con esta idea una maravilla con la que aún me estaría riendo. Sin embargo, no pasó nada. Me sacaron dos o tres sonrisas y ninguna carcajada.. Está claro que no me llegó, y tenía muchas papeletas para hacerlo, pues soy propenso a que las comedias británicas me hagan gracia.

A la película le falta chicha. Los personajes son planos. La chica todavía se salva un poco pero el protagonista no tiene empaque ninguno. Se supone que debes empatizar con él o todo lo contrario, pero no puede ser que nos produzca tanta indiferencia. Evidentemente, es un grave error. Tengo la impresión de que a alguien se le ocurrió una buena sinopsis, pero luego no han sabido hacer un buen largometraje a partir de eso.

La película no sorprende. No divierte. No escandaliza. No cumple con lo que se supone que intenta. Por decir algo bueno de ella, hay buenas canciones de los años ochenta (lástima que tampoco sea esa mi música favorita).

En definitiva, una road movie pretendidamente grotesca, pero torpe, desangelada y cutre. No me llegó, y no creo que llegue a mucha gente, a poco que tengan una mínima cultura cinematográfica. Si acaso, está bien para ver en DVD una tarde con amigotes con cuatro cervezas y ganas de risas embrutecidas.

http://keizzine.wordpress.com/
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
Hannah Arendt
Hannah Arendt (2012)
  • 6,5
    3.754
  • Alemania Margarethe von Trotta
  • Barbara Sukowa, Axel Milberg, Janet McTeer, Julia Jentsch, ...
7
El mal no puede ser radical, la bondad sí.
Hannah Arendt es una reputada filósofa y pensadora judía que vive en Estados Unidos adonde escapó durante la época de la Alemania nazi. Vive con su marido y su selecto grupo de amigos intelectuales. En 1961, consigue que un periódico norteamericano la contrate para que acuda a Jerusalem para presenciar el juicio a Adolf Eichmann, que había sido detenido en Argentina, y que había logrado escapar a los juicios de Nuremberg. Durante la vista oral, Hannah se sorprende al darse cuenta de que, en contra de lo que había imaginado, Eichmann no parece ningún asesino sanguinario, sino más bien todo lo contrario, un hombre mediocre, patético y hasta un tanto pusilánime, que constantemente repite que él simplemente se dedicó a cumplir las órdenes que le daban. De regreso a Estados Unidos, Hannah escribe su artículo en el que cuenta estas sensaciones que ha tenido respecto a Eichmann y opina que parte de la culpa de lo que ocurrió la tuvieron algunos dirigentes judíos que colaboraron con el Reich en lugar de enfrentarse a ellos. Este artículo tuvo una atroz reacción por parte de los judíos, quienes se pusieron ferozmente en su contra, incluso sus mejores amigos.

A mi, personalmente, la película me ha gustado mucho. Entiendo que te tiene que gustar el tema, y advierto de ello. Personalmente, me lo pasé en grande viendo esta película.

Margarethe von Trotta, la directora, hace una gran puesta en escena, y comienza mostrando el mundo en el que vive Hannah Arendt a principios de los años sesenta, en su lujosa casa, con su marido y sus pocos amigos, todos ellos intelectuales. Bastante convincentes todas las interpretaciones, en especial la de la protagonista principal: Barbara Sukowa.

Una cosa que me parece muy interesante y creo que le viene muy bien a la película es la inserción de imágenes de archivo del propio juicio, del juicio real, en las que se puede apreciar que, efectivamente, Eichmann tenía bastante poca pinta de sanguinario y más bien parece un pobre hombre, físicamente pequeño y con aspecto más bien pacífico.

Hay unos pocos flashbacks a través de los que Hannah recuerda su relación con el filósofo Martin Heidegger, que fué su profesor en la universidad y amante, pese a ser mucho mayor que ella, y del que aprendió la afición a dedicarse al pensamiento y la filosofía.

La película es sobria y veraz. Nada efectista ni melodramática. Se trata de una reivindicación del pensamiento. La historia está al servicio de los personajes, y no al revés. Lo importante son las palabras, los gestos, no hay mucha música ni efectos, sino detalles, imágenes de Hannah fumando en la penumbra mientras piensa. La sinceridad como bandera, aunque ocasione problemas. El pensamiento como estandarte de la libertad, como reivindicación de uno mismo, como esencia última del ser humano.

En fin, gran película, de las que me gustan a mi. De aquellas que sales del cine y podrías pasar la noche entera debatiendo sobre ella con tu/s acompañante/s.

http://keizzine.wordpress.com/
[Leer más +]
5 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
7 cajas
7 cajas (2012)
  • 6,9
    3.229
  • Paraguay Juan Carlos Maneglia, Tana Schémbori
  • Lali González, Celso Franco, Víctor Sosa, Tito Jara, ...
7
El cine paraguayo también existe
“7 cajas” cuenta la historia de Victor, un chico que se gana la vida haciendo de carretillero en el Mercado 4 de Asunción (Paraguay). Es un mercado gigantesto y caótico, con alto índice de delincuencia, y en el que los carretilleros compiten entre sí por conseguir mercancías que transportar. Victor está obsesionado y fascinado con las nuevas tecnologías, y siempre se queda embobado viendo las televisiones. Su gran sueño es tener un teléfono móvil con cámara para grabarse. De repente le ofrecen 100 dólares por transportar siete cajas, dinero con el que podría conseguir su teléfono móvil…

Se trata de un thriller un tanto sui generis. La película es trepidante y desprende adrenalina desde el primer minuto. Sin más, nos vemos envueltos en el caótico Mercado 4 de Asunción, una especie de colosal amasijo de tenderetes, contenedores y barracas, una locura que se vuelve más enrevesada aún debido a que los protagonistas hablan una mezcla de español y guaraní bastante difícil de entender (imposible, si no fuera por los subtítulos).

La sensación de caos y atropello se incrementa debido a los planos con cámara subjetiva, el ruido, todo es un poco agobiante y resulta imposible no quedar atrapado en la película, de la que no te liberas hasta que no salen los títulos de crédito y consigues por fin salir del cine y respirar.

La acción y la tensión son constantes. Las persecuciones, continuas. Tan pronto el chico persigue a otro que le ha robado una caja, como se ve perseguido por una peligrosa banda que quiere robarselas a él, y a los que a su vez persigue la policía. A pesar del alto ritmo de la película, es excelente el tratamiento que hacen del mismo, ya que no es nada fácil mantener la tensión y el ritmo narrativo durante 100 minutos. Es cierto que hay algunos errores o situaciones mal resueltas, incluso esperpénticas (¿Porqué persiguen al chico con carretillas, si correrían más si no las llevaran?), pero son pecados perdonables ante el resultado global del film.

