arrow
8
La alfombra de terciopelo rojo
Había una época, una época remota, en la que tenías toda la vida por delante. Te hallabas al comienzo de ese camino deslumbrante por el que se desplegaba una interminable alfombra de terciopelo rojo, invitándote a avanzar hacia el mañana.
Por aquel entonces creías firmemente que podías comerte el mundo, aspirarlo a bocanadas. Los brazos de tu madre eran los puertos a los que arribabas para escapar a las tempestades, para absorber esa sensación de seguridad y de bienestar que te proporcionaban.
Por aquel entonces, el abrazo de tu madre y los confines de tu hogar eran tu horizonte, mientras en tu desbordada imaginación se gestaban sueños de grandeza. Visualizabas todo lo que ibas a conseguir.
Y tú eres esa madre amorosa sin más perspectivas ni anhelos que el cuidado de tu familia, una mujer cuya identidad siempre ha estado supeditada a la de los que te rodean, sin más sueños que los de ver a tu hijo convertido en todo un hombre.
Comienzas tu andadura por la alfombra de terciopelo rojo con paso airoso, desafiante, mirando exultante a tu alrededor y todo te anima a seguir adelante; el sol, benévolo, brilla con fuerza para ti; las frondas de la vegetación que forman un exuberante túnel a tu paso reverberan con todos los tonos de verde.
Continúas avanzando y el túnel comienza a curvarse. La alfombra de terciopelo va adquiriendo un tono de rojo cada vez más desvaído; la vegetación va amarilleando y se vuelve más rala; el sol se oculta intermitentemente y su resplandor disminuye. Y, en algún momento que no aciertas a determinar, el sendero se ha transformado en un retorcido laberinto tan lúgubre como los corredores del infierno. Y, ¿dónde se halla ese sueño que antes percibías con meridiana claridad al final del túnel? ¿Se ha ocultado acaso en las profundidades de este extraño laberinto que se va alejando de todo lo que te resultaba familiar?
Pero continúas avanzando. Te habitúas al intrincado laberinto, a caminar por la oscuridad sin saber hacia dónde te diriges. Tus sueños de grandeza se van diluyendo lentamente tras una cortina brumosa.
El laberinto, cada vez más degradado y corrompido, oculta trampas, puñaladas. No regala nada. En el laberinto del infierno nada se concede gratis. Te ofrece la luna, la evasión, la huida artificial. Te ofrece esa sensación de falso optimismo, de ficticias esperanzas, de patética euforia. El laberinto coloca muy lejos de tu alcance un sucedáneo de sueños adulterados que promete concederte a cambio de que prostituyas tu alma y tu cuerpo. Tú, que todavía crees que habrá un mañana mejor, te prostituyes a cambio de ese sueño imposible, mientras te destruyes en el universo alucinógeno con promesas de una felicidad que te esquiva.
Sigo en el spoiler.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama.
299 de 409 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Requiem por el sueño americano
Réquiem por el sueño americano
Espeluznante, cruda, durísima, fascinante, original y magistral. Así es "Réquiem por un sueño", una película que por su temática y por su original modo de contar las cosas recuerda a la obra maestra de Danny Boyle "Trainspotting" pero de una forma mucho más intensa y cruda.
La película narra simultáneamente dos (o tres, como se quiera ver) historias a cual más dramática:

La primera nos cuenta la vida de Sara, una mujer mayor (la madre de Harry, el protagonista) comienza a tomar pastillas adelgazantes para estar deslumbrante el día en que aparezca en televisión.

Las otras dos nos cuentan las andanzas de Harry, su novia Marion y su mejor amigo, Tyrone. Los tres se dedican a traficar (y a consumir) con droga dura y llegar algún día hasta los más alto.
Todas las historias tienen algo en común, la búsqueda inútil del sueño americano.

Aronofsky, sin duda, es un crack a la hora de contar historias. Algunas secuencias, por el modo en que están rodadas, son de lo más original que he visto en años. Sobre todo atención a las secuencias en las que se chutan los protagonistas. Geniales, sin llegar a ser ni la mitad de explícitas que en "Trainspotting", aunque se vuelven algo repetitivas.
Por otro lado, las interpretaciones son todas soberbias, en especial la desorbitada interpretación de Ellen Burstyn (perdió en los óscar ante una muy inferior Julia Roberts).
La banda sonora es memorable y en algunos momentos se fusiona con la película de tal forma que llega a sobrecoger.

Poco más hay que decir de esta genialidad con la que se le quitan a uno las ganas de ver una droga en la vida. Imprescindible.
164 de 206 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Los sueños, sueños son...
Descorazonadora y brutal película que nos muestra con toda crudeza el poder que ejercen las adicciones sobre las personas. Es angustioso el ver como los personajes, (todos excelentes en sus interpretaciones), van pasando, al principio con desbordado optimismo, de la inicial vitalidad e ilusión por sacar sus sueños adelante, a lo que finalmente acabarán consiguiendo a causa de sus respectivas adicciones.
Me encanta como está montada la película, y me parece muy acertada la idea de mostrar la adicción de cada personaje de la misma manera una y otra vez ya que una adicción se trata de eso: de mecánica, de hacer lo mismo siempre y de la misma manera hasta que ya no sabes ni porque lo haces, simplemente, lo haces.
El final es antológico, sin un atisbo de esperanza y es cuando el título de la película adquiere total relevancia, puesto que todos los sueños del principio, todas las ilusiones, se han desvanecido. Para siempre.
No recomendada a quien desee ver dramas con final o moraleja de esperanza. Aquí no la encontrarás.
79 de 114 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
A los que os parece desagradable y denigrante ¿os deja mal cuerpo? ¿os resulta desagradable?.Ah que ya sabeis lo malas que son las drogas, si lo supierais de verdad no os importaría que os fuera desag
Yo he crecido en un barrio problemático. he conocido muchos "yonkis" sólo conozco un caso de alguien que haya conseguido dejar la heroina y tras seguir una terapia tremenda de aislamiento total en un centro de desintoxicación.. A mi me encanta "trainsporting" pero la autentica realidad no es lo que se ve allí. La realidad de un "yonki" es sórdida y desagradable. He visto a yonkis sentados de cuclillas, quietos mientras un hilillo le cae por la comisura de los labios. Si es repugnante. He visto a mujeres irse a la cama con alguien por 3 cubatas, una raya o un chute. He visto a alguien por alcohol transformarse en la chica que varios viejos verdes se repartían. Ah en esta película "denigrante para la mujer" hay una chica que hace cosas muy denigrantes por droga ¿que les asusta? porque es real.

El caso de la madre es el que mas me estremece por ser a lo mejor el que menos conozco, los otros tres casos me son mas familiares por desgracia, cambia el acabar con el brazo amputado por muerto. Pero recordé a un par de mujeres solas, que creen que nadie las quiere aferrarse a una maquina tragaperras y vivir solo para esa máquina, una mujer antes respetable yendiendose a un borracho 20 años menos al que le da igual lo que sea con tal de "mojar" y mirarla con pena mientras una de mis tías me decía mientras la miraba irse con el chaval borracho "si la hubieras conocido antes" y hablo de una maquina, no de una substancia, la soledad te hace aferrarte a cualquier cosa que de sentido a tu vida. su caso no es tan extremo como e que representa Ellen Burstyn pero te das cuenta que eso es real que de verdad alguien puede llevar a ese extremo.

Yo pudiera explicar muchos casos de mujeres denigradas, de vidas destrozadas por una adicción y aúna sí al ver esta película me estremezco, no se si es porque me vienen muchas cosas a la memoria, pero me estremezco, me deja con un mal cuerpo tremendo pero a la vez me digo, ya era hora de que una película le hiciera sentir a la gente lo que la gente debe sentir de las drogas, que me pusiera el mismo mal cuerpo que cuando vi aquella señora marchándose con aquel borracho por unas moneditas porque su vida no tenía mas sentido que una maquina tragaperras, el asco que sentía cuando veia aquel hombre con las babas colgando, la pena por aquella mujer capaz de irse a la cama con un viejo de 70 años por unos cubatas. Yo he visto a una mujer que ha sido violada en una borrachera y apalizada en otra, y luego al estar borracha acercarse a sus verdugos. ¿Denigrante para la mujer la última media hora? No real, demasiado real.

Le voy a dar un 10. porque se lo que las drogas y las adicciones provocan en la gente, por eso me alegro que deje tan mal cuerpo aunque alguno os repugne, mi recomendación, mas vale que lo veais solo en una pantalla, ah.... ya sabeis que la drogas son malos, ya sabeis lo malas que son. Si los supierais de verdad no os importaría que la película fuera desagradable

(sigo.....)
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama.
52 de 65 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Darren me la ha metido hasta el fondo
Siempre, desde que empecé a aficionarme al cine, he afirmado que nunca ninguna película me había afectado seriamente y que nunca ninguna película llegaría a afectarme lo más mínimo. Últimamente esta afirmación iba haciéndose añicos debido a películas como "There will be blood (Pozos de ambición)", "El experimento", "Chinatown", "Incendies", "Revolutionary road" o "Las vírgenes suicidas". Finalmente esta afirmación se fue definitivamente al garete justo ayer. A pesar de que nunca creí que una película pudiera afectarme hasta tal punto, ha pasado, "Réquiem por un sueño" lo ha conseguido, Darren Aronofsky lo ha conseguido, me he traumatizado.

Creía ser plenamente consciente de lo que iba a ver, una película "profundamente depresiva, durísima y perturbadora", pero como tomar en serio estas etiquetas después de ver en que otras películas las han colocado, debí haber hecho caso. Lo curioso es que ayer por la tarde vi "Seven", una película completamente magistral, que me cautivó con su ambiente malsano y macabro y con ese final tan sublime, y pensé "ya tengo mi dosis de perturbación en cine por hoy", sin embargo por la noche vi "Requiem for a dream", lo que destrozó mis planes y que hizo parecer a "Seven" un capítulo de los "Teletubbies".

Solamente su celebrada BSO ya me recuerda la pesadilla que he vivido, sí, la pesadilla que yo he vivido, el infierno al que me he visto arrastrado. Ya había oído y me habían dicho también que esta es la película que hay que pasar a los jóvenes para que no se droguen, yo supuse que tenían razón, pero eso es demasiado cruel, concretamente oí que alguien decía que tendría que pasarse en cuarto de la ESO, no sé quién fue ese cabrón desalmado, a mis 16 años esta es la primera película, no que me supera, que ya ha habido un par, sino que siento que sencillamente no debería haberla visto, que es demasiado dura para mí, que apenas he podido soportarla. No sé qué es peor, si permitir ver esta película a los jóvenes o permitir que se droguen. Al fin hay una película que honra el mítico "No recomendado a menores de 18 años".

Si intento no dejarme llevar tanto por las emociones, sin duda hay que destacas varios aspectos de la película:

-Las actuaciones, todas absolutamente demoledoras, sobresaliendo Ellen Burstyn, que ahora mismo no puedo imaginar como pudo ser la actuación de Julia Roberts para quitarle ese Oscar de las manos.

-La BSO, completamente insuperable, absolutamente épica, que proporciona ese ambiente de desesperación, de depravación, de inhumanidad y de pesadilla que rodea toda la película, de las mejores bandas sonoras de la historia.

-El estilo visual, similar a "Pi (fe en el caos)", aunque el doble de potente, el doble de visceral, con una fotografía oscura y aterradora, pocas veces se ve tal potencia visual en una película. También para resaltar su montaje, en el que cuadra cada historia a la perfección sumiéndote aún más en el propio infierno.

Espero haber dejado claro lo que es esta película: la película más visceral y desesperanzadora de la historia, de esas que si la ves estando depresivo te suicidas al instante en que termina. No esperes una historia agradable, no esperes pasártelo bien, no esperes ver una película dura, espera ver "Réquiem por un sueño", que es lo mismo que decir: prepárate para descender al mismísimo infierno.
45 de 53 usuarios han encontrado esta crítica útil