arrow
5
Descargan las bombas, caen derribados y han de huir atravesando Alemania
Filme en blanco y negro.

Género bélico. Segunda Guerra Mundial en Europa.

Un equipo de aviadores de un mismo bombardero son enviados desde Inglaterra a bombardear un complejo de instalaciones alemanas en la frontera de Alemania con Polonia. Tienen éxito pero el avión es derribado. A partir de ahí, huyen, son capturados, vuelven a huir y se pasan la película huyendo e intentando volver a Gran Bretaña, máxime porque casualmente han dado con unos papeles alemanes de enorme importancia, los cuales deben comunicar a los mandos aliados.

Es una película de aventura y dinamismo continuo, con golpes repentinos de humor o humoradas. Con Errol Flynn haciendo de teniente aviador inglés que domina el alemán y Ronald Reagan haciendo de teniente aviador norteamericano enrrolado en las fuerzas áreas británicas.

No está mal, pero tampoco bien; sólo pasable.
[Leer más +]
9 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Brioso film
Entretenida y briosa película bélica.
Entretenida porque está básicamente en acción constante y briosa por que está llevada con ferreo ritmo por Raoul Wash en la dirección.
Aunque no llega a la altura de grandes pelis de dicho director como " Objetivo Birmania ", "Pursued " ó " Al rojo vivo " por citar 3 films suyos,esta película raya a un excelente nivel tanto como he dicho anteriormente por la dirección enérgica de Walsh como por un guión sólido y trepidante y unos actores con Errol Flynn a la cabeza acompañado de muy buenos secundarios como Raymond Massey ó Arthur Kennedy, factores estos que dan mucha consistencia al film.
Una vez dicho esto, recomiendo esta película para fans del cine bélico que quieran pasar un rato entretenido y trepidante con esta historia sin más clase de florituras.
Saludos
Efelson
[Leer más +]
4 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
Haciendo trastadas por Alemania
Walsh fue uno de los principales directores de Hollywood a la hora de colaborar en el esfuerzo bélico con producciones de propaganda bastante desiguales en resultados, tal es el caso de esta mediocre farsa protagonizada por Errol Flynn, Ronald Reagan y Raymond Massey. Flynn y su cuadrilla son unos pilotos que vuelan en un bombardero encargado de realizar misiones sobre Alemania. En uno de esos vuelos su avión es alcanzado y tienen que realizar un aterrizaje forzoso a partir del cual se encontrarán en territorio alemán donde correrán una serie de interminables y poco verosímiles aventuras en un tono de comedia que no termina de funcionar. Si el ritmo es magnífico - nunca llamaremos suficientemente la atención sobre la claridad y el ritmo narrativo del cine de Walsh para enganchar la atención del espectador desde el primer minuto, cualidad que le une a otro prolífico director como Michael Curtiz- no busquemos demasiadas sutilezas ni el argumento, ni en los personajes y menos aún en el inexistente guion por cuanto es una mera acumulación increíble de sucesos en los que más que milagrosamente Flynn -cual un Robin Hood cualquiera- y sus compinches salen siempre bien parados. Es una narración un poco tosca en la que todo es simple y llano cual señal de “ceda el paso” y en la que nuestros héroes se pasean con alegre impunidad por territorio alemán como si se estuviesen tomando una cerveza o disputando un partido de cricket. Por supuesto los alemanes aparecen siempre retratados como tontos de remate y no hablan sino que ladran pero estas son las servidumbres de un cine de consumo en plena segunda guerra mundial. La perentoria música de Dimitri Tiomkin trata de enmascarar la vacuidad de una propuesta decepcionante para un director de la categoría de Walsh pero comprensible por la urgencia de una producción puramente propagandista.
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Cinco veces
Viendo Jornada desesperada me recuerda a El desafío de las águilas y el motivo no lo sé. Muy superior la de Richard Burton por muchos motivos y sè el motivo. Jornada desesperada no tiene ninguna acción relevante a no ser que lo relevante sea la rutina y la mediocridad. Mira que hacen kilómetros los Errol Flynn, Ronald Reagan, Arthur Kennedy y compañía en busca de resultados apetecibles. A pesar de todo dentro de un par de años la volveré a ver si no la he tirado por el retrete. Las películas de propaganda si no das con la tecla adecuada caen en el ridículo. Un ejemplo ridículo son Náufragos, Enviado especial y Sabotaje.
[Leer más +]
2 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ver críticas con texto completo