arrow
Críticas de TerrorWeekend
Críticas ordenadas por:
Escape Room
Escape Room (2019)
  • 5,7
    855
  • Estados Unidos Adam Robitel
  • Taylor Russell, Deborah Ann Woll, Logan Miller, Tyler Labine, ...
6
Entretenida mezcla de un poco de todo.
Es evidente en qué se basa la película Escape Room pero por si hay alguien que acaba de volver de la luna y está leyendo esta review vamos a hacer una pequeña introducción. Los escape rooms son un juego de pruebas y enigmas que se hacen dentro de un espacio reducido, de una temática concreta y en un tiempo límite, que te llevan a resolver un misterio mayor o a salir de la propia habitación. Los hay a miles, de todos los tamaños, géneros y dificultades. Es una actividad genial para trabajar en equipo y en diez años se ha convertido en la mayor invasión de locales comerciales conocida desde los bazares.

Seis extraños acaban sin saber muy bien por qué, participando en un exclusivo escape room con la promesa de 10.000 dolares para los que consigan salir. No tardarán en percatarse de que el peligro que dentro acecha es completamente real y que deberán buscar las pistas antes de que sean “eliminados”.

Película que va claramente de menos a más, de hecho, empieza bastante mal (todas las escenas afuera del escape room son altamente mediocres) pero una vez ya están dentro y te vas haciendo a los personajes, cosa que no es fácil, la cinta se convierte en un thriller angustioso, con momentos de mucha tensión y con situaciones bastante creativos (aunque el tráiler te los destripe casi todos). Por contra, y como medio comentaba antes, a los personajes les cuesta pillarles el punto (a alguno ni se consigue) además de que cuesta creer toda la infraestructura montada por una empresa privada, pero bueno, esto es cine.

Dirige Adam Robitel tras la interesante The Taking of Deborah Logan (2014) y la menos inspirada Insidious: La última llave (2018) con una clara intención de hacer de esto una saga, de hecho ya está confirmada su secuela para 2020, también dirigida por Robitel. Su mayor fuerza es la creatividad de los escenarios y no tanto la técnica cinematográfica ni lo potente de su guión, queda por ver cómo se desarrolla el argumento en próximas entregas pero no parece que haya para mucho más. Reparto coral enfocado en los seis participantes del juego en los que destacan Deborah Ann Woll (Daredevil) y Logan Miller (Scouts Guide to the Zombie Apocalypse) y en menor intensidad pero aún interesantes Taylor Russell (Blackwood), Tyler Labine (Reaper) y Jay Ellis (Shortwave).

Escape Room es una curiosa mezcla de un montón de películas, las más evidentes son Cube (1997) y Saw II (2005), pero también hay de Destino Final (2000), Hostel (2005), The Game (1997) e incluso de la española La habitación de Fermat (2007), con la que en realidad, tiene una premisa prácticamente idéntica. Película mejorable pero inofensiva, curiosa y entretenida.
[Leer más +]
1 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
Feliz día de tu muerte 2
Feliz día de tu muerte 2 (2019)
  • 5,7
    820
  • Estados Unidos Christopher Landon
  • Jessica Rothe, Israel Broussard, Suraj Sharma, Sarah Yarkin, ...
6
El bucle temporal de Tree Gelbman regresa con ganas de pelea.
Contaba James Cameron que al hacerse cargo de Aliens, le dieron una serie de reglas que parecían contradecirse entre sí: debe ser igual pero diferente, tiene que ser novedoso pero contando lo mismo de Alien, más grande y contenida a la vez. Ahí está Aliens para demostrar que James Cameron salió bien parado de la aventura, mas… ¿Cómo lo hace el director/guionista Christopher Landon al enfrentarse a la continuación de Feliz Día de tu Muerte?

Tree Gelbman ha conseguido escapar del bucle que le mantenía, una y otra vez, repitiendo el mismo día en que cumple años y un psychokiller acaba con su vida. Momento de ver correr las páginas del calendario junto a Carter, su alma gemela; pero Tree ignora que el bucle de su cumpleaños aún sigue activo.

Feliz Día de tu Muerte fue una agradable sorpresa en el 2017 que, con los beneplácitos de la productora Blumhouse y el guion de Scott Lobdell, fue capaz de aunar bucles temporales y psychokillers en una historia que, si bien flaqueaba en su último acto, brillaba gracias al trabajo de la actriz Jessica Rothe. Christopher Landon coge el testigo de Lobdell y sigue al pie de la letra los consejos de James Cameron: amplía el universo universitario gracias a una serie de personajes que añaden toques de comicidad, narra la misma historia pero al mismo tiempo va un pasito más allá haciendo que los personajes recurrentes de la primera cinta varíen ligeramente. Feliz Día de tu Muerte 2 se ríe de sí misma gracias al elemento metalingüístico que aportan ciertos personajes, y Landon triunfa con su decisión de reforzar ese humor cruel y cínico del personaje de Jessica Rothe, auténtica dueña de la función, gracias a una serie de escenas repletas de humor negro que harán las delicias del público.

Todo es continuismo en Feliz Día de tu Muerte 2 ya que Landon vuelve a contar con el equipo técnico de la primera cinta como el director de fotografía Toby Oliver y el gran Bear McCreary que no solo compone la música sino que, para los más avezados, se atreve a plagiar/homenajear/parodiar el tema central de una cinta comentada a lo largo de la película. Jessica Rothe vuelve a llenar su personaje, esta vez con mayores matices, mientras Israel Broussard adquiere mayor protagonismo aunque sigue resultando flojo; pero los descubrimientos de esta segunda parte son Phi Vu y Ruby Modine, auténticos roba escenas, que piden a gritos mayor presencia en la historia.

Los únicos peros de Feliz Día de tu Muerte 2 son el continuismo y que Landon, al igual que Lobdell en la primera cinta, se ve forzado a añadir cierto elemento sentimental que lastra el ritmo de una película que debería tomar velocidad y no detenerse en ningún momento. Antes de acabar, avisar de una secuencia insertada en los títulos de crédito que certifican algo ya imaginado: esta es la segunda parte de una trilogía que, en función de algunos cabos sueltos repartidos a lo largo del metraje, aún tiene sorpresas en su interior.

Feliz Día de tu Muerte 2 te gustará si disfrutaste la primera cinta, si no la has visto ya es momento de hacerse una doble sesión y reírse. Una hora y media de ritmo trepidante.

https://www.terrorweekend.com/2019/02/review-feliz-dia-de-tu-muerte-2.html
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
The Prodigy
The Prodigy (2019)
  • 5,5
    449
  • Estados Unidos Nicholas McCarthy
  • Taylor Schilling, Brittany Allen, Jackson Robert Scott, Colm Feore, ...
5
Este chico es un demonio.
Películas de niños que dan mal rollo las tenemos a paladas, a la mente nos vienen rápidamente La semilla del diablo (Roman Polanski, 1968), La profecía (Richard Donner, 1976) o incluso El Exorcista (William Friedkin, 1973) por mentar las más famosas, y con The Prodigy nos llega una muestra más de lo inquietante que pueden llegar a ser uno de estos críos. Aunque si tenemos que compararlo con una película clásica, la más cercana sería Muñeco Diabólico (Tom Holland, 1988).

Sarah y John acaban de ser padres, el bebe nace prematuro pero sin más problemas más allá de eso. Los años pasan y Miles es un chico poco sociable, retraído y, en ocasiones, con un comportamiento muy extraño para su edad. Sus padres le buscarán la mejor ayuda pero nada les ha preparado para lo que descubrirán sobre él.

The Prodigy es un drama familiar de ciencia ficción disfrazada de película de terror, prácticamente se trata de un telefilm con algún momento resultón, pero es una película sin demasiadas ideas ni ganas de desarrollar una historia que termina a la media hora de empezar. Y es que la cinta cuenta con el enigma del porqué del comportamiento del hijo como su mejor baza para despertar la curiosidad del espectador, pero este es desperdiciado cuando se desvela antes de siquiera llegar a la mitad del metraje y pierde toda gracia. A partir de ahí la película va cuesta abajo y sin frenos repitiéndose y reiterándose en algo que el espectador ya ha entendido de sobras sin más profundidad que la suposición de un médico.