Me ha sorprendido gratamente esta película. Es un soplo de aire fresco. De esas películas que viene muy bien ver de vez en cuando por su heterodoxia e insolencia. Me gusta como utiliza el humor negro y disfruto con tanta acción (yo, que soy un gran aficionado al cine contenido, de matices, de lo sugerido…) mezclada con costumbrismo social. Una especie de “Ciudad de Dios” desprovista de violencia, o mejor dicho, tratando la violencia de un modo más grotesco. Me parece un thriller divertido, creo que sería una buena manera de definirlo.

La película me ha gustado pese a tener todo en contra. Quiero decir, que no cumple con el tipo de cine que me gusta a mi. Teóricamente, un thriller atropellado y vertiginoso no tiene casi papeletas para que pueda gustarme. Y sin embargo, me gusta. Lo pasé muy bien viendola y creo que le pasará a más gente. Estoy casi seguro de que se hablará de esta película para bien. Además, es simpática, valiente y bienintencionada, incluso el malo de la película no lo es tanto, porque tiene el problema de que tiene que conseguir dinero para comprar medicinas para su hijo pequeño….

Creo que la mayoría de los intérpretes no son actores o son debutantes. No se nota en absoluto. Buen trabajo. Muy buena dirección. El guión es excelente, y la película tiene la garra que toda película con aspiraciones a comerse el mundo debería tener.

En definitiva, muy buena sensación me ha dejado esta película, la primera paraguaya que veo. Estaré atento a estos directores (son Juan Carlos Maneglia y Tana Schembori, que no lo había dicho) y al cine paraguayo en general.

http://keizzine.wordpress.com/
[Leer más +]
6 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
Stoker
Stoker (2013)
  • 6,6
    24.991
  • Estados Unidos Park Chan-wook
  • Mia Wasikowska, Matthew Goode, Nicole Kidman, Jacki Weaver, ...
7
Impecable vacuidad
India Stoker, una chica algo excéntrica que vive en una lujosa casa, pierde a su padre en un trágico accidente de coche el mismo día que cumple 18 años. Al funeral se presenta su tio Charlie, al que no conocía, y quien decide quedarse a vivir una temporada en la casa junto con India y su madre.

Es difícil definir una película como ésta. No es una gran película pero me gustó. Para resumir al máximo mi opinión sobre ella diré que es una mediocridad con un maravilloso envoltorio. Una película magnífica en su forma, pero muy floja en su contenido.

Empezaré por lo malo. La historia. No hay quien se la crea, no provoca la tensión que se supone que tenía que provocar, y deja un montón de cabos sueltos y cosas que no tienen explicación, muchas incongruencias y personajes demasiado estereotipados. La idea de la trama no es mala, pero el desarrollo sí lo es. Creo que es un guión fallido.

Lo bueno, el trabajo de los actores. Quizá la más floja sea Nicole Kidman, una mujer a quien siempre he encontrado tan guapa como poco sexy, y que ahora mantiene un tono físicamente digno, aunque se nota que usa botox al por mayor. En cambio la, para mí desconocida, Mia Wasikowska hace un gran trabajo en un papel nada sencillo.

Lo mejor, todo lo puramente audiovisual. Desde los créditos iniciales que son una maravilla que deseas que no acaben nunca, hasta la última nota musical que suena en la película. Las imágenes resultan absolutamente hipnóticas, el manejo de cámara es sublime, la fotografía y la música terminan de componer un espectáculo audiovisual extraordinario. Tanto es así, que poco te importa lo que está pasando o que, como a mi, no te transmita emociones la película. Es tan brillante lo que ves que te olvidas de las lagunas de la historia y de los desenlaces que se van sucediendo.

Park Chan Wook demuestra que es un auténtico maestro de la dirección cinematográfica. Un auténtico estilista. A la película le falta la fuerza narrativa que tenían sus películas hechas en Corea, pero estéticamente es una maravilla, toda una lección de buen gusto.

Es mucho más lo que se sugiere, lo que se presiente, que lo que en realidad pasa. Los hechos no logran afectarnos, incluso uno se decepciona un poco porque el morbo y el suspense que se plantean al principio no terminan de cristalizar. Tal vez parte de la culpa de eso la tiene el propio estilo del director, que tiene un modo tan bello y elegante de mostrar la violencia, que no impacta tanto como debería. Uno se queda absorto ante la estilización contenida y hermosa de las escenas de violencia, que casi las disfruta en lugar de sufrirlas.

En definitiva, película con cosas muy buenas y otras muy mediocres. Seguro que tendrá buen éxito comercial y habrá quien descubra un director con gran talento en esta película, pero yo personalmente me quedo con sus anteriores trabajos en Corea.

http://keizzine.wordpress.com/
[Leer más +]
5 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
Tomboy
Tomboy (2011)
  • 7,1
    5.315
  • Francia Céline Sciamma
  • Zoé Héran, Malonn Lévana, Jeanne Disson, Sophie Cattani, ...
7
Con pantalones y a lo loco
Laure es una niña de diez años que se traslada con sus padres y su hermana pequeña a vivir a un nuevo barrio en las afueras de París. Allí hace nuevos amigos, y aprovecha su aspecto para hacerse pasar por chico diciendo que se llama Michael. Una niña del grupo se enamora de ella, convencida de que es un chico.

Lo primero que quiero decir es que me impresionaron mucho los trabajos de todos los niños. Actúan tan bien que muchas veces parece que estás asistiendo a un documental. Me parece espectacular sobre todo la hermana pequeña, de cinco o seis años, que actúa como si no actuase, como si verdaderamente ella fuese la hermana de quien hace de hermana, y sus padres fueran quienes hacen de padres. Creo que aquí hay un trabajo de dirección de actores fantástico.

La película es totalmente creíble. Te puede interesar más o menos, pero te la crees de principio a fin. Está muy bien hecha. Además, la ausencia de música, los silencios, los primeros planos de gestos y miradas, contribuyen a la sensación de que no es una película sino que estás mirando lo que pasa en la casa de Laure.

