arrow
8
Planificación perfecta.
Complicada tarea opinar sobre esta cinta. Y es que valorar una película de Hitchcock rodada para 3D, sin verla en 3D pues... es jodido. Valorar una cinta del inglés implica, necesariamente, hablar de la imagen; no sólo del guión, las interpretaciones o la fotografía. La puesta en escena es fundamental en su cine, y aquí hay composiciones por y para las tres dimensiones (las tijeras, el rostro de la Kelly en primer término, la lámpara en medio constantemente, retratar desde abajo los personajes dando sensación de profundidad con posiciones de cámara inexplicables si no asumes el 3D…). Bueno, nos sobreponemos a este contratiempo y seguimos.

El guión es milimétrico e inverosímil (en la descripción del crimen, investigación y reacciones de los protagonistas) a partes iguales. Es decir, técnicamente perfecto aunque excesivamente caprichoso y sin alma, sin descripción de personajes más allá de lo estrictamente necesario para hacer avanzar la trama, y sin más ambición que hacernos pasar un buen rato. No es nuevo en Hitch en todo caso. Así que esa materia prima con la que el inglés tuvo que trabajar es aceptable, correcta. Pero la realización supera, con mucho, el guión que le sirve de base.

Así, la limitación de rodar en una sola habitación durante casi el 90% del metraje supone, paradójicamente, su mayor baza. El talento de Hitchcock se impone contando una historia a base de pequeños detalles, pequeños gestos y objetos. Ver cómo la trama avanza a través de esos detalles y ver cómo los filma Hitch es, creo, el aliciente fundamental de Crimen Perfecto. Junto, claro, al entretenimiento que nos dispensa. Y es que la cinta engancha pese a sus lagunas de guión. Ni siquiera es un gran suspense, es, simplemente, un ejemplo extraordinario de cómo hay que construir visualmente una película a partir de pequeños detalles que son, por otra parte, los que nos van revelando lo que sucede en cada momento. Y no es una cinta virtuosa, desde luego. Es más bien funcional. Artesanalmente funcional. Artesanalmente perfecta. Sólo así se puede generar un clímax de tensión a partir de unas cortinas, una puerta y unas llaves. Y es que por peregrinas que sean las explicaciones finales sobre esas llaves, el inglés rueda con tal convicción, narra lo inverosímil con tal talento y naturalidad, dosificando el tempo con tal habilidad… que caes rendido ante el mayor de los absurdos, sólo pendiente del magnífico rato que estás pasando. Pero el mérito de ello es de Hitchcock y su realización, de la ponderación del detalle… Sin todo esto la peli se hundiría a los 20 mins.

Inferior a la Trama y, sin embargo, me gusta más. Me divierte más.

El technicolor te fulmina con su encanto. Sin duda. La Kelly flojita, sin duda, también.

...
[Leer más +]
113 de 127 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
El triángulo equilátero
----------------------------------------------
----------------------B----------------------
----------------------+----------------------
--------------------o---o--------------------
------------------o-------o------------------
----------------o-----------o----------------
--------------o---------------o--------------
------------o-------- P --------o------------
----------o---------- x ----------o----------
--------o---------------------------o--------
------o-------------------------------o------
--A-+--o--o--o--o--o--o--o--o--o--+-C--
----------------------------------------------


La perfección se alcanza cuando los centros geométricos coinciden en un único punto.


******


Los tres vértices de apoyo:


A) Integración con el entorno

No hay individuo, sólo colectivo. Conjunto. Los personajes se fusionan con su alrededor. Se sirven continuamente de todo aquello que les rodea, juegan con ello. Sólo hay un escenario y sin embargo parece distinto en cada escena.


B) Objetos vivientes

Su función, su disposición. Generalmente infrautilizados como herramienta cinematográfica, aquí su interacción con los personajes hará que el decorado cobre vida. Llaves, gabardinas, fotos, medias, cortinas. Todos son parte del reparto.