Tal vez la cinta no tuviera tanta gasolina para aguantar 90 minutos pero un poco más de atino en el guion de Jeff Buhler habría estado bien. Tampoco ayuda cierta vaguedad en la dirección de Nicholas McCarthy, que no pasa de ser correcta sin tomar ningún tipo de riesgo en momento alguno. Su principal problema es en unos inútiles intentos de asustar al público con unos jump scares (aka bocinazos) absolutamente gratuitos y que en ningún caso hacen mejorar la escena, si acaso lo contrario. A la película le falta mucho para ser una película de terror decente, ni la ambientación es adecuada, ni los personajes interesantes, ni las situaciones están resueltas de manera satisfactoria. En cambio si la catalogamos como un drama familiar podríamos llegar a algún tipo de entendimiento, pues por ahí sí que se le ven ciertas ganas de intentar contar una historia. Película protagonizada por Taylor Schilling (Orange is the New Black) en el papel de la sacrificada madre de Jackson Robert Scott (It), quien hace un buen trabajo sobre todo con sus miradas, puede ser que este chaval tenga un gran futuro por delante. Destacar en un papel secundario a Brittany Allen (What Keeps You Alive, It Stains The Sands Red) quien aunque aparezca en un breve espacio siempre sube la nota general.

La película juguetea a ratos con algo parecido a Hereditary (Ari Aster, 2018) pero con una calidad en general muy por debajo de esta. Aun así la película puede entretener si se dejan pasar algunas cosas y te dejas llevar por la mala baba del chiquillo.

https://www.terrorweekend.com/2019/02/the-prodigy-review.html
[Leer más +]
2 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
Glass (Cristal)
Glass (Cristal) (2019)
  • 6,6
    7.771
  • Estados Unidos M. Night Shyamalan
  • James McAvoy, Bruce Willis, Samuel L. Jackson, Sarah Paulson, ...
8
La culminación de una trilogía excelente.
Creo que es la tercera película del director que comento en la web, tras La visita (2015) y Múltiple (2016) llegamos al final de una trilogía empezada con El protegido (2000) y con la mencionada Múltiple como segunda parte. Desconozco hasta qué punto estaba todo esto planeado 20 años atrás pero lo que si podemos anunciar, sin duda alguna, es que estamos ante una de las sagas cerradas más redondas del cine actual. Con mucha calma, el director M. Night Shyamalan ha ido tejiendo un universo sencillo pero fascinante y que con Glass, ha llegado a un clímax excelente.

David Dunn debe ocultarse para no mostrar al mundo sus habilidades, pero no puede evitar seguir la pista de La Horda, un asesino con 24 personalidades distintas. Acabarán en un psiquiátrico donde les mostrarán que sus poderes no son más que una ilusión demente.

El principal impulso del director para con esta saga era la de mostrar la existencia de auténticos superhéroes en un mundo completamente real, y esto lo hace sin atisbo de romanticismo. Ser claramente superior al resto de los mortales tiene más de maldición que otra cosa, y aunque en las otras dos cintas el enfoque terminaba siendo, a su manera positivo, es en Glass donde todo el castillo de naipes es fulminado con napalm. Es bien sabido que todas las películas del director tienen un giro final sorprendente que da una nueva percepción del argumento de la cinta. Ahí están el final de El sexto sentido (1999) o El Bosque (2004) como pruebas irrefutables, pero es en esta donde el llamado “salto al tiburón” es de los más pronunciados, y si bien me pareció sacado de la manga e inconexo con el resto de las películas, a esas alturas ya estás totalmente sometido y aceptas de buen grado toda provocación hacia el espectador que pueda ocurrir.

No estamos hablando de la película mejor dirigida del director, atrás quedan peripecias estilísticas en sus comienzos (la cinta de El protegido sin ir más lejos) que han dado paso a una mayor sobriedad en pos de lo memorable, pero si estamos ante una de las más redondas en cuanto a guion de toda su filmografía. Es cierto que ha tenido dos películas anteriores para presentar a los protagonistas y que aquí le permite ir un poco más al grano, pero es de justicia remarcar la profundidad que adquieren la mayoría de sus personajes (Samuel L. Jackson muy por encima de todos) es raramente vista en el cine para masas de hoy en día.

Quien sí que se queda por detrás es Bruce Willis (El sexto sentido, 12 monos), su personaje no es en absoluto tan fascinante como el otro par lo mires por donde lo mires, además es quien tiene menos minutos en pantalla que el resto de protagonistas y su viaje interior es mucho más limitado. Es cierto que su personaje quedaba perfectamente cerrado en El protegido y poco más quedaba por contar, pero un poco más de presencia en pantalla habría sido gratificante. James McAvoy (Victor Frankenstein, Filth, el sucio) repite la proeza de interpretar a La Horda, era tan fácil caer en el ridículo interpretando a ese personaje y de lo bien parado que sale es para quitarse el sombrero. Si he de ponerle una pequeña contra sería la siguiente, en esta cinta aparecen más personalidades que en Múltiple, pero al tener el protagonismo más repartido que aquella la velocidad en la que aparecen es mayor, lo que en ocasiones parece más una parodia, pero es un punto negativo insignificante en comparación al titánico trabajo que hace aquí. Y por encima de todos está Samuel L. Jackson (Pulp Fiction, Serpientes en el avión) con una salvajada de interpretación y un personaje fascinante. No voy a decir nada más de él, es simplemente, lo mejor de la película. Vuelven en sus respectivos papeles Anya Taylor-Joy (La bruja), Spencer Treat Clark (El último exorcismo 2) y Charlayne Woodard (23 días de miedo), secundarios con una importancia capital en la trama.

Clímax perfecto para una trilogía espectacular, altamente recomendable para todo aquel que esté un poco harto de superhéroes en mallas y quieran una visión más adulta y profunda de estos. Para mí, es la consagración definitiva de M. Night Shyamalan como un cineasta TOP y solo esperamos que esta vez no vuelva a caer en los infiernos.
[Leer más +]
6 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
Eliminado: Dark Web
Eliminado: Dark Web (2018)
  • 5,6
    1.014
  • Estados Unidos Stephen Susco
  • Colin Woodell, Andrew Lees, Stephanie Nogueras, Connor Del Rio, ...
5
Un viaje en picado a las profundidades de la web.
Internet. Para bien o para mal está tan asentado en nuestras vidas que ya no podemos vivir sin él. En la genial sitcom británica The IT Crown, los informáticos protagonistas especulaban con que le ocurriría a la humanidad si internet desapareciera: los humanos volverían a las cavernas tras sumirse en el caos. Desde la creación de la web se habla de la Deep Web, aquí llamada Dark Web, donde se ocultan páginas que ofrecen todo tipo de hechos ilegales, desde la venta de armas hasta contratar asesinos.

Tarde de juegos online para Matias y su grupo de amigos. Ese día Matias da a todos la sorpresa al haberse comprado un Laptop ya que su antiguo ordenador era incapaz de ejecutar un programa que ha creado para comunicarse con su novia Amaya, quien es sorda. El descubrimiento en el laptop de una carpeta repleta de archivos escalofriantes pondrá a Matias y sus amigos en el punto de mira de un asesino. Se terminó el juego, empieza la caza.

El guionista Stephen Susco, autor entre otros de los guiones de The Grudge - la versión americana del Ju-On de Takashi Shimizu - se enfrenta en su ópera prima al siguiente capítulo de Unfriended, una cinta del 2014 apadrinada por el ruso Timur Bekmanbetov y Jason Blum, el nuevo Rey Midas del terror gracias a su productora Blumhouse, que fue un ligero soplo de aire fresco en el mundo del Found Footage; como la ratio dinero invertido/dinero recaudado fue rentable ha sido raro que transcurrieran cuatro años hasta la nueva entrega.

Stephen Susco toma la inteligente medida de no continuar la historia tras el final de Unfriended sino explorar otros caminos dentro de la comunicación online, aquí no hay elementos sobrenaturales sino que todo intenta resultar realista. Pero una idea inteligente deja de serlo cuando los personajes en peligro no tengan entidad más allá de que uno tenga gafas, la otra sea sorda, un tercero sea antisistema y así hasta completar el elenco protagonista. Los actores cumplen, cierto, pero sus conversaciones resultan intercambiables de unos a otros y no es hasta bien pasado el primer tercio que Dark Web empieza a resultar entretenida al ofrecer al espectador lo que quiere ver: peligro, oscuridad, crueldad y una cuenta atrás que le mantenga en vilo. Este es el mayor pero de Dark Web respecto a la película “madre”, su amenaza está bien construida, aboga por una crueldad humana antes que por lo sobrenatural, pero no consigue transmitir la inquietud de la original y su giro final puede resultar predecible.

¿Tendremos franquicia de Unfriended? La taquilla así lo asegura y quedan muchos rincones oscuros de la Web por explorar, esperemos que las próximas entregas estén más cuidadas respecto a la historia. Todo esto no quiere decir que Unfriended: Dark Web sea mala, es un producto resultón y gustará a todos aquellos que busquen películas entretenidas, pero si te gusta empatizar con los protagonistas ten por seguro que esta no será tu cinta del año ni de la década.

https://www.terrorweekend.com/2019/01/eliminado-dark-web-review.html
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica
Rust Creek
Rust Creek (2018)
  • 5,1
    101
  • Estados Unidos Jen McGowan
  • Hermione Corfield, Denise Dal Vera, Jeremy Glazer, Laura Guzman, ...
6
Hermione Corfield la nueva final girl.
La verdad que estamos ante un género algo sobresaturado en los últimos años, no es raro que en las estanterías de nuestras tiendas de confianza o en cualquier festival de género que se precie podamos toparnos con media docena de survivals cada año. Debido a este aumento la calidad de los mismos acaba por resentirse, pero sobretodo la originalidad.

Rust Creek coge todos los tópicos del género, pero hacia la mitad del metraje intenta desmarcarse con un giro argumental un tanto extraño que no acaba de cuajar del todo, aunque sí que aporta cosas interesantes a la fórmula.

Una joven deportista se dirige en solitario hacia una entrevista de trabajo. De camino a su cita se pierde por los espesos bosques de Kentucky topándose con un par de individuos un tanto sospechosos. Lo que podría haber sido una ayuda vital en medio de esos infinitos bosques resulta ser una trampa mortal. Sawyer intentará huir de ese par de indeseables, los cuales le darán caza a través del bosque. Solo la repentina aparición de una tercera persona misteriosa podrá cambiar el fatídico curso de acontecimientos.

Estamos ante el segundo largometraje de la directora Jen McGowan, aunque es el primero en adentrarse en el género puro. Con una dirección soberbia y gracias a la inestimable ayuda de Michelle Lawler, encargada de fotografía, nos traslada a unos infinitos bosques de Kentucky que harán coger tanto frío al espectador como a la misma protagonista.

En cuanto al guion, Julie Lipson adapta una historia de Stu Pollard, es aquí donde la película destaca para bien o para mal, pues a pesar que en sus primeros compases cuenta con muchos estereotipos del género survival, como antes decíamos, es hacia la mitad de su metraje cuando la cinta da un vuelco añadiendo un factor no esperado a la ecuación. Personalmente creo que la idea es buena pero la consecuencia es un descenso demasiado brusco del ritmo, que hace resentir a la película y que es posible que esto mismo haga desconectar a más de un espectador.

Aunque si tengo que destacar algo del film, es el descubrimiento personal de la actriz Hermione Corfield, la cual reúne todos los atributos para, no solo aguantar y llevar el peso del film, sino para hacerlo con gran soltura y siendo su interpretación uno de los puntos más fuertes de esta descafeinada propuesta de survival.

En definitiva, estamos ante una cinta que intenta aportar cosas nuevas al género, pero que debido al ritmo soporífero que esto mismo provoca, en lugar de hacerle un favor parece que acaba por perjudicar al metraje. Personalmente me quedo con dos puntos, el estupendo arranque de la misma y por otra parte del arrollador desenlace, el cual deja un buen sabor de boca al espectador.

Puede que Rust Creek no vaya a destacar entre las mejores del género, pero sí que resulta una propuesta entretenida y de esta experiencia me llevo el magnífico descubrimiento de la actriz Hermione Corfield, la cual espero volver a encontrarme en más cintas de género.

https://www.terrorweekend.com/2019/01/rust-creek-review.html
[Leer más +]
1 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
Baghead (C)
Baghead (C) (2017)
  • 7,3
    33
  • Reino Unido Alberto Corredor
  • Oliver Walker, Natalie Oliver, Julian Seager, Pat Boothman, ...
7
Una fantástica historia de terror.
Un cortometraje que tenga credenciales tales como mejor corto fantástico del Festival de Sitges 2018 (Premi Brigadoon Paul Naschy) y Premio Manel Gilbert del público en el Festival de Molins de Rei 2018 es para, como mínimo, tenerlo en cuenta. Los premios están para algo y ésta es una de las ocasiones en las que no podemos estar más de acuerdo.

El soriano Alberto Corredor hace su debut con esta cinta que echa mano de lo fantástico para conseguir explicar una historia bastante inverosímil, pero no por ello menos asimilable y terrorífica.

Kevin vive atormentado por el dolor y se cuestiona cosas que solo los muertos pueden responder. Esa búsqueda de respuestas le lleva hasta un lugar dónde mora una bruja llamada Baghead. Lo que ella le explica puede que no sea de su agrado.

Que los muertos pueden hablar está plasmado de manera bastante habitual en el mundo del cine de terror. Basta recordar la excelente, y muy reciente, Morto Não Fala (The Nightshifter. Dennison Ramalho, 2018). Son bastante diferentes pero el hecho de poder platicar con los no vivos les sirve de unión. En Baghead esto es bastante estremecedor, ya que delante de ti se planta, en aparente carne y hueso, la persona con la que quieres entablar la conversación, con el inconveniente de que solo dispones de dos minutos para ello. Quizás lo mejor sería dejar las cosas como están, pero la curiosidad humana puede conseguir que llegáramos a hacerlo si dispusiéramos de tal herramienta. En este film, el protagonista se atreve a realizar este experimento, lo que da a entender lo que está dentro de su atormentada cabeza.

El guion, a cargo de Lorcan Reilly, es sencillo pero muy efectivo ya que en quince minutos nos explica una historia llena de aristas y huecos que debemos rellenar. Todo ello en una ambientación lúgubre y malsana con una bruja que esperábamos más siniestra, pero que cumple con el objetivo de canalizar la historia, aunque encontramos a faltar algo más de chicha en ese sentido. Ese dominio más hacia lo fantástico le resta algún que otro punto mirándolo desde la vertiente más terrorífica.

La realización, por otra parte, es exquisita, dando profundidad a unos personajes que saben sacar de dentro la desesperación y, porque no decirlo, el ansia de venganza, cosa que ya hemos visto infinidad de veces.

En el apartado interpretativo nos encontramos con el televisivo Oliver Walker, Natalie Oliver, Julian Seager, Pat Boothman y Tama Phethean.

Para finalizar recomendarlo a todos aquellos a los que les guste la siempre eficaz mezcla entre lo terrorífico y lo fantástico, aunque en esta ocasión el platillo de la balanza se inclina más por el segundo de los aspectos para deleite de los incondicionales de esa temática y la pequeña decepción de los amantes de lo primero.

http://www.terrorweekend.com/2018/12/baghead-review.html
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica
Skif (The Last Warrior)
Skif (The Last Warrior) (2018)
  • 5,9
    21
  • Rusia Rustam Mosafir
  • Aleksey Faddeev, Aleksandr Kuznetsov, Yuriy Tsurilo, Izmaylova Vasilisa
7
Vertiginosa historia épica con toques del más allá.
No sé qué tienen los films, llamémoslos heroicos, que llaman enseguida nuestra atención. Puede que la legión de magos, guerreros, elfos, trolls, orcos, brujas y gigantes con un solo ojo nos guiñen un ídem provocando que enfaticemos con toda la retahíla de personajes que pueblan esos universos sacados la imaginación de sus autores. La ficción, cuanto más increíble mejor, nos fascina hasta el punto de crear una adoración que se convierte en culto y que cuenta con infinidad de seguidores.

Tenemos la suerte de que los protagonistas de ese tipo de películas no tienen por qué ajustarse a ningún patrón histórico, aunque mantienen una seria de sencillas premisas que hacen que las historias sean sumamente simples, reflejando todas y cada una de las características, tanto buenas como malas, de la naturaleza humana.

Lutobor es un soldado al que le secuestran a la esposa y a su hijo de pocos días. Emprende un peligroso viaje junto a un guerrero escita llamado Weasel, para salvar a su familia. Son enemigos y rezan a diferentes dioses, pero juntos deben embarcarse en esta tarea. Se dirigen hacia el último refugio de los escitas, en lo que parece ser su inevitable desaparición.

Por poner un ejemplo y aunque parezca una exageración, imaginad que juntamos todos los episodios de Juego de Tronos (Game of Thrones. David Benioff y D.B. Weiss, 2011) en 105 minutos. Una locura, estaréis pensando y en realidad es así. El ritmo frenético de la cinta intenta explicarnos toda una serie de luchas por el poder en una sociedad, situada en Eurasia Central, en la que tener la supremacía es el único objetivo, llevándose por delante todo lo que se mueva. El aluvión de imágenes que llega hasta nosotros la hace algo difícil de seguir, aunque el guion, de Vadim Golovanov y Rustam Mosafir, está muy bien estructurado sin poder ponerle ningún tipo de reproche.

Naturalmente, los mamporros están garantizados, siendo uno de sus puntos fuertes las acertadas y numerosas coreografías dónde veréis miembros volar, electrizantes luchas cuerpo a cuerpo y esplendorosos campos de batalla. Tenemos por tanto que destacar a los departamentos de efectos especiales y de maquillaje, por la cantidad y calidad que pueblan toda la cinta.

Como nos gusta siempre mirar debajo de la alfombra, destacar algunos guiños, no ya a films de manufactura similar, sino incluso a personajes universales del cómic que nos harán dibujar alguna que otra sonrisa.

En los papeles principales tenemos a Aleksey Faddeev como Lutobor, un invencible guerrero con más músculos que, Kinnikuman. Seguidamente y como contrapunto tenemos a Aleksandr Kuznetsov que interpreta al atractivo personaje de Weasel. El resto cumple correctamente sin poder destacar a nadie en particular.

Vamos acabando ya indicando la prescripción para todos aquellos amantes del cine épico. El hecho de que el origen del film sea ruso no cambia para nada la percepción final de un producto muy elaborado, con una gran y a la vez simple historia, y con un final algo abierto que da la impresión de futuras secuelas.

http://www.terrorweekend.com/2018/12/skif-review.html
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
Le Blizzard (C)
Le Blizzard (C) (2018)
  • Andorra Alvaro Rodriguez Areny
  • Aida Folch, Isak Férriz, Álex Moreu, Irene Quero, ...
8
Original manera de mostrar la más cruda realidad.
Si algo podemos destacar de las realizaciones de Álvaro Rodríguez Areny es una cuidada presentación del producto. En Le Blizzard es exquisita, empezando por una impecable fotografía, a cargo de Olmo Sobrino, que además tiene como dificultad añadida el rodaje en la nieve. Tenemos que resaltar que todo el metraje de la cinta está realizado en unos sugerentes exteriores, sin que ello merme en absoluto la carga dramática que atesora.

Tras un inicio algo largo, comparado con la duración total del film, nos adentramos en una historia de pesadilla sin que esto último sea sinónimo de terror puro. Es una trama que tira más hacia lo fantástico pero que encierra, en su esencia, el peor de los horrores, como puede ser el desarraigo, la incomunicación y la desesperanza. Todo esto queda reflejado perfectamente en un guion simple pero muy efectivo y al que no le falta de nada.

Marie se despierta ensangrentada en medio de un bosque nevado y en plena ventisca. Tras el aturdimiento inicial una sola palabra sale de su boca: el nombre de su hija Margot. Ahora se inicia la peor de sus pesadillas que es la de encontrarla en aquel desierto blanco.

Después de su visionado, Le Blizzard da la impresión de que hubiera dado para mucho más, aunque en sus doce minutos logra explicar la esencia de unos hechos que, aunque estén ambientados en la Segunda Guerra Mundial, se podrían extrapolar sin ningún tipo de problema a la actualidad. Pero tenemos que tener en cuenta la magia del cine, aquella que logra explicar historias de temas muy concretos a través de, incluso, la fantasía. Basta recordar, como un ejemplo bastante reciente, la premiada Jupiter’s Moon (Kornél Mundruczó, 2017), sin olvidarnos de la nacional El Laberinto del Fauno (Guillermo del Toro, 2006).

Álvaro Rodríguez Areny da un salto de calidad en este film. Su anterior obra, Wolves de 2016 ya nos sorprendió, pero en la que nos ocupa va bastante más allá a costa, todo hay que decirlo, de dejar un poco desamparado al espectador, cosa que hará que tras su finalización se quede unos minutos pensando, cosa que en principio no es mala y a la cual se podrían apuntar muchos humanos.

Tenemos que destacar la música a cargo de Miguel Espinosa y Carlos Lozano, ideal para envolver todo lo que se nos está contando.

En cuanto al elenco, destacar la gran y descarnada interpretación de Aida Folch (El Artista y la Modelo, Los Lunes al Sol) ya que lleva todo el peso del film. Del resto nombrar a unos muy secundarios Isak Férriz, Alex Moreu Garriga y la pequeña Irene Quero.

Para finalizar decir que estamos ante una cinta que os cautivará, no solo por su espectacular puesta en escena, sino por atreverse a contar algo que hace que muchos de nosotros miremos hacia otro lado.

http://www.terrorweekend.com/2018/12/le-blizzard-review.html
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
Possum
Possum (2018)
  • 5,3
    202
  • Reino Unido Matthew Holness
  • Sean Harris, Alun Armstrong, Simon Bubb, Andy Blithe
7
Viaje al subconsciente más terrorífico.
Cuando nos adentramos de lleno en una película dónde lo onírico tiene una fuerza inusitada, pueden pasar varias cosas. La primera es que entremos de lleno en la historia, lo cual nos puede llevar por caminos tenebrosos dejándonos mal cuerpo, pero con la satisfacción de haber disfrutado de un gran momento de cine. Otra que podría suceder es que desde el minuto uno estemos esperando aquello que llamamos acción y nos quedemos con un palmo de narices, eso nos llevará, en el caso de que la lleguemos a acabar, a una gran frustración. La última de las cosas que se me ocurren es que la miremos con aquello que llamamos “ojo clínico”, desgranando y descubriendo los muchos atractivos que guarda dentro de sí.

A caballo entre la primera y la tercera de las opciones, Possum nos ha parecido muy interesante. Vamos a nombrar los motivos: El primero de ellos es la excelente escenografía que se mueve en unos escenarios que por calificarlos de alguna manera serían terroríficos, ideales, por otra parte, para adentrarse en un mundo de pesadilla que ronda la mente del protagonista y que tienen cierto aire de expresionismo alemán. Otra cosa que engrandece el film es la música, a cargo de la experimental The Radiophonic Workshop, atizándonos continuamente como un martillo pilón.

Phillip, un artista de marionetas caído en desgracia, vuelve a su hogar para enfrentarse a su malvado padrastro y a los terribles secretos que han torturado toda su vida. En su locura ha de hacer frente a una de sus obsesiones, una horrible marioneta con forma de araña llamada Possum.

Matthew Holness hace su debut en el largometraje con este film, si bien su carrera se ha desarrollado mayoritariamente como actor de cine y televisión. Hacer un estreno con un film de este tipo tiene su mérito, pues no duda y valga la redundancia, en jugarse el tipo con una historia llena de angustia y que tiene total ausencia de algo simpático o, como menos, un toque de humor. La ausencia de cualquier tipo de concesión al espectador la hace algo dura, aunque juega sabiamente con un acertado ritmo apoyándose en las dos patas que hemos nombrado con anterioridad. Acercarse demasiado a Freud tiene sus riesgos, entre ellos la escasa comercialidad que atesora y que la convierte en un rara avis dentro del género de terror.

Las interpretaciones rápidamente las tenemos explicadas puesto que, salvo alguna aparición ocasional, dos son los actores protagonistas. Para empezar un excelente Sean Harris (Misión Imposible: Fallout, Misión Imposible: Nación Secreta), en un papel algo dificultoso de interpretar pero del cual sale muy airoso. Le secunda de manera muy acertada Alun Armtrong (The Mummy Returns, Van Helsing).

Possum es de aquellas cintas para mirar con curiosidad. Encierra atractivos que para salir a la superficie necesitan de la complicidad del espectador, el cual ha de estar preparado para algo en cierta manera vanguardista que si entra bien hará disfrutar a todo aquel que se atreva a su visionado.

http://www.terrorweekend.com/2018/12/possum-review.html
[Leer más +]
1 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
Cadáver
Cadáver (2018)
  • 4,5
    1.453
  • Estados Unidos Diederik Van Rooijen
  • Shay Mitchell, Stana Katic, Grey Damon, Louis Herthum, ...
4
Un descafeinado film de terror con una morgue como telón de fondo.
Parecen estar de moda las morgues y los cadáveres que resucitan en este escenario, viene siendo habitual encontrar cada cierto tiempo una de estas películas que parecían haber desbloqueado otra subdivisión dentro del género de terror y más propiamente dicho, dentro de las películas de muertos vivientes. Lamentablemente ésta nueva entrega carece de los elementos que hicieron de las películas que comentaré más adelante, entregas de interés. No solo carece de esos elementos sino que tampoco cuenta con imaginario propio para sorprender o al menos enganchar al espectador, púbico novel incluido.

Megan es una antigua agente de policía que dejó su trabajo a raíz del asesinato de su compañero de patrulla, para levantar cabeza y tras un pasado turbio con la bebida iniciará un nuevo trabajo como responsable forense en el turno de noche en una morgue. Poco tiempo tendrá que pasar para darse cuenta que no todos los cadáveres están muertos.

The Possession of Hannah Grace, es el título original de la película, mucho más acertado por cierto que Cadáver que además de ambiguo y genérico no le hace justicia. En el prólogo, antes incluso de que salga el susodicho título impreso en pantalla, el guionista Brian Sieve, tiene a bien y diría que es su único acierto, el romper con una escena de exorcismos realmente interesante, una escena que te pega a la butaca y te crea unas expectativas que más adelante veremos que nada tienen que ver con lo que ha decidido filmar Diederik Van Rooijen. Es una escena muy interesante que bien merece ella sola las dos estrellas que tiene la review, no solo por la acción y el terror contenida en ella, sino también porque abre la posibilidad a un escenario en un cruce de subgéneros a medio camino entre las películas de posesiones y las de muertos vivientes. Teniendo ésta original idea, (aunque ya hemos visto con anterioridad alguna otra película con elementos similares, no los recuerdo tan explícitos como este caso) parece que nada pueda fallar, pero no solo no falla, sino que nunca se crea, pues tras ver como he dicho el título en pantalla, automáticamente pasamos a visualizar otro film diferente.

En este irreconocible nuevo inicio tras este esperanzador prólogo, se nos presenta el personaje de Megan interpretado por la actriz Shay Mitchell, quién no luce especialmente, no tanto por su calidad como actriz sino por lo realmente pobre que son las líneas que estructuran su personaje, extremadamente sencilla historia de personaje con un problema a redimir, que hemos visto una y mil veces y que por supuesto no nos interesa en absoluto, todo ello en un ejercicio fallido para tratar de generar una empatía con el personaje protagonista antes de hacerla pasar por un calvario. Tampoco ayuda en absoluto que los personajes que van apareciendo en la historia sean clichés de otros personajes de films de baja categoría en cuanto a calidad e interés se refiere, así como sus escasas apariciones en pantalla que solo valen para constatar lo vacío y ridículo de sus personajes, recuerdo en concreto un susto del personaje interpretado por Maximillian McNamara, Dave, que demuestra en una sola escena lo que estoy contando.

Dicho todo esto y con la premisa de el exorcismo más lo que estaba por llegar en la morgue según sabía por la propia sinopsis que leí en su momento, y que había despertado absolutamente todo mí interés, pues las últimas películas que recuerdo del estilo y que además recomiendo para el que no las haya visto, como son El cadáver de Anna Fritz de Hèctor Hernández Vicens, (2015) y La autopsia de Jane Doe, de André Ovredal, (2016), que sorprendieron y demostraron que con un buen guion no hacía falta excesivos recursos para explotar un lugar que representa un tabú tan grande como la propia morgue y crear una película llena de tensión y terror alrededor de un solo cuerpo sin vida.

Es una pena que una idea tan interesante, se vea convertido en eso que ya hemos visto y que no queremos ver.

http://www.terrorweekend.com/2018/12/cadaver-review.html
[Leer más +]
2 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
The Harrowing
The Harrowing (2018)
  • Estados Unidos Jon Keeyes
  • Matthew Tompkins, Arnold Vosloo, Michael Ironside, Arianne Martin, ...
7
Un descenso en picado a los infiernos.
Desde hace años utilizo la expresión “el espectador de la fila cinco” para referirme a todos aquellos que intentan ser más listos que los creadores de una película y quieren adelantarse a los giros de guion. El síndrome de la fila cinco me brotó, al igual que los demonios en The Harrowing, tras los primeros minutos: los tópicos se acumulaban, todo resultaba falso e impostado, desde la fotografía hasta las actuaciones pasando por la música y los diálogos; quería tirar la toalla pero una vocecita en mi interior me pedía que esperase. Hice bien en seguir su consejo.

El detective antivicio Ryan Calhoum sufre una terrible perdida durante una investigación rutinaria. Sus pesquisas le llevan hasta una prestigiosa institución mental cuyo director, el doctor Franklyn Whitney, afirma que muchas posesiones demoniacas son incorrectamente diagnosticadas como enfermedades mentales. Con la ayuda de su jefe, el Teniente Logan, Calhoum intentará descubrir qué secretos oculta el doctor Whitney.

La jugada que se marca el director y guionista americano Jon Keeyes con The Harrowing es arriesgada ya que juega con el espectador al estilo de las películas de M. Night Shyamalan, pero su apuesta es aún más alta ya que el protagonista absoluto, Matthew Tompkins, resulta tan irritante que uno se plantea qué demonios vieron en él los encargados del casting… Gran error porque la cinta se va oscureciendo minuto a minuto y las pistas que Keeyes va plantando son tan sutiles que obliga al espectador a no perderse nada de lo que ocurre. Si tuviera que plantear un referente, ese sería One Cut of the Dead, del japonés Sinichiro Ueda, en función del giro argumental que da a mitad de su metraje y explica las incoherencias anteriores.

Matthew Tompkins, quedémonos con este nombre ya es capaz de engañar al espectador desde el primer plano, con un personaje que resulta tópico y repelente, pero esconde tantas sorpresas en su interior que demuestran lo claras que tenía las cosas Jon Keeyes porque sus gestos, forma de hablar y moverse, son el día y la noche desde el principio hasta el final.

Arnold Vooslo como el doctor Franklyn Whitney, cuya carrera ha estado condicionada desde The Mummy de Stephen Sommers, sorprende con su interpretación y esperemos que esta cinta le permita optar a papeles más satisfactorios; Michael Ironside, a pesar de su papel secundario, tiene un personaje con entidad propia y alejado del Fan Service de los últimos años, en que su presencia obedecía tan solo al revival ochentero.

Y si ya hemos hablado del nivel interpretativo, imposible dejar de comentar los trabajos del músico Todd Masten y el fotógrafo Ron McPherson que participan activamente en el truco que propone Jon Keeyes: tanto la música como la fotografía del principio no convencen y son como un muro de ladrillos donde se estrella el espectador… solo para descubrir, pasado el ecuador de la cinta, que hemos saltado a otro universo sin darnos cuenta. Atención a los diseños de las criaturas pesadillescas ya que funcionan a pesar de su sencillez.

El acierto de The Harrowing, esa apuesta arriesgada, puede convertirse a la vez en su mayor hándicap ya que es una cinta que exige al espectador un gran acto de fe. Si tu paciencia es finita te diría que le dieses tiempo hasta que llegue al giro, está ahí pero se hace de rogar, y si eres un espectador con ganas de ser sorprendido, The Harrowing puede ser tu último descubrimiento.

http://www.terrorweekend.com/2018/12/the-harrowing-review.html
[Leer más +]
1 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
Lasso
Lasso (2018)
  • 4,0
    42
  • Estados Unidos Evan Cecil
  • Sean Patrick Flanery, Lindsey Morgan, Andrew Jacobs, Karen Grassle, ...
4
Escabroso y crudo slasher.
Todo en la vida tiene un porqué y nosotros, que no íbamos a ser menos, lo buscamos en todo tipo de situaciones, sobretodo y estando dónde estamos, en el mundo cinematográfico. Esta sencilla premisa no se cumple para nada en la cinta que nos ocupa. La violencia por la violencia sin saber de dónde vienen los tiros, provoca cierta chanza aunque, todo sea dicho, la estética algo ochentera de Lasso da en el clavo encontrándose a faltar desde el minuto uno algo que motive todo tipo de situaciones escabrosas que, eso sí, están muy bien rodadas.

Un grupo de personas de la tercera edad deciden pasar un día en el rodeo. ¿Qué pasa si ese entretenimiento es dirigido por una banda de asesinos a la espera de capturar a su presa como una vulgar res?

Estamos ante una cinta que pasa ante nuestras narices sin aportar nada nuevo en el prolífico mundo del slasher. El guion, por llamarlo de alguna manera, tiene como objetivo principal mostrar todo tipo de atrocidades que se suceden sin un aparente hilo conductor, saliendo los asesinos, o como queráis llamarlos, de debajo de las piedras sin apenas carta de presentación. Por eso mismo no nos caen ni simpáticos, cosa que a veces ocurre, ni todo lo contrario. Se limitan a pasarse por la piedra todo lo que se mueva. ¿Por qué y para qué?, a esas preguntas no se les da respuesta, cosa que nos deja bastante fríos.

Con larga experiencia como productor y como director de series televisivas, Evan Cecil se pasa al competitivo mundo del cine con esta obra, que resumiéndola de alguna manera es como contar ovejitas, sustituyendo estas por cadáveres, y ya sabemos para qué sirve esta antigua táctica soporífera. Los asesinatos van in crescendo en cuanto a originalidad y perversión, teniendo el “mérito” de que no hay dos iguales, incluso aunque se use la misma herramienta mortal. Nombrar entre estas últimas: lazos (lasso), hierros de marcar reses y ganchos.

Otra cosa a destacar son los personajes y los absurdos diálogos entre ellos. Los estereotipos son demasiado evidentes y las interrelaciones entre los protagonistas llegan a ser tediosas deseando, cosa bastante malsana, que se acerque la siguiente muerte para así pasar mejor el rato con un poco de acción y mucha, pero que mucha sangre.

Destacar en su parte más positiva la imaginación mostrada al rodar los asesinatos, tanto de personas como de animales, no escatimando enseñar todo tipo de vísceras y otras truculencias, siendo las escenas de acción lo mejor del film ambientadas en el apasionante mundo del rodeo.

En las interpretaciones nos encontramos con un buen trabajo de Sean Patrick Flanery (The Evil Within), secundado por Lindsey Morgan (Hospital General) y por Andrew Jacobs (Paranormal Activity: Los Señalados).

Comentar, para finalizar, la idoneidad de su visionado para todos aquellos amantes recalcitrantes de los slashers, sean del tipo que sean. Sin duda encontraran motivos más que suficientes para disfrutarla.

http://www.terrorweekend.com/2018/11/lasso-review.html
[Leer más +]
3 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
Book Of Monsters
Book Of Monsters (2018)
  • Reino Unido Stewart Sparke
  • Lyndsey Craine, Michaela Longden, Lizzie Stanton, Anna Dawson, ...
6
Sangre y humor en una delirante historia de monstruos.
Divertida película de adolescentes donde van a encontrar la muerte frente a originales monstruos realizados de manera artesanal como los de antaño y litros de sangre a borbotones sin ayuda del CGI, lo que nos sitúa ante un film, que bien podría haber sido rodado en la década de los ochenta.

Sophie ha organizado una fiesta en casa para su dieciocho cumpleaños, su intención es pasarlo bien con sus amistades de colegio, pero todo se desmadra cuando varios monstruos aparecen en la fiesta para destrozar a sus amigos y a todo el que se le cruce por el camino. Un libro que Sophie heredó de su madre parece tener el camino hacia la salvación.

Book of Monsters, en cierta manera representa el regreso a nuestra infancia, al VHS y aquellas películas de monstruos de trapo y máscara que trataban de generar terror con las viejas técnicas del cine de monstruos. Como si una de aquellas copias se tratara, la película dirigida en su mayoría en el interior de una casa por Stewart Sparke, quién ya cuenta en su currículum con otra película con monstruo llamada The Creature Below, nos sorprende por la originalidad de los monstruos, así como las bonitas ilustraciones del libro entorno al que gira todo como si del Necronomicón se tratara. Un combo de ideas nuevas combinadas con evidentes inspiraciones al cine mítico de sangre y terror, como podría ser Shivers de David Cronenberg o Evil Dead de Sam Raimi, en cualquier caso, con un resultado positivo que logrará el entretenimiento de todos aquellos a los que nos sigue gustando aquel cine de entonces.

Cabe resaltar, por si no ha quedado claro, que el principal logro del guionista Paul Butler, es el diseño de estos monstruos, que resultan tan divertidos como temibles, además también de las ingeniosas escenas de muerte y supervivencia junto a los chistes que quitan hierro al asunto y arrancan alguna carcajada.

La cinta está interpretada de manera correcta, principalmente por tres jóvenes Lyndsey Craine, Michaela Longden, Lizzie Aaryn-Stanton, aunque el protagonismo es bastante repartido incluso con otros actores y actrices, el texto no tanto, pero quién quiere palabras cuando hay un monstruo degollando estudiantes. Quizás la parte más complicada de desarrollar ha sido la de la lectura del libro donde la protagonista se convierte prácticamente en una cuenta cuentos, o master de juego de rol, francamente difícil sin que baje la diversión en busca de un sentido lógico para que haya seis monstruos en el comedor de tu casa.

Para disfrutar del terror gore de los monstruos de antes.

http://www.terrorweekend.com/2018/11/book-of-monsters-review.html
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
I'll Take Your Dead
I'll Take Your Dead (2018)
  • Canadá Chad Archibald
  • Aidan Devine, Ava Preston, Jess Salgueiro, Brandon McKnight, ...
6
El descuartizador con alma.
Película de terror a medio camino entre el subgénero de las casas encantadas y drama familiar, con escenas de acción y pólvora, que además de entretener cuenta con momentos curiosos en que poder sobresaltarse de la butaca. No pasará a la historia, pero probablemente pases un buen rato e incluso la recomiendes para pasar un momento de ocio entre cadáveres, fantasmas y como he dicho, algunas escenas de acción.

William es un padre de familia que por circunstancias casuales de la vida, debe tomar medidas extremas para sobrevivir a la situación que el destino le ha planteado, así sin decidirlo, se convierte en la funeraria personal de todos aquellos delincuentes que quieren deshacerse de sus víctimas. Una situación complicada para el protagonista que se verá gravemente agravada con el último encargo que se le presente en la puerta de su casa.

El responsable de éste trabajo es el canadiense Chad Archibald como hizo con anterioridad con varias de sus obras, produce, escribe y dirige por él mismo tomando así el control total del trabajo. Decir, que es un veterano en el mundo del terror con nueve películas dirigidas y escritas a sus espaldas y con más de veinte títulos producidos, ha tocado varias temáticas dentro del género además como anécdota comentar, que para sus trabajos suele rodearse del mismo equipo. Dentro del apartado técnico destacaría la fotografía de Jeff Maher, quién podéis recordar de su trabajo en Let Her Out.

I'll Take Your Dead, empieza con una premisa realmente interesante, un hombre que se deshace de los cuerpos al que los delincuentes temen por ser prácticamente el hombre del saco, despierta toda la curiosidad, hasta poco después donde se empieza a descubrir que éste no tiene bien ganado ese nombre, pues en definitiva es poco más que un padre de familia con mala suerte. En este aspecto, el film se deja llevar y resulta entretenido, pero considero que habría sido mucho más interesante explotar el personaje principal en su faceta más gore y no tanto en su parte más familiar. No solo lo comento por mí interés particular en el terror en sí, sino también porque la historia pierde fuelle cuando nos adentramos en su vida personal, parece un protagonista bastante dividido entre lo que debería ser y lo que realmente aparenta.

A la ayuda de todo lo anterior acude la joven actriz Ava Preston en su papel de Gloria, que además de sorprender por su interpretación añade a la historia al personaje que realmente da sentido al género de terror que dice abanderar el film, con las visiones que sufre la joven, añade sal a la historia, dando en el desenlace final una salida a la trama bastante interesante.

Quizás menos paternalismo y más crudeza hubieran funcionado mucho mejor, no obstante y puesto que no abundan las películas de terror en la actualidad, si eres un fan de éstas, no deberías dejar de visualizar I'll Take Your Dead.

http://www.terrorweekend.com/2018/11/ill-take-your-dead-review.html
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
Amateur
Amateur (2016)
  • 4,7
    43
  • Argentina Sebastián Perillo
  • Alejandro Awada, Esteban Lamothe, Jazmín Stuart, Eleonora Wexler, ...
6
Un interesante thriller argentino.
El productor argentino Sebastián Perillo lleva años trabajando en el cine fantástico y el thriller, prueba de ello son la muy divertida Fase 7 con su microcosmos asediado por un peligroso contagio, ese acercamiento al cine de Alejandro Jodorowski que es La Araña Vampiro, o la desvergonzada Madraza que da nuevos aires al subgénero del cine de venganzas.

Al pobre Martin su mujer le ha echado de casa y duerme en el estudio televisivo donde trabaja. Revisando viejas cintas U Matic en el archivo del estudio, Martin da por casualidad con una cinta amateur donde está grabado el encuentro sexual entre un desconocido e Isabel, la mujer de su jefe. Pronto, Martin estará obsesionado con Isabel y forzará un encuentro que tendrá resultados imprevisibles.

Sorprende que Sebastián Perillo utilice su ópera prima para homenajear el universo de Alfred Hitchcock, hecho remarcado ya que la primera frase de la cinta es, precisamente, “Alfred Hitchcock” cuando en un programa televisivo intentan contactar con el espíritu del inglés. Son muchos los que se han acercado sin miedo al universo del genio del suspense, y por el camino han quedado los cadáveres fílmicos de los que fallaron. Es curioso que Amateur acierte más en los elementos “argentinos” añadidos por Sebastián Perillo y su coguionista Lucia Ruiz, que en todo aquello que recuerde las películas de Hitchcock. La mezcla entre Rear Window, Psycho, Vertigo y Marnie, ejemplos de los homenajes que encontraremos en la cinta, resulta demasiado caótica porque lleva la historia en un sentido y otro como un barco sin rumbo ya que, según la cinta se acerca a su final, van forzando la suspensión de la incredulidad para dar cierre a las tramas; atención el innecesario flashback, la peor secuencia de toda la película. En cambio, Amateur funciona como un reloj en la creación de esa galería de personajes, tópicos del Thriller pasados por el tamiz argentino, como el torpe policía Saslavsky u Olga, la encargada del archivo televisivo; sus apariciones no solo añaden el tono adecuado para hacer que la historia avance sino que aportan frescura y comicidad a partes iguales. Así como el resto de los personajes responden a arquetipos del suspense, Saslavsky y Olga lucen con fuerza propia.

Para que una cinta de Hitchcock funcione, siempre son necesarios personajes fuertes, sobre todo el universo femenino y, aquí, encontramos una de cal y otra de arena ya que La Mujer Sufridora, Isabel, interpretada por Jazmín Stuart, tiene una presencia inquietante pero más allá de interpretar unas secuencias eróticas de alto voltaje, no consigue transmitir al espectador debido a que Perillo falla en su elección de Rubia: Debería ser la Kim Novack de Vertigo y no la Tippy Hedren de Marnie; en cambio Eleonora Wexler como La Mujer Fuerte, va ganando fuerzas en cada escena que aparece y acaba eclipsando a su compañera de reparto. En el lado masculino encontramos al veterano actor Alejandro Awada, cuya presencia es seductora y malvada al mismo tiempo, muy bien secundado por el joven Esteban Lamothe como Martin, el James Stewart de la función, que trasmite fácilmente la obsesión y el deseo. Los apartados técnicos cumplen sin problemas y resulta curiosa la música, firmada por Darío Ramos Maldonado, que recuerda demasiado al tema central que Cliff Martinez compuso para The Neon Demon de Nicholas Winding Refn.

Amateur cumple con las expectativas, siempre podemos decir que debería haber sido más arriesgada pero es difícil intentar acercarse a la sombra de Alfred Hitchcock y no salir malparado; pero si buscas una cinta entretenida y te gustan los asesinatos imprevistos, si eres fan de Hitchcock y quieres identificar los elementos de homenaje, Amateur es perfecta para ti.

http://www.terrorweekend.com/2018/11/amateur-review.html
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
Blood Paradise
Blood Paradise (2018)
  • Suecia Patrick von Barkenberg
  • Andréa Winter, Patrick von Barkenberg, Christer Cavallius, Bauer, ...
5
El peligroso mundo de la Suecia rural.
Desde el exterior, todos los países nos resultan atractivos, las empresas de viajes venden imágenes de gente sonriente y hermosos paisajes. Desde el exterior, Suecia parece a veces el paraíso y otras el infierno, como ya pudimos comprobar en la cinta Let The Right One In de Thomas Sanderson, y ahora lo conoceremos desde el punto de vista femenino; pero no femenino en el sentido del empoderamiento, sino el de Andrea Winter, que no solo escribe el guion y se encarga de la música, sino que toma para sí el papel protagonista.

Robin Richards vivió el éxito hace años, cuando sus novelas vendieron millones de ejemplares en todo el mundo; el tiempo ha pasado y, aunque lleva una vida lujosa gracias a las rentas, su editora le aconseja que escriba algo nuevo ya que la fama dura poco y el dinero aún menos. Para romper su bloqueo de escritor, Robin decide apuntarse a una nueva moda: pasar una temporada en una granja perdida en Suecia. Tal vez el aburrimiento le ayude o le mate.

Es difícil clasificar Blood Paradise: ¿Una crítica que Andrea Winter hace a sus paisanos, atrapados entre la inmovilidad, el folclore y cuyas vidas son tan aburridas que enloquecen? ¿O tal vez es una simple burla a la imagen que el mundo tiene de su país? ¿Y si realmente es una película amable, aunque con cierto humor negro, que no busca más que entretener? Cinta de terror no es, más bien se acerca a la comedia y, sin embargo, mantiene algunos apuntes que, en su tercio final, lo convierte en una especie de hija pequeña del subgénero Urbanitas Vs Paletos. Podría estar un buen rato dando vueltas al género, al subtexto o, incluso, a lo bellos que son los paisajes y, en el fondo, acabaría llegando al mismo punto de partida: ¿es Blood Paradise recomendable? Si porque Andrea Winter tiene mucha vis cómica, por ese punto surreal que va tiñendo la cinta cada pocos minutos, la galería de personajes a cada cual más bizarro y, sobre todo, a que algún gag está bastante logrado; y no porque, aunque entretiene, no deja de parecer un mediometraje alargado, el giro que da en su último tercio se ve venir y entra de forma brusca, la subtrama de la pareja rodeada de plantas funciona pero no tiene peso…

Tal vez lo más destacable de Blood Paradise sea el componente familiar que tiene la película, ya que la dirige Patrick Von Barkenberg, marido en la vida real de Andrea Winter, y en papeles secundarios encontramos de nuevo a Patrick como amante, a la madre de Andrea como una mujer loca, y de alguna forma el resto de los actores y actrices comparten vínculos de sangre o políticos. La dirección es correcta, todo girando alrededor de Andrea Winter, y la fotografía es bella; lo más destacable de la cinta, aparte de la propia Winter y los gags más logrados, es el vestuario que lleva la protagonista, siempre elegante en medio del fango y el verde de la naturaleza.

Hay que darle una oportunidad a Blood Paradise, especialmente porque tanto el tráiler como el poster son engañosos respecto a su interior; Andrea Winter se defiende bastante bien en todos los papeles que desempeña y su naturalidad da muchos puntos a la cinta. Pero si buscas terror puro y duro, a los pocos minutos sabrás que no es tu película.

http://www.terrorweekend.com/2018/11/blood-paradise-review.html
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
Vestida para matar
Vestida para matar (1980)
  • 6,7
    5.860
  • Estados Unidos Brian De Palma
  • Michael Caine, Angie Dickinson, Nancy Allen, Keith Gordon, ...
9
La mirada íntima al giallo por Brian de Palma.
El erotismo hecho giallo, el director norteamericano de raíces italianas, tras sorprender con películas como El fantasma del paraíso (1974) y Carrie (1976), presentó en 1980 un thriller con alma de voyeur, donde la sensualidad así como la sexualidad, tomaban protagonismo para crear un misterio alrededor de un asesino de mujeres.

Kate Miller es una mujer felizmente casada pero insatisfecha sexualmente, por ello acude a un psicólogo especializado en problemas conyugales. Poco después, Kate decide dar rienda suelta a sus deseos con un desconocido, pero su plan se torcerá más de lo que puede llegar a imaginar.

Una ducha caliente, vapor y un cuerpo de mujer bajo el agua, planos detalle muy explícitos y sensuales donde podemos apreciar como el agua resbala mezclado junto al jabón de una pastilla que es frotada por un cuerpo perfecto de mujer, así es como arranca el trabajo de Brian de Palma, que deslumbra de nuevo con su saber hacer y una dirección muy personal, filmando desde un punto de vista voyeur donde el erotismo se convierte en el leitmotiv, así como la belleza y el estilismo más refinado en detalles y secuencias que hacen de ésta una gran recomendación si es que todavía no la habéis visionado.

El film está lleno de detalles, es un guion escrito por el mismo y no hay lugar para las interpretaciones sobre la marcha, todo parece formar parte de un plan bien urdido, por este motivo la historia se aguanta tan bien y resulta tan sorprendente con el giro final que te deja con la boca abierta sin que ni tan siquiera te hubieras podido imaginar el desenlace que nos tiene preparados.

Hay una escena en concreto, que explica muy bien éste nivel de detallismo y personalidad, además de una influencia marcada de Hitchcock en clara referencia a la escena de la ducha de Psicosis, me refiero a la escena del ascensor, el modo estilizado de acuchillar a la víctima, buscando el brillo en la cuchilla de afeitar, y exponiendo ésta como máxima protagonista, más que la victimo o incluso el asesino. Ese momento de tensión desgarrador que marca la velocidad de cierre de puertas del ascensor a la vez que la cuchilla acompaña el movimiento y se acerca al filo, todo ello filmado en un juego de espejos donde se resuelve la tensión de la escena de manera perfecta con la ayuda del veterano director de fotografía Ralf D. Bode.

También podemos encontrar otras variaciones de elementos tan característicos del director como son el recurso de la pantalla partida, en ésta ocasión le da una vuelta de tuerca e íntegra sobre la misma escena la imagen de pequeños flashbacks, para indicar hechos sucedidos escaso tiempo atrás, en qué está pensando el personaje y así describir una situación sin tener que utilizar palabras, además de la continuidad que le da a la trama.

Otro de los elementos más importantes a destacar y por el cual sería imposible entender de la misma forma la película, es el trabajo del gran compositor Pino Donaggio, quién crea una música maravillosa para la obra, destacando en especial la partitura de la escena final, donde es el compositor quien con su música resuelve esa escena de tensión final. Digno de revisar una y otra vez.

Por último y para no convertir esto en un libro, que es lo que se merece el análisis de ésta película, hablar de las soberbias interpretaciones de Michael Caine en la evolución de su personaje, Angie Dickinson, como la musa y casi mito erótico del director, y Nancy Allen en un ejemplo de cómo comerse la pantalla arrojando sensualidad.

Una gran obra de un gran director compuesta por grandes profesionales.

http://www.terrorweekend.com/2018/11/dressed-to-kill-review.html
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
No hay salida
No hay salida (2018)
  • 6,1
    113
  • Dinamarca Rasmus Kloster Bro
  • Christine Sønderris, Adrian Heili, Lilli Fernanda Kondrup, Kresimir Mikic, ...
10
Viaje a los infiernos de la supervivencia.
Desde Dinamarca nos llega una pieza de coleccionista que no podéis dejar pasar por alto, una obra indispensable de cine independiente, que asfixia y atormenta en una demostración de lo que somos capaces de hacer para conservar nuestra propia supervivencia, un thriller no apto para cardiacos ni claustrofóbicos pero recomendable totalmente para el resto de los mortales, quien sorprendidos descubriréis de nuevo lo que es sentir angustia mientras se disfruta de un film tremendamente entretenido.

Una trabajadora de relaciones públicas llamada Rie, es enviada al subsuelo de una excavación de metro para documentar el progreso de una gran obra que perdurará en el tiempo, así como a los trabajadores de las diferentes nacionalidades que forman parte de ello. Lo que parece un trabajo arriesgado se transformará en toda una pesadilla cuando un accidente desencadenará un infierno en forma de fuego y nube tóxica que dejará atrapada a nuestra protagonista junto a dos desconocidos en un pulso por la supervivencia.

Asombrosa ópera prima del director Rasmus Kloster Bro quien logra captar en su primer trabajo toda la esencia de la intriga y el suspense, en un film que empieza en unas profundas excavaciones que juegan el rol, como ocurre en las películas de terror con las casas encantadas donde se suele decir que son un personaje más, en este caso el túnel, así como la vida en él, se convierten en el medio conductor para una historia nada forzada que arranca a partir de un problema que gira como una rueda sin freno hacia la resolución final. Todo ello captado por una dirección casi funambulista de esas que merece la pena ser vista en el making of.

Además, y como no podía ser de otra manera en una buena película indie que se precie, las acertadas interpretaciones de cada uno de los actores, de los que diría directamente que no están interpretando nada, que son ellos mismos, en una avalancha de naturalidad prodigiosa casi de documental, que asombra al espectador más incrédulo, encabezado por la actriz Christine Sønderris y acompañada por Kresimir Mikic y Samson Semere como protagonistas principales en un ejemplo perfecto de cómo actuar de manera realista frente a la cámara. Hubiera sido imposible el mismo resultado final sin dicha espontaneidad.

El guion coescrito por el director junto a Mikkel Bak Sørensen, tiene mérito añadido al no deslocalizar en ningún momento la historia del foco principal donde están ocurriendo realmente las cosas, haciendo que la cámara siga de inicio a fin a la protagonista y no la abandone ni tan siquiera en la maniobra perfecta de ir reduciendo el espacio vital hasta el más asfixiante e imaginable suspiro.

Tan sofocante como recomendable, recordad no dejar de respirar al verla.

http://www.terrorweekend.com/2018/11/cutterhead-review.html
[Leer más +]
2 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
The End?
The End? (2017)
  • 4,3
    106
  • Italia Daniele Misischia
  • Alessandro Roja, Claudio Camilli, Euridice Axén, Benedetta Cimatti, ...
6
Ingeniosa película de zombies.
Creo que a estas alturas de la película ya nos hemos topado con todos los zombies habidos y por haber. Desde los clásicos lentos, los originales provenientes del voodoo o los más modernos capaces de ganar maratones. Cuando todo está visto en cine ¿qué le queda a los directores por ofrecer a un público cada vez más exigente? Pues ante la falta de presupuesto es donde el ingenio se agudiza. Si hace unos años Stalled sorprendió a propios y extraños dando una peculiar visión de un apocalipsis zombie vivido desde unos baños, esta vez toca vivir este hecatombe pero desde un ascensor. Si, aunque la premisa pinta de lo más aburrida y rocambolesca, resulta que estamos ante un film de lo más curioso.

Claudio Verona es un empresario de lo más exitoso, aunque no empatiza mucho con la gente de su alrededor. Justo cuando se dirige a una reunión de trabajo importante se queda atascado en el ascensor de su empresa. Mientras mantenimiento intenta solventar este contratiempo se desata un misterioso virus que está transformando a toda la gente en zombies. A Claudio Verona se le presenta el día más terrible de su ajetreada vida.

Daniele Misischia tiene una larga experiencia tanto en cortometrajes como con largometrajes, aunque decantando siempre su carrera hacia el cine lowcost. Aunque Then End? es su película más grande estamos hablando de una cinta hecha con muy pocos recursos pero muy bien utilizados. El guion escrito por el propio director junto a Cristiano Ciccotti aguanta bien, aunque en algún punto esta algo estirado, creo que no era necesaria una duración de 100 minutos para contarnos una historia tan minimalista, un tijeretazo en este aspecto no hubiese venido mal.

Por otra parte tenemos que aunque están muy bien medidos los pocos recursos que dispone el director para hacer esta cinta, es cierto que en algunos momentos echamos en falta un poco más de acción. Por otra banda aunque el enfocar todo un apocalipsis zombie desde 3 metros cuadrados está curioso, creo que a estas alturas tampoco es de lo más ocurrente, pues a estas alturas y como dije al principio, en el tema de los muertos vivientes ya las hemos visto venir de todos los tipos.

Podríamos resumir que The End? funciona bien, aunque no aporta mucho a un género trilladísimo. Una de esas cintas que entretiene pero que el mes que viene no te acordarás ni cómo termina.

http://www.terrorweekend.com/2018/11/the-end-review.html
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil