arrow
8
La nueva joya (im)perfecta de Michel Gondry
Al princio cuesta 'meterse' un poco en este film (por la trama, el tono, etc), pero una vez dentro no quieres salir.

Uno de sus puntos fuertes es sus constantes referencias a miles de películas con las de hemos crecido: el póster de Buscando a Eva -¿casualidad? ¿no se acercan los protagonistas al cine como Brendan Fraser al amor?- que preside el videoclub, la loca que necesita ver Paseando a Miss Daisy, y por supuesto, todas las películas que los protagonistas recrean (Jack Black se magnetiza y borra todas las cintas del videoclub de su amigo, hecho que los lleva a volver a filmarlas cámara en mano, de un modo totalmente amateur pero rebosante de originalidad y gracia): Los cazafantasmas, Robocop, El rey león, Regreso al futuro, Hora punta II, 2001: una odisea en el espacio... Es aquí donde todo el talento y la imaginería visual de Gondry alcanza su pleno rendimiento, y donde más disfruté -como un auténtico niño, al igual que el que hace años se deleitaba con los viajes lunares de Méliès-.

Creo que con Be Kind Rewind Gondry no busca mofarse de las películas comerciales (y quizás por eso el film acabe siendo más comercial de lo que el director nos tiene acostumbrados), a todos esos deliciosos films de los 80 y compañía (él mismo es un acérrimo fan de Regreso al futuro), sino a las comercialización impersonal de esas películas (que por otra parte, es lo único que las financia y permite que existan). Parece que diga: las películas como Robocop me encantan, me gustan tanto que quiero homenajerlas, lo que no me gusta es el marketing que las rodea, el mercado que corta el vuelo de todos esos artistas (piensen en el personaje de Sigourney Weaver). Come de la mano que le alimenta, al igual que El club de la lucha. Reivindica el cine como un arte libre desde una multinacional, porque es el único medio que le permite hacerlo a gran escala. Las mismas contradicciones de siempre, la misma vieja dicotomía arte/industria del cine (que a mí me encanta).

Fats Waller era un artista del jazz que hizo de su arte su vida, a pesar de todos los inconvenientes. Michel Gondry es Fats Waller (ese pianista con manos de oro ignorado por la crítica), y Mos Def es Michel Gondry, un Michel Gondry que, apoyándose sobre todo lo que le alimentó en sus inicios, acaba emergiendo como el dios/creador de un mundo imaginario maravilloso, tan maravilloso como ese documental sobre un Fats Waller imaginario que vivió en Passaic, Nueva Jersey.

Y sí: también es una excelente comedia.
[Leer más +]
99 de 121 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
[REB], por poner algo
¡Oh! - dice el gafapastas tras salir del cine - ¡Se han atrevido a parodiar 2001! ¿Horror o maravilla? Debo meditar sobre ello. La verdad es que han citado tantas películas de culto que mis ojos no han podido evitar que saliesen las lágrimas. Su humor intelectual y a la vez suburbano inspirado en el teatro de lo absurdo es refrescante y novedoso. ¿Será la parodia de 2001 la mejor referencia cultural de los últimos 13 años y medio?
¡Guau! - dice el espectador común, tras tirar su bol de palomitas - Tío, es la polla. Todo lo del magnetismo es la leche. ¿Te acuerdas cuándo los rayos? ¡Jajajajaja! ¿Y cuando se pone a mear en la calle? ¡Juas! Es la ostia. Y lo de los cazafantasmas mola un huevo. Es verdad, es verdad, "la ley de Robocop". ¡Jajajajaja!
¡Arrrffff! - dice el cani tras tunear su buga - ¡Mooolaaaa!
¡Quién lo diría! - dice la anciana mientras cojea de vuelta a casa - Era muy bonita, la verdad. Casi se me escapa una lágrima.
¡Uhmf! - dice el crítico, con el bloc en la mano - Esta bastante bien, pero peca de un humor demasiado particular, que no agradará a todo el mundo, aunque reconozco que a mi me ha gustado. Además, es demasiado... como lo diría... complaciente. Bueno, Gondry lo reconoce durante la película, también es verdad. En todo caso, el tono cuasi absurdo de la obra no acaba de mezclar bien con el toque dramático de otros momentos, y estropea la evolución de los personajes. Una buena película pero Gondry no consigue, de nuevo, superar a la magnífica "¡Olvídate de mí!"
¡Ostia! - dice uno, que pasaba por ahí - Pues si todos esos tíos raros que hablan en alto por la calle como yo dicen eso, va a haber que ir a verla. Un segundo, perdone señor - dice el tío, dirigiéndose al crítico. - ¿Es usted crítico?
¡Ajam! - responde este. - Lo soy.
¡Bien! - dice el tipo, sonriente. - Entonces, francamente, su opinión me importa un bledo.