El tratamiento que se hace de la transexualidad infantil es excepcional, con una elegancia y una belleza muy difíciles de conseguir. La película evita el morbo y trata la situación con una limpieza y naturalidad que no es nada habitual en el cine. Normalmente se buscan los golpes de efecto, el morbo, la polémica. Aquí es todo lo contrario. Desde el primer momento se sabe que ella es una chica que se hace pasar por chico, no hay golpes de efecto, la película rebosa sutileza, ternura, tacto, delicadeza…. normalidad. Y la normalidad suele estar reñida con lo cinematográfico. O al menos, es difícil conjugarlo. Aqui tenemos un gran ejemplo de como hacer películas sobre temas controvertidos con total naturalidad y sin hacer trampas.

La película me ha gustado mucho. No solo es el tema de la transexualidad, es que yo creo que aborda muy bien el de la niñez. Cualquiera que haya sido niño se puede ver reflejado en esas escenas en las que juegan al pañuelo, al fútbol, a verdad o atrevimiento, esas peleas en el agua, esas crueldades infantiles, el chivarse, esas continuas rutinas de la infancia no nos son ajenas y por eso nos parece que la película tiene una gran dosis de verosimilitud. Y con esto vuelvo al principio: los niños actores están excelentes. Sin hacerlo tan bien, nada de esto sería posible.

En fin, una película muy recomendable para almas sensibles y para degustadores del cine sin artificios. Una vez más, el tema es lo de menos. Porque en este caso está tratado con tanta delicadeza y respeto, sin posicionarse en ningún sentido, que no vemos al niño o a la niña, sino a la persona. Y eso, tratándose del tema que se trata, no lo consigue cualquiera.

Pero esta película es especial. Hay que verla.

http://keizzine.wordpress.com/
[Leer más +]
10 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil
El impostor
El impostor (2012)
  • 7,1
    6.633
  • Reino Unido Bart Layton
  • Documentary, Ken Appledorn, Debbie Jennings, Adam O'Brian
8
Ver para no creer
“El impostor” supone el debut como director cinematográfico de Bart Layton. Se trata de un documental que cuenta una historia realmente desconcertante. En el año 1994, un niño de 13 años, Nicholas Barclay, sale a jugar al baloncesto y no regresa a casa. Su familia le busca pero no hay rastro de él. Tres años y medio después, la policía española dice haberlo encontrado en Linares (Jaen). La hermana de Nicholas viaja a España a encontrarse con él y lo reconoce. Tras los pertinentes trámites legales, regresa con él a su casa de Texas donde su familia lo acoge con gran alegría. El problema es que Nicholas era rubio y este chico es moreno, tenía los ojos azules y éste los tiene marrones; además, aparenta tener más de los 16 años que se supone que tiene, y habla inglés con mucho acento francés…. todo apunta a que el aparecido no es Nicholas, pero la familia lo acepta. ¿Que coño pasa aquí?

El documental abre multitud de interrogantes desde el principio, consiguiendo la implicación del espectador, que asiste atónito a este cúmulo de inexplicables cuestiones. Pero lo deja claro desde el principio: el chico que aparece no es Nicholas, sino un francés de origen argelino llamado Frederic Bourdin. Es el testimonio de éste quien lleva el hilo narrativo durante casi toda la película. Por lo tanto, la primera duda la tenemos despejada de entrada. El chico no era el que buscaban. Pero quedan muchos interrogantes por descifrar. ¿Por qué este chico se hace pasar por Nicholas? ¿por qué la policía española no se da cuenta de la falsa identidad? ¿por qué la policía americana tampoco se entera? ¿Como es posible que un hombre de 23 años se haga pasar por un chico de 16? y, por encima de todo, ¿Como puede ser que la propia familia del desaparecido se creyera que Frederic era el desaparecido Nicholas?

Uno ve la película y no da crédito a lo que está viendo. Se supone que es un documental, así que lo que me cuentan tiene que ser cierto, pero ¿es posible que esto haya pasado de verdad?

Lo que en pricipio parece ser un documental de investigación, poco a poco se va transformando en un docu-trhiller en el que vamos perdiendo la noción de lo que es real y lo que no, y casi hasta nos deja de importar, porque, antes de que se contesten todas las preguntas que expuse en el párrafo anterior, comienzan a plantearse otras mucho más importantes (que no pongo aquí para no desvelar la historia). Lo que parece un hecho curioso y hasta gracioso se va transformando en algo mucho más serio, y por momentos, espeluznante.

Normalmente, los documentales plantean una historia, y durante el metraje van desenredando la madeja hasta que acaba la historia y la verdad va apareciendo como las figuras que salen en los rascas estos que tienes que frotar con un moneda. Pero en este documental las cosas funcionan de otra manera, y a medida que transcurre el metraje la madeja se va haciendo más gruesa, y en lugar de aparecer las respuestas van surgiendo más y más preguntas.

Hay un momento en la segunda parte de la película en que de repente, y sin previo aviso, el documental da un giro. A partir de ahí, el tono del mismo cambia, y comenzamos a ver a los protagonistas con otros ojos. Aparecen personajes nuevos, la cosa se complica (o se aclara, según se mire), y los que hasta ahora nos caían simpáticos empiezan a ser visto por nuestras pupilas con un tono inquisitivo. Desde ahí hasta el final, nada vuelve a ser lo mismo.

En la parte final de la película, ya no sabes qué creer, pero no tienes donde esconderte. Si lo que el documental te está sugeriendo es verdad, te entra un escalofrío. Si es mentira, te entra igualmente. No hay salida. Estás en la encrucijada, en el sitio justo donde quería el director que estuvieras: con más de una alternativa, pero todas malas.

La recreación de los hechos y las entrevistas son bastante convincentes, y el director mueve los hilos perfectamente para atraer al espectador como una araña a su tela, para luego devorarte cuando ya no puedes escapar. Me recordó de alguna manera a ese impactante documental titulado “Capturing the Friedmans”. Quienes lo hayan visto ya sabrán por donde voy.

En fin, documental muy recomendable. Tiene gancho, deja huella y da que pensar. Seguro que cautivará a más de uno, especialmente a las almas impresionables.

http://keizzine.wordpress.com/
[Leer más +]
5 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
Efectos secundarios
Efectos secundarios (2013)
  • 6,3
    19.308
  • Estados Unidos Steven Soderbergh
  • Rooney Mara, Jude Law, Catherine Zeta-Jones, Channing Tatum, ...
6
Lo que bien empieza, mal acaba
Emily (Rooney Mara) es una chica joven casada con un chico con mucho dinero, que un día es encarcelado. De repente se ve sola y sin dinero, y cae en una depresión, de la que se va recuperando con ayuda psiquiátrica. Cuando su marido sale de la cárcel, vuelve a tener problemas depresivos. Tras un intento fallido de suicidio, empieza a ser tratada por un psiquiatra (Jude Law) que le pone un tratamiento con antidepresivos. Este tratamiento no funciona, y entonces le receta una nueva medicación, que consigue ayudarla, pero que tiene peligrosos efectos secundarios.