C) Carisma

Tener un personaje conductor extremadamente elegante, retorcido y sutil. Que desglose el plan de una manera terriblemente escrupulosa y hasta enfermiza. Que disfrute al pensarlo, al visualizarlo. Que sea capaz de improvisar si surgen imprevistos. Que ponga punto final a la obra con una última escena grandiosa.
[Leer más +]
77 de 92 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Cómo matar a la propia esposa
Film de Alfred Hitchcock rodado en 3 dimensiones (3D). El guión, del dramaturgo inglés Frederick Knott (1916-2002) y Alfred Hitchcock (no acreditado), adapta la obra de teatro escrita para la televisión “Dial M for Murder” (1952), del proio Knott. Se rueda íntegramente en los Warner Studios (Burbank, CA), con un presupuesto estimado de 1,4 M USD. Producido por Hitchcock para la Warner, se estrena el 29-V-1954 (EEUU).

La acción dramática tiene lugar en Londres a lo largo de 3 días con un epílogo situado meses más tarde. El antiguo campeón de tenis Tony Wendice (Milland), retirado de las pistas, dedicado a la venta de artículos deportivos y sin patrimonio propio, está casado desde hace unos años con Margot Mary (Kelly), una mujer hermosa y acomodada. Cansada de la vida desordenada y egocéntrica de Tony y de sus ausencias frecuentes, Margot se enamora de Mark Halliday (Cummings), escritor norteamericano de guiones policíacos para la televisión. Los celos y el temor a perder la herencia de su mujer, tras la probable petición de divorcio de ésta, llevan a Tony a concebir un plan para destruirla. Cuenta con la colaboración de un antiguo compañero de estudios, Charles Swann (Dawson). Tony es celoso, codicioso, inteligente, elegante, educado y maquinador. Margot es atractiva, encantadora y frágil. Swann, ex convicto, es débil, carece de escrúpulos y es capaz de cualquier cosa por dinero.

El film suma crimen, misterio, suspense, romance y thriller. Se basa en una obra dramática escrita para la televisión y emitida por la BBC en 1952. Adaptada al teatro, se estrena con éxito en Londres y Broadway (29-X-1952). Aficionado a la experimentación y a la asunción de retos, Hitchcock decide llevarla al cine. Es una de las tres películas que rueda para la Warner dedicadas a homenajear a los tres medios de representación dramática: el teatro (“Pánico en la escena”), el cine (“Extraños en un tren”) y la televisión (“Crimen perfecto”). La primera comienza alzando un telón, la segunda se inicia con una metáfora del cine (tren en movimiento) y la tercera se parece voluntariamente a una obra de teatro filmada para la TV.

El film trata una de las grandes obsesiones del realizador, el crimen indescifrable tras el que se oculta una inteligencia superior capaz de sembrar en torno de los hechos el desconcierto, la confusión y la imposibilidad de identificar al autor y probar su responsabilidad. Se dice que el crimen es perfecto porque está tan lúcidamente planificado y rigurosamente ejecutado que no deja huellas y nadie puede descubrir al culpable. Los personajes de Hitchcock tratan el tema en “Sospecha”, “La sombra de una duda”, “Extraños en un tren”, “Crimen perfecto”, etc.

(Sigue en el “spoiler” sin desvelar partes del argumento)
[Leer más +]
52 de 54 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
El maestro del suspense, sin lugar a dudas (8.4)
Una de las películas que siempre se me olvida citar (maldita memoria) cuando quiero defender que la teatralidad puede quedar bien en una película. Las que siempre suelo poner como ejemplos son "Sola en la oscuridad" (¡qué casualidad que adaptara una obra teatral de Frederick Knott, el guionista de ésta que nos ocupa!) y "La huella".
La idea es muy inteligente: descubrirle al espectador un plan tan meditado que parece perfecto para, posteriormente, ver cómo el azar va entorpeciendo su ejecución. En esta ocasión se decantaron por el crimen pasional –acierto seguro desde el punto de vista dramático–, pero bien podrían haber elegido otro objetivo (véase "Atraco perfecto", por ejemplo).
El desarrollo es más inteligente aún, y, sin apenas cambiar de escenario, el resultado es dinámico. Los giros inesperados son continuos, pero podríamos dividir la trama en tres partes. En la primera, el marido nos descubre el plan de una manera tan sutil y fría que acojona (porque da ideas, je, je); en la segunda se ejecuta, con un resultado indeseado pero hasta cierto punto calculado; y en la tercera aparece el típico detective perspicaz que investiga el caso y al que se intentará engañar. Vamos, que si, como a mí, te gustaban series como Colombo, no te la puedes perder.

Su nivel no llega al de "Con la muerte en los talones", "Psicosis" o "Encadenados", pero, para mi gusto, es bastante parejo al de "La ventana indiscreta" o "Rebeca", y supera a "Los pájaros" y a "Vértigo" –podría establecer fácilmente una lista en mi orden preferencial, pues vengo viendo y analizado la obra del director desde que me empezó a hacer tilín esto del cine, pero es que son tantas pelis... –.
[Leer más +]
39 de 50 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
La tensión en imágenes
Recuerdo esta película desde la niñez. Me acuerdo de la seriedad con la que la vi y, sin duda, es una de las películas que hicieron nacer la gran afición que tengo al cine. Con el paso del tiempo sigues sin perder un ápice de atención en los detalles que van sucediendo.

Alguien dice que Ray Milland no da el tipo de tenista. Con un poco de perspectiva cronológica es fácil deducir que Ray Milland no era un tenista a lo Rafa Nadal, sino de aquellos tiempos, más del tipo de Andrés Gimeno. Entonces se jugaba siempre de blanco con pantalones muy cortos, vestir con colores era una falta de educación.

A pesar de este inciso la película en todo lo demás es atemporal e imperecedera; nunca envejecerá como no puede envejecer la figura de un sheriff del Far West, por ejemplo. Es una obra clásica.

Así llegamos a la tensión. Hitchcock plasma la tensión en imágenes, la expectación en imágenes. Ello se debe al magnetismo de la acción, a los actores en estado de gracia y a la atmósfera del apartamento.

La trama magnetiza, es sencilla y es complicada. Tiene su universo. Es tan atrayente que el mismo Hitchcock quiere entrar en él y para ello sale en la fotografía con Ray Milland y el hombre que fumaba puros. Para entonces el espectador forma parte ya de la trama; nos preocupan las tijeras, las botellas de licor, todo… En especial… las llaves. Hitchcock parece que quiere hacer un juego de magia con las llaves y no puedes resistirlo… estás hipnotizado y nunca olvidarás el juego que te organizaron en aquel apartamento.
[Leer más +]
25 de 27 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Magistral
'Crimen perfecto' es una mágica ecuación cinematográfica. A pesar de sus reminiscencias televisivas, la película goza de una ambientación pura de género, y combina su continua capacidad para el giro narrativo con un sutil suspense psicológico, que te atrapa y te acerca con paso firme y decidido hacia una Grace Kelly delicadamente sublime. Y, después de todo, te queda el regusto amargo de haber consumido una de las mejores piezas de la historia del cine. Porque a fin de cuentas terminas por asumir la penosa frustración de no poder ya volver a verla. Jamás. Por vez primera.
[Leer más +]
20 de 22 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
¿cuando veré hoy en día una película así?
Buenísimo film de intriga, donde queda patente que cometer un asesinato, cuando tienes un posible móvil, es sumamente complicado, aunque también viene a decir que juega la suerte en gran parte de ello. Increíble el papel que interpreta Ray Milland, sin desmerecer a los demás actores, un film que muestra como se puede hacer una película muy buena sin salir de una habitación, ya una costumbre en Hitchcock (véase la soga), cosa que hoy en día parece imposible, no esperaba menos del maestro Hitchcock.
[Leer más +]
19 de 21 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
El guión, la dirección de sir Alfred y la interpretación de Milland.
Una de las mejores películas de toda la carrera del mago del suspense es sin lugar a dudas ”Crimen Perfecto”, pero que no entra dentro del grupo de los más grandes debido a algunos errores habituales en el director inglés.

Uno de ellos suele ser el casting. Ni Robert Cummings –que pasaba por allí- ni la patética Grace Kelly-el cine no perdió nada con su marcha-, resultan personajes con suficiente interés como para que realmente suframos por ellos, todo lo contrario que Ray Milland, que realiza uno de las cien mejores interpretaciones de todos los tiempos, en un papel que ofrece al mismo tiempo inteligencia, clase, mesura, aplomo y un saber estar que debe ser la envidia de cualquier aspirante a actor.