PD: El mono tiene personalidad múltiple, asi que manteneos alerta.
[Leer más +]
74 de 104 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
La “suecada” de Gondry
Como que no. Que no la suspendo por ese atrevimiento del que pocos directores hacen gala. Esa extravagancia y toque naïf que envuelve todo el metraje. En su conjunto, “Rebobine, por favor” no cumple como comedia. Aburre mucho en determinados momentos y aunque posee ciertos toques de humor son más bien debidos a esa originalidad que al sketch en si.

Gondry parece desangelado sin un Kaufman que aunque queda patente la huella del mejor guionista del momento también es evidente la ausencia de éste a la hora de conseguir un guión redondo. “Rebobine…” es rara de narices. Quizás hay que entrar muy preparado al cine para poder comprender el onírico mundo de Gondry.

Jack Black es un actor buenísimo pero, con la libertad que parece haberle dado el director, cruza ese umbral en el que desfasa.

El final atrapa, pero a estas alturas de la película poco puede importar si a muchos espectadores el resto les pareció una pantomima muy extravagante.
[Leer más +]
42 de 60 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Robocop Vs Cazafantasmas
Michel Gondry no deja de sorprenderme, y "Rebobine, por favor" no iba a ser una excepción. Recuerdo cuando vi ya hace algún tiempo su particular "Human Nature", quedé anonadado. Más tarde llegó su brillante "Olvídate de mi", para mi y para muchos otros usuarios, su mejor film.

Ahora Gondry nos quiere volver a sorprender, pero sobretodo quiere que nos riamos, y si puede ser, también que nos emocionemos con un final, un tanto comercial y complaciente. Si en algo destaca este monstruo creativo es en saber darle a sus películas un plus de originalidad y extravagancia que ningún otro director va a desarrollar.

La película tiene un comienzo poco prometedor, parecía una frekada más, pero es a partir de cuando Jerry (Black Jack) queda magnetizado, cuando la película toma forma. Gondry tiene corazón ochentero, y para todos aquellos que también lo tenemos, ver "Rebobine, por favor" es una gozada.

Ver parodiado a Robocop o a los Cazafantasmas no tiene precio. Ver a Jack Black haciendo de Jackie Chan en "Hora Punta" también es para troncharse. Gondry no se corta con nada y podemos disfrutar de parodias de "2001. Una odisea en el espacio", "Paseando a Miss Daisy" o "El Rey León". ¿Que cómo se hace una parodia de una película de dibujos? Vayan al cine a verlo. Con la aparición de Sigourney Weaver en el film, ya sólo me falto ver la parodia de "Alien".

"Rebobine, por favor" es extravagante, particular, graciosa, pero no para todos los públicos. Fui al cine a verla con la gente con la que suelo ir a ver bazofias tipo "Saw" o "Rambo", y uno de ellos ya decía a los diez minutos que era una mierda de película. Yo la recomiendo, es para disfrutarla. Freak, tal vez sí, pero original y bastante graciosa.
[Leer más +]
34 de 45 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Declaración de amor II (en formato doméstico)
Hoy toca hacer otra declaración de amor, y esta vez la elegida es Rebobine por favor, una declaración de amor de amor a ese cine puramente de entretenimiento y a sus seguidores; al cine de espíritu más ochentero con el que tantas personas han crecido, y otras tantas, como yo, lo hemos vivido a destiempo.

Repleta de guiños, referencias y mucho cachondeo, Rebobine por favor nos cuenta la historia de un videoclub en decadencia: un propietario sin fuerzas para ocuparse de él, un dependiente con gustos anticuados y uno de los escasos clientes que, al intentar sabotear la planta eléctrica que le provoca continuos dolores de cabeza, quedará magnetizado... y con él, todas las cintas del videoclub, borradas. Tras los primeros momentos de alarma, los dos amigos encuentran la solución: rodar sus propias versiones (suecadas) con cuatro perras, porque total, ¿quién se va a dar cuenta?

