arrow
10
El mejor film policial de la historia
Junto con "Sed de Mal" de Orson Welles, "El infierno del odio" es la mejor película de género policíaco que se haya filmado jamás. Se podría decir que la película tiene dos partes diferenciadas.

La primera es algo más que excelente. Es pura desesperación, la ruina o el hijo del chófer secuestrado. Hay que elegir, y no es fácil. La segunda se centra en la investigación. Hay que encontrar al secuestrador y tiene que pagar por ello. Lo mejor de esta parte es que te lo muestran todo, paso a paso, y no se dejan nada al azar. Todas las pistas que van obteniendo todos los policías son mostradas ante el público, y eso provoca una implicación absoluta del espectador.

Magníficamente realizado. Hay que quitarse el sombrero ante el gran Kurosawa. Para mí, junto con "Trono de Sangre", este es su film más destacado. Sus dos horas y veinte minutos merecen la pena, son para disfrutarlas.
[Leer más +]
106 de 125 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
La casa de la colina
Kurosawa filmó quizás, una de las mejores tramas en la historia del cine. No es habitual, en el cine oriental de entonces, el ritmo que Kurosawa imprime a la primera parte de la historia. Esto, junto que un nudo argumentativo que exprime al máximo las emociones del espectador, hace de la primera hora y pico, uno de los mayores espectáculos audiovisuales de la historia. Toshiro Mifune interpreta aquí su mejor papel. Y es algo muy complicado de decir de un hombre que ha interpretado con maestría al mejor mercenario de la historia en “Yojimbo” (1961) o en “Sanjuro” (1962), ambas de Akira Kurosawa. Pero el chofer no llega a ser convincente y sus lamentos llegarán a producir antipatía.
Gran fotografía de uno de los directores que mejor supo trabajar el blanco y negro, y que en esta cinta, penúltima en blanco y negro de Kurosawa, coquetea con un humo rosa preludio del color que llegaba.
Es una pena que Kurosawa no pudiera mantener el ritmo en toda la cinta. La búsqueda criminal no llega a la altura emocional del principio y la tensión baja. De todas formas, incluso en esta parte, Kurosawa sabe sacarse de la manga, alguna escena que te clavan en pantalla (como en la que el chofer acompaña a su hijo en el coche mientras intenta recordar) ayudado por unos efectos sonoros que Hitchcock patento para la historia del celuloide.
Akira Kurosawa no sólo filmó la historia de un secuestro. Filmó un cambio histórico que Japón estaba experimentando cuando fueron recuperándose de la guerra. Kurosawa observó como iban acercándose los males de una sociedad de consumo y supo plasmarlos en esta cinta de una forma magistral. “Esa casa nos mira” y su poder, crea un infierno de odio y envidia que nos envuelve hasta inundarnos en la desesperación.
[Leer más +]
86 de 93 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
PARADIGMA METODOLÓGICO DE LO QUE ES UNA INVESTIGACIÓN POLICIAL DE ALTO RENDIMIENTO
Si por algo este filme es un ejemplo, es por como expone paso a paso los hechos de un delito y como la policía lo aborda con suma eficacia tejiendo un plan metodológico de investigación que supongo será modelo a mostrar en los Departamentos de Policía Científica del mundo entero.

O sea, EL SEGUIMIENTO POLICIAL y su INVESTIGACIÓN, es de una lucidez sobrecogedora, de altura, eficaz, impresionante; todo un proceso subdividido a partir del comisario investigador en jefe, con cantidad de células policiacas, cada una compuesta por uno o dos miembros de la policía encargados de un detalle en relación con el delito, el cual siguen, analizan en todas sus posibilidades y cuyos resultados exponen luego todos en común hilando la madeja y atando los cabos sueltos.