La película es interesante desde el principio, la historia tiene mucho jugo, y despierta la curiosidad del espectador, que se mete en la película con mucha facilidad. A mi juicio, el planteamiento es excelente, y los giros de guión fascinantes, pero… excesivos. Y la cosa termina decreciendo y enrevesándose más de lo que creo que habría sido deseable. Total, que la cinta, que iba para muy buena, se termina quedando en un thriller entretenido, interesante, y disfrutable, pero también olvidable.

Las sorpresas inesperadas se suceden, y la historia va cambiando hasta que esas sorpresas dejan de funcionar, por abuso de ellas. Así que lo que hace un rato era un angustioso thriller clínico se termina quedando en una película para pasar el rato. Y da rabia que una película bien planteada termine siendo degradada por culpa de una resolución disparatada y poco creíble.

No obstante, la película merece la pena verse. No es mala. Aunque solo sea por la buena interpretación de Rooney Mara y Jude Law. Pero que nadie espere una película sobresaliente, porque no lo es. Desgraciadamente. Porque el primer giro de trama es excelente y hace que la película crezca, pero el resto de giros terminan por hacer que la película se desinfle. Aunque esto no es más que mi opinión, claro.

Estar en el cine cuando llevamos una hora de película teniendo la sensación de estar viendo una gran obra, sentirse atrapado, desear que tarde mucho en terminar aquello, sentirse fascinado ante la posible resolución de la trama, y que luego pase lo que pasa… es cabreante. Porque lo difícil estaba hecho. La película era muy buena y casi no había que tocarla, bastaba con dejarla fluir, y cualquier guionista de cuarta podría haberla terminado con dignidad. Pero no, había que ser pretencioso y recargar las cosas, y retorcer la historia hasta lo grotesco.

No profundiza en la denuncia social que pone sobre el tapete, acerca del negocio de los laboratorios farmaceuticos y los chanchullos con los médicos, y el enorme rio de dinero que mueven los antidepresivos y ansiolíticos. No sales del cine indignado con ello, ni siquiera pensativo. No está bien tratado el tema.

En fin, voy a dejarlo ya, porque no paro de darle vueltas a lo mismo. En definitiva, ¿la recomiendo? Si, porque entretiene, y porque posiblemente otro tipo de espectador disfrutará más que yo con ella. Simplemente cuento mi experiencia. Y yo salí del cine confundido y con la sensación de que había visto media película muy buena y que me habían tomado el pelo al final.

http://keizzine.wordpress.com/
[Leer más +]
5 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
Bárbara
Bárbara (2012)
  • 6,4
    2.905
  • Alemania Christian Petzold
  • Nina Hoss, Ronald Zehrfeld, Rainer Bock, Jasna Fritzi Bauer, ...
6
Fría como la DDR
Barbara es una mujer que vive en Berlín Oriental trabajando como médico. Su novio vive en Berlin Occidental, y ella solicita permiso para trasladarse al otro lado del muro. No solo se lo deniegan, sino que es trasladada a un hospital en una zona rural de la DDR. Allí se siente constantemente vigilada, y empieza a planear la fuga.

Normalmente el tema de las películas no tiene mucha influencia en que me gusten o no, ni en que elija una u otra película para ir a ver. Pero hay excepciones. Esta película he ido a verla porque me gusta el tema. Y tal vez mi subconsciente iba buscando encontrar otra “Vida de los otros”. Error. Esa película ya pasó, y es demasiado buena como para que las demás tengan que soportar la comparación. Pero es inevitable que me embargase un cierto sentimiento de decepción. Me esperaba más. Y cuando vas a ver una película no es bueno esperarse nada.

Tratando de dejar eso al margen y ser lo más objetivo posible, diré que “Barbara” es una película correcta pero carente de alma. No creo que nadie pueda decir que sea una mala película, ni que los actores no estén bien, ni que tenga grandes fallos. Solo tiene uno, pero muy grande: no transmite, no emociona, no llega. Es una faena de aliño, una película de inventario. Llegas, la ves, y te vas igual que viniste. Si, como a mi, te interesa el tema, puedes disfrutar un poco con la recreación de la época, con la austeridad y minimalismo de la sociedad comunista de los años 70, incluso con la insensibilidad hierática de los miembros de la Stasi, pero ya está. Como película en sí misma, me parece sosa, totalmente insustancial. Un aprobado justito.

La historia y la película habrían ido por mejor camino si se hubieran centrado en la relación entre Barbara y el médico, o si se hubiera profundizado más en el plan de fuga y las dificultades por la estrecha vigilancia a la que estaba sometida. Pero se queda a mitad de camino en una cosa y en otra. Las llegadas de su novio, la presencia de la chica que enferma en los campos de trabajo, y el chico que se intenta suicidar están metidos con calzador y no dan juego. Al contrario, distraen, desvían y no están bien tratados ni bien resueltos, según mi modo de verlo.

La protagonista, Nina Hoss, es lo mejor de la película. Tremendamente sexy pese a no ser muy guapa y pese a su rol arisco dentro de la película, hace una interpretación fascinante y sólida. Ya digo, lo mejor con mucho. El resto del reparto está correcto, y creo que alguno incluso desaprovechado, como Rainer Bock, que está bastante bien en su papel de inquietante agente de la Stasi, al que creo que se le podría haber sacado mucho más jugo si la película se hubiera centrado más en ese tema, en lugar de enredarse con situaciones que no interesaban para nada y personajes que no aportaban absolutamente nada a la trama.

No me extiendo. Empieza bien, capta el interés, pero luego se va diluyendo, equivoca el camino y termina por volverse sosa, predecible (el desenlace final a lo “Casablanca” se ve venir con demasiada obviedad) y, según te pille, hasta aburrida. Yo tenía expectativas altas, y quizá me ha influído un poco en mi opinión sobre la película, pero realmente pienso que si yo, que suelo ser bastante receptivo para estas cosas, no logro sentir nada al ver esta película, es que algo falla.
[Leer más +]
4 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
La caza
La caza (2012)
  • 7,7
    31.143
  • Dinamarca Thomas Vinterberg
  • Mads Mikkelsen, Thomas Bo Larsen, Annika Wedderkopp, Alexandra Rapaport, ...
8
Perfecta para salir del cine con mala leche
Lucas vive en un pueblo danés. Se divorcia y trata de estrechar su relación con su hijo. Consigue un trabajo en la guardería del pueblo y está tratando de encauzar su nueva vida. Todo parece empezar a funcionar pero un día todo cambia. Una de las niñas lanza una mentira caprichosa, que se propaga poco a poco por todo el pueblo y que convierte a Lucas en culpable, a los ojos de sus vecinos, de uno de los más repugnantes actos que se pueden cometer.

Lo primero que hay que decir es que esta película no tiene nada que ver con “Celebración” ni mucho menos con el movimiento dogma, totalmente extinguido creo (afortunadamente, para mi gusto). Lo segundo, que me ha parecido una gran película, no me ha defraudado ni un ápice, y me ha reafirmado en la idea de que Vinterberg, cuando se pone detrás de una cámara, es capaz de hacer maravillas.

Desde el principio el argumento está claro. La película no es tramposa ni juega al suspense de si será verdad o mentira lo que dice la niña. En todo momento sabemos que la niña miente, y que Lucas es acusado equivocadamente, que es injustamente tratado por sus vecinos y amigos. Esto hace que pierda un poco el interés que podría haber tenido si no tuvieramos claro si la acusación es falsa o no, pero por otra parte, el hecho de que tengamos la certeza desde el principio de la injusticia de la acusación nos hace posicionarnos y empatizar completamente con Lucas y su desesperada lucha por recuperar su dignidad y por demostrar su inocencia ante la caza de brujas que se produce contra él en el pueblo.

Para ello, no es solo apreciable el fantástico trabajo de dirección, sino también imprescindible la loable interpretación del protagonista de la película, Mads Mikkelsen, que está sensacional. Si en “Un asunto real” dije que el trabajo de MIkkelsen era pobre y que sus compañeros de reparto mostraron un nivel superior, en esta película he de decir que lo borda y que hace un trabajo inolvidable.

A pesar de que no haya suspense sobre la culpabilidad del acusado, la película tiene una gran tensión, y mantiene al espectador atrapado completamente hasta el final, logrando transmitir emociones continuamente. Viendo la película sientes rabia, ira, ternura, impotencia, frustración… sentimientos entremezclados que te mantienen en vilo continuamente y que hace que vivas la historia, que la vivas de verdad, como pasa con las buenas películas.

Y si resalto el trabajo de Mikkelsen, he de decir que también es sorprendente la actuación de la niña. Me parece increíble que una niña tan pequeña pueda hacer una interpretación tan sutil, tan conmovedora. Está impecable y me parece un acierto definitivo.

La brillante actuación de la niña (Annika Wedderkopp se llama la criatura) consigue que, pese a que todos sabemos que el profesor es inocente, también seamos capaces de comprender las razones de odio de todo el pueblo contra él. No es de aquellas películas en las que muchos malos quieren hacer daño a uno bueno. No, aquí entendemos también a los “malos”. ¿Quien no sería capaz de creer a la niña, de la forma en que lo cuenta y con la cara que pone? Imposible. Comprendemos perfectamente a las dos partes, y eso es una de las cosas grandes que tiene esta película. Toma distancia y nos permite ver las cosas desde el punto de vista de todos, aunque, obviamente, es indudable que terminamos tomando partido por el injustamente acusado profesor, pero no llegamos a sentir verdaderamente cosas malas contra los que le acusan, porque los comprendemos. Incluso a la niña, la causante de todo el desaguisado, tampoco la culpamos con severidad. Hace una chiquillada, por despecho. No calcula las consecuencias. Es muy pequeña para eso, y demasiado angelical como para querer hacer daño.

El infierno en que se convierte la vida de Lucas nos desazona. Yo no se si lo soportaría. El lo soporta en un ejercicio de estoicismo y dignidad conmovedor. Vinterberg narra con precisión, con el tempo exacto, y vemos paulatinamente el efecto que va ocasionando en Lucas la hostilidad de sus amigos de toda la vida, del pueblo en que se crió, las dudas que termina despertando incluso en su novia, y el efecto que va produciendo en él, que pese a todo no se rinde. El mal rollo se va apoderando de nosotros y lo pasamos realmente mal, que en términos de espectador de cine, es pasarlo bien. Al cine vamos a sentir cosas, y a fe que en esta película sentimos.

Como detalles negativos (pequeños, eso sí) que evitan que la película sea perfecta, veo que la relación del padre con el hijo está un poco forzada y yo creo que por ahí falla un poco. Y además, el final lo encuentro gratuitamente desconcertante. ¿Se trata de dejar claro que la duda siempre estará ahí? Yo creo que no valía la pena. En cualquier caso, estamos ante un peliculón.

http://keizzine.wordpress.com/
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
Tierra prometida
Tierra prometida (2012)
  • 6,0
    7.166
  • Estados Unidos Gus Van Sant
  • Matt Damon, Frances McDormand, John Krasinski, Rosemarie DeWitt, ...
5
Moraleja ecologista
Steve (Matt Damon) y Sue (Frances McDormand) son dos empleados de una compañía de Gas, que llegan a un pequeño pueblo cuyos habitantes tienen serios problemas económicos, para convencerles de que les permitan instalar gas natural haciendo perforaciones en los terrenos que poseen. Como las ofertas económicas son buenas y el dinero hace mucha falta, al principio parece que será pan comido. Pero poco a poco las cosas se van complicando. Resulta que la técnica de perforación que usa la empresa (denominada “fractura hidráulica”) puede tener peligrosos efectos secundarios de tipo medioambiental.

Como ya os podeis imaginar, estamos ante la típica película americana con moraleja. A mi juicio, de un modo excesivo. Yo creo que las películas tienen que ser películas ante todo. Y bueno, está bien que algunas tengan un cierto mensaje, pero cuando una película pone por delante el mensaje de la obra de arte, no me suele gustar mucho. Este es uno de esos casos. El empleado de la empresa que tiene que convencer a los del pueblo para que instalen el gas, en principio es un trepa sin remordimientos éticos con tal de lograr su objetivo. Pero poco a poco, el ambiente del pueblo y su gente (así como los recuerdos de su niñez en una granja) le van minando la conciencia hasta conseguir crearle un auténtico dilema moral. Esto lo he visto un millón de veces en las películas, y muy pocas o ninguna en la vida real.

La dirección de la cinta corre a cargo de Gus Van Sant. Un director que me gustaba hace años, en sus inicios. Rodó interesantes peliculas como “Drugstore cowboy”, “Mi Idaho privado”, “Todo por un sueño”, etc. Llegó a la cúspide con “El indomable Wil Hunting”, aunque a mí me gusta menos que a casi todo el mundo, y a partir de ahí ha tenido una trayectoria errática. Para mi gusto, ha ido de más a menos y yo ya le he perdido la fe.

En cuanto a los actores, Matt Damon es mejor actor de lo que a mi me parece. Le tengo cierta manía, y por eso no soy muy objetivo, así que seguro que tiene algo más de talento del que yo le veo. Por su parte, Frances McDormand es bastante buena actriz, bien exprimida por los Coen, pero en esta película tiene un papel bastante discreto del que no había mucho jugo que sacar.

Como comprendereis, una película que propone la pelea cuestiones medioambientales versus dinero, ya nos está desvelando el final. Se trata de un film de cultura americana 100 %, tan aficionados ellos a los desenlaces típicos de cuento de hadas. Vale, es un desenlace positivo, esperanzado, pero …. ¿alguien puede creerselo? Yo, desde luego, no.

No me llegó nada de la película. Por momentos dudaba si estaba en una sala de cine o en un meeting ecologista. Solamente la aparición del gran Hal Holbrook en su pequeño papel me reconciliaba con el cine. Y no porque hiciera nada destacado, sino más bien por la alegría de verle todavía haciendo películas, por el recuerdo de tantas buenas interpretaciones. Siempre que le veo pienso que será la última vez que le veré en una película, y el cabrón siempre hace que me equivoque. Qué grande, ojalá vuelva a equivocarme esta vez.

Que se me entienda, la película no es un desastre. Se deja ver, es entretenida, no aburre, tiene un mínimo exigible. Pero claro, es totalmente increíble. Y en ocasiones, grotesca. No hay quien se trague que dos empleados que llevan toda la vida engañando a la gente para sacar beneficios, ahora vean la luz y se vuelvan éticos gracias a unos pueblerinos que, por supuesto, están más interesados en el medio ambiente que en ganar dinero. No hay quien se trague el triángulo amoroso que propone la historia, totalmente increíble. No hay quien trague tantos tópicos gigantescos en una sola película. La parte final de la cinta confirma todo lo que te vas temiendo a lo largo de toda la película. Deseas que no pase, que no sea todo tan obvio, pero lo es. Los buenos ganan. Los malos pierden. Algunos malos se convierten en buenos. La chica más guapa del pueblo (por supuesto, vive sola y sin novio) se queda con el chico de la ciudad. El chico malo se convierte en bueno por amor y no le importa perder el trabajo a cambio de poder quedarse en el pueblo y gustar a la chica. Vamos, lo de siempre. Lo habitual en la cultura cinematográfica americana que trata a los espectadores como si fueramos niños de seis años.
[Leer más +]
7 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil
Las ventajas de ser un marginado
Las ventajas de ser un marginado (2012)
  • 7,2
    35.031
  • Estados Unidos Stephen Chbosky
  • Logan Lerman, Emma Watson, Ezra Miller, Mae Whitman, ...
7
Película sobre adolescentes para adultos
“Las ventajas de ser un marginado” cuenta la historia de un chico de 16 años que llega de novato a un instituto en 1991. Se trata de un chico introvertido, que quiere ser escritor, poco sociable, que prefiere ver la vida desde cierta distancia, y que tiene buenos motivos para ser así. Unos los cuenta él mismo al principio, otros los vamos descubriendo durante la película y el más fuerte lo vemos en la parte final. Este muchacho tiene que afrontar la problemática de la adolescencia, las dificultades de llegar nuevo a un Instituto siendo introvertido, y su dificultad por encontrar un grupo de amigos en el que se sienta cómodo, aceptado, en definitiva, por encontrar su lugar.

Esta es una película sobre adolescentes, pero no para adolescentes. O eso me ha parecido. Creo que gustará mucho más a los que fueron adolescentes hace 25 años que a los que lo son ahora. Ciertamente tiene muchos clichés de las típicas películas de este estilo, aparece la habitual fauna de los institutos (americanos, claro) y algunos acontecimientos se vuelven previsibles, pero a pesar de ello, la película trasciende de todo ello y se alza a un nivel superior. Durante los primeros 15-20 minutos la ves caminando y dudas sobre si va a tomar el camino del telefilme de chicos inadaptados de domingo por la tarde o va a tomar el camino de las películas de verdad; afortunadamente no tardas mucho en ver que aquí hay sustancia y que la película va por donde tiene que ir.

Creo que una de las cosas más valorables de esta película es precisamente que no huye de los tópicos, se atreve con ellos, los usa como punto de partida de la fascinante historia, y a partir de ahí construye una narración auténtica, honesta y, a mi juicio, muy interesante. Y aquí tengo que decir, antes de que se me olvide, que Stephen Chbosky es el director y guionista de esta película, que a su vez es una adaptación de una novela escrita por el propio Chbosky. O sea, que no puede ser más personal.

El trío protagonista lo componen Logan Lerman (Charlie), Ezra Miller (Patrick) y Emma Watson (Sam), y hay que decir que están brillantes los tres. Especialmente Ezra Miller, realmente sobresaliente su trabajo. Y también quiero destacar la música, imprescindible para el buen funcionamiento de la película, pero de esto hablaré al final, porque merece un capítulo aparte.

La película, como dije antes, tiene sustancia. Y habla de muchas cosas. El argumento es el que es, y parece simple e inocuo, pero en la película se tocan mucho temas, muchísimos, tantos que parece mentira que se puedan colar tantas cosas, tantos matices, en una película, especialmente con este envoltorio. Veamos, se habla de problemas generacionales, de violencia, de problemas familiares, de enfermedades mentales, de problemas psicológicos, de amor, de amistad, de violencia de género, de sentimientos de culpa, de soledad, de homosexualidad, de problemas de timidez, de relaciones entre profesores y alumnos, en fin, de un montón de cosas. Claro, sin profundizar mucho, pero toca tantos temas y hay tanta relación entre unas cosas y otras, que estamos ante una de esas obras que no pasan por nuestro cerebro como un simple entretenimiento sino que penetran y dejan parte de sí en nosotros.