Si la interpretación de Milland es prodigiosa, el otro punto fuerte lo tenemos en el guión de Frederick Knott, que años más tarde volvería a retomar el asunto de la mujer violentada en casa con “Sola en la oscuridad” esta vez con Audrey Hepburn. Su narración no tiene concesiones y en todo momento invita a ser racional y a pensar, el lado más emotivo lo pone algunos pasajes de la partitura de Dimitri Tiomkin.

Y particularmente también resaltaría la dirección de Alfred Hitchcock, es increíble lo cómodo que se encuentra sólo con una habitación y como puede desarrollar una buena historia sin resultar pesado ni aburrido, todo lo contrario que los directores-anuncio de hoy que después de 20.000 localizaciones siguen encontrándose en Babia.

Todo un ejemplo de economía de medios y de que la calidad se manifiesta sin que el presupuesto sea decisivo.

Un punto débil es que la película tiene muchas semejantes y un estilo muy parecido a esa obra maestra que es “Voces de muerte”, rodada seis años antes por Anatole Litvak, y que sin decir que es un plagio ni mucho menos, cualquier visión detallada nos demostrará que “Crimen perfecto” bebe claramente de aquella, y aunque eso no resta un ápice a su calidad, sí que resta la originalidad del producto final.

Nota: 8,4.
[Leer más +]
22 de 29 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Cine perfecto
Crimen perfecto es otra de las más bellas obras de uno de los realizadores más aclamados de todos los tiempos: Alfred Hitchcock.

El argumento a simple vista parece bastante sencillo y es ya prácticamente un clásico en el género de intriga. Tony Wendice (Ray Milland), un calculador ex-tenista profesional sabe que su mujer, Margot, (Grace Kelly) le es infiel y por ello planea asesinarla sirviéndose de la ayuda de un antiguo compañero universitario.

Las instrucciones de Tony parecen haber sido meticulosamente estudiadas, labrando un plan perfecto que para que consiga dicha categoría deberá culminar con el asesinato de Margot cuando ésta reciba una llamada telefónica.

Tal y como pasa en La ventana indiscreta, obra cumbre del director inglés estrenada el mismo año que Crimen perfecto, en ésta película prácticamente toda la historia transcurre en una habitación, por lo que para conseguir una historia que interese e intrige al espectador, el guión y los pequeños detalles son los encargados de cumplir con el mencionado trabajo, teniendo un resultado magnífico.

Algo más sorprendente que La ventana indiscreta pero igual de extraordinaria.
[Leer más +]
16 de 17 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Crimen meticulosamente planeado. Si es que mi mujer está enamorada de un hombre que vive en otro continente. Es normal que yo quiera matarla...
Acabo de ver por 3ª vez en mi vida esta película, antes tenía 20, luego 30 y ahora tengo 40 años. Me sigue gustando mucho por los siguientes motivos, que son los mismos desde la primera vez que la ví:
1.- El comienzo espectacular, con el contraste entre los besos recibidos por el marido (Tony) y el amante (Mark), la mirada desafiante de ella hacia su marido en el desayuno.
2.- La imponente y larga escena en la que el marido convence al futuro ejecutor de su maquiavélico plan; Hitchcock parece gozar al mostrarnos lo fracasado que es el tal Swan.
3.- Lo impactante en el aspecto visual de las escenas del crimen, de la alteración de pruebas posterior y del juego de colores sobre la cara de ella en el juicio con la voz en off acusadora.
4.- La bromita de que se pare el reloj y no haya sincronización en los planes del cerebro y el ejecutor momentos antes de que suene el teléfono.
5.- Las caras y los siempre divertidos comentarios del detective John Williams.
6.- En general, como han dicho otras críticas, por la tremenda importancia que adquieren los objetos –llave, carta, medias, dinero-, y por desarrollarse toda la película en el salón de la casa.
7.- La gélida belleza de Grace Kelly, que además viste acorde con su estado de ánimo. Al comienzo estando con su amante va sexy –de rojo y con escote-; luego cuando van a irse fuera éste y su marido sigue estando muy arreglada y guapa, pero en plan más casero; el camisón le queda muy bien, -obvio-; y desde que la acusan pasa a vestir de forma realmente apagada y triste.
8.- El meticuloso guión, lo impactante de la frialdad de la actuación de Ray Milland en todo momento, -su cara en el taxi de vuelta a casa tras su primer fracaso inicial es la de un sádico-.
9.- Está en armonía la música de la película –música con ritmo y hasta pegadiza- con el hecho cómico de que sea el amante, más bien atontado, el que en el último momento da en el centro de la diana adivinándolo todo. En cierto modo, la película es una obra de teatro clásico y al mismo tiempo una comedia con un aire muy inglés.
Y 10.- Resiste perfectamente varios visionados.
Así que, corten esta crítica, y música maestro.
Nota: 10 sobre 10.
P.D. No me parece adecuado comparar películas de Hitchcock entre sí; especialmente con él cada una es un mundo con tantos detalles…
[Leer más +]
15 de 16 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Fantástico juego de llaves.
Una vez más con pocos elementos y con pocos personajes Hitchcock nos lleva a una intriga y suspense hasta el final de la película.
Con un guión sorprenderte podemos ver como la complejidad de este avanza de tal manera que podamos ver como se descubre poco a poco al auténtico asesino llevado a cabo con una fabulosa intriga a pesar que desde el principio de la película sabemos la verdad.
Esa es una técnica característica de Hitchcock, su suspense no se centra en saber cual es el asesino pues este se nos presenta desde el principio sino en saber como los demás lo adivinarán utilizando un gran juego de artimañas.
Sin duda un clásico que ha servido de guión a otros Remake, pero el resultado de estos…es opinión personal.
[Leer más +]
11 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Increíble es decir poco hablando de Hitchcock!!!
Siempre me veo en una dificílisima situación cuando quiero hablar de una obra de Alfred Hitchcock y es que por mucho que pueda decir, nunca parezco encontrar las palabras adecuadas para lo que quería expresar. Realmente lo que he dicho ya en otras críticas que he hecho a películas de este maestro del suspense se puede también atribuir a la mayoría del resto de su filmografía y "Crimen perfecto" no es una excepción. Hitchcock demuestra otra vez su maestría a la hora de crear suspense, no hay más que ver la planificación con la que nos muestra la escena del intento de asesinato, la sutileza con la que el marido tiene todo preparado para que el crimen resulte efectivo y los serios contratiempos que se producen y se siguen produciendo hasta llegar al desenlace. "Crimen perfecto" es otra gran obra maestra de Hitchcock, una de sus más recordadas y representativas películas (si es que eso se puede decidir con alguna obra concreta), una película con una historia fascinante, con una dirección soberbia, unos actores magníficos (Ray Milland está genial), encima le imprime buen gusto (ver las apariciones de Grace Kelly que parece un auténtico ángel), emoción, tensión, por otro lado la banda sonora también es sensacional y nos hace partícipes de esa tensión ya mencionada. En definitiva todo lo que pueda decir para engrandecer esta obra es poco, sin lugar a dudas una obra maestra, otra más de las muchas que ha cosechado el grandísimo Alfred Hitchcock.
[Leer más +]
12 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
El maléfico plan de un marido despechado
Un escritor neoyorquino, Mark Halliday, ha llegado a Londres. Allí le espera Margot Wendice, su amante. Ésta, se debate entre el amor fogoso del neoyorquino y la figura de su marido, Tony Wendice. Ninguno de aquéllos dos sospecha acerca de las intenciones del marido, quien tiene un plan maestro para cometer un crimen perfecto. Una obra de ingeniería que llevará al bueno de Tony Wendice, amargado viudo, a recibir una más que considerable herencia.

Sensacional película de Alfred Hithcock. Le basta una pequeña habitación para crear una atmósfera del todo intrigante, cautivando al espectador acerca del devenir de los acontecimientos, sabedores de que nos aguarda más de una sorpresa. No es necesario desentrañar aquí las piezas de este brillante puzzle. Simplemente déjense llevar. No sé si tildarla de obra maestra, pues no acabo de entender exactamente lo que define dicho término, aunque más de una vez recurra a emplearlo. Lo que sí tengo claro es que ‘Crimen perfecto’ se le acerca mucho.

En fin, cátedra de suspense a cargo del maestro británico. El maléfico plan de Tony Wendice, tan sutil como preciso, ya ha perdido la cuenta de uñas lastimadas entre los espectadores. No obstante, no conviene deshonrar la memoria de Frederick Knott, el padre del guión de este film. Al César lo que es del César. Además, únanle el detalle de que cuenta en su cartel con la impresionante Grace Kelly. Todo un lujo.
[Leer más +]
10 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Con Grace Kelly todo sabe mejor
A mí las películas que los personajes principales hacen constantes alardes de perfección argumental y verbal desde el principio me cansan también desde el principio. Todos parecen tenerlo claro: el marido, el detective y el amante, y a la vez, nosotros, los espectadores, sabemos quién es el malo y sabemos que lo van a pillar.
¿Dónde está la gracia entonces? A quien le guste este tipo de cine lo interesante es cómo se descubrirá el final... Y a mí eso me da igual, a mí lo que me interesa es Grace Kelly, la única que no se entera de nada y por qué no decirlo, la mujer más guapa que podía pasar por la pantalla.
Si no fuera por ella esta película aprobaría más justo aún, me da igual el nombre Hitchcock, la historia es entretenida, sí, pero Grace kelly está por encima de todo.
[Leer más +]
23 de 39 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Una rara avis
Crimen perfecto es la única peli genial para Sergio Leone. Yo que no tengo personalidad en su tiempo también lo dije. Ahora se podría unir La soga y La sombra de una duda. Todas las demás sin los trucos acostumbrados no pasarían de la primera revisión en el oftalmólogo. Crimen perfecto es una rara avis y de las pocas del inglés que no puedo parpadear viendo la historia y el guión. Incluso doy por válido las tijeras made in Lang y el maletín azul. Una obra maestra para perdurar en un director que no perdurará mucho en mi vida sin personalidad.
[Leer más +]
9 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
M de muerte
La princesa Grace Kelly, antes de que hiciera época en Mónaco. Fue la musa perfecta de Alfred Hitchcock. Ya le he visto a ella, en películas como “Mogambo” y “La ventana indiscreta” luciendo su porte aristocrático.
Aunque aquí tiene más bien una participación discreta, su presencia es indiscutiblemente necesaria a nuestra retina.
Hitchcock explora una vez más el lado oscuro del ser humano. Y nos mantiene expectantes, mientras avanza la película y la llamada mortal con M, se convierte en suspenso puro. Pero esto es solo parte del festín, ya que nos maravilla el hecho que una mente brillante, diabólica, perversa; esté a punto de convencernos de que el crimen perfecto si existe.
El brillo de unas tijeras en tercera dimensión al paso del tiempo, de los años, son un destello de un asesino maquiavélico, cuyo tecnicismo queda en segundo término, no así la inteligencia de un psicópata que reluce como un villano de antología, cuya sonrisa… es la presentación de Ray Milland.
[Leer más +]
7 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
una joya perfecta
Con pocos ingredientes, en apenas cuatro paredes, se enmarca esta pequeña joya del cine del suspense.
Te atrapa instantaneamente en su red de entresijos, y funciona como los mecanismos de un reloj nuevo, nada puede fallar en este crimen perfecto. Transladado a la pantalla con el saber hacer del maestro del suspense, en una nueva demostración de como se manejan los tiempos de una historia y de como se juega con el espectador, haciendolo participe de todo el entramado...maravillosa
[Leer más +]
7 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Película perfecta.
Elaboradísima película, ella contiene una de las particularidades de Hitchock, el inocente declarado culpable. Una película con un ritmo que hace que necesites subirte a ella y dejarte llevar.
Siempre me han fascinado las películas de Hitchcock, sobretodo por la cuidadísima fotografía, me encanta como nos muestra los elementos de la escena.
Gran película.
[Leer más +]
8 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Decididamente... no existe el crimen perfecto.
Si comienzo diciendo que esta es una obra maestra del género, no estaré diciendo nada nuevo. Si continuo diciendo que Hitchcock tenía un don innato para absorver toda la espectación del espectador durante las proyecciones de sus películas, no es nada novedoso. Pero lo que si voy a recalcar una vez y otra vez y otra más si tengo la oportunidad, es que es de los pocos directores, que con solo una pequeña habitación y unos cuantos actores, te montaba un espectáculo digno de ensalzar. ¡¡¡ Chapeau maestro !!!

Sin lugar a dudas el crimen perfecto siempre será algo que evolucione en la mente humana, la posibilidad de quitar la vida a alguien sin tener que dar la cara delante de la justicia. Es muy complicado, aunque a veces escapen los malhechores por falta de pruebas. Aquí el director inglés utiliza su modus operandi habitual. Un comienzo directo, donde nos introduce rápidamente en la historia, presentando a los personajes principales y dejándonos ver hacia donde irá avanzando la trama. El guión es perfecto... sí, digo bien, perfecto, porque todo encaja como en un puzzle. Un marido inteligente, rico y con tiempo libre para tramar un plan maquiavélico, con el único fin de acabar con la vida de su esposa y cobrar una gran fortuna. Para ello ha llevado acabo un trabajo digno de un detective privado, siguiendo a la persona escogida para tal acción. Elabora un plan con todo tipo de detalles, donde nada queda al azar, todo está perfectamente emsanblado para lograr un éxito sin precedentes.

Pero como en toda historia, una cosa es plantearla en la teoría y otra muy diferente llevarla a la práctica y es aquí donde comienza el juego del gato y el ratón por descubrir unos al verdadero causante de la trama y otro por evadirse de las responsabilidades penales.

Aún reconociendo la gran calidad de la película, he de comentar que existen cosas que me han impedido darle un 10 como nota final, en especial en la segunda parte de la trama, cuando comienzan a llevar a cabo la investigación. Y siempre que vuelvo a ver la cinta... me ocurre igual. ( ver spoiler 1 ).

Lo mismo ocurre posteriormente con el amante de Margot. ( ver spoiler 2 ).

Sin duda las interpretaciones están a un nivel excelente, en especial Ray Milland ejerciendo de marido encuernado y que pasa de todo, cuando en realidad está moviendo los hilos para salirse con la suya. Sin embargo, Grace Kelly y Robert Cummings no terminan de tener un papel con el peso que se suponía dentro de la historia... es una pena. Parece más bien un pulso entre Milland y John Williams.

A pesar de esto... sigue siendo una obra maestra del cine.
[Leer más +]
7 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Cuestión de llaves.
No había oído hablar de esta película en mi vida y lo cierto es que se puede considerar una obra maestra del cine de intriga que tan bien se le daba a Alfred Hitchcock. Una historia calculada hasta el extremo la cual desarrollan un puñado de actores en un escenario muy reducido. No sólo el personaje principal idea de una forma magistral como asesinar a su esposa (Grace Kelly) sino que es capaz de cambiar de esquemas sobre la marcha con bastante buena punteria. Quizás sea este el único fallo del guión, que el personaje interpretado por Ray Milland es demasiado inteligente y poco dubitativo.

Durante toda su duración te deja pegado a la pantalla para saber que va a pasar con la trama y a pesar de alguna ridícula escena; como la penosa muerte del asesino, que se muere peor que un crío de cinco años. Muy elaborado tanto la forma de contactar del protagonista con el asesino como el juego de las dichosas llaves que tan importante se vuelve hacía el final de la película. Personalmente me gustó mucho cuando el dectective habla con Kelly y su amante a espaldas del protagonista y les pregunta si sabe este algo sobre lo que ambos traían entre manos. También me dejó sorprendido como elaboró durante meses tanto la localización del asesino como la forma en la que supo que le eran infiel o como escribió sedan cartas anónimas como si fuera obra del criminal. El personaje de Milland, ese personaje del marido maquiavélico es magnífico y a pesar de que apenas habré visto unas tres ó cuatro películas del mago del suspense estoy seguro que es de lo mejor que este ha hecho.

Centrándonos en Grace Kelly hace un papel cortito, pero muy bueno. Está guapísima y en mi opinión, fue una pérdida que se decidiera por casarse con Rainiero de Mónaco, no por nada, sino porqiue tuvo que dejar una buena carrera como actriz. Una mujer preciosa que parecía ser del gusto de Hitchcock. No sólo te recomiendo que la veas, sino que es imprensindible.

Lo que me acabó cargando fue el personaje interpretado por Robert Cummings que no paró hasta conseguir meter en la cárcel a su amigo y que tan brevemente supo lo que Milland hizo. Aparte era un pesado y cargante tio que me caía mal, porque con esa cara no se puede besar a Grace Kelly.. Ains... Que envidía le tengo! ajjajajaja
[Leer más +]
6 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ver críticas con texto completo