arrow
Críticas de HEIFER
Críticas ordenadas por:
El caballo de Turín
El caballo de Turín (2011)
  • 7,2
    3.992
  • Hungría Béla Tarr, Ágnes Hranitzky
  • János Derzsi, Erika Bók, Mihály Kormos
2
Rutina Rutina Rutina Rutina Rutina....
Levantarse, malvestirse, ponerse en marcha para trabajar, trabajar con el estómago vacío, volver del trabajo a duras penas, malcomer sin ganas una patata asada, mirar al vacío por la ventana sentado en una banqueta, desvestirse, dormir por fin... (Cuando el mundo te deja).

Levantarse, malvestirse, ponerse en marcha para trabajar, trabajar con el estómago vacío, volver del trabajo a duras penas, malcomer sin ganas una patata asada, mirar al vacío por la ventana sentado en una banqueta, desvestirse, dormir por fin... (Cuando el mundo te deja).

Levantarse, malvestirse, ponerse en marcha para trabajar, trabajar con el estómago vacío, volver del trabajo a duras penas, malcomer sin ganas una patata asada, mirar al vacío por la ventana sentado en una banqueta, desvestirse, dormir por fin... (Cuando el mundo te deja).

Dicen que Béla Tarr quería expresar en la que parece ser su película definitiva el implacable peso de la rutina en nuestra existencia, la inevitable inercia que nos lleva a vivir a base de acciones cuasi autómatas, casi instintivas, independientemente de que la vida nos merezca la pena o no. Vale, es cierto, consigue comunicar todo eso. Pero pregunto yo ahora, ¿acaso te merece a tí, futuro espectador, someterte a una rutina ajena y penosa, para plantearte estas cuestiones?. ¿Sí?, vale, entonces ve al cine a ver esta película porque vas vivirla casi en tiempo real. Si piensas que te puedes ahorrar casi tres horas viendo lo que hay en los primeros párrafos, huye.

Es un vehículo lícito el que usa Bela Tarr para expresar su mensaje, no digo que no. Pero no es el que me gusta ni el que me parece adecuado. Ya sé que es SU obra y no la mía... aunque claro, también es MI nota la que va a apareces en la crítica, y como el que vota soy yo pues la suspendo rotundamente.

Eso sí; gran fotografía.

Disfrútenla.
[Leer más +]
22 de 39 usuarios han encontrado esta crítica útil
Super 8
Super 8 (2011)
  • 6,4
    69.305
  • Estados Unidos J.J. Abrams
  • Joel Courtney, Riley Griffiths, Elle Fanning, Ryan Lee, ...
6
El cine y la Baticao.
Super 8 es una película de esas que se asemeja más a una simple suma de ingredientes básicos que a un producto original y único. Al igual que un desayuno puede tranquilamente consistir en leche caliente y Colacao, la fórmula de esta cinta también resulta evidente una vez vista. Sería algo así como mezclar en la pantalla algo de "Los Goonies" o "Cuenta conmigo" con otras cintas del estilo de "E.T." y "La guerra de los mundos" o "Monstruoso". Es decir, elementos atractivos para los niños combinados con otros llamativos para los adultos, o mejor aún, un combo que atrae fácilmente la atención de adultos aún no muy lejanos a su juventud.

¿Pero qué ocurre?... que quizá ese es su defecto principal, a veces, si los ingredientes no se mezclan con acierto se le queda a uno la sensación de que todo podía haber salido mejor... como cuando se quedan los grumitos en la leche por no haberle dado suficiente coba a la cucharilla. Pues bien, aquí a lo que no le han dado mucho es al cerebro a la hora de escribir (igualito que lo que estoy haciendo yo...). ¿El resultado?, un entretenido producto de buena factura que a pesar de sus bazas deja un regustillo agridulce. Super 8 se disfruta, pero podía habernos dejado un mejor sabor de boca... y encima nos deja con hambre, si no ojo al abruptísimo final...

En fin. Si añoran el cine de aventuras familiar de los 80 no hace falta ni que cojan el Delorean, ni nada por el estilo, tiren de videoclub, desempolven el VHS o lo que les apetezca, y si quieren ver bichos destructores, la verdad es que es más disfrutable "Monstruoso". Aunque si buscáis simplemente una hora y pico de puro entretenimiento tampoco os va a fallar Super 8. Depende un poco de lo exigente que se esté ese día...

Nota: 6,5.
Disfrútenla.
[Leer más +]
1 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
Plan 9 del espacio exterior
Plan 9 del espacio exterior (1959)
  • 4,4
    4.757
  • Estados Unidos Ed Wood
  • Bela Lugosi, Maila Nurmi, Lyle Talbot, Gregory Walcott, ...
1
Zombies, marcianos con un jefe amanerado, y tela y taco caspa.
Plan 9 del espacio exterior es una de esas películas que está considerada al mismo tiempo cine de culto y una de las peores de la historia de celuloide.

De la mano de Ed Wood (director de cine con más corazón que maña "relanzado" a la fama gracias al film homónimo de Tim Burton) nos adentramos en una historia de poco más de una hora en la que una raza alienígena intentará con poco éxito ponerse en contacto con los humanos para transmitirles un importante mensaje. Hasta aquí una premisa convencional si no fuera porque para llamar la atención de los habitantes terrícolas no se les ocurre otra cosa que resucitar a sus muertos...

Con un guión desastroso que se aventura en gran parte improvisado, un grupo heterogéneo de actores amateurs, viejas glorias como el grandioso Bela Lugosi, algunos freaks y gente que pasaba por alli, unos escenarios de chiste, un montaje casi aleatorio y descuidado, y unos efectos "muy especiales", el especador sólo puede atenerse a dos posturas inevitables. La de simpatizar con la abundante caspa que expone la película, o la de rendirse ante el sinsentido y pensar en qué hacerse de cenar cuando caiga la noche. Todo depende de que sea un aficionado a la serie Z o no, aunque también es más disfrutable si te acercas a ella habiendo visto la cinta de Tim Burton ya mencionada...

Y sí... es una de las peores cintas que servidor ha podido ver, pero tengo que admitir que ni de lejos me parece la peor película que he visto, a bote pronto se me viene a la cabeza "Manos, The hands of fate" la cual sin duda echa por tierra la candidatura de esta cinta en cuestión y se toma a sí misma aún mucho más en serio.

Así que ya sabéis, acercaos a este engendro sólo si disfrutáis del cine casposo en extremo o sois unos cinéfilos retorcidillos. En caso contrario, ¡¡Vade Retro!!, vuestras neuronas lo agradecerán.
[Leer más +]
4 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
Los pitufos
Los pitufos (2011)
  • 5,0
    7.715
  • Estados Unidos Raja Gosnell
  • Animation, Neil Patrick Harris, Hank Azaria, Jayma Mays, ...
2
Pituficagada.
Vaya por delante que este pitufo que ahora escribe se traga muy de vez en cuando alguna película pitufinfantiloide de manera voluntaria y con todo el placer del pitufimundomundial. Soy de esos que cuando mete en su pitufidvd películas del estilo de Hotel Para Perros o cosas así, sabe desprenderse de los pitufiprejucicios y pitufa como cualquier zagalillo viendo escenas de correteos, muñequitos bailando y pituficaídas varias. Pero lo de esta tarde en la sala de cine ha sido demasiado pitufo para mí...

El primer pitufiestorbo para el disfrute sin duda alguna es el pitufiguión, la historietilla es tan tonta y monótona que hasta los más pitufos de la sala se aburrían, la cosa no remonta hasta el cuarto de hora final, ahí la acción estalla y los pitufines entran en una especie de éxtasis que ya quisiera para sí la Santa Pitufesa. Claro que, para entonces, los más pitufos de edad ya irán por el bostezo número ciento pituchenta y tendrán sus reales bolas bien pitufadas.

La otra cosa que no se puede aguantar ni doblando pituficucharas es el elenco de pitufiactores que puebla la pantalla, desde el que encarna a Gárgamel, hasta la esposa del pitufiprota, la cual toca especialmente la moral con su gama de gestos pitufales.

El otro apartado es el técnico, la animación es normalita, pero el diseño sin embargo tiene su pitufiencanto, y si de niño habías visto los dibujos, seguramente te resulte pitufo verlos desde esta nueva perspectiva.

No me quiero pitufar demasiado, así que resumiré la película remitiéndo al lector a una sensación. Primero piense en esto; ¿a qué sabe el helado de pitufo?. Mientras piensa en ello defina sus sentimientos... a éso me refería...

Un 2 de nota.
[Leer más +]
16 de 32 usuarios han encontrado esta crítica útil
Banda aparte
Banda aparte (1964)
  • 7,4
    6.361
  • Francia Jean-Luc Godard
  • Anna Karina, Claude Brasseur, Sami Frey, Louisa Colpeyn, ...
2
Etiquetas de champú en la biblioteca y Shakespeare en el baño.
¿Saben?. Hay un notas que conozco que se las da de iluminado; el tío a la que te despistas lo mismo te sale con unas teorías que parecen sacadas de un reportaje de una prestigiosa revista de historia, que te cita al dedillo algún fragmento de un libro que está considerado un clásico de esos obligados para todo cristo, o te enseña cómo se dice lealtad en cuanquier lengua indoeuropea. Siempre sabe cómo se llama esa pintura que está en nosecual sitio o te habla sobre el cuándo y cómo se grabó el disco que dio fama a un notas que murió hace ya bastante tiempo...

El caso es que el chaval, que ni lleva gafas de pasta, ni viste moderniki, ni mierdas de esas, a pesar de no ser mala persona y que parece poseer una vasta cultura que ya quisiera yo paladear aunque fuese de lejos, no me termina de caer bien. Y me he venido preguntando el por qué eso es así durante un montón de tiempo.

Pero hace bien poco por fin me di cuenta qué carajos me pasaba con ese chaval, la cosa no tenía nada que ver con que se llamara Ernesto ni nada parecido; lo que me remataba de él era que siempre echaba mano de su sapiencia cuando menos venía a cuento sin importarle lo que se estuviese hablando, sin tener cuidado de no interrumpir, o simplemente importándole un carajo el hecho de que ese no fuese el momento, situación o contexto adecuado.

Por ejemplo, y llámenme maniático o lo que se les antoje, si tengo una papa gorda tras haber exprimido una botella de bourbon me importa una mierda cuando murió Nefertiti, y suele traérmela al pairo la cadencia de los versos de Rubén Darío, lo mismo que si estoy cagando o hablando de fútbol con quien sea no quiero que nada me remita a Picasso; yo que sé, no me pega y punto, pero se ve que al tío todo eso le parece una gilipollez y el simple hecho de saberse "un zaratustra" le da motivos para sentirse con cancha para regalarnos perlas desde su altar.

Pues bien, con Banda Aparte he tenido una sensación muy parecida, no me pueden situar en los preparativos y ejecución de un atraco y hablarme de tantas tonterías juntas a la vez, porque ni me parece natural, ni me va a caer en gracia el asunto, vamos que tampoco me pega coño... Y juro que la cosa no tiene nada que ver con que el notas se llame Jean-Luc Godard.

¿O es que acaso a tí en la obra te hablan del Art Decó?.
[Leer más +]
25 de 41 usuarios han encontrado esta crítica útil
Stalker
Stalker (1979)
  • 8,0
    12.501
  • Unión Soviética (URSS) Andrei Tarkovsky
  • Aleksandr Kaidanovsky, Anatoly Solonitsyn, Nikolai Grinko, Natalya Abramova, ...
5
Tus pasos serán el camino.
Los tonos sepia, la omnipresencia puntual del verde, un solitario bar, un escritor, un científico y un guía; el tormento, la desesperación, una locomotora, las ametralladoras detrás de los focos y las vallas; raíles, la hierba y el viento, un perro, la tensión y la quietud, la calma tensa, el agua, una sala y un teléfono; la lluvia, el miedo, la fe, la pausa, el agua, la herrumbre... pero sobre todo el agua; por encima de todo el agua.

Visualmente Stalker es una de las películas más impresionantes que mis ojos han podido disfrutar, tanto es así que a bote pronto sólo se me ocurren unos cuantos casos comparables a la poderosa y arrebatadora fotografía que se nos regala en cada plano durante toda la película, de hecho tengo que remitir mis recuerdos a iconos como el cine de Kubrick o "El Tercer Hombre" de Carol Reed. Pero ese deleite visual que supone la cinta de Tarkovsky fácilmente se puede transformar en una experiencia difícil e incómoda para el espectador que se acerque a ella, pues en Stalker, si bien el camino físico hacia La Zona nunca es recto, el camino intelectual que se emprende marca un itinerario aún más denso y tortuoso.

Stalker es un viaje único donde el hastío se encuentra demasiado cerca del éxtasis, una experiencia fílmica donde la impotencia puede exprimirte sin miramientos mientras, paradójicamente, a su vez algo te empuja sin remedio a seguir caminando. Stalker es uno de esos caminos que irremediablemente marca a los amantes del cine, para bien o para mal. Es una senda con un final incierto. Un lugar donde es demasiado fácil perderse...

Te invito a que pulses el play y tires la tuerca atada al pañuelo, una vez caiga en el suelo la suerte estará echada, pues deberás caminar siguiendo sus designios.

Dicen que nunca nadie regresó de La Zona una vez se marchó, pero yo sé que no es así. Cuando tú lo hagas nos contarás si eres feliz. Aquí estaremos para leerte.

Disfruten cada paso que den.
[Leer más +]
7 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
Deadhunter: Sevillian Zombies
Deadhunter: Sevillian Zombies (2003)
  • 1,5
    415
  • España Julián Lara
  • Beatriz Mateo, María Miñagorri, Julián Lara, Dan Liaño, ...
1
Sobre el profeta en su tierra y quizás sobre la madre que me parió.
La verdad es que me he llevado una buena sorpresa al ver que esta soberana mierdaca ha ido a formar parte de la base de datos de FA, me he llevado media hora riéndome y otra media pensando en si no la incorporarían el pasado día de los Santos Inocentes para gastarnos una broma; y es que, la verdad, que si por calidad fuera, existen miles de trabajos audiovisuales realizados por estudiantes que se lo mean de mala forma y que igualmente deberían figurar en nuestra preciada web. Pero claro, es que Deadhunter se ha editado en DVD, y eso es todo un hito teniendo en cuenta la gente que está involucrada en semejante estropicio.

El principal artífice no es otro que Julián Lara, un querido paisano de este que escribe, muy aclamado en su casa y con la tendencia a creer que sólo con decir quién es ya le tienen que dejar entrar de gorra en festivales de música locales. Ignoro si cada vez que sale de farra pide las copas diciendo también "Soy Julián Lara, el de Deadhunter" para que no le cobren, pero el rollo majestad le viene además de grande, ridículo. De hecho mis colegas cada vez que lo ven entrar en un bareto se suelen descojonar bastante de él, no sé si por sus tonterías o por su peinadito de Dumb&Dumber.

Pero dejando aparte al director hay que decir que la película es una historia de zombies que seguro que ya has visto en otro sitio, que está filmada con la punta del pene, y que nos ofrece un repertorio de "actores" penosos que hacen de cada escena un aquelarre para los sentidos; y lo de "actores" va entre comillas porque ninguno es profesional y son gente de la calle (no he dicho putas); mención aparte a Dan Liaño, una persona tan irrisoria y cargante como mal actor, una especie de David Bowie en chungo vestido de cura para la ocasión. Un trabajo de aficionado cualquiera puede echarle un pulso a una cinta en la que parece que no han dilucidado aún que no hace falta enfocar siempre en primer plano a la persona que habla, o en la que las pistolas de plástico compradas en los chinos matan zombies maquillados con el culo mientras suenan unos FX bajados del Emule y nosotros nos cagamos en la madre que nos trajo al mundo.

Como punto positivo, decir que me descojono cada vez que que sale en pantalla Sarri, el cantante de los Spittledog, un nota que me cae simpático sólo de verlo, y que me empalmo cada vez que matan a mi amigo Álvaro (que hacía de extra) en la escena de la feria. Pero si algo bueno tiene esta cinta es el mensaje involuntario que lleva implícito en cada uno de sus planos, que es el siguiente: "Si esta mierda se ha editado en DVD, tú también puedes, anímate y haz cine". Glorioso mensaje que todos deberíamos agradecer y aprovechar.

Como curiosidad he de decir que desde que mi parienta me confesó que ella estuvo en el casting de esta truñaca, ya no la puedo mirar de la misma manera. Así pues, puedo afirmar que Deadhunter ha sido una cinta que ha influido de una forma determinante en mi vida, ahora bebo menos en casa y voy más al bar.
[Leer más +]
56 de 57 usuarios han encontrado esta crítica útil
Los payasos asesinos del espacio exterior
Los payasos asesinos del espacio exterior (1988)
  • 5,1
    2.956
  • Estados Unidos Stephen Chiodo
  • Grant Cramer, Suzanne Snyder, John Allen Nelson, John Vernon, ...
5
Y no son Fofó, Miliki y compañía.
En una tranquila noche estrellada, bajo el cielo de un pequeño pueblecito de los Estados Unidos de América (no podía ser menos) se ha visto surcar el firmamento una especie de meteorito envuelto en una brillante luz anaranjada. Casi todos los que estaban intentando mojarla en caliente en "La cima del mundo" lo han visto; esa "cima" no es otra cosa que el típico rincón más allá del bosque, apartado de las casas y miradas de vecinos curiosos, donde los yankees de las pelis van con sus bugas a perder la virginidad y casi siempre terminan malparados. Pues bien, esta vez, como ya he dicho, sus intentos de ver pezón no se han visto interrumpidos por un asesino con máscara, sino por esa cosa que ha ido a caer en medio del bosque.

Una vez acaecido el suceso, Deb, una rubia de peinado a la moda (ochentera) que se está intentando tirar el pobre de Mike, una especie de Michael J. Fox de garrafón, decide que lo mejor que pueden hacer no es echar un polvete, sino ir corriendo al bosque a ver qué coño era eso que les ha sobrevolado las cabezas. Mike acepta a regañadientes y aún en estado palote y con las bolas infladas acompaña a Deb por la arboleda. Entonces viene la sorpresa; en medio del boque se ha erigido una misteriosa carpa de circo. Ellos, quién sabe si por ver algún enano en taquilla, ni cortos ni perezosos se adentran en la carpa; y es ahí donde se topan de bruces con el terror en la peor forma que este puede adoptar, la de payasos asesinos. Y sí; vienen del espacio y con ganas de meternos un palo por el culo.

De esta delirante idea parte una cinta que hace de su espíritu Trash y de Serie B un arma arrojadiza capaz de resultar fatal incluso contra las neuronas del espectador más acostumbrado al cine bizarro. La cinta rebosa una cutrez soberana, pero no se engañen, que detrás de toda esa apariencia se encuentra una producción, que sin ser un pelotazo, supera ampliamente a otras del mismo género, como por ejemplo las pelis de la Troma (si no fíjense en la cantidad de decorados que aparecen en pantalla).

En aproximadamente una hora y media, veremos pistolas que disparan palomitas, cadáveres entre algodón de azúcar, secundarios horrorosos... todo un festival de basura que siempre irá más allá de lo que la imaginación pueda concebir. Y es que a medida que la ves, te vas diciendo: "¿Acaso puede salir ya algo peor que esto?", y el siguiente minuto te lo confirma; "- Sí, podía...". Vamos, que en esta surrealista cinta de "terror" todo es más que deliberado, y por supuesto, nada pretende ir más en serio si no es con el propósito de sorprender y hacer reír a consta de lo bajo que puede caer.

Es como ver en la tele un partido de pádel a las 3 de la madrugada, sabes a lo que vas, te esperas un truñazo y cuando empieza es peor aún, pero después de todo, te hace gracia ver a esa gente enjaulada pegando gritos absurdos y te quedas hipnotizado hasta que lo ves entero. Pues nada, a mí me ha hecho reír bastante, así que se lleva un 5. Disfrútenla.
[Leer más +]
17 de 19 usuarios han encontrado esta crítica útil
Escuela de rock
Escuela de rock (2003)
  • 5,6
    28.020
  • Estados Unidos Richard Linklater
  • Jack Black, Joan Cusack, Mike White, Sarah Silverman, ...
6
¡¡¡This is the Rockstar teacher!!!
En 2003 Richard Linklater, autor de cintas tan dispares como "Antes del amanecer", "Waking Life", o "Slacker", aterrizó en las salas de cine con una propuesta en tono de comedia dirigida a los jóvenes, adolescentes, y amantes de la música en general.

Los que ya hayan tenido un acercamiento previo al director, sabrán que este siempre arriesga en sus obras al intentar darles un tono diferente e imprimirles un sello de distinción. Por ejemplo en sus dos acercamientos a la comedia romántica, la ya citada "Antes del amanecer" y su secuela "Antes del atardecer", abordó el tan manido género, renovándolo y transgrediendo (con más o menos aceptación) al basar toda la cinta en un continuo y prácticamente ininterrumpido diálogo entre los dos protagonistas mientras paseaban por Viena y París. Así también sus escarceos con la animación fueron vanguardistas, bien por las técnicas utilizadas, o por la densidad de los temas que se trataban. Pues bien, en "Escuela de rock", Linklater arriesga también, aunque bastante menos, al acercarse al género. Por ejemplo veremos que no es de esas cintas juveniles que usa un tono excesivamente blando ni trata a sus espectadores como imbéciles sin criterio, no. En esta película el discurso hacia el que la ve es honesto y sincero, es más, hasta recuerdo algún chiste puntual que los más jóvenes no cazarán. Y eso ya es un punto a su favor.

La historia nos cuenta es la de Dewey Finn, un apasionado del rock que tiene dos grandes problemas; está acosado por las deudas y acaban de echarlo del grupo donde tocaba la guitarra justo antes del concierto de sus sueños. Para solucionar ambas cosas decide aprovechar la ocasión que se le presenta y hacerse pasar por su compañero de piso, que es profesor, y cubrir una vacante en el mejor colegio de la ciudad. Así mata dos pájaros de un tiro, gana pasta y monta un grupo. Porque Dewey es una de esas personas que vive por y para el rock, y sin música no podría vivir, así que ese concierto no se lo va a perder, ni de coña; él va a tocar aunque tenga que adoctrinar a sus alumnos y convertirlos en unos auténticos rockeros, para así formar una banda.

Esa es la trama de "Escuela de rock", una cinta que lleva al límite a un desatado Jack Black, sacando todas sus virtudes y haciéndole parecer un loco, cosa que le viene a su personaje que ni pintado ya que Dewey Finn es una de esas personas que lleva ritmo en la sangre. La cinta tiene sus tópicos propios del género y sus fallitos de guión sí, pero solamente ver a Jack haciendo el indio, saltando y cantando merece la pena. Se ve que el que más disfrutó rodándola fue él, se ve que le encanta el rock (toca en Tenacious D), y todo eso lo transmite, elevando la película hasta cotas que ni yo mismo imaginaba cuando se pulsó el play. El resultado es una hora y media de cine y rock que te deja una sensación de buen rollo tan grata como inesperada. Eso sí; imprescindible verla en V.O. y que no te caiga gordo Jack Black.

6´5 de nota. Disfrútenla.
[Leer más +]
5 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
Tropic Thunder, ¡una guerra muy perra!
Tropic Thunder, ¡una guerra muy perra! (2008)
  • 5,5
    40.150
  • Estados Unidos Ben Stiller
  • Ben Stiller, Robert Downey Jr., Jack Black, Brandon T. Jackson, ...
5
¿Cuánto vale una idea?
Imagínense; la rueda, el avión, los motores eléctricos, la imprenta, el teléfono... casi todos los bienes de los que disponemos (excepto los naturales, claro está) parten siempre de una idea. En ocasiones la premisa con la que ven la luz es más brillante que otras veces; no todos los inventos nacen igual de imperfectos, pero se puede decir sin miedo a ir muy desencaminado que en todos los casos, esa primera idea siempre resulta determinante y es esencial para que haya una posterior mejora.

Pero sucede que esto no siempre es así, que como todas las teorías esta también tiene algún punto flaco. Y la excepción de lo que vengo exponiendo es el cine.

En el cine, al menos en los largometrajes, puedes tener una buena idea, un buen reparto, un buen presupuesto, intenciones de hacer algún homenaje que otro, unos buenos medios... todo lo que tú quieras, que si no sabes explotarlo adecuadamente todo acaba yéndose al garete. Y eso es lo que le ocurre a "Tropic Thunder".

La película empieza de una forma tan prometedora como genial; nos pone en los ojos como aperitivo unos "falsos trailers" de películas protagonizadas por los actores a los que encarnan Jack Black, Robert Downey Jr., o Ben Stiller entre otros, que no son otra cosa que una buena sátira de cómo anda el panorama del Blockbuster hollywoodiense. Acaban los tráilers y se nos sitúa en el rodaje de una película bélica sobre Vietnam que se supone que es una adaptación de un Best Seller escrito por un veterano ex-combatiente apodado "Potras". Es esa parte, la del rodaje de las escenas de acción, la que nos saca irremediablemente una sonrisa haciendo una parodia cargada de humor negro sobre el género bélico, las frivolidades del mundillo del cine norteamericano, y todo lo que le rodea y tiene que ver con él.

Luego, por accidente, se frustra su rodaje; y se buscan soluciones... y a medida que la película sale a flote (la suya), la otra (la nuestra) se hunde y nos arrastra con ella en un tramo intermedio flojísimo en el que se salvan pocos gags. Y mientras todo va avanzando, el interés y la diversión del espectador va decayendo junto con el de acidez y mordacidad del guión. Hasta que llega el final y nos alivia porque estábamos pensando en que la idea murió hacía demasiado tiempo ya.

Pues eso en el cine es imperdonable. Si quieres que alguien pague por ver tu obra no le puedes presentar sólo una buena idea, no basta; en el cine hay que encandilar y para eso se necesita un desarrollo más trabajado o simplemente un saber hacer. Claro que tampoco estoy diciendo que fuese fácil, el mundo del celuloide se rige por sus propias normas, así que, en la pantalla, ¿cuál es el valor de una idea?.

Nota: Siendo poco exigente un 5 raspado, pues para como está el panorama de las comedias últimamente está pasable. Eso sí, el personaje que encarna Tom Cruise es genial.

Disfrútenla.
[Leer más +]
3 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
El rey del juego
El rey del juego (1965)
  • 7,3
    5.002
  • Estados Unidos Norman Jewison
  • Steve McQueen, Edward G. Robinson, Karl Malden, Tuesday Weld, ...
6
Jugándomela al Texas Hold'Em.
La ciega grande y pequeña están sobre el tapete verde, me acaban de dar dos cartas de una baraja recién estrenada; las miro, un As de picas (Edward G. Robinson) y una Dama de rombos (Ann-Margret), la cosa empieza bien, creo que llevo una buena mano y de repente la sórdida sala que casi se difumina entre el humo me parece un poco menos opresiva y hostil. Igualo las apuestas, pues quiero ver lo que dice el Flop, intuyo que aquí todos quieren jugar.

De primeras, casi sin darme cuenta, sale una Jota de rombos (Joan Blondell) junto con dos reyes, uno de corazones (Steve McQueen), y otro de tréboles (el antes desconocido para mí Karl Malden). Buen Flop, si señor, tengo proyecto de escalera y aunque esos dos reyes me turben un poco quiero ver como sigue todo. Apuesto fuerte y casi sin pensar me lo igualan, así que sale la 4ª carta, un Dos de tréboles... Si no me equivoco esa carta no le ha gustado a nadie; estamos a mitad de la mano y de repente todo da un bajón considerable que nos hace titubear y barajar posibilidades de cara al final. Todos apuestan de nuevo, pero esta vez con más reserva, o bien desconfían, o prevén un buen desenlace y van de tapados; la emoción ha decaído, pero la tensión sigue ahí.

Y la última carta... de repente un diez de tréboles aterriza en la mesa. Un escalofrío me recorre la espalda, tengo la escalera pero prefiero no apostar primero; entre las paredes retumba un "All in" y el tiempo se para en toda la sala espesando cada segundo que pasa. Sin embargo me ha bastado poco más de dos segundos para poner todo mi Stack e igualar la propuesta. La sala contiene la respiración y a mí se me hiela la sangre al ver un Full de Reyes-Jotas que revienta mi escalera sin color. Con cara de idiota cruzo la puerta que da a la calle, busco las llaves de casa, y maldigo cien veces mi suerte. No era lo que yo esperaba, la cosa pintaba mejor sin duda, pero qué huevos, al menos ha sido una mano interesante; de todo se aprende.

Un 6 de nota. Disfrútenla.
[Leer más +]
2 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
Hotel para perros
Hotel para perros (2009)
  • 4,7
    1.751
  • Estados Unidos Thor Freudenthal
  • Emma Roberts, Don Cheadle, Lisa Kudrow, Kevin Dillon, ...
5
Bone sweet bone.
Que nadie busque ningún tipo de profundidad argumental en "Hotel Para Perros", pues es una de esas cintas de las que ya se sabe de antemano que es un producto dirigido a la familia con especial interés en sus miembros más jovenzuelos.

La historia que nos cuenta es la siguiente; Andi y Bruce (Emma Roberts y Jake T. Austin respectivamente) son dos hermanos huérfanos que pasan sin parar y cada muy poco tiempo de una familia de acogida a otra por culpa de su rebeldía. Ella es la típica adolescente tipo Disney muy pero que muy delgadita y de buen parecer, aspirante a icono de las muchachitas de medio mundo, su papel la limita a despotricar y a enamorarse de un zagal que ya querría para ella tu vecinita de al lado; y él es un chaval más jovencito que se deja ver por las series de Nickelodeon y que en esta ocasión interpreta a un pequeño Mcgyver que hará las delicias de los perros. Pues estos dos adolescentes se dedican a hacer pequeñas gamberradas, como por ejemplo timar a tiendas de objetos de segunda mano para así sacarse un dinerillo y de camino mostrar su inconformidad con el mundo, o traer por la calle de la amargura al trabajador social que se encarga de ellos (encarnado por el protagonista de "Hotel Ruanda", Don Cheadle). Además, esta vez les ha tocado vivir con una familia adoptiva bastante freak, una pareja de músicos sin talento que son unos padres más nefastos aún. Así, entre unas cosas y otras pasan sus días, apoyándose el uno en el otro para salir adelante, perdón... y en Friday, un perrito blanco que acogerán sin permiso paterno y que intentarán camuflar por todos los medios posibles, haciendo incluso de un viejo hotel abandonado un hogar para este.

De esta corriente idea sale a flote una película que de no ser por las numerosas y carismáticas mascotas que aparecen en pantalla, y por una generosísima producción (a cargo del "especialista en fuchina" Ivan Reitman), se hundiría en sus clichés típicos de comedieta adolescente y no pasaría de ser otra más del montón. Además homenajea en alguna escena que otra a otras películas como por ejemplo Kill Bill o incluso Dos Tontos Muy Tontos (esa furgoneta...).

La cosa es que tampoco estamos hablando de una maravilla del género familiar, pero la verdad es que es un producto que funciona dignamente en su campo y que seguro entretendrá a los espectadores a los que va dirigida; léase, chavalines y amantes de los perros. Así que si buscan una comedia ligera con mascotas, esta es una buena opción, mucho mejor que la reciente "Un Chihuahua en Beberly Hills".

Aunque la verdad, me confieso públicamente... "A mí me gustan más las pelis de monos." - Ego Dixi.

Nota: 5. Disfrútenla.
[Leer más +]
9 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil
Delicatessen
Delicatessen (1991)
  • 7,3
    43.540
  • Francia Jean-Pierre Jeunet, Marc Caro
  • Dominique Pinon, Howard Vernon, Chick Ortega, Pascal Benezech, ...
5
En época de hambre, el gordito cabe en la olla.
"Delicatessen" nos sitúa en un extraño paraje derruido de un lugar no específico y una época aún menos concreta de la Francia que todos conocemos, aún así se intuye a primer golpe de vista el marco post-apocalíptico que rodea a la historia que se nos va a contar. Nada más empezar los primeros planos, aparece entre una especie de niebla bañada en una luz amarillenta un solitario y ruinoso edificio en pantalla, ese edificio está rodeado del más absoluto caos, pues todo a su alrededor es polvo y destrucción. Es en ese castigado edificio donde se desarrollará esta fábula delirante y siniestra que a principios de los noventa nos contaron Jean-Pierre Jeunet y Marc Caro.

El aislado bloque de pisos en cuestión está habitado por una pintoresca comunidad de vecinos;
una prostituta, un par de niños gamberros, una abuela sorda, una familia más o menos normal, otra que oye misteriosas voces, dos hombres que sobreviven de un pequeño taller de artefactos extraños, un hombre que vive rodeado de sapos y caracoles (este es genial), un carnicero que tiene su local en la planta baja del edificio, y entre otros, la hija de este, una rubia apocada que detrás de sus gafas y una facha similar a la de la novia de Mr. Bean esconde unas ganas evidentes de desprenderse de su soledad. Pues bien, los resortes que convulsionarán y agitarán este pintoresco cocktail de personajes serán dos; el primero la cruenta época de escasez de alimentos que atraviesa el mundo entero y que ha llevado a los humanos a una penosa situación en la que prima el canibalismo forzado; y segundo, la llegada al lugar de un antiguo ex-artista de circo que busca un trabajo que le permita sobrevivir. Lo que el pobre hombre ignora es que, curiosamente, en dicho bloque, cada chico de mantenimiento suele durar escasas semanas; en el sentido más oscuro de la frase...

De todo esto se sirven los dos directores para desarrollar una película en la que prima ante todo una estética muy personal llena de primerísimos planos, colores y tonos que resaltan, así como enfoques imposibles; curiosamente Jeunet tiraría en el futuro de la experiencia para elevar estas características visuales a la categoría de arte en "Amélie", eso sí, cambiando los elementos más oscuros y por otros más edulcorados. En la película también son protagonistas los sonidos y la música, factores que también más adelante jugarían un importante papel en la obra del mismo Jeunet. Por lo demás, cabe destacar la mezcla de géneros que hace, y el recurso de un humor negro que la hace a ratos divertida. Lástima que un reparto irregular y los pronunciadísimos altibajos del guión lastren todo lo demás.

Resumiendo; "Delicatessen" es una película curiosa, que a veces aburre y a ratos saca la sonrisa. Puede considerarse germen de los mundos con aires de fábula que encontramos en "Amelíe", y hermana de los que salpican los trabajos de Javier Fesser.

Nota: 5'5. Disfrútenla.
[Leer más +]
7 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
Gozu. El camino a la locura
Gozu. El camino a la locura (2003)
  • 6,4
    1.584
  • Japón Takashi Miike
  • Hideki Sone, Sho Aikawa, Kimika Yoshino, Shôhei Hino, ...
1
Qué cojones surrealista, esto es dadaísmo puro y duro.
De nuevo Takashi Miike; de nuevo violencia, yakuzas, estructuras narrativas deliberadamente bizarras, de nuevo provocación, de nuevo ruptura con todo lo que huela a convencional... y de nuevo surge, como con cada obra suya diría yo, una horda de acérrimos seguidores que luchan enérgicamente para defender lo que ellos creen un icono evidente del cine postmodernista. Los defensores del director japonés suelen ver en cada una de sus películas el culmen de la transgresión, la bofetada definitiva a los pazguatos relamidos de Hollywood, un cine único sólo apto para mentes libres de esquemas, una delicia y un homenaje al mundo oriental más extremo, al de la mafia y al de los mangas más pasados de rosca.

Pero claro está, cada vez que hay un cisma de cualquier tipo, cada vez que alguien defiende algo; una idea, un terreno, o un proyecto, es porque alguien lo ataca. Ahí es cuando entra en plano la otra facción. La que husmea en sus películas persiguiendo todo lo bueno que se pregona sobre su cine y termina escandalosamente defraudada. A esta legión de detractores le molesta que las desatinadas ínfulas de transgresión y los fútiles intentos de sorprender del director nipón, sean comparados con los más acertados logros de cineastas como David Cronenberg o David Lynch; les revienta literalmente que un cine tan lleno de vacíos argumentales sea tan laureado cuando ni siquiera se presenta una estética atractiva como compensación. Es esta facción la que representa a la perfección la otra reacción posible al cine de Miike.

Pues bien, si da la casualidad de que casi todos suelen coincidir en que "Gozu" es la película que más lleva al extremo los rasgos de su cine, ya se pueden imaginar que las reacciones en este caso también se radicalizan. Y yo, que con cada film suyo que veo me cambio de bando, también esta vez he radicalizado mi opinión, eso sí, sobre esta película en concreto, no sobre el director, pues ver una de sus películas siempre es una experiencia nueva.

¿Entonces?... Pues nada, decepción absoluta; un argumento atractivo que arranca bien pero a los poquísimos minutos aburre hasta dejarte exhausto y que encima se vale de unos recursos narrativos ridículos capaces de poner de los nervios al más loco del sanatorio. Esta vez yo no he visto el surrealismo que muchos han podido disfrutar, yo he visto puro dadaísmo, pero hasta para hacer algo dadá hay que tener algo de chispa o como mínimo saber a dónde o cómo se quiere llegar. Tan poco claras quedan las intenciones que ni siquiera me ha quedado claro si Takashi pretendía burlarse el mismo post-modernismo o solamente del espectador.

Curiosamente el último plano dura unos dos o tres segundos, y en él sale un japonés mirando a cámara partiéndose el culo. Pues a mí no me gusta que nadie se ría cuando me dejan con cara de imbécil, así que otra vez será. Y que nadie se ofusque, mis directores preferidos también tienen bodrietes.

Nota: 1. Disfrútenla.
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
Tiburón
Tiburón (1975)
  • 7,1
    118.462
  • Estados Unidos Steven Spielberg
  • Roy Scheider, Robert Shaw, Richard Dreyfuss, Lorraine Gary, ...
8
No siempre el mar tiene el mismo color...
... a veces nos deslumbra con un maravilloso azul casi turquesa y baña la fina arena blanca, otras se cubre de algas y se muestra inquietantemente verdoso, hay veces en las que siquiera puedes ver tus propias piernas sumergidas bajo la superficie, y hay veces en las que se tiñe de un rojo trágico. Es entonces cuando tus vacaciones se pueden ir a tomar porculo en un santiamén, cuando tu reducto de paz puede tornar en un infierno húmedo de color bermellón.

Os voy a situar por un momento en Isla Amity, un pequeño pueblo costero de Nueva Inglaterra donde ocurre algo tan curioso como poco excepcional; ya imaginan, es una villa de esas que en invierno se asemeja casi a un tranquilo desierto comparado con la cantidad de turistas que alberga en los meses más calurosos del verano. Sus habitantes son conscientes de ello y viven de sacar el dinero honradamente a los que allí llegan de vacaciones, haciendo caja para todo el invierno durante el periodo estival. Como ya he dicho, nada del otro mundo, el típico pueblo donde veranea cualquiera de nosotros en busca de un poco de relax y tranquilidad. Lo que no saben la mayoría de los que esta vez han llegado a Isla Amity, es que un escualo de proporciones colosales está dispuesto a joderles la quincena.

De esta premisa parte la cinta que lanzó a la fama a uno de los directores más aclamados en la historia del cine, Steven Spielberg. El que ya hiciera gala de saber caminar sobre la difusa línea que separa lo comercial del contenido más arriesgado, nos ofrece en "Tiburón" el primer destello de lo que serían características distintivas más adelante a lo largo de su carrera; un pulso narrativo eficaz, un dominio de la tensión y la técnica apabullante, y todo un ejercicio de cine fresco y directo. Añadan a la buena dirección unas buenas interpretaciones, una banda sonora que le encaja como un guante, y una segunda mitad que a medida que se acerca a su final se vuelve más apasionante, y tendrán una cinta más que recomendable para todo amante del cine; comercial o no.

No se crean que tiburón es un título que no va más allá del mito o del icono del Blockbuster como se dice por ahí, pues lejos de prejuicios resulta todo un buen Thriller gráficamente salpicado de tintes escarlatas que combina sus mejores armas con los tics típicos del Slasher más puro y duro; eso sí, aquí la diferencia es que el asesino no usa un cuchillo de cocina ni un garfio para hacer sus fechorías, a este le basta con simplemente con masticarte.

Así que ya saben, acérquense a esta película libres de ideas preconcebidas y lo agradecerán, os doy esa garantía.

No me extiendo más. Un 8 de nota.

Disfrútenla.

PD: Y mira debajo de la colchoneta.
[Leer más +]
4 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
Malditos bastardos
Malditos bastardos (2009)
  • 7,8
    152.535
  • Estados Unidos Quentin Tarantino
  • Brad Pitt, Christoph Waltz, Mélanie Laurent, Diane Kruger, ...
8
No lo busques en ningún libro de historia, búscalo en el de cine.
Parece una exageración y quizás lo sea, pero diría que en "Malditos Bastardos" se huelen las intenciones de Tarantino desde los títulos de crédito iniciales. Es como si con esta película estuviese dispuesto a convencernos definitivamente de que esta vez sí va a retomar la buena senda y no va a darnos siquiera una opción para dudar de él mientras la pantalla esté iluminada.

Se apagan las luces del cine y mientras aparecen los rótulos con los nombres más visibles de un extensísimo y acertado reparto, suena una maravillosa música que crea el ambiente perfecto en la sala para comenzar con el 1er capítulo de los cinco que conforman esta genial y gamberra historia de ficción situada en plena 2ª Guerra Mundial. Como reza el cartel promocional: "Érase una vez en la Francia ocupada por los nazis...". Es en el prólogo donde irremediablemente nos metemos en el bolsillo del director, igualmente es cuando aparece uno de los mejores personajes que ha dibujado Tarantino para todas sus películas, el sardónico coronel nazi Hans Landa, interpretado por un enorme Christoph Waltz; y quizás sea la escena donde se nos ofrecen varios de los mejores minutos de la carrera del polémico cineasta. El prólogo sabe a western, a cine clásico, te mete de lleno en la historia. Pero lo mejor de todo es que para dejarnos con los pelos de punta el director se vale prácticamente de un diálogo. Eso sí, el diálogo es genial, y está apoyado en una realización tan perfecta como sobria y en unas interpretaciones enormes, todo ello hará que el espectador se sumerja en una tensión asfixiante que desencadenará en la tragedia que sirve de motor a esta historia de nazis, y venganza.

Luego la trama sigue su curso y aparecen Los Bastardos, la tropa de feroces soldados que tiene la misión de quitar del mapa francés a tantos nazis como puedan. A estos les ponen cara Brad Pitt, un actor infravalorado al que le pesa demasiado la pose chulesca de muchos de sus personajes; y actores tan dispares como Samm Levine o Eli Roth, que encarna a un personaje tan brutal como carismático.

Pues bien, una vez hecha la presentación de los personajes, todo estará a punto para que disfrutemos con la afortunada vuelta al cine del hombre que nos defraudó con Death Proof. De cómo se desarrolla todo a partir de entonces no hablaré, pues no pienso reventarle la película al que no la haya visto. Eso sí, aunque hablemos de una buena cinta, hay que decir que también adolece de los tics habituales que tanto dividen a su público, es decir, afán de resultar cool, un narcisismo y valentía del que se sabe (o cree) grande, y licencias para tratar su historia como le salga de las pelotas, tanto técnicamente como en la narración.

En definitiva; a pesar de aspectos que no me convencen de la cinta (una BSO que chirría en ocasiones, algún bajón puntual en el ritmo narrativo, y un giro de guión que no termino de explicarme *Spoiler), he de decir que esta vez me lo he pasado de cojones. Así que notable. Disfrútenla.
[Leer más +]
5 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
Up
Up (2009)
  • 7,9
    141.173
  • Estados Unidos Pete Docter, Bob Peterson
  • Animation
10
Y que sean muchas más.
Parece que Pixar estuviese tocada por una especie de varita mágica, pues lleva encadenando una serie de éxitos de taquilla y crítica rotundos desde hace tres años. En 2007 sorprendió a los adultos que se dignaron a ver con sus hijos "Ratatouille" (cinta que no me terminó de convencer personalmente), un año después nos dejó la boca abierta con la esplendorosa "Wall-E", y ahora público y crítica se vuelven a poner de acuerdo y aplauden a la productora unánimemente por "Up".

Podría decirse que en "Up" se repite la efectiva fórmula que la compañía del flexo lleva poniendo en práctica desde entonces, un derroche de fantasía, aventuras y diversión que sabiamente combinados con un sentimentalismo maduro y sencillo, con unos deliciosos momentos en los que el pulso cinematográfico se hace digno del buen cine de antes, y una cuidadísima narrativa visual y sonora, harán que tanto pequeños como mayores salgan de la sala satisfechos.

Y es que con "Up" la magia vuelve a colarse en las salas de cine; mientras las luces permanecen apagadas y la pantalla se llena de color no se puede evitar dejarse sorprender o emocionar; es de esas películas que supuran un optimismo franco que esquiva la superficialidad, un auténtico hito técnico que te deja con la boca abierta, un cuento precioso que al siguiente momento de hacerte derramar una lágrima te saca la sonrisa. No es extraño pues que mientras la vemos, en algunos momentos puntuales la memoria nos remita a genios como Chaplin (como me sucedió con Wall-E), o Frank Capra, pues el regustillo que nos deja esta maravillosa historia es el mismo que con los dos grandes maestros; la sal de una lágrima, lo dulce de una sonrisa y unas ganas de vivir impresionantes.

Piensen que si el inconsciente nos evoca a semejantes monstruos del cine será por algo. Pues que la cosa siga así...

¿Qué hacen que no vuelan a verla?.

Un 9 de nota. Disfrútenla.
[Leer más +]
4 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
Batalla en el cielo
Batalla en el cielo (2005)
  • 4,7
    2.336
  • México Carlos Reygadas
  • Marcos Hernández, Anapola Mushkadiz, Berta Ruiz, David Bornstein, ...
1
Pólvora mojada.
Lenta hasta la saciedad, autocomplaciente, con intenciones que le sobrepasan, con demasiadas ínfulas de modernita y artística, árida en extremo, molesta en ocasiones, con un protagonista que no vocaliza, con un cúmulo de sinsentidos que la hace ridícula, con un reparto de los peores que he visto, con un sonido pésimo, con un afán de polemizar que no sabe hacer otra cosa sino recurrir a recursos baratos; vacía, insulsa, aburrida, demasiado aburrida, mortalmente aburrida, desaprovechada, innecesaria...

"Batalla en el cielo" es de las peores películas que he visto en mi vida; tanto que me voy a limitar en esta crítica a lo que ya han comprobado más arriba, a prevenir a todo amante del buen cine para que evite esta cinta. Mi nota personal no llega ni siquiera al 1, pues la considero un intento fallido y una de esas películas que hace que uno se desengañe a veces y riña con el séptimo arte.

Disfrútenla si la ven.
[Leer más +]
4 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
Antes que el diablo sepa que has muerto
Antes que el diablo sepa que has muerto (2007)
  • 7,0
    33.653
  • Estados Unidos Sidney Lumet
  • Philip Seymour Hoffman, Ethan Hawke, Albert Finney, Marisa Tomei, ...
8
La ley de Murphy.
Cuando la vida le tiene a uno bien cogido por los huevos es cuando más se precisa de una solución. Es en ese momento cuando cualquier opción salvadora parece fácil, o cuanto menos válida; la desesperación nos lleva a un terreno donde la sensación de no tener nada que perder nos hace volvernos unos confiados; a partir de ahí estamos dispuestos a hacer cualquier cosa para salir del pozo.

Con lo que no solemos contar es con la Ley de Murphy, esa ley caprichosa que sin avisar nos golpea en el estómago y nos remata una vez estábamos cogidos por las pelotas. Entonces nuestra reacción es imprevisible... De eso habla Sidney Lumet en "Antes que el diablo sepa que has muerto". De planes fracasados, llaves maestras que no lo son, y pequeñas tragedias que empeoran aún más por caprichos del destino.

Hasta aquí no parece haber nada en especial que destaque a la película frente a las demás de temática similar ni la haga especialmente digna de prestarle nuestra atención. Pero no se engañen, estamos ante una cinta maestra que combina las mejores características del cine clásico con las del cine más moderno de una manera ejemplar. Mediante un oscuro guión hilvanado a la perfección, un pulso narrativo certero, y un montaje preciso, se nos narra el fallido atraco a una joyería por parte de Andy y Hank, Philip Seymour Hoffman y Ethan Hawke respectivamente, así como los diferentes puntos de vista de cada uno de los afectados, antes y después del delito.

Se puede decir que Sydney Lumet sabe hacer de su veteranía un grado, y que sigue en forma a la hora de dirigir, pues unos 50 años después de haber presentado la que es considerada su cinta de culto, "Doce hombres sin piedad", es capaz de ofrecernos todo un ejercicio maestro de buen cine. Quizás sea porque lo ama y no quiere que nosotros olvidemos que puede alcanzar la categoría de arte. Pues ojalá que esté con nosotros muchos años más; si tiene aún tanto que contar merecerá la pena.

Mención especial a las actuaciones de todo el reparto, pero sobre todo a la de Philip Seymour Hoffman, un actor que se ha ido ganando mi admiración paso a paso.

Pero qué cojones, lo mejor de esta película es que me la creo.

Un 8'5 de nota. Disfrútenla.
[Leer más +]
6 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
Agárrame esos fantasmas
Agárrame esos fantasmas (1996)
  • 6,0
    16.843
  • Nueva Zelanda Peter Jackson
  • Michael J. Fox, Trini Alvarado, Jeffrey Combs, Dee Wallace, ...
2
Los fantasmas que me dejaron frío. // 1x2
En primera instancia "Agárrame esos fantasmas" se presenta como una cinta apetecible y fresca de ver; sus nombres propios la avalan, un Peter Jackson post "Braindead", un Michael J. Fox encumbrado a la fama por la trilogía de "Regreso al futuro" como actor principal, y la mano de Robert Zemeckis en la producción. O en otras palabras, un atractivo tándem para el que busca una comedia digerible y porqué no, también gamberra.

Pero a veces en el cine, como en el fútbol, un buen plantel no asegura absolutamente nada de por sí, también hay que saber jugar las cartas a la hora de la verdad.

Todavía recuerdo al Betis pasarlas putas en la Copa del Rey hace unos años jugando contra el C.D. Alcalá, el equipo de mi pueblo. Ahí estaban Edu, Juanito (ahora en el Atlético de Madrid), y Cía, apretando el ojete porque once tíos desconocidos (de los cuales un buen porcentaje curraban sus ocho horas en la metalurgia o la hostelería) se les habían puesto farrucos. Al final, el equipo de las trece barras no cayó eliminado por poco, ya que pasaría de ronda por la suerte de los penaltis. (*Spoiler Opcional)

Pues bien, yo no sé muy bien si Peter Jackson ha tenido que jugar al contraataque de un espectador que se había puesto farruco por lo que quiera que fuese, o es que realmente este tándem sólo servía para vender camisetas. El caso es que cuando jugaba en la segunda división del cine, la llamada Serie B, me divertía mucho más que ahora que tiene un mayor presupuesto. Y es que una película tan basada en los efectos especiales es un arma de doble filo, ya que corre el riesgo de que con los años la vea un ojo acostumbrado a cosas mejores, y no se perturbe en absoluto. Una vez eliminado el factor sorpresa, queda la táctica del trabajo, la de dejarse la piel en el campo, la de entretener; pero tampoco, ya que por bien rodada que esté no hay ni sustos ni chispa en el guión, así que en este punto Peter Jackson también falla, será que estaba gordito. Ya se sabe; "El fútbol es asín".

Un 2 de nota. Qué difícil es acertar una quiniela coño...

Disfrútenla.

Crítica dedicada a Tab Ramos y Mágico Gonzalez.
[Leer más +]
8 de 16 usuarios han encontrado esta crítica útil