Y es que uno se siente identificado con algunas cosas, y no puede evitar la sempiterna nostalgia. A pesar de escenas manifiestamente mejorables como aquella en la que van los tres en el coche atravesando un túnel y de repente suena “Heroes”, de Bowie, y alucinan con la canción, y la chica se pone de pie en el descapotable. Eso ya lo habíamos visto en “Titanic”, seguro que había otra manera de hacerlo. Pero aún así no queda mal, y sin duda se hace creíble al protagonista mirando a la chica fascinado y pensando que seguramente el futuro les deparará cosas que en ese momento no quieren, pero que en ese preciso instante, mirándola, escuchando la canción, se siente eterno. Y ¿como no sentirse identificado con eso? ¿Como no sentir nostalgia? ¿Quien no se ha sentido eterno, perenne, inmortal? ¿Quien no se ha sentido invencible? Todos hemos tenido momentos mágicos en los que hemos tocado el cielo con los dedos y nos hemos sentido como si pudiéramos coger el mundo y metérnoslo en el bolsillo. Y qué bonito es recordarlo.

Por eso decía que me parece muy logrado convertir tópicos en buenos momentos. Otra parecida es ésta: El está loca e irremediablemente enamorado de la chica. Con esa pureza con la que solo te enamoras una vez. Pero claro, llegan los tópicos. Ella tiene novio. Y, por supuesto, el novio es un gilipollas. No solo eso, el novio de su hermana también es gilipollas. Por definición, los novios de las mujeres que te importan suelen ser gilipollas siempre. Por lo tanto, en este caso el tópico viene a cuento, porque es así, hay que poner al novio como un gilipollas porque es así como va a verlo el protagonista, no hay otra opción. Y cuando el chico pregunta porqué tanto su amiga como su hermana tienen novios así, cuando está tan claro que ellas valen mucho más, la respuesta es que: “las personas aceptamos el amor que creemos merecer”. Y me quedo con la frase, que es la frase de la película, porque no puedo estar más de acuerdo.

En fin, termino, que me está quedando esto deslavazado y caótico. Mejor que la veáis y que cada uno saque sus conclusiones. Lo que sí garantizo es que son 100 minutos que pasan volando y que la película es, como mínimo, muy entretenida, llena de fuerza, honesta y emocionante.

http://keizzine.wordpress.com/
[Leer más +]
5 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
Un asunto real
Un asunto real (2012)
  • 7,1
    6.309
  • Dinamarca Nikolaj Arcel
  • Mads Mikkelsen, Alicia Vikander, Mikkel Boe Følsgaard, Trine Dyrholm, ...
7
No han cambiado mucho los tiempos en tres siglos
“Un asunto real” es una película danesa cuyo argumento, basado en hechos reales, cuenta la historia del matrimonio del rey Cristian VII de Dinamarca con una adolescente inglesa (Carolina Matilde), aunque el verdadero protagonista es el médico personal del Rey, a quien toda la Corte odia excepto el mismo Rey, y a la Reina, que se enamora de él. A su vez, el médico tiene que intentar compaginar el amor por la Reina con la lealtad al Rey y su deseo de hacer de Dinamarca un pais moderno a semejanza de la Ilustración francesa.

Me gustó la película, pero salí con la sensación de que le falta profundidad. La historia de amor no llega demasiado, no está muy trabajada. No se percibe demasiado, no llegas a identificarte con el amor que el médico siente por la Reina. Creo que ese aspecto podría haberse mejorado. Falta pasión. O tal vez falta talento para transmitir esa pasión, no estoy seguro. Otro aspecto poco trabajado es el de la importancia del período histórico que retrata, la segunda mitad del siglo XVIII, en plena efervescencia de la Ilustración. Se hace referencia a Voltaire y Rousseau, pero de un modo muy liviano, sin profundizar realmente en ello, muy tímidamente. La gente que no sepa mucho de Historia y vea la película, saldrá más o menos sabiendo lo mismo. El aspecto político-histórico es un mero complemento. La película se centra más en la locura y excentricidad del Rey y en las intrigas de la Corte.

Pero estas carencias que expongo no significan que la película no me haya gustado. Considero que la película está muy bien a pesar de esas cosas que, a mi juicio, eran mejorables. Los actores, por ejemplo, están muy bien todos. Quizá el médico, un tanto hierático y poco expresivo, podría haber estado mejor. Pero el Rey y la Reina lo bordan. Muy bien ambos. Y qué decir de la puesta en escena, el vestuario, la caracterización de espacios y de personajes, excelente. La fotografía, impecable y espectacular. Y la música, perfecta. Una gran película. Que podría haber sido mejor, si, pero cual no?

Hay una prueba irrefutable, para mi, de que la película es buena. Si no sabes cuanto dura de antemano y te preguntan al salir, dirás que una hora y media o así. En realidad dura más de dos horas, y se hace corta, a pesar de que no es una película de ritmo rápido, sino más bien todo lo contrario, las relaciones y los sucesos se van desarrollando a fuego lento, y sin embargo la película transcurre de un modo ligero. Eso es un magnífico síntoma.

En definitiva, una película muy recomendable porque está muy bien narrada, muy bien interpretada, es plenamente creíble y disfrutable, aunque a mi juicio le falte algo de emoción, de chispa. Gustará a todo el mundo porque trata temas atemporales a pesar de estar ambientada en el siglo XVIII. Además, mantiene la atención del espectador durante todo el metraje. Todo un acierto y una agradable sorpresa. En estos tiempos de cartelera de bajo nivel, es una estupenda opción.

http://keizzine.wordpress.com/
[Leer más +]
5 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
Món petit (Mundo pequeño)
Món petit (Mundo pequeño) (2012)
  • 7,2
    760
  • España Marcel Barrena
  • Documentary
8
Todo infortunio esconde alguna ventaja
Món petit (Mundo pequeño) es un documental acerca de Albert. Un chico de 20 años que, a consecuencia de una leucemia que padeció, quedó parapléjico y tiene que ir en silla de ruedas desde hace varios años. Lo asombroso del caso es que este handicap no ha hundido a Albert en la depresión, ni quiere suicidarse, ni nada de esto. Al contrario, se dedica a hacer algo que seguramente muy pocas personas con las piernas en buen estado serían capaces de hacer: viajar por todo el mundo, sin dinero, sin nada previsto, durmiendo donde puede, viajando como puede, comiendo lo que le dan, haciendo de cada día una aventura.

Albert tiene la pasíon de viajar desde pequeño. Pero hasta los 15 o 16 años no le dejaron sus padres empezar a hacer estas aventuras. Ahora ha recorrido medio mundo haciendo autostop, colándose en los barcos o en los trenes, y durmiendo en casas cuando alguien le deja pasar la noche en la suya, o donde el día le lleve.

