arrow
9
¿Me quieres Elliot? También yo a ti
Hace treinta y tantos años yo era un niño cuando gane un concurso que me llevó a ser miembro del jurado del Festival Internacional de Cine Infantil y Juvenil de Gijon. Inauguraba el festival la película de Don Chaffey PEDRO Y EL DRAGÓN ELLIOT. Nunca más la volví a ver ni en cine, ni en TV, ni en VHS, ni en DVD ni de ninguna otra manera...pero nunca la olvide ni pude olvidar sus canciones. Aquella historia me lleno de felicidad y me quedo en el corazón como un bello recuerdo de mi infancia. Cuando supe que Disney rodaba un remake sin canciones sentí un poco de desazón y con esa desazón me he acercado esta tarde...todavía estoy llorando de emoción y felicidad. PETER Y EL DRAGÓN es una maravillosa película con la que todo el mundo va a disfrutar.
La actualización del guión es un prodigio de muy buen gusto con un ritmo propio del cine de hoy. Los actores brillantes y el protagonista de la función Elliot es de una ternura y una credibilidad que uno desearía salir a la calle y encontrarse muchos Elliots en los parques y en los bosques. Mención especial a Robert Redford en un papel entrañable y El Niño Oakes Fegley, que seguramente será engullido por la industria como casi todos los niños prodigio, tiene también una sensibilidad que traspasa la pantalla.
Solo un pero que ha hecho que no le ponga un 10...las canciones. No comprendo porque sustituyen las pegadizas melodías del original por unas canciones de una tristeza y una sosez impresionante.
Agradecer a Walt Disney Productions porque desde hace más de 60 años ha puesto al alcance de niños y grandes obras maestras que han acompañado algunos de los mejores momentos de nuestras vidas. Rechazo absoluto a aquellos que siempre quieren ver mensajes ocultos o consecuencias negativas...tienen, seguramente, muchas cosas raras en du interior y deberían hacérselo mirar. Disney fue un genio y dejó establecida la factoría de sueños y buenos valores más importante de la historia y PETER DRAGONS es otra brillante muestra del talento de esa gran industria.
[Leer más +]
39 de 50 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Un Disney dramático, arriesgado y profundo
Tras la genial "El libro de la selva", Disney sigue adaptando de nuevo algunos de sus clásicos a los nuevos tiempos de avances audiovisuales y carnes humanas tan actualmente oscuras como realistas. Y con "Peter y el dragón" vuelve a dar en el clavo de forma genial, sino sensacional. Escribo esta crítica habiendo visto únicamente esta versión (no sé qué les parecerá a quienes vieron la original de dibujos, o siquiera si les interesa), pero desde luego uno se emociona y se vuelve a emocionar con esta historia.
El guión tiene madurez, es tan amable como oscuro. Mete en la historia desde el dramático arranque y nunca se baja los pantalones, tomando el riesgo de dar por hecho que va dirigido a un público que sepa apreciar bien el mensaje de la historia, aún siendo tan comercial en general como cualquier otra entrega corriente destinada al ámbito familiar. El ritmo es muy bueno.
La dirección de David Lowery es tan contemplativa (cuando la cámara se acerca a los personajes y les deja expresarse), como espectacular (las escenas de acción y magia escénica, las magnéticas apariciones del dragón). Así mismo, la factura técnica sigue la increíble estela de "El libro de la selva" y resulta sensacional y muy realista. La banda sonora se la juega y resulta la mayor parte del tiempo tan profunda y melancólica como la película, tanto en las canciones con letra, como en el tema principal de la película.
Las interpretaciones tienen garra. Oakes Fegley está brillante desde la primera toma, Bryce Dallas Howard y Robert Redford se comen la cámara sin esfuerzo, el dragón es alucinante y el resto de secundarios dan la talla sin problemas.
Más arriesgada que la superior revisión de "El libro de la selva" y tan efectiva en conjunto como ella, "Peter y el dragón" no es una explosión de risas y colores chillones que entretengan a los niños sin parar (y sin lógica), sino todo lo contrario: es un Disney profundo, preocupado por sus personajes y la historia más que por el marketing. Es un drama para toda la familia, pero un drama, con lo que eso conlleva: momentos de ternura y emotividad, juntados con otros de tensión y tristeza. Puede que no triunfe en taquilla por no seguir una fórmula más comercial o que destaque, pero que los de Disney no se rindan. Si de verdad son inteligentes de cara a las futuras revisiones de clásicos, tomarán a la última de Mowgli (en cuestión de ritmo) y a esta (en términos narrativos) como indiscutibles modelos.
[Leer más +]
17 de 19 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Eliott, el mejor amigo del hombre.
La semana pasada me vi Pedro y el Dragón Eliott. Ahora ya he podido disfrutar del live action de Disney, Peter y el Dragón. Lo normal sería compararlas como paso con la critica de El Libro de la Selva, pero me es imposible, ¿Por que? porque al contrario que en la citada antes, esta es totalmente diferente a la del 77, en cuanto a trama, aunque alguna cosa tenga un mínimo parecido. Por tanto, haré la critica sin comparaciones.

Primero empezaré por ella, la trama, en esta tenemos un Peter que vive en el bosque sin hogar y sin familia y tan solo con la compañía de su dragón Eliott al mas puro estilo Tarzan o Mowgli. La primera parte de la película es presentarnos a los dos protagonistas y su amistad a lo largo de los 6 años que llevan juntos. Obviamente esto hace que te encariñes de esta amistad y de ellos. Tengo que decir que Oakes Fegley, desprende mucha ternura con su personaje Peter y es difícil no cogerle cariño a lo largo del film. Tras esto ya entramos en materia cuando son descubiertos pero, no voy a decir nada mas, como siempre, la critica es sin spoilers!.

Vayamos a los personajes. El ya mencionado Oakes Fegley que es Peter es de lo mejor de la película, su ternura, su simpatía, y por increíble que parezca su gran feeling con un dragón en CGI, como bien hizo Neel Sethi con los animales en El Libro de la Selva. Bryce Dallas Howard es Grace, una guarda forestal que suele vigilar el bosque, tiene una hijastra llamada Natalie interpretada por Oona Laurence, que es hija de Jack interpretado por Wes Bentley, dueño de un aserradero y novio de Grace. La familia la terminan formando Gavin que es Karl Urban y hermano de Jack y el gran Robert Redford, como Mr. Meacham, el padre de Grace. Estos son los protagonistas principales, sobre ellos, para mi destaca Robert Redford y Bryce Dallas. Oona tiene también mucho feeling en pantalla con Oakes, sus escenas como Peter y Natalie juntos son bastante buenas. A Karl Urban le ha tocado ser el "villano" entre comillas de la película, por que es bastante flojo pero si que es verdad que llegas a odiarle por ciertos actos del personaje.

Eliott el Dragón, muy diferente al visto en el clásico pero en facciones de la cara algo parecido, y también en los sonidos que emite. Este en concreto esta dotado de una gran expresividad y su diseño creo que es perfecto, y el por que de esto es por que, impone cuando tiene que hacerlo, y dan ganas de achucharlo en otros momentos. Han sabido hacer un diseño que para cada situación pueda expresarse perfectamente, y no necesita que hable para que se entienda o sepamos que siente, además de tener un protagonismo mayor en esta cinta en comparación con la del 77.

No voy a decir mucho mas y quiero terminar con una impresión final y general sobre la película. Disney nos trae una película que podría catalogar de mágica, es muy sentimental en algunos tramos pero no llega a ser tan ñoña como el clásico, que os recuerdo era un musical, mientras que esta no lo es (y ojo, también me gusta). Me ha parecido una película menos comercial de lo que suele hacer Disney en este tipo de productos. La película es pausada, calmada, pero no aburre en ningún momento. Eliott tiene las partes mas divertidas pero también las mas dramáticas. Para mi una gran película familiar, altamente recomendable, con magia y en ocasiones capaz de tocar la vena sensible. 2 cosas mas, creo que a modo de homenaje suena una de las canciones clásicas en una escena de la película, y segundo, hay un guiño a la historia interminable en uno de los vuelos bastante notorio. Al menos en mi sala, han aplaudido dos veces al final, y algunos incluso llorando en varias escenas a moco tendido, como hacía tiempo que no ocurría.

Le doy un 9.
[Leer más +]
13 de 16 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Peter y el dragón por Cine de Patio
Este remake del clásico de Disney "Pedro y el dragón Elliot" se desmarca del original prescindiendo de las canciones y cambiando gran parte de la historia para hacerla más seria y oscura. Se podría decir que estamos ante un drama fantástico que toca temas tan relevantes como la pérdida y el abandono dentro de una aventura con escenas donde la tristeza, la ternura y la diversión se entremezclan para hacernos sentir toda clase de emociones. Una película menos liviana de lo esperado que está enfocada a un público infantil más "crecidito" capaz de entender el mensaje y los valores que intenta transmitir.

Más mini críticas en cinedepatio.com
[Leer más +]
11 de 13 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Remake conmovedor y mejorado
Se suele decir que los remakes son para aportar estilos diferentes e ideas nuevas al clásico o cinta original que se versiona por ello muchas veces hacer el mismo material es poco arriesgado. Esta vez Disney hace un remake de un clásico poco conocido y de poca calidad, más bien justita, de hecho, Pedro y el dragón Elliot del 1977 la vi hace unos días y quitando un par de canciones y momentos fue una cinta muy básica, convencional y por momentos cargante aunque entretenida. Tras ver el primer teaser del remake me compraron por completo y decidí verla al cine de cabeza y más aún tras las excelentes críticas y comentarios. David Lowery quien no me convenció en la aburrida y falta de encanto En un lugar sin ley, esta vez si me cautiva y logra conmoverme en muchos momentos donde consigo empatizar con el dragón y el niño con pocos diálogos que se pueden apreciar básicamente porque Elliot no habla pero desde el principio quieres y sueñas con tener una criatura de ese calibre. Es cierto que la historia puede llegar a ser predecible y recordarnos mucho a E.T. (también nos recuerda Stranger Things a la cinta de Spielberg y tampoco pasa nada) y que los personajes de Wes Bentley y Karl Urban resultan un tanto planos y estereotipados en el género. Lowery repite lo mismo que el 77 pero actualizado, en otra época, con personajes realmente encantadores como el veterano Robert Redford quien deja frases para el recuerdo. Eliminan las canciones como así hicieron de manera más disimulada con El libro de la selva (tiene un par de canciones de apenas un minuto así que no lo tengo en cuenta a diferencia de la original en la que abundan) y logran un drama tan divertido y emocionante como emotivo. Posiblemente sea la película más conmovedora en términos familiares del año y con la que más he llorado también hasta la fecha de este 2016. No deja de ser un cuento pero a diferencia de Mi amigo el gigante de Spielberg, esta cinta es más abierta y se recordará más aunque no sea por su animación que también es estupenda. Atentos a la banda sonora de Daniel Hart porque su leitmotiv pisa fuerte y se va directa a mis composiciones favoritas del año junto a la de Eddie el águila y Star Trek Beyond. Disney ha cumplido, ha invertido menos dinero de lo habitual, ha cogido personajes entrañables, ha superado al original y deja huella en este corazoncito para querer más películas de dragones tan tiernos como Elliot. Notable.
[Leer más +]
10 de 12 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Se deja ver
Va de menos a mas. Empieza un poco absurda, pero según avanza la película, van encajando las cosas y llega un momento en que incluso se vuelve emotiva y el espectador se interesa por lo que ocurre. El niño protagonista actúa bien. Los demás están correctos, cada uno en su papel. El dragón está bien logrado. La historia tiene coherencia y ritmo.
[Leer más +]
7 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Tierna pero dolorosa. Sensiblemente admirada.
Comencé la película y empecé a llorar, entonces la seguí viendo y volví a llorar, entonces seguí y al final lloré pero de verdad, lloré hasta hacer ruido...
Es realmente sensible, todos sentimos a la misma vez que Peter, todos somos Peter y todos queremos un Elliot en nuestra vida, ya sea en forma de dragón o en forma de sombra, pero por favor que sea como Elliot, ese gran monstruo que nos salva de todo lo malo y nos retira a un mundo donde la realidad no alcance y podamos sentirnos valientes. Con ésto es con lo que me quedo de ésta intensa y ambiciosa producción que trata de manera sencilla todos los sentimientos que pueden hacernos sentir que hacer lo correcto duele profundamente.
Magnífica para niños y adultos, fui a verla con un adulto y un niño y he de decir que con tal delicadeza está cuidada, que el adulto lloraba como un niño chico y el niño lloraba como un adulto, cosa que impresiona, el llanto inconsolable de una niña de 6 años es algo desolador pero aquí no, aquí es necesario e indica que esa pequeña niña tiene un mundo interior donde reside un Peter que también ansía un Elliot.
[Leer más +]
8 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
“¡Era un dragón!”
Uno de los grandes atractivos de este remake del film de Don Chaffey es el dragón. Un dragón que, ¡ojo!, nos es mostrado ya a los cinco minutos de comenzada la película, acompañándonos junto a Peter (Oakes Fegley) a lo largo de los 102 minutos de metraje. En este sentido, alabar esta decisión y alabar también el hecho de exhibirlo desde todos los ángulos y posiciones, de día y de noche, volando y durmiendo… Además, la interacción de este verdoso dragón (de innegable aspecto “animado”) con el jovencito Oakes Fegley resulta totalmente natural y digna de resaltar. En definitiva, el trabajo realizado con esta criatura resulta muy efectivo, sólo le ha faltado hablar…

Buena parte de la temática del film corre a cargo de la amistad y la familia, esto se deja notar (especialmente) en la relación establecida entre Peter y el dragón, una relación que guarda un cierto parecido con aquella que pudimos ver en la poca reconocida y valorada ‘El viaje de Arlo’ (inclusive, el dragón es verde y Peter, por sus años lejos de compañía humana, tiene un aspecto exterior asilvestrado). El otro gran tema del film sin duda alguna es la Naturaleza y el respeto a la misma, esta temática queda patente en el papel como guardabosques de Bryce Dallas Howard y su protección de los ancianos árboles evitando su tala indiscriminada.

El protagonismo en el film es soportado francamente bien por el jovencito Oakes Fegley como Peter. Este chiquillo se pega una buena paliza corriendo, saltando e interactuando ante un dragón “de mentira”. A su lado destacar la agradable y maternal interpretación de Bryce Dallas Howard como Grace, la guardabosques. Insustancial e irrelevante resulta el rol de Wes Bentley como Jack y casi lo mismo pasa con Karl Urban que sólo destaca más por el hecho de ser "el villano".

En definitiva: 'Peter y el dragón' es un film que resulta muy bien trabajado desde un punto de vista técnico, presentando además una buena temática que no por repetida debe obviarse y/o pasarse por alto, y que encuentra su principal defecto en el pobre tratamiento de algunos personajes humanos que si no estuvieran en el film nadie los echaría de menos…

-Lo mejor: El mensaje de amistad de la película. Todo el trabajo realizado con el dragón y la valentía de exhibirlo desde el inicio del film.

-Lo peor: No sorprende. Algunos intérpretes desfilan por la película sin mucho que aportar ni qué decir porque sus personajes están muy pobremente desarrollados.

-Más en: www.cineycine.com
[Leer más +]
6 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
EDUCANDO CON MAGIA Y VALORES
En el curso pasado comentaba a mis alumnos la importancia de la atmosfera en las películas. Tengo comprobado que aquellas historias que transcurren en entornos boscosos, verdes, neblinosos y otoñales logran gustarme mucho más que las que se desarrollan a plena luz del día o en otros entornos. Probablemente sea causado por un alma nostálgica, pero cuando estos elementos se entrecruzan pueden dar lugar a la chispa que produce la magia de este inesperado remake.
Inesperado porque como es habitual nadie lo había pedido y más teniendo en cuenta que, la película de la que parte, es de esos clásicos menores no excesivamente recordados. Hasta da la sensación que la propia Disney tampoco confiaba en este proyecto a juzgar por su impacto publicitario, muy por debajo a lo que han hecho este año, por ejemplo, con “El libro de la Selva”.
Esta película toma como idea principal el film de 1977, trasladando la acción a los bosques profundos de los Estados Unidos (aunque filmados paradójicamente en Nueva Zelanda) y eliminando ese aire “naif” y musical que tenía la cinta original, sustituyéndolo por un componente algo más oscuro.
El director David Lowery logra un producto sobresaliente, con un toque antiguo a ese tipo de propuestas que la compañía solía estrenar a comienzos de los años 90. Esta nueva aventura del dragón Elliot recuerda plásticamente a producciones como “Voluntad de hierro” y “Colmillo Blanco”, películas derivadas hacía el entretenimiento de calidad, basadas en la filosofía de las novelas juveniles de finales del XIX y comienzos del XX. Una tendencia que Disney había abandonado y a la que parece regresar gracias a sus nuevas readaptaciones clásicas.
Lo que no ha cambiado ni un ápice es la absorción de valores familiares, junto con otros de especial importancia como la amistad, la defensa de la naturaleza y la lucha por el prójimo en causas perdidas. Valores de vital trascendencia en una sociedad actual completamente desviada en lo que a educación infantil se refiere.
Es la primera vez que encuentro en muchos años una película infantil que sigue los cánones estrictos del género, exhibiendo un mensaje que si bien, algunos verán manido y caduco, otros queremos seguir defendiendo por encima de otras maneras de ver la vida y la formación de los menores. La película tiene el aroma de la televisión y el cine de hace treinta o cuarenta años. Una época en la que los programadores destinaban una buena cantidad de esfuerzos a los espacios de carácter formativo.
Disney logra otra pequeña joya con una sensibilidad especial. Un producto industrial que no es para nada incompatible con el sentimiento artesanal del cine de antes. El film contiene escenas de gran belleza emocional en un paraje de ensueño y, lo que es más importante, logra que en muchos de sus momentos se vuelva a remover el corazón infantil que llevamos dentro.
Todo ello aderezado con una ejemplar fotografía y una magnífica banda sonora salpicada de canciones folk, que vienen a sumar enteros a esta cinta de gran contenido sensorial.
[Leer más +]
7 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
El buen amigo gigante.
Basada en la película de 1977 también producida por Disney, la nueva versión de ‘Pete’s Dragon’ se suma a esa ola nostálgica por los años 80, con una estética muy de esa época, dando como resultado una película entrañable.

Narra la historia de Pete, un niño que sobrevive a un accidente de carretera donde pierde a sus padres, debiendo refugiarse en lo espeso del bosque donde será acogido por un dragón que habita el lugar, y que es toda una leyenda para los habitantes del pueblo más cercano, donde el viejo Meacham (Robert Redford) cuenta a los niños del lugar una y otra vez la historia del día que se topó con el dragón.

Tras seis largos años donde Pete y Elliot, como lo ha bautizado al dragón, conviven en el bosque cuidándose uno al otro, un día entran en contacto con el hombre y partir de ese día ya nada será igual, los hombres buscarán darle cacería al dragón mientras Pete es rescatado por la guardabosques Grace (Bryce Dallas Howard), quien además es la hija del viejo Meacham.

La película de Lowery, que había realizado antes algunos cortos y largos independientes, tiene muchas conexiones con el cine de Steven Spielberg, resaltando la reciente ‘El buen amigo gigante’ y sobre todo ‘E.T. El Extraterrestre’, donde también se narra la historia de amistad de un pequeño y un ser fantástico, que será acosado por el hombre adulto.

Esta nueva versión, que se diferencia en algunas situaciones de la historia de la original, se destaca por su narrativa clásica y la nobleza de un relato contado con pasión y mucho corazón, logrando el milagro de dotar de vida a un enorme dragón y su entrañable relación con el pequeño, incluso desde el primer plano en que ambos aparecen juntos, con personajes interesantes como el viejo con alma de niño que interpreta Redford.

Como si fuera una película de algunos años atrás, ‘Pete´s Dragon’ tiene un cierto aire a un cine que ya no suele hacerse demostrando que incluso hoy día sigue siendo efectivo, removiendo en el espectador adulto algunas emociones que parecían agotadas y descubriendo en el más pequeño una aventura estimulante e inolvidable.


http://tantocine.com/mi-amigo-el-dragon-de-david-lowery/
[Leer más +]
6 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Muy bien hecha
Película para ver en familia, y aunque es mas seria y ambiciosa que su predecesora se disfruta muchisimo.
Historia sobre amistad y necesidad de uno con el otro, realmente bien realizada. Va mejorando Disney sus versiones en carne y hueso, tras el libro de la selva y esta van ganando enteros. Buena película veraniega para disfrutar del cine y en familia. Un placer.
[Leer más +]
4 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Este dragón lo hemos visto
David Lowery ha pasado de ser un director con un toque personal bastante arraigado, como lo demuestra tanto la serie Rectify como su anterior trabajo En un lugar sin ley, que aunque no cosechó mucho, si que dejó una buena marca personal a dirigir un producto Disney que nada tiene que ver con lo que hasta ahora nos ha ofrecido.

Peter y el dragón, se trata de un remake de la cinta de animación del año 1977, y es que parece estar de moda, el adaptar en acción real, todo lo que se tercie.

La trama de la película resulta tan descafeinada como insulsa, un producto demasiado almibarado como para no ver que su adaptación está enfocada a un público infantil sin un poder crítico consolidado. Su argumento es tan fiel al original como divertido, es decir , la nueva adaptación deja demasiadas cosas en el tintero y su reinvención resulta en la mayoría de las veces bastante aburrida.

Desde su arranque la película no es capaz de arriesgar nada, toda ella es un producto de tramas recicladas, con poco poder creativo. Un sin fin de tópicos que la hacen desplomarse sobre todo en su segunda mitad y un desarrollo técnico por debajo de lo esperado son sus peores bazas. Con esto queremos decir que ni técnicamente nos sorprende ni su contenido ofrece un guión maduro y sólido.

La fuerte competencia que ha tenido este año, con el libro de la selva y tarzan han hecho que está película quede relegada a un segundo plano, ya que ni ofrece la grandiosidad de la puesta en escena de el libro de la selva ni el enfoque de Tarzan.

En su reparto podemos ver algunas caras conocidas, aunque todos ellos desempeñando trabajos por debajo de sus objetivos. Todos ellos muestran graves problemas de expresividad, están demasiado sujetos a un rol tan tópico como improductivo, en resumen un desperdicio.

Como conclusión podemos decir que la película gustará a los menos exigentes y a su público infantil, para el resto el entretenimiento será escaso y la posibilidad de recomendación desaparece por su propio peso.

Lo mejor: Su arranque parece prometer bastante
Lo peor: Cae en repetidamente en barriles de miel,
Recomendada. No

@cineypunto

https://www.facebook.com/groups/18162448741/
https://www.facebook.com/groups/523450181107453/
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Mi amiga Elliot
Sólo puedo decir dos cosas de esta película: magnífica y hermosa.
La recomiendo no verla una ni dos veces sino tres.
Me encanta, es un buen enfoque y es distinta que la original Pedro y mi amigo el dragón Elliot.
Te hace reír, cojer rabia, estar en tensión, llorar y mucha emoción.
Os la recomiendo 100%, ha sido una bonita tarde junto a mi novio.
[Leer más +]
4 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Excelente remake
Mi amigo el dragon o petes dragon es lo nuevo del poco conocido David lowery. Este remake es la nueva apuesta de Disney y debo admitir que está muy bien realizada. Las actuaciones de Bryce dallas howard (the help) y del niño Oakes fegley son muy sólidas. Los efectos especiales del dragón son uno de los platos fuertes del film al igual que la banda sonora de Daniel hart
La bella fotografía de bojan bazeli (hairspray) logra integrar al espectador en la historia. La edición aunque algo lenta logra un buen trabajo.
La historia es sencillamente un hermoso cuento sobre la amistad. Aunque este film es mucho más sencillo que la apuesta de Steven spielberg en mi amigo el gigante, esta logra quedar en la mente, demostrando a veces que con sencillez se logran cosas espectaculares como esta.
Algunos han catalogado mi amigo el dragón como lo mejor del 2016, cosa que no estoy del todo seguro. Es un buen film que podría quedar en el top ten gracias a la cantidad de desastres que han estrenado este año. Sin embargo hasta el momento en mi opinión nada ha superado aún al libro de la selva; se mantiene aún como el mejor estreno del 2016
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Alejada del clásico
Decepcionante remake del simpático y encantador clásico de Pedro y el dragón Elliot, que mezclaba imagen real con dibujos animados. En esta ocasión, se echa mano del ordenador. Pero el parecido con la película original es prácticamente una casualidad: no hay prácticamente escenas musicales, no existen demasiados momentos humorísticos ni emotivos y encima al niño protagonista se le presenta como una especie de Tarzán (el teaser trailer ya lo dejaba entrever) y eso ha podido frenar a la audiencia. Prueba de ello es que a fecha de hoy sólo lleve posteadas tres críticas y relativamente pocas votaciones.

La cinta no es aburrida, pero su desarrollo presenta pocos momentos de conflicto y tiene un tono demasiado serio, poco habitual en Disney. Y es que analizándola independientemente de su inspiración, tampoco funciona de forma destacable. Ahora bien, en su defensa hay que mencionar que en el trasfondo de la película parece abogarse por una protección y respeto a los animales salvajes y a su libertad. En cuanto a los niños y mayores cumplen con corrección la interpretación de sus papeles (con la estelar actuación de un Robert Redford como abuelo) y como película veraniega cumplirá con su objetivo, pero nada más allá. Casi cuarenta años después sigue valiendo la pena conocer el clásico o revisarlo.
[Leer más +]
5 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
"Peter y el Dragón": Mirar para ver
El ser humano es el único organismo conocido que realiza reflexiones sobre la lógica y a la vez abandona todo rastro de ella en sus acciones. Se olvida de que hay que mirar para poder ver. En demasiadas ocasiones nos abandonamos al egoísmo y a la indiferencia, pasando por alto nuestro inconmensurable y fascinante alrededor, incluyendo todo lo que en él habita. Somos ciegos hacia fuera; escépticos empecinados y compulsivos; y no nos basta con ver la llaga sangrar frente a nuestros ojos, necesitamos palparla con los dedos.

Tanto he tardado en mirar, hacia atrás en esta ocasión, que casi no rescato el recuerdo de un niño y su amigo, un dragón verde de alas rosadas. Hablo de Pedro y el Dragón Elliot (1977) el clásico de Disney que David Lowery ha recuperado en su Peter y el Dragón (2016), construyendo un “remake” que apuesta por la emoción sincera, el realismo visual más atronador y la parquedad estructural propia de las historias más sencillas del estudio.

La historia que nos concierne tiene comienzo cuando Pete, huérfano repentino, se adentra en lo más profundo del bosque de Portland para conocer al que será su protector, amigo y única familia durante los 6 años siguientes: un enorme y peludo dragón verde de aspecto bonachón. Tras todo ese tiempo viviendo en el bosque, Pete tendrá un encontronazo con la mirada esmeralda e inocente de Grace (Bryce Dallas Howard), lo que supondrá su inmersión en la realidad de la civilización y la ruptura con lo que, hasta el momento, consideraba su mundo y su hogar.

Nadie quiere creer a Pete cuando dibuja a su amigo Elliot. “¿Es un amigo imaginario?” pregunta la joven Natalie (Oona Laurance). Tan solo Meacham (Robert Redford), el padre de Grace, reconoce en Elliot al dragón que protagoniza sus recurridas historias, convertidas en leyendas con el implacable paso del tiempo. Es justo ahí, sobre la delgada línea en la que convergen fantasía y realidad, donde aparece la magia, el salto de fe hacia la cálida credulidad del que por fin mira y ve.

Pese a todo, en la simplicidad ingenua de Peter y el Dragón es donde encuentro más problemas a la hora de lanzarme hacia el entusiasmo con el que seguro saldrán los más pequeños de la sala. En su total falta de complejidad emocional y tensión narrativa; en el vacío en el que se encuentran los supuestos villanos de la historia, y en la falta de valentía de una obra que se auto-concede continuamente la medalla de ser valiente, a pesar de sus intentos por reivindicar elementos tan loables como el amor por la familia o el respeto por la naturaleza. Todo lo contrario a lo que sí consiguió Brad Bird en 1999 con su obra maestra y claro referente: El Gigante de Hierro.
[Leer más +]
2 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Simpatía y buenos sentimientos
El niño pasa seis años junto a Elliot, así llama él al dragón, en una especie de Libro de la Selva o Tarzán en el que ha de buscarse la vida y cohabitar con el entorno hostil. Eso sí, tener a un amigo como Elliot facilita mucho las cosas. El dragón, perfectamente recreado aunque diferente del original (el rosa no pega con el entorno) está bien recreado, su verdor, pelaje y movimientos son una pasada y los niños disfrutarán. PETER Y EL DRAGÓN se aleja del drama del niño para llevarnos a vivir una aventura que se tuerce cuando la mano del hombre aparece: la tala de árboles amenaza la placentera vida de Peter y el Dragón.

Una película didáctica para que nos demos cuenta del daño que hacemos al entorno y, de paso, aprender a cuidarlo. PETER Y EL DRAGÓN es amable en todo momento, hecha más para creer en la magia que para meter el dedo allí donde más duele. El público infantil se lo pasará muy bien viviendo aventuras junto a Peter y Elliot, y el más adulto disfrutará con sus paisajes y los buenos efectos con los que recrean el dragón. Y es que Elliot puede camuflarse en el entorno, su pelo y lo verde de este parecen reales y no se intuye abuso de CGI ni nada por el estilo. Todo encaja como si fuera real.

Al frente de la película tenemos al pequeño Oakes Fegle, que es el perfecto niño salvaje que convive en las profundidades del bosque. Se entiende con Elliot aunque presumiblemente echa de menos una familia. La encontrará en Bryce Dallas Howard (Jurassic Park) y el padre de este, un Robert Redford reconvertido en cuentacuentos y el único que defiende la existencia del dragón pese a que nadie más lo ha visto. Por medio tenemos a los deforestadores despiadados que quieren cazarlo y un final de redención par todos, azucarado pero que funciona.

PETER Y EL DRAGÓN es una propuesta agradable, bien llevada a cabo por David Lowery, que no ha querido hacer guiños a la película del 77, sino algo nuevo y original. Un remake, por tanto, que solo comparte protagonistas y poco más. Quizás lo mejor que han podido hacer para no caer en las trampas en las que Hollywood todavía sigue cayendo. En definitiva, una película perfecta para llevar a los niños y que se den cuenta lo importante de la conservación de la naturaleza.
[Leer más +]
2 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
DONDE HABITAN NUESTROS DRAGONES
Muy agradable sorpresa por partida doble este remake de la cinta musical del mismo título del 77, esta vez sin canciones, y con un director que es la segunda sorpresa. Lowery después de dejarnos su notable tarjeta de presentación con "En un lugar sin ley" (2013) de tono y temática que nada tienen que ver con este producto familiar Disney, nos sorprende con un cambio de registro donde deja su impronta personal no solo en el estupendo guión al servicio de una historia más que previsible, sino que Lowery construye la atmósfera y el ritmo narrativo perfecto para que nos atrape y nos emocione de principio a fin. Muy acertado el reparto, que de forma equilibrada no toma excesivo protagonismo siendo la amistad entre Pete y Elliot el auténtico motor de la trama. Tanto el niño como el diseño del Dragón son impecables y merecen nuestro recuerdo.
Alguna rama de Disney está apostando, aunque con desigualdad de presupuestos por historias entrañables y didácticas en sus mejores tradiciones pasadas: "Mi amigo el gigante" (Spielberg / 2016) y este "Peter y el Dragón" son dos buenos ejemplos que nos dan un respiro de las historias trepidantes y alocadas que vienen copando con diferente éxito el cine para compartir con los pequeños. La magia y la fantasía de los cuentos brota de nuevo cíclicamente como no podía ser de otra manera. La llevamos en nuestro genes.
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
EL DRAGÓN DE PETE.
Ésta es la correcta traducción del título de la película al Castellano. Yo no soy ningún chaval, pero desde qué me empezó a gustar el cine he visto muchas películas de la factoría Disney, Walt sí qué fue un gran productor de películas, y he disfrutado mucho con ellas. Yo no había visto la primera película, porque en esos años yo ya era adolescente y no me interesaban mucho ésta clase de películas. Pero ahora qué soy entradito en años, estas películas me traen añoranzas de las que veía cuándo tenía 14 años. Además siempre he sido un gran seguidor de Robert Redford. He visto casi todas sus películas y ahora qué ya ha cumplido los 80, le viene muy bien hacer de abuelo en éstas películas familiares. En cuanto a Bryce Dallas Howard ya la conocía de su actuación en Jurassic World junto a Chris Pratt. En ésta película tiene un papel muy diferente al del Mundo Jurásico, pero en el qué vuelve a dar la talla. Además después de descubrir que era hija del gran Ron Howard, pues la verdad es qué la sigo con más interés. Si llega a ser lo qué ha llegado a ser su padre, seguro qué le irá muy bien en ésto del cine. Yo a Ron le veía cuándo era pequeño, actuar para Disney en la televisión y en una de sus primeras películas en el cine American Graffity, dónde también dieron sus primeros pasos Harrison Ford y Richard Dreyfuss. La película en cuestión a mí me ha gustado por su ternura y su fotografía, porque las imágenes del bosque son espectaculares. Una película qué te hace llegar al final con momentos de emoción y en la cual a veces se te hace un nudo en la garganta. Muy recomendable.
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Peter y el dragón en el siglo XXI.
Tierna aventura Disney sobre un niño que se pierde en el bosque y sobrevive gracias a la ayuda de un dragón verde. Y no, no se ha comido setas alucinógenas. Es un cuento hecho realidad bastante elogiable que no termina de llenar. Su simpatía tapa parcialmente cualquier sermón indulgente que esconda en su necesidad imperiosa de crear enemigos. Las tecnologías modernas han permitido realizar el remake de la película de 1977, que entonces era mezclado con animación, con mucho más realismo. Se ha optado con acierto meridiano por sustituir el musical y el cariz de inocencia ñoña de su original, por una presencia más dramática y menos ajada que permita la adaptación a su época. Se da un estilo a Mowgli recuperado para la civilización, que en lugar de hablar con los animales de la selva lo hace con un dragón oculto en el bosque. Servirá de recuerdo nostálgico para los adultos del mañana como lo es de olvido fácil para los de hoy.
Es una lástima, de todos modos, su coincidencia en el tiempo con 'Mi amigo el gigante' de Spielberg; demasiadas similitudes entre ambas como para que no den la impresión de haberse anulado la una a la otra.
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ver críticas con texto completo