Delirante premisa, pero funciona a la perfección. ¿Quién no ha hecho versiones de sus películas favoritas en su casa, con la cámara doméstica y los hermanos y amigos como equipo? Ese doble homenaje -al cine de culto y al cine amateur- le sirve a Gondry para dar rienda suelta a su particular mundo, aunque tirando esta vez por un imaginario visual más convencional.

Cazafantasmas, 2001 Una Odisea en el Espacio, Hora Punta 2, Paseando a Miss Daisy, Robocop, King Kong, American Beauty... Homenaje tras homenaje, parodia tras parodia (cutre), la fiebre se va extendiendo a todo el barrio. Inevitablemente, el tono hilarante de los primeros momentos va cambiando hacia otro más nostálgico, agridulce, un poco ñoño y "moral", incluso. La importancia de los protagonistas y del magnífico plantel de secundarios se diluye en un espíritu bienintencionado de equipo: los vecinos unidos jamás serán vencidos.

- ¡Estás intentando besarme!
- ¿Por qué no?
- ¿Por qué no?¿Estás enamorado de mí?
- ¿Y cómo se sabe eso?
- Estás enamorado de alguien si hablas con él mentalmente al menos 20 minutos al día.
- ¿Entonces si hablo con un tío 20 minutos, eso es amor?

Rebobine por favor es una película ideal para ver con amigos, aquellos con los que podías pasar horas en el videoclub eligiendo cual iba a ser la película de la tarde. Si bien no gustará a todo el mundo, yo rompo una lanza por el cine para desconectar, porque anda que no nos ha hecho felices. Lo que cuenta es el cariño.
[Leer más +]
23 de 25 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
La primera película no confesa sobre el YouTube
Michel Gondry es un director inquieto, con buenas ideas que suelen acabar desbarrándose, o bien por exceso o bien por defecto, como ocurre en esta bienintencionada, pero algo fallida "Rebobine por favor". Tiene un arranque hilarante (el paranoico Jack Black asaltando una central eléctrica porque está convencido de que el gobierno les controla desde allí), unos personajes encantadores -ese anciano emocionalmente abducido por el cine, la dependienta reconvertida en actriz- y unos diálogos que, por momentos, brillan, pero toda la película, con sus peculiaridades, está sometida a los cánones de la perfecta comedia entrañable americana y su estructura es tan previsible que los pocos destellos de originalidad que restan del conjunto ni siquiera sorprenden demasiado.
De todas formas, vale la pena darle una oportunidad, sobre todo por ver a Jack Black y a Mos Def recreando una descacharrante Historia del Cine que define ajustadamente los parámetros de toda una generación enganchada al YouTube.
[Leer más +]
41 de 62 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Homenaje.
Estructurada en tres partes claramente diferenciadas (a un principio casi surrealista y absurdo, le sigue una buena comedia estilo yanquee, para luego ser de un lirismo extraño), es una película absolutamente entretenida, poseedora de momentos de carcajada, de sonrisa, y de tierna nostalgia.

Las interpretaciones son exactamente lo que necesitaba cada personaje: Mos Def se hace dueño del tipo entrañable en su torpe nobleza, Jack Black desarrolla con todo el histrionismo que le caracteriza un tronado hilarante, y Danny Glover plasma con precisión un adorable anciano que alterna la lucidez absoluta con momentos de total chochez.

Absolutamente recomendable, por ser una película de humor fresco que además homenajea al séptimo arte. Aunque no tanto a nivel películas gafapastoides, sino al ras del espectador.
Que, al fin y al cabo, una peli solo pasa a la historia del séptimo arte si el público la venera. Que no es tan importante lo que actores, directores ni productores intentaran vendernos: el público, tu, yo, y gente como tú y yo, somos quienes finalmente decidimos qué es lo que queremos ver.

Y tan solo en Cinema Paradiso habia visto tanto respeto en homenajear tan claramente al espectador (juez y parte en la fama de una película), como en este producto que nos presentan.
Esta vez, Michael Gondry me ha convencido... porque me ha querido decir que yo soy el que verdaderamente importa. El simple espectador.
[Leer más +]
33 de 50 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Cintas suecadas
Gondry nos vuelve a llevar a un mundo donde la fantasía se mezcla con la realidad para dejarnos un mensaje idílico. En esta ocasión, el sentimiento de nostalgia se hace muy presente, enfrentando dos mundos contrapuestos: el imparable progreso de las multinacionales contra los pequeños y viejos pero carismáticos negocios.

El argumento no es nada nuevo: la típica casa/tienda(en este caso un videoclub) medio en ruinas que está a punto de ser demolida cuyo dueño, por su apego y cariño al inmueble, recurre a toda clase de peripecias para remodelar el local o ganar dinero para evitar el derrumbamiento, normalmente es ayudado por la muchedumbre del pueblo.

Los personajes están llenos de vitalidad contagiosa. Una especia de freaks sin aspiraciones, perdedores que caen simpáticos. Jack Black como siempre está acertado en papeles cómicos, aunque para mi gusto el que lo borda de verdad es Mos Def, su personaje es de lo mejorcito de esta película.

La historia está llena de buenas intenciones y homenajes al cine de siempre, a las cosas hechas a mano, de las cosas bien hechas frente al simplismo práctico y mecanizado. De las primeras queda muy poco ya, y lo que queda se está extinguiendo como el VHS, el casette, el vinilo. D.E.P. Y de vez en cuanto está bien que alguien nos recuerde lo importantes que fueron en su día y lo mucho que lo debemos. La historia muestra como un grupo de personajes fracasados pueden llegar a convertirse en ídolos a pequeña escala y lograr plantarle cara a las grandes superproducciones. Algo no muy alejado de la realidad observando fenómenos como los salidos de YouTube.

A pesar del ambiente de nostalgia y buenas intenciones utópicas no cae en la ñoñería ni en sensibilismo, se agradece.
[Leer más +]
16 de 17 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Amor al cine...y al video
Nunca me habia animado a escribir una crítica, pero cuando salia ayer de ver esta pequeña gran-comedia del, para mi, siempre genial Michel Gondry, una persona delante de mi criticaba su humor fácil en alguna parte de la película, asi que no pude dejar de preguntarme si las películas de Gondry están hechas para el cinéfilo remilgado. Con esto quiero decir que sus tres últimos trabajos son un ejemplo de imaginación, originalidad y romanticismo, aúnque en esta ocasión el romanticismo viene expresado en forma de amor por las viejas peliculas de videoclub, que encubre, a su vez, una crítica al mundo de los blockbuster y los nuevos formatos.
Cuando los dos protagonistas del film deciden volver a rodar viejos éxitos del vhs, en ellos mismos se muestra reflejada la pasión que el mismo Gondry siente por el cine, siendo el último y maravilloso plano final la culminación de este sentimiento. Con todo esto supongo que quiero decir que si el cine te apasiona, merece la pena liberarse de prejuicios y dejarse llevar, como en esta ocasión, para pasar un buen rato riéndote y disfrutando de sus guiños.
[Leer más +]
21 de 29 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
Un gran no
Se dice que "Rebobine, por favor" hace un dulce homenaje al cine y a su historia. Y yo digo que no; que esto es como lo de aquel burro que resopló sobre la flauta y que por casualidad salió las dos o tres notas acompasadas. Quiero decir; el guión absurdo incluía que nuestra insípida pareja asuecara las viejas películas. Todo ello era una parte más de la paranoia narrada. Pero al hacerlo, nosotros, los espectadores, creímos (o quisimos) ver un precioso homenaje en donde realmente no había. Luego imagino que el director aprovechó la confusión y se puso él solito la medalla hablando de su noble gesto para con el séptimo arte.


La película es una gran chorrada extraña y sin sentido. A mi desde luego no me atrapó. Si tiene un fino sentido del humor entre sus fotogramas yo no lo supe captar. La suspendo y por supuesto no la recomiendo bajo ningún concepto. Luego no vengáis diciendo que no avisé.

Jack Black ultimamente lo encuentro desacertado. O la peli en la que trabaja me deja indiferente, o el personaje que interpreta me repele. En fin, que la criatura no da una conmigo.
[Leer más +]
20 de 29 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
"Cinema paradiso" en plan gamberro
Confieso que no esperaba mucho de esta película y quizás por eso me ha sorprendido. Michel Gondry plasma en la pantalla los sueños de niñez de muchos aficionados al cine. Me explico, ¿quién no ha soñado de niño con hacer su propia versión de una de sus películas favoritas y luego ponersela a sus papas y amigos para que admiren su talento? (Hacer la prueba, dejarle una cámara de video a uno de vuestros hijos). Pues esa actividad, definida por el vocablo "suecar", es ni más ni menos es lo que se ve en esta película. "Suecaciones" de títulos famosos o míticos del cine.

Debo reconocer que hay algunas "suecadas" dignas de admiración. Sobre todo destacaría la del 2001 (mi película predilecta). Que hartada de reir.
[Leer más +]
13 de 15 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
¡Vivan las suecadas!
Para los que tengan en mente el listón altísimo que resultó ser "Olvídate de mí",y el semidescalabro argumental de "La ciencia del sueño", aquí nos entrega Gondry su última y genial obra. Sin intentar ser excesivamente pirotécnico, se acerca más a un cine de corte clásico en la manera de contar su historia:una ingenua, sugerente y a veces hilarante consecución de gags, comandados por un pletórico Jack Black,en su mejor papel que he visto yo nunca en una pantalla. He leído que el final es muy a lo Capra:nada más lejos de la realidad, porque Capra la hubiera terminado más "infantilmente" que como lo ha hecho Michel Gondry, que ha optado por un lado agridulce, el mejor de los finales para una historia que le devuelve a la cumbre de uno de los mejores directores de cine actuales.
[Leer más +]
14 de 19 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Rebobine esta crítica, por favor
[] Homenaje a ese soporte magnético que desaparecerá entre los espasmos digitales del dvd, blu-ray y grabadores en mpeg o mkv para saborear las delicias de la televisión digital o la alta definición.
La vida es cruel con el pasado, con los pequeños detalles con los que se gozaba al disfrutar de un libro viejo, de un cómic que encuentras en olvidado cajón, con aquellos fragmentos fotográficos (no digitales) que formaban una vida.
Gondry es un sentimental. Aquellos que hemos vistos sus trabajos de animación artesanal o “La ciencia del sueño” comprenderos que Gondry prefiere utilizar la imaginación y la orfebrería de plastelina antes que una renderización o un efecto digital (pese a hacer con inteligencia en “Olvídate de mí!”).

“Rebobine, por favor” es una reivindicación a la originalidad y la reconstrucción en forma de homenaje imposible. Pura cultura youtubera. Desde “2001: Una odisea del espacio”, “Carrie”, “Hora punta”, “Paseando a Miss Daisy” o “Cazafantasmas”, que acaba en homenaje a Fats Waller y finalmente al cine y al arte de contar historias; ya sean con imaginación y locura o medios descomunales.
Todos sabemos de sobra, aunque Gondry nos lo recuerda, que lo importante es lo primero.

¿Ha rebobinado esta crítica?


¿No?


Rebobine esta crítica, por favor.

>>>>>>>>>>>[]

¡No! No pulse el FF (Fast Forward)

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<
<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<
<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<
<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<
<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<
<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<
<< []) que formaban una vida]


Siga rebobinando esta crítica, por favor.

[(selatigid ooonnn
<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<
<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<[[[[]]]]]>Homenaje
a…<<<<<<<<<<< [[[[]]]]][[[[]]]]

Gracias.
[Leer más +]
12 de 15 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
De genial a buena
Una película diferente. Con esta frase ya he dicho mucho. Se tiene que ver, y, a poder ser, en v.o o en v.o.s (y no es por ir de freak o quedar de listillo).

La primera mitad de la película es de 10, un humor que te hace tener la carcajada a punto siempre, la segunda mitad es más... más típica por decirlo de alguna manera, aun así el final sorprende.

Realmente he salido contento del cine y es que ver una película diferente y que sorprenda a estas alturas, te guste o no, es digna de ver y elogiar. Que grande es Gondry!
[Leer más +]
12 de 16 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Sin favor
Entrañable y, a su manera atrevida. Gondry renuncia al desarrollo creíble de una curiosa historia, para regalarnos un delicioso y divertido homenaje al cine.

Con toda seguridad, afirmo que el mayor lastre de la cinta es su estructura de comedia cutre americana, pues no se salta ni un tópico. Lejos de eso, y de un par de gags cutres e infantiles que compiten con algunos geniales (hacía tiempo que no veía uno tan bueno como el del camuflaje), poco se le puede reprochar a esta cinta, cargada de magia y magnetismo cinéfilo.

Técnicamente, Rebobine, por favor, está dentro de lo que no es ni criticable ni destacable, aunque hay pinceladas de maestría dispersas a lo largo de los 100 minutos de la cinta (que se pasan en un suspiro), como, por ejemplo, ese imposible travelling que une los rodajes de diferentes películas que están siendo "suecadas".