Su último sueño es ir a Nueva Zelanda, y más concretamente a un faro que hay en East Cape, que es el lugar más lejano que existe de su casa de Barcelona. Y, por primera vez, le acompaña su novia, Anna. Comienzan el viaje en un área de servicio a las afueras de Barcelona, y tienen que llegar hasta East Cape. La cantidad de dinero que llevan en los bolsillos asciende a 20 euros.

He visto documentales mejores, es verdad, pero este es entrañable. Albert es un valiente. Vive en silla de ruedas y es capaz de hacer más cosas que la gente a quien le funcionan las piernas. Siempre tiene una sonrisa, siempre es positivo, sus ganas de vivir son inacabables, siempre mira el lado bueno de las cosas. “Llevar silla de ruedas es como llevar gafas”, dice en un momento del documental. Para él no es nada malo, es simplemente una circunstancia a la que adaptarse, como tantas que nos da la vida. Incluso, puede ser una ventaja en determinados casos, y él lo sabe y lo utiliza para dar pena y que le recojan los autoestopistas, o le acojan en las casas, o para colarse en los barcos. Sabe convertir el problema en una solución, y esa es una virtud de un valor incalculable.

El viaje es alucinante, por supuesto. Da una envidia tremenda. Pero esa es la parte, a mi juicio, más pobre de la película. Hay menos imágenes del viaje en sí, de los paises y paisajes de las que debería haber tratándose de una odisea de estas características. Hay muchos paises por los que pasa y de los que no hay imágenes. Pero bueno, queda en parte compensado por los impresionantes paisajes de Nueva Zelanda, al final del trayecto. Verdaderamente precioso.

La imágenes del viaje están rodados con una cámara que llevaban ellos, por lo que a veces no son muy buenas, pero no importa. Estas imágenes están intercaladas con declaraciones del entorno de Albert, su padre, su madre, su abuela, los padres de Anna, unas amigas, y el médico que le trató, que se emociona al recordarlo.

Hay algunas cosas que sostiene Albert con las que no estoy de acuerdo. El abomina de los turistas, de los que viajan con hotel reservado, etc. Para él, el verdadero viaje tiene que ser plenamente improvisado, sin tener nada preparado ni previsto. Supongo que dentro de veinte años viajará de otra manera. Pero bueno, más allá de que esté o no de acuerdo, lo importante es que se atreve a hacerlo, y contagia su pasión por viajar. La cara que pone al subir a la muralla china o al cruzar una calle en Tbilisi es significativa. Y yo comparto esa afición, por supuesto, viajar es una de las mejores cosas de la vida.

En definitiva, un buen documental, que recomiendo sin duda, pero que creo que peca de centrarse excesivamente en Albert (hay, a mi juicio, excesivas imágenes del Albert niño, cuando aún andaba), y le saca poco partido a un viaje que sin duda fue una experiencia sensacional que el espectador no puede compartir del todo.
[Leer más +]
6 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
Blue Valentine
Blue Valentine (2010)
  • 6,9
    23.293
  • Estados Unidos Derek Cianfrance
  • Ryan Gosling, Michelle Williams, Mike Vogel, John Doman, ...
7
Todo es provisional
No es nada nuevo tampoco, hay muchas películas donde se muestra un amor que nace, crece, se va pudriendo, y muere. Conozco muchas. Pero aún son muy minoritarias, y no hay muchas que funcionen bien. Esta lo hace.

“Blue Valentine” es la historia de una pareja que conviven durante seis años, a lo largo de los cuales la relación se ha ido deteriorando. Para intentar dar un impulso a la misma, él le propone a ella irse a pasar una noche a un motel temático, y elige la “habitación del futuro”. La cosa no resulta muy bien, y la película nos va mostrando a través de flashbacks la historia de la pareja, como se conocieron y como se enamoraron, haciendo un terrible contrapunto entre la situación actual y la que vivían en los días de vino y rosas.

Se nota que hay buena química entre Ryan Gosling y Michelle Williams, que son los actores que interpretan los principales personajes. Esto es imprescindible para que una historia de este tipo llegue al espectador. Si no hay química, no transmite. Ryan Gosling ya me había gustado en “Los idus de marzo” y “Drive”, y aquí confirma mis buenas expectativas sobre él.

He de decir que esta película es más para hombres que para mujeres, porque es ella quien queda mal. El la ama, desde el principio hasta el final, y lucha por ella desde que la conoce hasta el último momento, cuando ella se lo quiere quitar de encima como sea. Siempre lucha por ella. Es transparente, cariñoso, conciliador. Es sensible. Es todo eso que las mujeres dicen que les gusta de los hombres, y que algunos se lo creen.

Ella, por el contrario, es oscura, nunca da la sensación de estar enamorada, ni de éste ni de su novio anterior. Nunca se sabe muy bien lo que quiere. Sencillamente, se queda embarazada, le da miedo abortar, y se aprovecha del tonto que está loco por ella para tener a su hija con un padre. Pero nunca da sensación de quererle, de quererle de verdad, ni siquiera al principio. Esto es una cosa que no me convence en la película. El misterio sobre ella. Por qué ella es así, por qué actúa así, por qué esconde siempre los sentimientos. Es un personaje a medio acabar.

Claro, a uno le llega el dolor de él, su determinación, su afán por reconquistar aquello que, probablemente, nunca llegó a conquistar del todo. Uno no puede evitar sentir empatía ante esa actitud ciega de buscarla en esa claustrofóbica habitación de hotel. Uno no puede evitar sentir el drama de la desesperación del protagonista al verse despreciado por ella, que a su vez también sufre por tenerlo cerca. Ella transmite el asco que le produce cada vez que la toca o que la besa, solo quiere que pase pronto la noche y largarse de allí, y a él le sangra el corazón con cada desprecio, con cada mirada reprobatoria, el dolor traspasa la pantalla. Dan ganas en entrar, cogerle por a oreja y sacarle de allí, darle dos guantazos y hacerle ver la realidad. Que despierte del sueño, que la vea como en realidad es y no como él la ve.

Por otra parte, uno también la entiende a ella. No le quiere, nunca le quiso. Lo intentó, pero esas cosas no se pueden forzar. Y ahora no sabe como salir. El es bueno, muy bueno, con ella y con su hija. Pero debe ser muy estresante tener siempre a tu lado a alguien a quien no quieres, y que siempre está intentando amarte. Recibir amor de alguien no querido no es agradable, dan ganas de huir. Es mucho mejor ser valiente y afrontar la realidad, que es lo que hace ella cuando se ve acorralada.

Película honesta, realista, poco grata. Incluso diría que puede ser deprimente. Pero a la vez disfrutable.
[Leer más +]
4 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil