arrow
8
El día que Queen se hizo universal
Hay miles de motivos por los que este doble concierto está considerado, junto a Woodstock, el evento musical más importante del S. XX.
- Bono baja al público, saca un chica y baila unos segundos con ella mientras tocan Bad. Este hecho enfervorizó al público de Wembley e hizo que esos artistas endiosados bajaran a la tierra y se unieran al público como uno más para gritar basta ya a la hambruna de Etipía.
- Dire Straits toca su clásico Sultans of Swing junto a Sting y David Bowie hace a todos sentir que pueden cambiar el mundo con Heroes.
- Madonna demuestra en Philadelphia que será la gran reina del Pop.
- Phil Collins toca en Wembley, coge el Concorde y se planta en Philadelphia para ser el único artista que toca en los dos escenarios aquel 13 de julio de 1985.
- Philadelphia vibra con Mick Jagger, Tina Turner, Bob Dylan, Eric Clapton , Robert Plant... nunca hubo tanto talento en un escenario.
- Y el apoteosis, para mi, sale Queen y Wembley se viene abajo cuando Mercury sincroniza a los 80.000 espectadores en el estadio y 3.000 millones en el mundo dando palmas a ritmo de Radio Ga Ga y We Will Rock You a la par que nos vuelve a hacer sentir que somos capaces de lo que nos propongamos a ritmo de We Are The Champions.
- Paul McCartney toca Let It Be en Wembley y todo el mundo llora.
- Y para cerrar el doble concierto, todo el mundo sube al escenario para cantar el Do They Know It's Christmas.

Imposible concentrar tantos grandes grupos en tan poco tiempo con tanto éxito (más de 100 millones de dólares de la época).

Gracias Bob Geldof aunque 30 años después Etiopía sigue muriéndose de hambre. Como dijo Queen, Is This The World We Created? Me temo que si.
13 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Un día mítico
No puedo creer que aún nadie haya comentado nada sobre este documental. Bueno, lo cierto es que mas que documental es un macroconcierto mítico a favor de la ayuda contra el Sida en Africa. En su momento un acontecimiento histórico que unió a grandes artistas del momento (incluso los que no acudieron a la cita grabaron el famosísimo We Are The World, también incluido en el pack de DVD de este evento).
No cabe duda que en este concierto hay actuaciones mejores y peores. Yo concretamente destacaré algunas: la curiosidad de ver a Phil Collins actuando en Londres y Philadelphia el mismo día, ver a Madonna tan jovencita dando botes cuando aún no era nadie, disfrutar de la interpretación de Don't Let The Sun Go Down On Me por parte de un cuasi-desconocido George Michael con Elton John al piano, y, por encima de todas, paladear la actuación completa del mítico grupo Queen, valorada según informa Wikipedia como la mejor actuación en directo de todos los tiempos, a razón de una votación de la revista Rolling Stone. Sólo basta ver la significativa entrega de Freddie en un aspecto que le tocaba tan de cerca (aún en secreto) y que le llevaría a la muerte, para valorarlo en su justa medida.
11 de 13 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Historia del Santo Bob
1984. Eres Bob Geldof. Es decir, nadie. Fuiste alguien cuando la película “The wall” pero eso no tuvo continuidad. Y sobre todo cuando hiciste cinco años antes “I don´t like Mondays”, una obra maestra absoluta, que, aún no puedes saberlo, se seguirá escuchando más de tres décadas después con el mismo estremecimiento de entonces. Pero volvamos a tu realidad de 1984: eres el líder de un grupo que nadie quiere oír, porque el talento se te acabó. ¿Así de simple? Sí, así de simple.

Joder, tus amigos cantantes, todos ellos, no hacen más que sacar éxitos y vender discos. ¿Cómo lo harán? Hablas todas las semanas con el cabrón de Bono y tienes que soportar su paternalismo. ¿Quién se habrá creído ese niñato? Cuando tocaba la guitarra por las calles de Dublín, tú eras ya número uno en todo el mundo. Y ni siquiera lo invitaron al concierto aquel de Amnistía Internacional en el que, todo el mundo lo dijo, tu versión de “I don´t like Mondays” fue lo mejor.

Necesitas alguna idea. Llevas tres años intentando acabar tu canción “Sunday afternoon in my room”, una precuela de “I don´t like Mondays”, y está claro que no lo conseguirás. Estás condenado de por vida a cantar tu gran éxito en conciertos de homenaje, benéficos y similares, hay que joderse.

Piensa un momento…

Je. Puede funcionar.

¿Por qué no? A todo el mundo le caes bien. Y sólo tendrás que cantar “I don´t like Mondays”.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama.
10 de 15 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
El concierto de los conciertos
Una suerte que, para los que no vivíamos en 1985, o eran demasiado pequeños, o no podían estar en Londres y Philadelphia aquel 13 de julio, haya quedado constancia fílmica de aquel evento sin igual.
Los mejores artistas del mundo se reunieron en estas dos ciudades para participar en el evento benéfico más grande que se recordaba, y quizás a día de hoy sigue siendo el más impactante y conocido (y de especial actualidad ahora por la renovada popularidad de Queen gracias a Bohemian Rhapsody).
Inolvidable momento para la música y el mundo.
Sé el primero en valorar esta crítica