Además, creo necesaria una mención especial a la última escena, preñada de magia, en la que Gondry demuestra que para mostrar amor por el cine no es necesario introducir veinte mil homenajes a películas clásicas. Una escena enorme, de las que emocionan, y un cierre genial para más que disfrutable película.
[Leer más +]
7 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
Mal intento
Empiezas a verla pensando que vas a ver una película gamberra y cuando llevas 10 minutos parece que vas a encontrar una película estúpidamente americana.

Cuando parece que vas a seguir viendo una película estúpidamente americana te encuentras con la película gamberra.

Cuando piensas que vas a ver una película gamberra y que te equivocabas te encuentras con una película extraña, sin gracia y que intenta ser emotiva.

Cuando piensas que vas terminar de ver una película emotiva te encuentras que ya se ha terminado y lo agradeces.

Si mi crítica parece mediocre (y te gusta) puedes ver la película sin problemas.
[Leer más +]
15 de 24 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
Gamberrada inconsistente.
Tres o cuatro chispazos afortunados no justifican 90 minutos. El conjunto es tedioso y solo la salvan los remakes por lo cutre y desvergonzados que son. Lo demás fuegos artificiales y ciertos momentos de infantilismo y buenismo excesivos.
Está claro que Gondry sin Kauffman no llega a hacer nada redondo, una película por ser rara no es necesariamente buena y esta es un ejemplo claro, se necesita algo mas que freakadas para hacer algo redondo.
[Leer más +]
12 de 18 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Original y atrevida
Película recomendable para quienes quieran ver algo diferente a lo que nos tienen acostumbradas las comedias americanas actuales. Al principio puede parecer un poco tonta, pero si quieres entrar en la historia pasaras un rato agradable. Hay que aplaudir a directores como Gondry que se atreven a innovar y a ser originales.
Lo mejor: La creación de las suecadas.
Lo peor: Quizás la parte sensiblera relacionada con el músico de jazz no acaba de encajar bien con el resto de la película.
[Leer más +]
11 de 16 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Lo nuevo, lo viejo, lo que vale
Gondry no tiene buenas ideas: las transpira. Aún incluso con películas "menores" como Rebobine... saca a relucir sus dotes de grán director. Y no solo eso, porque detrás de una trama que se puede antojar inverosímil para muchos se esconde un mensaje, una bajada de linea cuasi magnífica.

Incurre en lo fantástico, porque uno de sus protas sufre una descarga eléctrica y queda magnetizado, borrando todas las pelis de su video club, lo que da origen a la historia; se adentra en lo más nostálgico y melancólico como puede ser la vida de un viejo jazzista y lo que el pueblo recuerda de él; condimenta su argumento con dosis de un humor de varios registros: ironía, bobo, infantil, sarcasmo; pero sobre todo: el guión, el guión lo elabora con poco presupuesto y genera un meta texto en donde los protas generan hermosas películas...con poco presupuesto. Gondry pasa el cepillo a la industria, al dvd, puesto que la obra se centra en un tiempo histórico no muy lejano en donde el vhs aún tiene vigencia, como así también los casettes estéreo. Su mensaje es bien claro, la evolución tecnológica pierde al hombre y a sus antiguos valores, puesto que no se trata aquí de "que bien se ve la peli, chaval" sino más bien de "¡Cuánto amor al cine! ¡Y con qué pocos recursos! Rebobine...despliega una pasión cinéfila por todos los géneros y a su vez se aparta del maniqueísmo industrial con todas sus bazofias de última moda.

Con claro sabor a cuento añejo pero siempre presente, la obra de Gondry se hace grande con muy poco. Es su propia "suecada", y la ama como tal.
[Leer más +]
6 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Cómo nacieron las suecadas
Esta película provocó el nacimiento de las suecadas, osea, hacer películas de grandes medios con los medios a tu alcance. Yo las conocí a la inversa; primero vi una suecada y luego esta película. Y tras verla me dan ganas de suecar lo que tenga a mi alcance. Es la película en la que mayor sensación he tenido de que los que la hacían lo estaban pasando tan bien como yo viéndola (que por cierto me estaba revolcando pro el sofá)...qué mas da que el guión tenga lagunillas? Es reinventar el cine...suequemos todos!
[Leer más +]
6 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ver críticas con texto completo