arrow
5
Los efectos secundarios de la heroína by Jeliza-Rose AKA Alice
¿Tiene que o debe ser una película fácil?

¿Es una película simple la que tiene un argumento sencillo o simplemente no lo tiene?

¿Puede sentirse un espectador estafado por Terry Gilliam (nuevamente)?

¿Es “Tideland” la película mediocre e insufrible que ha pulverizado la prensa americana?

¿Debe ser una película aburrida?

¿Debe tener una crítica preguntas sin respuesta?


Efectivamente la respuesta a todas las preguntas anteriores es NO y a Gilliam le hubiese quedado mejor su filme si el metraje se hubiese reducido a 90 minutos. Si entre algunos detalles visuales estupendos, como esa casa que se sumerge en un imaginario mar, no tuviese cabida el tedio de numerosos tiempos muertos.

Tan fallida (resultan desquiciantes en algunas ocasiones las conversaciones de Jeliza-Rose con las cabezas de muñecas) como inteligente y fascinante (su desenlace y ese mundo donde se todos se convierten en muñecas inertes y con vida en otros).
[Leer más +]
63 de 99 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Entra en el peor de tus sueños y en la mejor de tus pesadillas
No es Tideland una película para todo el mundo. Desde su primera secuencia en al que Jeliza-Rose prepara un chute de heroína para su padre, Gilliam enseña sus cartas con una insobornable honestidad.
El solitario viaje de de la niña hacia el otro lado del espejo convierte a la Alicia de Carroll en la Carole de Repulsion.
Definitivamente huérfana la pequeña Jeliza-Rose tiene que inventarse una realidad alternativa para sobrevivir en la soledad de un campo de trigo y una mansión destartalada, con la compañía ocasional de un retrasado y una bruja con un ojo de cristal y aficiones taxidermistas.
A partir de entonces, Tideland nos impone la subjetividad de una mirada trastocada y poética, donde lo sórdido convive con lo lírico:

-Las luciérnagas comparten espacio con cadáveres disecados

-Las cabezas de tres inquietantes muñecas se comunican con la inocencia esculpida en mármol de la niña

-La pedofilia y la necrofilia asoman la nariz a un mundo donde luz y oscuridad es lo mismo.

En esta película Gilliam eleva al cuadrado su perturbadora imaginación en una película tan extrema en cuanto sórdido y hermoso como un parto.
[Leer más +]
29 de 34 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Gilliam en estado puro
Una especie de mezcla entre "Psicosis" y "Alicia en el país de las maravillas", pero peor que cualquiera de las dos. Es una peli extraña, bastante dura, difícil para el gran público. Está muy bien rodada y consigue ambientar el mundo mágico sin recurrir a los efectos digitales. Es un poco larga pero me interesó y me entretuvo. La niña es la de "Silent Hill" y la tía soporta casi sola la peli. Cine para fans de Terry Gillian y sus mundos originales, aunque tiene menos humor de lo habitual.
[Leer más +]
24 de 37 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Casi siempre desagradable
Iba a hacer esta crítica de cachondeo, pero es que ni me apetece reírme de ella, no creo que merezca la pena.

A mí me encanta Terry Gilliam, no todo su cine, pero si gran parte de él, Sobre todo Doce monos, Brazil y El rey Pescador me parecen grandes películas. Últimamente pese a seguir poseyendo esa imaginación que hace de su cine algo diferente creo que está empezando a cagarla de mala manera.

Este remake macarra de Alicia en el país de las Maravillas tiene un serio defecto, y es que no hace ni puta gracia, es macarra más que turbador, y llega a ser hasta desagradable en muchos contextos.

Terry se ha creído que puede hacer lo que le de la gana, además es que lo hace, y se olvida completamente del espectador, que también tiene su corazoncito, ese es el gran defecto de esta película, es un atentado contra el que mira. No se de verdad si intenta ser gracioso o diferente, no se que pretende, lo único que se es que hasta para un admirador de su cine, como puedo ser yo, resulta cargante y asquerosa.

Le doy un aprobado no obstante, algo queda de la magia de Gilliam, y los actores pese a su penosa labor están más que correctos, las imágenes y la música aprueban hasta con nota, pero el guión, vaya guioncito, me explico en spoiler.

No creo que sea una película recomendable para nadie, solo para los que vimos en Gilliam en algún momento algo diferente.
[Leer más +]
43 de 76 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Fantástica
Fantástica de fantasía, de imaginación.
Turbador cuento gótico.
Jezila-Rose es una dulce niña, hija de jonkies, víctimas mortales de su terrible adicción, maravillosamente interpretada por la niña Jodelle Ferland.
Gillian yuxtapone desde el principio la terrible realidad de la niña (prepara los picos de heroína a su padre con pasmosa naturalidad) con su mundo imaginario.
Es en la posterior relación con Dickens y su obsesiva hermana taxidermista cuando la pelicula se torna realmente inquietante.
En la relación entre Jezila-Rose y Dickens, se muestran imágenes de sus juegos sexuales que pueden llegar a herir los sentimientos de alguna mente pacata.

Pelicula loca, "peligrosa" y hermosa.
[Leer más +]
15 de 21 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Lo que prometía ser una buena película, defraudó
Un guión simple, que no se aguanta sobre si mismo, aburrido, diálogos absurdos que no tienen nada destacable que te haga pensar. Podía ser una gran película si el guión se hubiese desarrollado mejor y no fuese tan larga.

Le pongo un aprobado porque la fotografía es impresionante y porque la niña actua bastante bien (aunque me esperaba algo más, todo sea dicho).

Y como he visto en otras críticas, la película abusa de los detalles desagradables que provocan repulsión en un inútil intento de "mira que transgresor soy y que paranoica es mi película, que eso está muy de moda".


Decepcionante.
[Leer más +]
12 de 15 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Macabro cuento de Hadas
Tideland es quizá la más obscena, mágica, repulsiva y fascinante obra de Terry Gilliam.
Lejos ya de las míticas comedias de Monthy Python, en Tideland nos relata un cuento de hadas formado por los elementos más decadentes, enfermizos... un hermoso cuento forjado por lo más sórdido. Es la historia de Jeliza-Rose, una niña hija de padres drogadictos, que tras la macabra muerte de su madre se retira con su progenitor a una casa perdida en el campo.
Allí se relacionará únicamente con sus muñecas decapitadas mientras su padre se embarca en un viaje sin retorno a las drogas y se descompone poco a poco en el salón del caserón, allí conocerá siniestros personajes que se harán sus amigos y nos demostrará cómo, con la imaginación lo más sórdido puede ser hermoso.
La película, no apta para todos los estómagos tiene grandes componentes, como una fotografía impresionante, un cuidado guión y una interpretación de la niña protagonista, Jodelle Ferland, que ha dejado boquiabierto a más de uno.
Personalmente me parece una propuesta más que interesante, arriesgada y visceral, un reto al espectador a ver más allá de las imágenes, a trascender lo material por muy repulsivo que resulte.
Muy recomendable (a riesgo de que se produzca alguna que otra arcada... o que el espectador no conecte con el surreal mundo de Jeliza y caiga en el tedio infinito) como experimento de cine bien diferente.
Enoch
[Leer más +]
9 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
LO MÁGICO DE LAS COSAS
TIDELAND

He visto Tideland con un poco de retraso pero la provocación de la película sigue y seguirá vigente. Está basada en el mundo infantil de la novela, con el mismo titulo, de Match Cullin.
Tideland, enésima variación de la novela encontrada, es similar a “Alicia en el país de las maravillas” pero al contrario. La niña Jeliza-Rose (extraordinaria interpretación de Jodelle Ferland) vive en un mundo poco maravilloso, sin expectativas, en un antro sórdido con sus padres drogadictos y anquilosados. Su madre muere de sobredosis y Jeliza-Rose viaja con el padre a un mundo fantástico. Mezclando la vida con la muerte, la realidad con la fantasía, se integra con unos extraños vecinos, un discapacitado psíquico y epiléptico que se cree el Capitán Nemo y su hermana que parece una bruja con ojo de cristal, dedicada a la taxidermia (horror).

No se trata de una película convencional como pueden comprobar.Su director, Terry Gilliam, comenta sobre Tideland que “intenta ver siempre lo mágico de las cosas. Quiero que los espectadores se olviden de que son adultos y que regresen a su pureza infantil”

Única, inclasificable, revulsiva, me ha apasionado. Magistral interpretación de los personajes, fotografía envolvente y final previsible, aunque abierto a la interpretación del espectador. La vida de Jeliza-Rose seguirá adelante por derroteros que me gustaría seguir explorando. Me encantaría se realizara una segunda parte.
[Leer más +]
11 de 16 usuarios han encontrado esta crítica útil
2
Rafagas de incoherencia
Que Terry Gilliam es uno de los directores más surrealistas en la actualidad es algo que ofrecería poco debate, pero este arma de doble filo suele pasar factura y acaba produciendo películas de esta categoría, las cuales pueden ser peores o mejores, más realistas o más surrealistas pero que nunca, nunca, llegan a ser divertidas.
Siendo la diversión el objetivo máximo del cine, Tideland es algo incomprensible, tedioso y aburrido, que no deja de ser una sucesión de escenas sin sentido ninguno que acaban literalmente desesperando e implorando su final inminentemente. El saber hacer de Terry Gilliam como director es grande, pero muy pocas veces consigue aunarlo con las ideas que ruedan por su cabeza y que va soltando sin ningun orden ni criterio a lo largo de toda la película en modo de ráfagas de absurdismo casi despiadado. En esta ocasión no hay sitio alguno para el humor, tan solo para el sentimiento de pena y ternura hacia la protagonista en su propia version de Alicia en el país de las maravillas.
Gilliam busca hacer una película especial hasta la saciedad, y solo consigue crear una película trasgresora que acaba viéndose como un desafío a las normas más que como esa película especial que en teoría buscaba. Nuevamente se aferra a las drogas, fórmula que tan bien le ha ido, y al surrealismo, el cual le llevo a hacer grandes películas como las aventuras del Baron Munchausen pero que ya quedan lejanas en la retina del espectador, el cual empezará a estar un poco cansado del tedioso cine de Gilliam agonizante de cambios.
[Leer más +]
11 de 16 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Hasta lo incoherente, debe tener coherencia
Sin duda, una película como pocas, y es que es de esos filmes, que solo son aptos para determinado sector de personas, definitivamente no a cualquier persona le va agradar, es de un sector muy reducido, estoy seguro, de quien será de su propio agrado.
A mí, me ha venido a encantar, pues para mi gusto no todo tiene que ser acción, grandes efectos, o una historia de fácil digestión, para mí el cine tiene ciertas facetas, y una de ellas es esta, la del mundo fantástico, la historia irreal, lo fuera de lo normal.
Una historia controvertida, para recomendársela a pocos, pero si eres de esas personas que buscan, e incluso sueles ver más allá, esta película, es una grata recomendación, y seguro pasaras un gran rato.
[Leer más +]
8 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil
2
Sobredosis de Terry Guilliam.
Nos encontramos ante una película que si no es altamente drogado no se como tragármela.Al director se le va la mano con su peculiar y muchas veces notable estilo. Este viaje que se nos propone no es apto para mi (y creo que para casi nadie) y no consigue ninguno de sus objetivos. No me meto en si es moralmente reprobable su discurso que seguramente lo es, lo que no me gusta es que horroriza sin pretenderlo, tiene escenas desagradables a patadas y es altamente aburrida.
Lo único que me invita a no ponerle un poderoso 1 es la interpretación de la niña y el hecho que Guilliam es fiel hasta la muerte con su discurso aunque devore y asesine a su propia obra.
[Leer más +]
14 de 23 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
UNA DE CAL Y OTRA DE ARENA : COMO LA VIDA MISMA... :-)
Algunos detalles que se mantienen en la línea de ilusión fantástica -por irreal- y fantástica -por que me encanta- de las aventuras del barón o brazil: el mundo subterráneo de tideland, la habitación submarino, las ardillas, un viaje prometido padre e hija como cuento de buenas noches y todo tan cerca de la realidad más brutal: Jeliza-Rose preparando dosis, ataques de abejas asesinas, subidón rollo depre, compartir cama y mesa con tus seres queridos para siempre, jugar a papas y mamas con un extraño personaje, y un montón más de REALIDAD que llega al espectador como..."qué coño es toda esta mierda de realidad???" De alguna manera, Terry Gilliam siempre golpea realidad con fantasía no? ... interesante...
[Leer más +]
5 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
Aburriland.
15(17/02/08) Muy mala, muy aburrida, muy tediosa, muy inane, muy insoportable, muy absurda, muy pesada, muy larga, muy bodrio, muy espesa, muy .... , vaya esperpento, Terry gilliam siempre anda al filo de la locura con su cine y en esta ocasión se ha vuelto a pasar como por ejemplo ya se pasó con "Miedo y asco en Las Vegas". En esta intenta hacer su particular versión de "Alicia en el país de las maravillas" pero lo que consigue es una obra anarquica, la cinta tiene algo de interés los primeros 15 minutos, después la película entra en una espiralinsoportable, unicamente la he terminado de ver por que al diretor miembro de los geniales Monty Pyton y creador de las maravillosas "Brazil" y "12 monos" se lo debo, estoy en deuda con él. Recomendable para ....Fuerza y honor!!!
[Leer más +]
10 de 16 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Sueños y pesadillas
Una de las grandes películas del año, esta inmensa Tideland de Terry Gilliam. Decir que este director no me gustaba mucho, de hecho me parecía en exceso histriónico y freak, además de su lamentable regreso con los hermanos Grimm. Pero olvidaos de todo eso, por que Tideland es una OBRA MAESTRA. Tras un inicio poco prometedor de la que parecía ser otra película a lo Gilliam (drogas y desfases), la cosa se asienta y asistimos a una tremenda fábula donde una pequeña niña acaba descubriendo que todos los sueños son en realidad pesadillas. Gilliam reniega de cualquier pauta comercial y regala una película sin esqueleto argumental fijo, que oscila de un lado a otro sin mucho sentido, justificando ese universo desquiciado que muestra. Mundo este que pretende ser bello (como los sueños) visto a lo lejos, pero según uno se acerca descubre que es feo y podrido (la casa vista desde lejos es magnífica, según nos acercamos se van viendo el polvo y los clavos sueltos). Tristes sueños, tristes personajes.

Y no es dificil ver tras esta fábula una tremenda crítica al Hollywood actual, intentando resucitar, mantener vivo al estilo clásico de la misma forma que Jeliza-Rose (tremenda Jodelle Ferland) maquilla a su padre para que parezca vivo. Y es que es Hollywood la que pretende que nos creamos que el cine es un lugar para soñar, para disfrutar con fantasías animadas mientras fuera no existe nada de eso. Tideland va de frente contra los efectos narcóticos del cine (de hecho las drogas siempre han sido recurrentes en la filmografía de su director). Su universo hipertrofiado, desmedido, convierte todas estas películas fantásticas que ahora nos asolan en auténticas pesadillas del mal gusto.
[Leer más +]
26 de 49 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Cine de autor
Esta es la máxima expresión del cine de autor: "Hago lo que me da la gana. Si te gusta bien, si no, es que eres intelectualmente incapaz de entenderla, un inculto, etc.". O al menos en eso es lo que dió a entender Terry Gilliam en la rueda de prensa, posterior a su exhibición en San Sebastian.

Admiro a Terry Gilliam, pero la pelicula esta al borde de lo soportable. No es una cuestión de enterderla o no, es una cuestión de ritmo, de estructura y de interés.

Por otra parte, algunas secuencias de la película son inolvidables y marcarán un hito en la historia del cine.
La interpretación de la protagonista es increíble. Solo por ello, vale la pena ver la película.

En resumen, guste o no, es destacable que el director tenga tanta personalidad y carácter, y que lo plasme tan abiertamente en la película.
Esa valentía escasea, por uno u otro motivo, en las salas de cine.

Sin ir mas lejos, actualmente tenemos en cartelera otra película de Terry Gilliam, "El Secreto de los hermanos Grim" que parece destinada únicamente a generar dinero para financiar proyectos más interesantes.
[Leer más +]
11 de 19 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
La película que incomodaría a Ortega y Gasset (y a cualquier papanatas*)
¿Por qué? Porque su elegante unión del histórico dualismo realismo/idealismo se quiebra frente a la mirada de la inocencia más pura, ante la enorme Jeliza-Rose (grandísima Jodelle Ferland).

Jeliza-Rose es Jeliza-Rose, y su mundo es ella: un universo totalmente "jeliza-roseado". Basta. ¿Y qué ocurre entonces con la circunstancia? Deja de existir. La mirada de esta niña hace tan suya a su circunstancia que desaparece, diluida en su mirar.

Ella es puro ensueño, puro idealismo. Y conseguir reflejar de una manera tan fiel esa visión merece, como poco, un aplauso. Oí una vez decir a un crítico que se habían hecho muchas películas sobre niños, sobre miradas inocentes, pero que Tideland parecía la primera dirigida por uno de ellos. Estoy 100% de acuerdo.

Jeliza-Rose no está con las cosas: pasea entre ellas sin rozarlas, su inocencia la protege. La espacialidad o el tiempo no son un problema, ni una barrera: tan sólo algo que está ahí, algo a lo que no hace falta prestar atención. Su padre siempre seguirá de vacaciones; su "príncipe-besador" nunca dejará de ser el mejor capitán de submarino del mundo.

Si el cine es la fábrica de sueños, en Tideland hubo huelga a la japonesa.

(y al lado de Jeliza-Rose -¡qué nombre más bonito, nunca me canso de escribirlo!-, la Ofelia de El laberinto del fauno parece una blandengue mimada:-).
[Leer más +]
11 de 20 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Demasiado prejuicio
No es una película redonda. No es una película fácil ni para todos los gustos. Pero no me cabe en la cabeza que tanta gente, no sólo público convencional sino crítica especializada, la vea tan mal o se escandalize tanto con ella. Es una película sobre una niña pero no es una película para niños. ¿Estamos ante un caso de esos de "doble moral" a la americana? ¿Se ha extendido eso a nuestro país? La película plantea realidades incómodas pero en ningún caso las defiende ni quiere recrearse en ellas para provocar. Personalmente prefiriría quizá que fuera un poco más suave o que se ahorrara alguna cosa pero al mismo tiempo la mayoría de lo que presenta tiene un interés más que suficiente. Sin duda lo más incómodo para mi gusto no tiene que ver con drogas ni cadáveres sino con la relación de la niña con el personaje de Dickens. Esta situación sí reconozco que se me hace algo incómoda de ver, aún así Gilliam no llega demasiado lejos en esto y hace bien, pues todo está visto desde un punto de vista inocente e infantil.

La niña se come la película con su infinito carisma, las escenas con las Barbies tienen una gran imaginación y los decorados y escenas oníricas son fascinantes.

Tal vez me habría parecido más interesante de haber seguido más el esquema de Alicia en el País de las maravillas, no me refiero tanto a copiar el desarrollo sino a introducir más personajes extravagantes en la película. En lugar de sólo dos secundarios si la niña en su viaje conociera a más gente rara que fueran como una versión heavy de los personajes locos de Alicia quizá habría más variedad y se cansaría uno menos de las extravagancias de cada uno.

En cualquier caso es una película muy interesante que por lo menos la primera vez que se ve se sigue con notable interés y que tiene una estética preciosa. Sinceramente no veo por qué alguien debería salirse a mitad de proyección en una película así y luego ver con toda tranquilidad un filme de terror de los realmente gore, por ejemplo. Yo no suelo ver esas pelis, me resultan desagradables y Tideland no. De hecho me ha parecido casi extrañamente esperanzadora y visualmente agradable y estética. El laberinto del fauno tiene una narrativa más convencional y fácil de seguir pero no alcanza la belleza de algunas de las imágenes que aquí se plantean, y la niña protagonista tiene más carisma y es más inocente en Tideland. En cualquier caso las dos son muy buenas películas con tesis parecidas pero desarrollos bastante distintos.
[Leer más +]
4 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Para espantar a puristas y puritanos
Una rara avis inclasificable, con algo de comedia negra, oscura en todos los sentidos, tétrica, necrófila y deliciosamente depravada, tan extravagante como suelen ser las películas de Terry Gilliam.

Basada en la novela homónima de Mitch Cullin, comienza con una advertencia del guionista y director, que predispone al público. En seguida vemos a la niña Jeliza-Rose (Jodelle Ferland) preparando la heroína que se inyecta su padre, y acondicionando todo a su alrededor para que se vaya de "vacaciones" por un rato. La madre también es drogadicta, pero la pequeña es genial y recurre a su mundo imaginario para refugiarse de una realidad miserable y sórdida, con cuatro cabezas de muñecas por únicas amigas. Monólogos infantiles de lo más ingeniosos, ocurrentes, llenos de fantasía y humor negro, así como una fascinante actuación que parece no tener límites, plena de gracia y encanto, carisma y talento, hacen de ella un personaje entrañable.

Alucinantes escenas de surrealismo onírico podrían tener influencia de Neil Jordan y sus memorables secuencias subacuáticas en 'Dentro de mis sueños' (In dreams), otra película infravalorada. Desde 'Alicia en el país de las maravillas' hasta 'Psicosis', los guiños culminan en el horror… Aquí nadie es normal.

Cuando la niña juega que actúa frente al espejo, se asoma una mano, quizá del camarógrafo o algún asistente, inexplicable y decepcionante error que sabotea esta maravilla.

En la presentación de lo que ahora es una obra de culto, algunos asistentes abandonaron la sala de exhibición y después la película fue acribillada por la crítica más conservadora y estúpida.

En lo personal, Tideland es una de mis favoritas de Gilliam, aunque la más compleja y representativa de sus laberintos mentales sigue siendo Brazil, realizada veinte años antes.
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
Cuando ya no queda nada que contar
Conversaciones telefónicas. Transcripciones. Preproducción de la peli:

PRODUCTOR: ¿Terry? ¡Qué pasa, tío!
TERRY: ¡Hombreeee!
PRODUCTOR: Mira, que he pensado que podríamos hacer otra peli.
TERRY: Jopé, es que me pillas ahora que... (sonido de una jeringa cayendo al suelo). ¡Mierda...! (Pausa) Es que ahora no me apetece, tío.
PRODUCTOR: Venga, sí, anímate, que he conseguido pasta.
TERRY: Paso, en serio. No me apetece.
PRODUCTOR: No seas malqueda, coño. Tú ponte a rodar y verás como sale algo.
TERRY: ¿Sobre qué?
PRODUCTOR: Yo qué sé, joder. Tú rueda y ya está. Como siempre. Qué más da.
TERRY: No sé, tío...


JEFF: ¡Coño, qué sorpresa! ¿Qué pasa, figura?
TERRY: Nada, aquí... Oye, ¿te apuntas a una peli? Hay pasta.
JEFF: ¿Una peli? Jo, es que que me pillas ahora que... (sonido de una jeringa cayendo al suelo). ¡Mierda...! (Pausa) Pero si a mí ya no me interesa el cine, Terry. Sólo hago basura últimamente.
TERRY: Ya, por eso te llamo.
JEFF: ¿Y de qué va el argumento?
TERRY: ¿El qué?
JEFF: ¿Qué tengo que hacer?
TERRY: No sé... Pues como en el Gran Lebowski... Algo así... Improvisado y tal...
JEFF: Ah, entonces sí.
TERRY: ¿Te mola?
JEFF: Mazo.


Y esa música de Harry Potter, que no es que sea mala, es que a ver qué coño pinta en semejante historia. Y esa niña repelente, y esos personajes tan mal construidos (esa madre, señor, esa madre topicazo de la típica historia yanqui marginal), esa secuencia en el autobús que no puede ser peor...

Anda ya, hombre.
[Leer más +]
20 de 39 usuarios han encontrado esta crítica útil
2
Con todos mis respetos: Sr. Gilliam váyase a la mierda
La pretensión de realizar una versión oscura de Alicia en el país de las maravillas es más que evidente. Hasta aquí todos llegamos. Pero lo que no acierto a entender es cual es el propósito último de la película.

Porque no sólo se trata de un experimento cinematográfico aburrido hasta lo insoportable, no sólo se ve repetida toda la iconografía fílmica del Sr. Gilliam hasta la saciedad. Lo más lamentable es la exhibición impúdica de elementos perturbadores y desagradables cuya justificación argumental no alcanzo a ver. Quizás sea debido a que no hay un argumento propiamente dicho, sino una sucesión macabra de escenas a cual más estúpida.

Qué trata de explicar "Tideland"? La pérdida de la inocencia? Que la pederastia es aceptable? La verdad es que ni lo sé ni me importa. Sólo sé que la sensación que deja esta película es la de querer provocar porque sí, obviando cualquier coherencia en pos de buscar escandalizar a la audiencia. Cosa que consigue pero por los motivos opuestos a los propuestos.

Lo mejor: Jeff bridges.
Lo peor: Lo aburrida y asqueante que llega a ser.
[Leer más +]
13 de 25 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ver críticas con texto completo