arrow
6
Forjando a un tipo duro
Otra de las interesantes películas protagonizadas por Charles Bronson y su esposa a comienzos de los setenta. Cuenta la historia de un sicario que se enamora de la chica equivocada y con la que vive un apasionado romance hasta que descubre que es la mujer de un gangster. El argumento no es muy original pero sí destacan las excelentes escenas de persecuciones de coches y la secuencia final en el ascensor del rascacielos.

La fotografía está muy lograda captando los bellos parajes de las Islas Vírgenes. La partitura de Ennio Morricone también raya a gran altura con una música curiosa a la vez que estridente. El trío protagonista es de lujo. Por un lado tenemos a un cuarentón en plena forma Bronson, que interpreta al asesino despechado. Una atractiva Jill Ireland como mujer fatal y el siempre eficaz Telly Savalas como el mafioso de turno.
[Leer más +]
10 de 12 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Floja historia de poder y amor.
Desde que era un niño y en parte gracias a mi abuelo materno, me han encantado las películas de Charles Bronson, ese porte, ese magnetismo que tiene para ocupar la pantalla, atraer la atención y ser tan frío y despiadado con el pobre que se convierta en su víctima, me enamoraron de pequeño.

Y he visto muchas de ellas. Ciudad violenta me parece de las más flojas, no sé si la razón es que es una producción italiana y no manejaban un gran presupuesto, pero creo sinceramente que el talento para hacer un buen guión no debe ir nunca de la mano con el dinero a invertir. La historia se basa principalmente en un sicario ( Bronson) al cual dan por muerto en una persecución que acaba en un tiroteo y ve como la mujer a la que ama (Jill Ireland) huye en un coche con el que le acaba de disparar. A raíz de ahí, moverá cielo y tierra para descubrir el papel que tiene cada uno en esa historia y vengarse del que corresponda. Tener en cuenta que Bronson estaba casado con Ireland y que éste incluía siempre la participación de su esposa cuando de una fémina se trataba en lo referente a interpretación. Es muy predecible la verdad, pocas cosas te llaman la atención, ni tan siquiera me imagino los desnudos en tal época. Sosa de verdad y las escenas de acción, en especial las de persecuciones en coche, se vuelven muy repetitivas a la tercera toma.

Si tenéis algo mejor que ver, os podéis saltar esta película de su filmografía.
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Bronson e Ireland, pareja fatale
Clásico del poliziesco europeo, cine pese a ello muy desconocido o minusvalorado, y que en este caso se merece justamente el término “clásico”, porque es una auténtica maravilla. La cinta reproduce completamente una historia y arquetipos del noir americano clásico, con un revestimiento, claro, de su época: un (estupendo) Charles Bronson atrapado (así como el resto de reparto masculino, incluyendo a Telly Savalas, haciendo de característico jefe capo) en las redes de una demiurga femme fatale (Jill Ireland). Sollima, artesano mejor director que otros de sus coetáneos, filma y planifica con estilo visual, nervio narrativo y rabia, intensidad emocional en los momentos justos; la película discurre, aparte del riego clásico de pasiones (ojo al arrebato sexual en el muelle) y traiciones que la vertebran y de algún curiosísimo, simpático momento (arácnido en la cárcel, el abuelete cruzando la calle), con varias escenas de alta categoría y voltaje: la típica secuencia de persecución automovilística (por callejuelas, más emocionante y mejor resulta de lo acostumbrado: sorprendente primera escena, presentación, aún sin diálogos); la metódica –vagamente divertida: humor negro- espera de Bronson para atentar contra un coche en un rally; la eerie secuencia en un pantano (ruinosos barcos fantasma, cruzando espesa arboleda) adonde Bronson lleva a Ireland para su exigida ejecución; y, por supuesto, los tensos, muy negros y pluscuamperfectos últimos diez minutos (magistral escena muda del ascensor). La película italiana de género favorita de Nicolas Winding Refn. Magnífica.
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Soy un profesional
Charles Bronson encarna en esta ocasión a un simpatico asesino profesional, que decide renunciar al empleo que le ha hecho ser quien es por el amor de una mujer. Pero, como a Carlito, el pasado le persigue, y se vera obligado por el peso de las circunstancias a volver a desempeñar su profesión.
Al principio de la cinta, se produce una interesante conversación en la que uno de los reos con los que comparte cárcel insinúa que quizás se han equivocado de profesión, que, quizás, todavía haya una esperanza para ellos, pues quizás ser asesinos nunca fue su destino, y siempre se esta a tiempo de cambiar. Por desgracia, Charlie nació para ser asesino, y es un poco la moraleja de esta película, debemos aceptar la aceptación de nosotros mismos, seamos buenos o malos, y, ay! hacer lo que podamos.
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ver críticas con texto completo