La originalidad de Akira Kurosawa una vez más nos maravilla con esta filmación donde cada toma de la misma está impregnada de contundencia, realismo y cuidado convincente para que se traduzca en una muestra exacta de la vida social en que nos desenvolvemos en nuestras ciudades. Además es de elogiar que Kurosawa no se ande con falsos buenismos ni blanduras hipócritas: su narración fílmica es cruda y dura, no rebaja la idiosincrasia de unos o de otros, ni la del antisocial ni la de los policías (quienes se empeñan con ahínco en que al delincuente demoníaco su delito le salga a pagar lo más caro posible); todo contado de una manera impactante que se eleva a su máxima potencia sobre el mismísimo final.

Y ¿qué decir del humo rosa? En una película de blanco y negro, de repente hay una escena donde una chimenea deja salir hacia el cielo un humo rosa, que además se ve rosa en contraste con el resto de la fotografía que sigue siendo blanco y negro. O sea el mismo recurso técnico usado como una llamada de atención al espectador, que años más tarde copiará Steven Spielberg en su obra maestra "La lista de Schindler" (USA 1993), donde nos muestra a una pequeña niña judía vestida de rojo sobre el resto de la filmación en blanco y negro, una niña que anda sola, inocentemente y sin ser percibida entre el militarismo y la deshumanización nazi en una calle de Varsovia.

Así pues, importante película de Akira Kurosawa, que en esta ocasión se olvida de sus historias tradicionales del Japón de siglos pasados, y se centra en su nacion contemporánea del siglo XX, en la sociedad japonesa de empresarios dinámicos o emprendedores que exitosamente sorprenden al mundo, pero donde a la vez hay una población sombría por abajo; todo ello situado unos lustros despúes de finalizada y perdida la II Guerra Mundial, cuando emergían unos nuevos ricos y también unos nuevos delincuentes.

Fej Delvahe
[Leer más +]
59 de 61 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
La envidia corroe
El maestro Kurosawa, camaleónico cineasta, probó diversos registros en sus muchas películas. Nos hizo viajar por épocas remotas y por un siglo veinte sacudido por la devastación y la recuperación. Nos enseñó su Japón privado, el Japón de guerreros samuráis, de gentes rurales, de señores y humildes, de grandes historias de honor y venganza. Y también el Japón actual, el que iba subiéndose al carro del progreso y de la tecnología mientras se arrastraba hacia la guerra más funesta de su historia y resurgía por encima de los lamentos de la hecatombe, caminando hacia la modernización entre tradiciones milenarias, hundiéndose en las lacras y en las virtudes de la civilización occidental sin abandonar del todo sus costumbres ancestrales.
Analista y crítico consumado, Kurosawa era creador de cuentos con sabor tradicional y actual al mismo tiempo, siempre vigente. Cuentos que no tratan sobre príncipes azules, ni sobre princesas encerradas en castillos, ni sobre reinos hechizados… Sino sobre los grandes dilemas, los grandes errores, las más problemáticas encrucijadas en las que los seres humanos puedan hallarse. Cuentos con enseñanzas duras y certeras que dejan al descubierto el más descarnado interior humano.
En “El infierno del odio”, Kurosawa desarrolla unas apoteósicas artes para el cine negro, el género policíaco y el thriller, colocando a un fabricante de zapatos, accionista de una importante empresa, en un terrible atolladero que puede dar al traste con todo lo que ha conseguido con tanto esfuerzo, y que le coloca entre la espada y la pared, entre su conciencia y sus aspiraciones.
Con un ritmo, una fotografía y un estilo dignos del mejor film noir con la profundidad del maestro nipón, este drama arranca cargado de una tensión punzante y continúa por los vericuetos de un drama moral y policíaco que regala más de dos horas de sufrimiento, intriga, suspense, una exhaustiva investigación y pistas que van conduciendo hacia el crudo desenlace. Y, mientras tanto, toda una disección de esos sentimientos más ruines que suelen embargarnos, como la envidia, la ambición, la codicia, el egoísmo, la obsesión por lo que no tenemos, el pasar por encima de otros para conseguir los fines personales… Enfrentados también a sentimientos más nobles como la compasión y la integridad.
Intrigas de poder, rencores, un estudio sobre la caída de los poderosos, la indefensión ante el odio ajeno, las presiones que nos colocan ante las decisiones más difíciles, la influencia de la opinión pública, las abismales diferencias entre los distintos estratos sociales y la cerrazón entre clases, el derrumbamiento de lo que se ha construido, la amargura que fermenta y que deriva en ponzoña… Un tapiz muy completo que sitúa a un hombre en una situación crítica, y que arroja un análisis candente y apasionante sobre las grandes flaquezas, las vilezas, la desesperación y las dudas que pueden gestarse en cualquiera de nosotros si nos vemos en circunstancias similares.
[Leer más +]
38 de 39 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Obra maestra (9.2)
La primera mitad de la película (hasta el intercambio del tren) es magistral, uno de los mejores comienzos de la historia del cine. Muestra la situación de forma que ni tú mismo sabrías qué hacer: ¿pagarías el rescate por el hijo de tu chófer o emplearías el dinero en lo que tenías pensado? A priori todos, salvo enfermos y egoístas, pagaríamos el rescate, pero verás que incluso tú puedes llegar a dudar.

El resto es muy entretenido. Si toda ella fuera tan buena como la primera mitad, estaríamos hablando de una de las mejores películas de la historia (o de la mejor).
[Leer más +]
48 de 61 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Clase magistral en tres actos
Última aportación al cine negro de Kurosawa, que lejos de repetir esquemas nos presenta una inusual propuesta dentro del género de sorprendente modernidad, que es buena prueba del inconformismo del director japonés, dispuesto a renovarse en cada trabajo. El director divide en tres actos la película, muy diferentes entre si, aunque a su manera, magistrales los tres. El primero (hasta la escena del tren) es simplemente antológico. Toda la presión psicológica que se ejerce sobre el protagonista así como sus dudas quedan perfectamente captadas tanto en sus imágenes y como en la interpretación de Mifume, esplendido como siempre. A pesar de desarrollarse en apenas dos espacios cerrados (su casa y un tren), Kurosawa da una lección de puesta en escena y de capacidad de generar tensión. El segundo acto (la investigación) es sin duda el más polémico, y en parte el causante de que muchos consideren este film como un trabajo menor del director. El cambio de ritmo es brutal, pues la investigación es de una minuciosidad inusual en este tipo de películas. Además la sensación de que el film no avanza más allá del simple film policiaco puede desanimar a más de uno. Aunque la clave del film está en el tercio final, creo que esta es una de las mejores descripciones que he visto de un caso criminal y esta rodado con una habilidad poco común por Kurosawa. Sin embargo el tramo final (el seguimiento del sospechoso) vuele a recuperar el nervio inicial en una conclusión memorable, llena de imágenes poderosas y una escena final inolvidable. Pero sobre todo nos muestra las intenciones reales del director, mucho más ambiciosas de lo que aparentaba hasta entonces, hablándonos de las diferencias de clases en Japón, ilustradas por una puesta en escena que sin darnos cuenta ha estado indicándolo desde el principio con objetos y ángulos de cámara, convirtiéndose en un film de fuerte carga social además de una de las descripciones más negras sobre el ser humano que realizo en su carrera. Un gran trabajo del “emperador”.
[Leer más +]
23 de 23 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
El síndrome de Esto es el colmo
Brillantísimo inicio el que nos plantea Kurosawa con "El infierno del odio". El señor Gondo, un ejecutivo que apuesta toda su fortuna en una jugada kamikaze para hacerse con el control de su empresa, sufre el secuestro de su único hijo, por cuyo rescate le piden exactamente el mismo importe que había comprometido en su proyecto. Poco después, resulta que el secuestrado no es su hijo, sino el hijo de su chófer: sin embargo, el secuestrador insiste en que sea el señor Gondo quien pague el rescate o el niño morirá.

El señor Gondo se sumerge en el infierno del dilema moral con la policía, su mujer, su propio hijo y el padre del niño secuestrado como testigos. Si paga el rescate, quizás recupere al niño secuestrado, pero quedará en la más completa ruina; si no lo paga, será moralmente responsable de la muerte del niño ante sí mismo y la opinión pública. Su decisión...

Y empieza una segunda parte, bastante menos interesante que la anterior. Digamos que es más que una descripción detallada de un proceso de investigación, es un descuartizamiento. La paulatina revelación de información se produce después de unos procedimientos tan prolijos y cansinos que cuando llega cae sobre el amortiguado del aburrimiento. La tensión se mantiene a duras penas, ganando un poco a partir del tercio final, cuya resolución no acaba de resultar demasiado convincente.

De todas formas, "El infierno del odio" resulta un thriller con pinceladas morales de lo más digno, tenso y emocionante por momentos, si bien todavía no llega a la exquisitez de la más brillante joya asiática del género, "Memories of Murder".
[Leer más +]
31 de 43 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Más adictiva que la heroína
Sin desmerecer a otros gigantes como Mizoguchi y Ozu, considero a Kurosawa uno de los grandes directores de la historia. Al igual que Chaplin, Ford, Lang, Wilder y Welles la calidad media de sus películas es extraordinaria, y su incursión en géneros tan dispares como Drama, Aventuras, Intriga, Cine histórico o Cine negro siempre ha sido satisfactoria. Además, a lo largo de su carrera ha contado con dos actores inmensos: Takashi Shimura y Toshiro Mifune (uno de mis actores favoritos junto a Spencer Tracy y Max Von Sydow). Su filmografía está llena de maravillas como Rashomon, Dersu Uzala, Vivir, Los canallas duermen en paz, El ángel borracho, Duelo silencioso... Pero mis favoritas son Barbarroja (Drama), Los 7 samuráis (Aventuras) y El infierno del odio (Intriga). Pese a ser películas de gran metraje, no pierden fuerza en ningún momento debido a la solidez de su guión y la gran calidad de sus interpretaciones. Detalles de la película en el spoiler
[Leer más +]
17 de 25 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
El Paraiso del Cinéfilo
Hoy me he decidido a ver esta... ¡Cómo lo diría sin quedarme corto! Esta exquisitez de película. Se me abrió la boca al comienzo y tras más de dos horas me he dado cuenta de que no la he cerrado hasta el final. ¡Boquiabierto! Esa es la cara que tenía cuando he ido al lavabo al finalizar el film, porque se te cortan las ganas de mear, de fumar, de rascarte. Casi hasta se te corta la respiración.
¡Qué maravilla! ¡Qué blanco y negro! ¡Qué poderío tienen las interpretaciones! Y en versión original subtitulada no te digo... Es imposible doblar al castellano la fuerza del lenguaje japonés, en especial en la escena final. La naturalidad de los actores, en especial los policías, es abrumadora. Y la cámara cobra vida en una perfecta simbiosis con la historia. Y la puesta en escena es soberbia. Nunca había visto un film como este, y no creo que vea otro similar en la vida. Cada vez que me adentro más en Kurosawa, más me sorprende. Es genial esto de descubrir el Cine. Es emocionante. Es la mejor experiencia. Es genial.
La película es casi perfecta, pero tan magnífica que olvidaremos ese casi.
¡¡¡PERFECTA!!!!!
[Leer más +]
10 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Esa casa nos mira...
Gondo, un hombre de negocios, recibe la noticia de que su hijo ha sido secuestrado, y el rescate exigido es una cantidad de dinero similar a la que necesita para cerrar una importante negociación. Gondo está dispuesto a pagar el rescate hasta que comprende que los secuestradores se han equivocado y se han llevado al hijo del chófer. Ahora deberá decidir si el dinero es más importante que la vida del niño.
Esta es la sinopsis del film, pero después de este dilema magistralmente filmado, y considerado de una calidad excepcional, acontece una investigación policial, que involucra al espectador completamente al compartir cada pista de la investigación.
La primera parte contiene una gran carga dramática con un planteamiento de un enorme calado moral. Kurosawa muestra el dilema sin posicionarse claramente, dejándolo abierto a la reflexión del espectador. Perfecto manejo de los planos generales y de conjunto, en los que consigue una enorme intensidad gracias al sabio manejo del tempo narrativo, a las intensas interpretaciones del reparto y a una puesta en escena agónica.
La segunda parte del film, desmenuza el proceso de investigación de la policía para atrapar al secuestrador, adoptando y perfeccionando el espíritu de los grandes clásicos del género negro americano.
Akira Kurosawa no sólo filmó la historia de un secuestro. Filmó un cambio histórico que Japón estaba experimentando cuando fueron recuperándose de la guerra. Kurosawa observó como iban acercándose los males de una sociedad de consumo y supo plasmarlos en esta cinta de una forma magistral. “Esa casa nos mira” y su poder, crea un infierno de odio y envidia que nos envuelve hasta inundarnos en la desesperación.
Para mí, una de las mejores películas del maestro Kurosawa y de la historia.
[Leer más +]
7 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Kurosawa jugando a ser Hitchcock.
Considerada como una obra menor de Kurosawa, que sin embargo, bajo mi opinión, es la que mejor ha sabido llevar el paso de los años. Vista hoy contiene una temática muy de acorde al cine actual.
En la película se distinguen dos bloques: comienza siendo un drama en torno a un secuestro y termina convirtiendose en un angustioso thriller en busca del captor.
En el film podemos apreciar a dos de los colaboradores asiduos del director y que también han entrado en la historia del cine gracias a esta especie de simbiosis particular: Mifune y Shimura.
[Leer más +]
9 de 13 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Película particulada, y no es la primera vez
Se puede incluso dividir en tiempo, a lo largo de sus algo más de dos horas, dividamosla así en horas.
La primera hora es del mejor Kurosawa, pero con una ambientación en el Japón actual (por el de entonces) y con un Toshiro Mifune grande (como no podía ser de otra forma). Es una primera hora de obra maestra, con tensión, un ingenioso argumento y una capacidad fílmica superior.
Y entonces llega la segunda hora, un digno film policial que hila una historia de persecución y afán de venganza en el que todos intentan poner de su parte para atrapar al secuestrador; una alegoría sobre los poderes actuales (los medios de comunicación, que facilitan el trabajo de quienes quieren vigilar y castigar). Esta segunda es amena y convincente, pero dista de ser una obra maestra.

En global, nos topamos con una buena película policial, con un algo excesivo metraje, sobretodo por lo poco desarrollado de los personajes (algo inusual en Kurosawa); pero con un ingenioso argumento y unos efectivos momentos musicales.
7,5.
[Leer más +]
9 de 13 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
El Infierno está en la Tierra
Por si algún lector no compartiera según qué teorías acerca de la in/existencia de un Más Allá celestial, lo que sí diré, o señalaré, es lo incuestionable de que su apéndice negativo años ha que se encuentra entre nosotros. Obviamente no me estoy refiriendo a ninguna especie de lugar de pesadilla donde el fuego adquiere un papel protagonista y allá donde uno mire encuentra almas en pena hirviendo en gigantescas cacerolas; me estoy refiriendo, claro, a algo mucho más sutil pero igualmente devastador, no apreciable quizás a simple vista, pero que, a poco que uno escarbe, se presenta perfectamente nítido y mortalmente peligroso: hablo, concretamente, de esos demonios interiores que todos llevamos donde quiera que viajemos, de forma más o menos consciente, qué importa, y que siempre encuentran cómo manifestarse con no muy agradables resultados. Es aquí donde entra la moral, el autodominio y la madurez de cada uno, donde se demuestra, en fin, de qué tipo de pasta estamos hechos y hasta qué punto somos capaces de tensarla sin llegar a destruirnos... tarea esta de lo más difícil. Sobrevivir y sobrevivirse, que se llama.

Kurosawa, con su película, no sólo dibuja un retrato inapelable y jodidamente amargo en torno a esa tara tan humana que es el odio, la envidia y lo común del sinsentido cuando toca hablar de ellos (¿buscan razones? lo más probable, y lo más real, es que no las haya); también se encarga, ya en la dirección, de que el resultado llevado a la pantalla sea lo más fidedigno posible en comparación con lo que cada uno ha visto y ve, si se empeña, cada puto día vaya adonde vaya -el Odio nos consume-. Así, yo también dividiría la cinta, como creo alguna gente ha hecho, en tres apartados: un inicio sobrecogedor, tenso de cojones y tremendamente ambiguo; una investigación policial de manual, en que no sobra ni falta absolutamente nada (aquí el único truco es la ausencia de él; rarísimo tratándose de un thriller); y una extensa parte final que es, de veras, una puta maravilla, no sólo por la atmósfera que consigue crear, sórdida, espeluznante, con una fotografía bestial, sino por las implicaciones de las que hablábamos hará unas cuantas líneas ...

No hace falta acudir a mundos aún desconocidos por los vivos para definir el Infierno, basta con mirar dentro de uno mismo y escandalizarse de hasta qué punto estábamos podridos. El director lo sabe bien, en tanto en cuanto quizá sus demonios sean, al fin y al cabo, los tuyos, los del tal secuestrador o, por qué no, también los míos.
[Leer más +]
5 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Desde la colina hasta la heroína
Kurosawa se introduce en la ciudad industrial, en la del dinero y el poder, desde una aislada casa en la colina hasta los bajos fondos de la heroína, un recorrido en el que la dedicación del protagonista es dinámica ante el panorama de un caso complicado por un secuestro que se puede decir accidental, pero que pone en juego sus beneficios y su prestigio, una decisión que agota y que atormenta, y una situación para dibujar todo tipo de clases sociales.

En cuanto entrega el dinero la película se convierte en un policíaco milimétrico, un duro trabajo que pone sobre la mesa a los mejores hombres posibles, no esconde que toda esta movilización sea debida al dinero que hay en el caso, pero huye del clásico de Hollywood que se toma la ley por su mano y que mantiene su esencia en la venganza, se limita a ir ordenando y relacionando y además abarca el mundo de la prensa o de las drogas sin necesidad de magnificar ni de dramatizar, sobre todo teniendo en cuenta que la víctima real era un niño.

La resolución se basa en una persecución por los bajos fondos, es tremendamente callejera y habla sobre los motivos por los que los seres caen en la desesperación, en el odio, en la diferencia entre los afortunados y los desafortunados
[Leer más +]
4 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Cielo e infierno
Impresionante exhibición de cinematografía del maestro Kurosawa en esta incursión en el género de film noir.

La película es de una factura impecable desde el punto de vista formal y contiene interesantes reflexiones sobre la sociedad moderna.

Título muy recomendable. En mi opinión poco conocido en relación a su calidad.
[Leer más +]
4 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Un dilema moral.
Akira Kurosawa puso en marcha la adaptación de “King´s Ransom”, una novela negra escrita por el desaparecido Ed McBain, trasladando su acción a la era de desarrollo económico que Japón estaba atravesando. El resultado fue una nueva incursión del cineasta nipón en el “film noir”, tras los anteriores: “El ángel ebrio”, “El perro rabioso” y “Los canallas duermen en paz”. Sin embargo, esta nueva experiencia se saldó con fortuna, porque Kurosawa crea un film de alto voltaje, un thriller electrizante de narrativa minuciosa y descriptiva , punteada por las llamadas telefónicas, encuadres por los que a veces se mueven hasta ocho personajes, que nada tiene que envidiar a los clásicos americanos. La virtud moral opuesta a la degradación sádica y violenta.

“El infierno del odio” se sustenta sobre un guión sin fisuras, de una precisión absoluta y elaborado meticulosamente, respaldado por una puesta en escena absorbente y un “tempo” cinematográfico trepidante, casi vertiginoso en determinados momentos, como por ejemplo, la larga escena desarrollada en el tren expreso. Elementos que entroncan perfectamente con los gustos del público occidental que suele rechazar cierto tipo de cine contemplativo. La traducción del título original, algo así como “Lo alto y lo bajo”, hace referencia a dos niveles de realidad social y moral distintos a través de la posición que, dentro del imaginario religioso, ocupan dos lugares tan antagónicos como son el Cielo y el Infierno. Una obra moral en clave de emocionante thriller.

Gondo (Toshiro Mifune), destacado accionista de una fábrica de calzado, recibe la noticia de que han secuestrado a su hijo, el mismo día en que espera llevar a cabo una inversión financiera que le convertirá en el mayor accionista de la compañía. Sin embargo, el niño raptado resulta no ser el suyo, sino el hijo de su chofer con el que jugaban juntos. Planteándose un serio dilema moral, pagar el rescate y no poder hacerse con el control de la empresa o dejar que el niño muera. En el primer espacio hallamos a Kingo Gondo, un alto ejecutivo industrial, cuya residencia está ubicada sobre una colina en la ciudad de Yokohama. En el segundo, se encuentra Takeuchi, un estudiante de enfermería que siente un intenso odio hacia los poderosos, que intenta arruinar la vida de Gondo al que considera su enemigo. El jóven es un ser corroído por la envidia, pero desconoce que el directivo de la fábrica de zapatos en un hombre honesto y emprendedor, que lo que ha conseguido ha sido por su esfuerzo y dedicación.

Sin embargo, esta acción tiene como consecuencia un cambio hacia una actitud más humana por parte del empresario: abandona el frío egoísmo del hombre capitalista y despierta su conciencia moral, sobre todo cuando empieza a preocuparse por la vida del hijo ajeno. Todos estos temas componen el primer segmento del film, en el que la trama gira en torno a la figura de Gondo. El segundo segmento, claramente diferenciado del anterior, se centra en la intensa actividad de la policía para capturar al secuestrador asesino que incluye la magistral escena final, filmada con una maestría absoluta que resulta clave para entender la obra. El Cielo de los buenos y el Infierno de los malos. Merece estar entre las mejores de su autor y en mis favoritas.
[Leer más +]
4 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Cine negro a la japonesa
Un hombre de negocios a punto de hacerse con la empresa de zapatos en la que trabaja sufre el secuestro del hijo de su chófer. Sería más lógico que secuestraran a su hijo, sí, y esa era la intención del secuestrador, pero se confunde de crío porque el hijo del ejecutivo se había cambiado la ropa con el hijo del chófer cuando jugaban a indios y vaqueros. Esta confusión es el eje sobre el que gira la primera hora de la película. Y este error es una maniobra genial del guión. De esta manera se coloca a Gondo, que así se llama nuestro ejecutivo, en la posición más angustiosa posible. Tiene que decidir si paga 30 millones de yenes que lleva ahorrando durante toda su vida y que servirán para comprar las acciones de la empresa o pagar el rescate y enfrentarse a la bancarrota. Si el secuestrado hubiera sido el hijo, seguramente el directivo no tendría dudas: pagaría. Pero es el hijo de su chófer y se ve no sólo asaltado por sus dudas internas sino también por las presiones de su esposa y del propio conductor, absolutamente desencajado por la situación. Y el espectador no hace más que preguntarse qué haría él por el hijo de un vecino o de un compañero.

El chantaje pone de manifiesto todo tipo de tensiones: de Gondo con su esposa, su chófer, sus "compañeros" del Consejo de Administración y hasta con la Policía. Cuando nuestro hombre de las finanzas toma una decisión da paso a una segunda parte basada en la investigación policial. Aquí Gondo ya es un secundario que se recuerda de cuando en cuando y ganan fuerza los detalles del trabajo de los agentes. Todo ello con un ritmo frenético poco frecuente en el cine japonés y del oriental en general pero que hace que la película se pase volando y además se haga entretenidísima.

La película tiene un tramo final muy sesentero, con escenas de discoteca, japos a la moda y una banda sonora de la época. Se aprecia también un recuerdo del cine negro americano en la parte de la investigación policial: los coches, la ropa, las gafas de sol, el personaje de Bosun y esa manera tan peculiar de empuñar las pistolas una cuarta por encima de la cintura. Si todo eso lo hace un tipo que brillaba por hacer películas de samurais, uno sólo puede aplaudir.
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Clases Sociales
Kurosawa realizo diversas críticas sociales en esta gran pelicula, ya que esta muesta las diferencias sociales existen en una sociedad como la japonesa.
La primera parte es impresionente planteando un conflicto moral de dificíl solución, la escena del tren es impresionante, y tras esta parte la película pasa a la investsigación policial que no posee tanta tensión como la primera, pero el tono policial se refleja con maestría.
La filmografia de Kurosawa es muy amplia y esta película es considera una obra menor, pero para mi es una obra maestra
[Leer más +]
7 de 12 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
"Es un buen jefe para el que trabaja bien"
Una de las tantas obras maestras de Kurosawa, en esta ocasión presenta a un hombre de negocios que está a punto de comprar la mayoría de acciones de la principal empresa de zapatos de Japón. Su economía aumentará aún más, así como su poder.

Justo el día en que está por cerrar el negocio, una llamada cambiará su destino y el de las personas alrededor, más aún con el enorme error que significa el secuestro equivocado del hijo del chofer.

En ese momento Gondo entra en una encrucijada moral, entre lo correcto y lo incorrecto, entre ver que vale más, si su avaricia por poder y su comodidad económica o la vida de un niño inocente.

Kurosawa maneja de forma excepcional esa primer hora de metraje, sin salirse de la mansión del personaje principal. En la segunda hora, lo que vemos son las investigaciones para dar con el paradero del culpable del secuestro.

Nuevamente el director se luce, logra hacer que su film se vuelva cautivante y emocionante, los hilos de la película se van entretejiendo de gran forma, la historia se desarrolla sin ningún problema.

Es curioso como en los momentos más tensos de la trama, algún personaje suelta algún chiste o algo gracioso sucede como para bajar un poco los ánimos, cuestión que sucede en varios tramos del metraje pero que son muy bien llevados.

Sobre el final, me parece que se alarga un poco (143 minutos de duración total), pero tiene un epílogo realmente formidable, donde conocemos los motivos del secuestrador por realizar su crimen.

Por último detallar lo actual que se muestra esta película, tanto en el tema del secuestro, la extorsión y el chantaje, como en el avaro mundo de negocios y la importancia de vender sin importar la calidad del producto.

En síntesis una película grandiosa, con buenas actuaciones, Toshirô Mifune se roba la pantalla la primera hora, luego aparece más esporádicamente y los investigadores toman su lugar, una excelente historia que no deja cabos sueltos, recomendada.
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
El infierno del ser humano
El peor infierno que tienen algunos seres humanos es la vida diaria.
Es increíble la historia de esta película, no comprendo como a estas alturas aún no la había visto. El principio de la película recuerda a estas películas que se graban en una habitación, solo dialogo, sin nada más, yo ya temía de que fuese así las dos horas y media, y si fuese así tendría que haber cambiado de hábitos y rezarle a Kurosawa todas las noches como el verdadero dios del cine (y aun así estoy pensando en cambiarlos). Pero pasando la hora de película cambia totalmente el guión, y se vuelve una investigación policial con una veracidad asombrosa, de las mejores que he visto en el cine. Y qué decir del final, la escena final en la cárcel es de las escenas más impactantes que he visto en el cine.
Para hacer esta tipo de películas, y encima con guiones originales, hay que ser diferentes a los demás, nacer para esto, hay que servir, y Kurosawa demuestra en esta película que sirve de sobra.
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ver críticas con texto completo